Intereses del Brasil en el Tipnis

30.May.11    TIPNIS
   

Intereses del Brasil en el Tipnis


Intereses del Brasil en el Tipnis

Lula, en la localidad de Villa Tunari entregó personalmente a Evo Morales 332 millones de dólares de los 415 millones que costaría la carretera. Además del préstamo, en agradecimiento a la construcción de la carretera, el Brasil incrementaría los aranceles de exportación de textiles bolivianos hacia el Brasil. Y, en vista de los favores entregados, el Brasil solicitaba permiso para comercializar productos brasileros a lo largo de toda la Carretera Interoceánica, el Corredor Norte y el tramo TIPNIS. Además de su participación en la exploración, explotación e industrialización de los recursos del Salar de Uyuni.

Respecto al BNDES (Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social del Brasil), se lo considera uno de los principales impulsores del IIRSA y uno de sus más importantes financiadores. Los proyectos que ha financiado en Sudamérica han traído consecuencias tan nefastas para las poblaciones del lugar que se ha conformado un bloque de pueblos sudamericanos afectados por el BNDES. Cada préstamo hecho por un banco significa una ganancia para él. Razón por la que el BNDES tiene asegurados sus ingresos. Además, como en el caso del tramo TIPNIS, el BNDES invierte dinero para que empresas brasileras ejecuten proyectos. Razón por la que a pesar de tratarse de una inversión en países extranjeros, el capital invertido retorna al Brasil.

El sub imperialismo Brasilero, desde los años 60 y por iniciativa de las negociaciones entre el gobierno estadounidense de Richard Nixon y el gobierno militar de Emilio Garrastazú Médici, habría iniciado su acercamiento carretero a las costas del océano Pacifico con la construcción de la carretera Transamazónica. La ejecución del IIRSA cumpliría pues el antiguo deseo brasilero de marchar por la amazonia, atravesar los andes y llegar por las costas del Pacifico hacia el Asia, sus masivos y fantásticos mercados. Básicamente el tramo TIPNI, gracias a que vincula el Corredor Norte con el Corredor Interoceánico, beneficia a los Estados de Rondonia y del Mato Groso del Brasil, para hacer circular sus mercaderías del nor-oeste del continente a la región sud-este del mismo. Principalmente se trata de empresarios soyeros que arrasan progresivamente la amazonia para establecer sus cultivos.

En el caso de los narcotraficantes internacionales, se maneja el dato de que el 90% de la cocaína que circula en Brasil es llevada desde Bolivia. Se estima que es probable que la mayor parte de esta cocaína sea preparada en base a la hojas de coca del Chapare. La carretera que atravesará el TIPNIS permitirá un flujo directo de cocaína del Chapare cochabambino hacia el norte del continente. Además, claro está, que con el incremento de colonos dentro del parque nacional se incrementarán los cultivos de coca, incrementándose a su vez la cantidad de coca disponible para su venta ilegal y su transformación en cocaína.