El neoliberalismo en Bolivia

\"neoburro\"

El neoliberalismo en Bolivia

El gobierno está en un problema que nuevamente le generará una implosión, pues fruto de las demandas de la COB asumió el compromiso de derogar el Decreto Supremo Nº 21060, que dio cobertura legal para la aplicación de las políticas neoliberales desde 1985.



El neoliberalismo en Bolivia

El gobierno está en un problema que nuevamente le generará una implosión, pues fruto de las demandas de la COB asumió el compromiso de derogar el Decreto Supremo Nº 21060, que dio cobertura legal para la aplicación de las políticas neoliberales desde 1985.

Se anuncia que para el primero de mayo, día del trabajo, se dictará un conjunto de normas que derogaran dicho decreto. ¿Cuál es el verdadero problema?

El modelo del MAS es neoliberal, pero no privatizador como lo fue en la mayoría de los gobiernos de derecha, sino es un modelo neoliberal rentistas, con sus complementos prebendal y populista.

La negación del neoliberalismo llevaría al gobierno a desarrollar la producción agropecuaria, la industrialización de la minería y del petróleo. Los tres aspectos mencionados conllevan un gran esfuerzo, que en las actuales condiciones humanas e ideológicas, es imposible hoy en Bolivia. En primer lugar, invertir en la agropecuaria con la presencia de un gran sector latifundista, agroindustrial y ganadero, significaría tener que disputarle la tierra a dicha oligarquía, situación a la cual el MAS renunció. Como prueba de ello léase la nueva Constitución Política del Estado relativa a la protección constitucional del latifundio.

Invertir en la minería y contraponerse a la tendencia histórica del saqueo es un gran desafío para el Estado Plurinacional, desafío que no lo va a asumir. Por ello, ha buscado aliados transnacionales, como en el proyecto del Mutún donde la empresa Hindú Jindal es el socio del Estado. Por eso, tampoco no toca nada a las empresas mineras grandes como San Cristóbal que se lleva al año más de mil millones de dólares y paga de impuesto cerca de 35 millones anuales. En el caso del Litio, se ha visto a Evo Morales buscando socios en todo el mundo para este emprendimiento, donde seguramente lleguemos a exportar sólo materias primas, mientras la tecnología y la transformación en baterías y otros productos será obra de empresas de otros países.

Entonces, invertir en la agricultura tradicional, campesina, aparece poco atractiva para el Estado, ya que no se obtendría una renta significativa para sus políticas prebendales y populistas.

Este es el cuadro general, estructural, que explica porque el gobierno del MAS nunca saldrá del rentismo y menos del neoliberalismo.

Pero vayamos un poquito más y expliquemos en que consiste el modelo neoliberal que Evo se ha comprometido en “desmontar”:

El precio en el mercado es definido por la libre oferta y demanda. Hasta ahora el gobierno no fija precios de nada, ni siquiera del transporte público, entonces no hay un Estado que intervenga en el mercado en este aspecto.

En cuanto a los salarios, el gobierno fijo un aumento para cuatro sectores que dependen del Tesoro (policías, militares, maestros y salubristas) dejando a la “libre negociación” al resto de los sectores, es decir, dejando a la fuerza del capital contra el trabajo en rubros como la manufactura. En esas pulsetas, obviamente que los trabajadores saldrán mal parados, ya que no se tiene una política económica que los proteja, es decir no neoliberal.

Existe la libre importación de todo, especialmente de alimentos, por lo tanto no hay una política de soberanía alimentaria.

Es más, es tan neoliberal el gobierno de Evo, que el año pasado ha pretendido levantar la única subvención que ayuda a la economía del pueblo: el subsidio al diesel y la gasolina, para “nivelarlo” a los precios internacionales. ¿A alguien le queda duda alguna del carácter neoliberal del gobierno del MAS?

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google