La carretera es sinónimo de comercio de tierras

30.May.11    TIPNIS
   

\"prohibido\"

La carretera es sinónimo de comercio de tierras


La carretera es sinónimo de comercio de tierras

Desde que el proyecto de construcción de la carretera Villa Tunari – San Ignacio de Moxos se ha hecho público, se han iniciado diversas protestas de comunidades originarias y grupos de apoyo solidarios para evitar la destrucción…

Peligro de exterminio y vulneración

Los pueblos yurakarés, moxeños y chimanes se movilizaron desde 1990 para conseguir que el gobierno les otorgase la titulación del territorio. Tras 20 años de luchas en junio de 2009, lograron que el gobierno de Evo Morales declarara el TIPNIS Territorio Comunitario de Origen (TCO). Sin embargo, no ha pasado ni un año de eso y el mismo gobierno promueve la construcción de una carretera que destruirá la biodiversidad y a las 64 comunidades que habitan ahí.

Originarios del TIPNIS se reunieron en un ampliado de emergencia los días 17 y 18 de mayo (2010) para determinar una posición oficial sobre los problemas que implica la construcción de la carretera. Durante dicho encuentro confirmaron su rechazo rotundo a un proyecto que infringe procedimientos técnicos y legales, carece de estudio de impacto ambiental previo y no respeta el derecho a consulta de los pueblos indígenas, vulnerando los artículos 30 y 343 de la Constitución Política del Estado.

Reacción gubernamental

Reafirmando el hecho de que la construcción de la carretera es un acto de tremenda irresponsabilidad e ilegalidad, el ex viceministro de Medioambiente, Juan Pablo Ramos, renunció a su cargo a fines de Julio de 2010, luego de que autoridades de gobierno procurasen que firmara la licencia ambiental para iniciar la construcción de la carretera. Su puesto lo ocupó alguien más complaciente: Cynthia Silva Maturana, ex directora adjunta de la Administradora Boliviana de Caminos (ABC), quien firmó la licencia ambiental de dos de los tres tramos de la carretera, favoreciendo la construcción de la vía en su conjunto. Esto a pesar de la inexistencia aún de un estudio de impacto ambiental y de una consulta pública en el tramo que atraviesa el TIPNIS.

Este modo de operar evidencia una estrategia por parte del gobierno para viabilizar la carretera en su totalidad, ya que al iniciarse la obra de los tramos periféricos, se está imponiendo la construcción del tramo intermedio sin que cumpla los requisitos legales para ello.

Protesta indígena y social

Adolfo Moye, el presidente de la Subcentral Indígena del TIPNIS es enfático al decir que: “bajo ninguna excusa o medida permitirán la construcción de esta vía pues consideran que la carretera es sinónimo de comercio de tierras”, razón por la cual su construcción produciría una casi inmediata invasión de colonizadores en el territorio indígena.

La Confederación Indígena del Oriente Boliviano (CIDOB) realizó una marcha a fines de mayo desde la población de Riberalta (Beni) hasta la sede de gobierno, alegando en contra de los atropellos del Estado central al no consultar a los pueblos del TIPNIS por la carretera. También hay un fuerte movimiento en Cochabamba y La Paz. En la primera la gente de La Campaña en Defensa del parque Isiboro Sécure organizó marchas y foros continuamente y creó dos páginas en facebook para la difusión e intercambio de información respecto a la situación del parque: “Defendamos el parque Isiboro Sécure” y “Movimiento Verde”, así como también un blog informativo llamado: “isiborosecure.blogspot.com”.

En La Paz, el Centro de Estudiantes de Biología de la UMSA, realiza foros en colegios y universidades y organizaciones como la Coordinadora por la Autodeterminación de los Pueblos convoca a concentraciones callejeras, actividades barriales y foros informativos. Igualmente, se organizan acciones de carácter nacional como lo fue la marcha realizada el jueves 28 de Octubre convocada conjuntamente por organizaciones de Cochabamba y La Paz. Sin embargo, la lucha tiene que continuar. Es necesario que las movilizaciones sean extensivas a todo el país y más allá de las fronteras para así poder informar a la población en general de la inminente destrucción de la poca naturaleza que aun nos queda.

Si quieres comunicarte con la coordinadora por la autodeterminación de los pueblos, y participar con propuestas y acciones escribe a coordinadoracap@gmail.com