La hoja de coca en Bolivia

La hoja de coca en Bolivia

Finalmente legalizar la Producción Irrestricta como única alternativa real para terminar con el monopolio multimillonario que manejan los organismos internacionales encargados de la “Guerra contra las Drogas”, Instituciones trasnacionales que nunca han tenido la intención de luchar verazmente contra este problema en el cual nos encontramos sumidos los países dependientes sin esperanzas reales de salir adelante mientras se actué con una falsa moral que encubre y niega la verdad. Además, al final de cuentas, Bolivia es y seguirá siendo el Narco Estado frente a los ojos de la Comunidad Internacional.



La hoja de coca en Bolivia

La producción de la “Hoja de Coca”, se remonta a tiempos anteriores al Incario, actividad realizada por diferentes grupos étnicos venidos con ese propósito de lejanas zonas habitadas; para entonces tenían como principal preocupación el abastecer la totalidad del consumo de sus habitantes. Lo más importante era la preocupación que tenían en el cuidado del suelo a sabiendas de lo destructivo que significaba sembrar exclusivamente Coca; asimismo existía –paralelamente- la siembra de otros productos en terrazas ubicadas a diferentes alturas que demostraba el dominio de las técnicas tanto en la agricultura, como también en ingeniaría que les permitía crear microclimas y sistemas de riego avanzados (Sucacollos en Aymara y Wuaru Wuaru en Quechua). También tenemos el Trueque o intercambio de productos que garantizaba el acceso a aquellos que no era posible encontrar en sus comunidades.

Los antiguos habitantes supieron adaptar sus necesidades al cuidado de la Naturaleza que les permitía la sobrevivencia siendo al mismo tiempo el éxito de su desarrollo. Esta afirmación mucho más desarrollada la podemos encontrar en “El control Vertical de Pisos Ecológicos”, teoría alcanzada por Ramiro Condarco y John Murra quienes fueron los principales exponentes de estudios similares que paralelamente desarrollaron en trabajo de campo el siglo pasado.

Desde épocas remotas la producción de la Hoja de Coca fue tan importante que incluso adquiere el valor de cambio en el mercado durante la Colonia, tal era su importancia que además los impuestos a la Corona Española podían ser pagados con la Hoja en cuestión. Entonces, podemos ver el “peso” que alcanzó para ser aceptada por el Sistema Colonial y por la Iglesia que en su momento condenaron oponiéndose radicalmente a la producción y el consumo de la misma.

La intención no es revisar la historia de la Hoja de Coca, sino demostrar cómo, hipócritamente es manejado el tema internamente en Bolivia y asimismo a nivel Internacional. Por este motivo presentamos y exponemos algunas apreciaciones que deberían ser tomadas en cuenta para el debate, ya que de seguro chocaran con puritanos de todas las ideologías.

Vemos incluso, a finales de 1966 (afirmado por el Ejército Boliviano en 1967) que, cuando “detectaron movimientos raros en la zona” sospechaban que se trataba de la implementación de una fábrica de cocaína; empero, los próximos combates con el naciente Foco Guerrillero a la cabeza de Ernesto Guevara el “Che” daría lugar a despejar cualquier duda.

Asumimos que, por aquellos años ya tenían conocimiento de la producción en laboratorios de aquella droga que cambiaría el rumbo de nuestra realidad. Recién durante la década de los 70` con el Período largo de las dictaduras militares que inauguró el Cnel. Hugo Banzer Suarez empezaría la carrera de la modernidad para Bolivia, no solo se endeudaría a nuestro País sino que con recursos frescos otorgados por la Banca Privada Internacional se ofrecerían préstamos a perdida para los nacientes potentados de la Agroindustria Cruceña que aceptaron tal propuesta y por supuesto hicieron -en muchos de los casos- su trabajo fortaleciendo no solo sus chequeras sino también la economía de la Región. A esto se suma el desarrollo de la pionera Industria de la fabricación de Cocaína durante el Banzerato que alcanzaría su máxima expresión de todos los gobiernos de facto con la llamada Narco Dictadura del Gral. Luis García Meza quien en su oportunidad también irónicamente se declaró Anti-inperialista. Cabe resaltar que durante su gobierno un puñado de bolivianos fueron los únicos que se levantaron en armas exigiendo la dimisión del régimen a la cabeza del Federalista Sr. Carlos Valverde Barberi en la toma de las instalaciones de Campo Tita en Santa Cruz de la Sierra.

Con la Apertura Democrática, el boicot de los Empresarios Privados que crearon el desabastecimiento en el País y la miopía de la Izquierda boliviana que vio en el Gobierno de Siles Suazo al enemigo interno en 1984, coadyuvaron sin lugar a dudas al debacle de la Unión Democrática Popular (UDP), permitiendo de esta manera el arribo del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) en 1985 que impuso un “Programa de Ajuste Estructural” para superar la Hiperinflación generada durante el anterior Gobierno. Se regalaron los Bienes del Estado al mejor postor, se despidió en masa a los trabajadores, medida conocida como la “relocalización” entre muchas otras medidas adoptadas y se puede asegurar que sí superó esta “inflación galopante” gracias a la producción de Cocaína que inyecto los narco dólares provenientes de aquella actividad en la agonizante economía boliviana; a esto se denominó a partir de entonces “Economía de la Coca”, que hasta hoy en día sigue presente y posiblemente hasta el fin de nuestros días.

Durante el Gobierno del MNR, el primer escándalo relacionado con la “actividad ilícita del narcotráfico” en 1986 se produjo en la Serranía de Huanchaca donde fue asesinado el Científico Noel Kempff Mercado quien accidentalmente encontró (en aquella exploración) la primera Mega - fábrica de Cocaína que permitió conocer públicamente los vínculos existentes entre mafias y gobernantes, el encubrimiento de altos mandos militares, policiales y de funcionarios de la DEA, cuando todos ellos hacían cuerpo para proteger a personajes vinculados al tráfico internacional de Cocaína; incluso se llegó a conocer -por medio de informes extraoficiales- que la CIA Norteamericana financiaba las actividades de la lucha contrarrevolucionaria en Nicaragua para evitar la consolidación de los Sandinistas, justamente con los dineros de esta “actividad ilegal” que decían combatir. Es más, se evitó a toda costa que se indague sobre el tema asesinando al Diputado Nacional Edmundo Salazar y dos años después tras varios intentos fallidos a su Esposa que había decidido continuar con el asunto.

Ya en el Gobierno del Movimiento de la Izquierda Revolucionaria (MIR) de Jaime Paz Zamora las verdades a gritos de la relación con personajes conocidos del narcotráfico llego a su punto culminante en 1991 con el escándalo de videos en que altos dirigentes del MIR se relacionaban pública y políticamente con conocidos narcotraficantes de nuestro medio, que salpico a protagonistas como Oscar Eid o el Gral. Rico Toro designado además, Comandante de la FELCN quien fue extraditado a EEUU hasta 1996 año en que también la Embajada Norteamericana le retiró la Visa a Jaime Paz Zamora y a otros miristas. Fue por esos años cuando se conocieron los “Narco – vínculos”, donde se apreciaba el poder económico y la presencia del narcotráfico en la política Boliviana.

Para no ir más lejos, durante el Gobierno del Movimiento al Socialismo (MAS) tenemos escándalos que fueron publicados por la prensa oral y escrita, relacionados al tema de la Cocaína que van desde el vínculo de dirigentes sindicales masistas del Chapare Cochabambino, apresados y liberados posteriormente, hasta un ex – Jefe Antidrogas, el Gral. Sanabria cuando ejercía el cargo de Ministro de Gobierno el Sr. Sacha Llorenti, tan pesado como algunos otros ministros de Estado de dudosa reputación, que fueron en su momento acusados ante la ONU por el Ex - Senador Roger Pinto, quien vinculo también a Carlos Romero, Juan Ramón Quintana, además del mismisimo Llorenti.

Reciente mente en los primeros días del mes de Marzo del presente, en la
Ciudad de Riberalta, se denunció públicamente –por medio de imágenes- que aviones de la FAB descargaban quintales de Coca; y?

Otra realidad es que Bolivia no solo es un País productor, también es consumidor. Las estadísticas son manipuladas y mentirosas, como las declaraciones del Ministro Romero quien asegura que de cada 10 bolivianos 7 consumen Coca; por lo tanto no son una fuente fiable para ser citadas en este caso. Pero vivimos ahora, en tiempo real, la importancia que tiene el poder de la “Economía de la Coca” en el quehacer político y en las Políticas de Estado. Hace unos días, la Cámara de Diputados aprobó el Proyecto de Ley de Sustancias controladas que supuestamente finaliza con la llamada Ley 1008 impuesta también por los norteamericanos, para lo cual ya tienen previsto crear Jueces, Fiscales, y otros organismos especializados, destinados al control de todo lo que puedan creer relacionado a la “actividad ilícita”, esta nueva ley tendrá atribuciones de espionaje al estilo de las películas de la guerra fría, que por supuesto ya se dan desde hace tiempo que van desde el pinchado de teléfonos, violación de correspondencia, intimidación, matonaje, Etc. Dicen que funcionará, es decir, diversificaran más funcionarios pasibles a ser corrompidos, porque somos un País de la Corrupción y para muestra un botón: Por ejemplo el “Caso de los 33 camiones de contrabando en Pando” que se atribuyen al Ex Ministro Quintana, el asalto millonario al “Fondo Indígena” que enloda a la Ex – Ministra Achacollo quien meses antes fue ratificada por el Presidente y ovacionada ensordecedoramente por los masistas en el Parlamento, o el “Caso Zapata” que demostró la existencia del tráfico de influencia a pesar de que desviaron la atención mediante el bombardeo y la desinformación dirigida a la opinión pública con el asunto del supuesto “Hijo de Evo” y la persecución del Periodista que tuvo la osadía de denunciarlo y muchos otros casos que no hay necesidad de enumerar porque son de manejo público y están relacionados todos ellos con el MAS.

Hablemos de “la hipocresía y la doble moral” con la que se manejan quienes nos gobiernan:

Si bien la Coca no es Cocaína, como el Ex – Presidente Jaime Paz Zamora lo decía sínicamente mediante la Diplomacia de la Coca”, si es la materia prima para su producción y está demostrado y aceptado por el Gobierno lo que un Organismo de las Naciones Unidas especializado en temas de drogas asegura al respecto de que solo aproximadamente el 60% de la totalidad de la Hoja de Coca producida va a los mercados legales y que hay del restante 40%, a dónde va si no es para la producción de cocaína?

La Ley prohíbe la siembra de la Hoja de Coca en Áreas Protegidas y en el Chapare Tropical del 100% de la producción total la mitad de los cultivos se encuentran en el Parque Nacional Isiboro Secure (TIPNIS) y la casi otra mitad en el Parque Nacional Carrasco. Ambos lugares de la producción no tradicional se dan por lo tanto en estas Áreas de manera ilegal, incluso se recordará que una de las intenciones del Gobierno para la apertura de una carretera atreves del TIPNIS era precisamente ampliar su espacio cultivable en zonas indígenas, además de favorecer a transnacionales Brasileñas que ofrecían buen billete, intención que felizmente fue derrotada.

Según el Organismo especializado en tema de drogas de las Naciones Unidas y muy celebrado por el Gobierno se han reducido casi 3.000 hectáreas de cultivo en los últimos tres años (Ferreira) y que las 22.000 hectáreas solo serán el tope no la totalidad de lo que se produce actualmente (Romero), como si la situación cambiara en algo la importancia e incidencia que tiene la producción de Cocaína en la política Boliviana. Al final de cuentas lo que tenemos que ver es que aquí sí se incentiva no solo la Producción de la Hoja Coca, sino también de la Cocaína y lo correcto sería asumir con valentía que así es, lo que se quiere es seguir produciendo y favoreciendo a un grupo corporativo como lo son los productores de Coca del Chapare, dicho sea de paso al que pertenece el Sr. Evo Morales Ayma y para quienes gobierna; además no tiene ninguna importancia real el comparar los volúmenes producidos por El Perú o Colombia, ya que son realidades distintas y nuestra propuesta debería ser también diferente.
Un ensayo de propuesta honesta sería:

1. El respeto incondicional de las Áreas protegidas por Ley erradicando definitivamente las plantaciones que se encuentran dentro del territorio del TIPNIS y del Parque Nacional Carrasco.

2. Dejar de favorecer únicamente a los productores del Chapare Tropical y permitir la siembra planificada de la Hoja de Coca, tomando en cuenta la experiencia ancestral agrícola que prevee el deterioro de los suelos, esto, allí donde sea posible hacerlo, tal como ocurre ahora

3. en otros lugares que no están reconocidos como productores.

4. Reconocimiento histórico mediante Ley, a los Yungas Paceños como único productor tradicional de la Hoja de Coca para el Aqullicu milenario.

5. Proponer la compra del excedente de la Hoja de Coca a la Unión Europea y los Estados Unidos de Norte América principal consumidor de sustancias controladas, quienes con sus organismos especializados invierten recursos millonarios en la prevención, el apoyo y la represión para la erradicación de las plantaciones que al final de cuentas no conduce a nada.

6. Finalmente legalizar la Producción Irrestricta como única alternativa real para terminar con el monopolio multimillonario que manejan los organismos internacionales encargados de la “Guerra contra las Drogas”, Instituciones trasnacionales que nunca han tenido la intención de luchar verazmente contra este problema en el cual nos encontramos sumidos los países dependientes sin esperanzas reales de salir adelante mientras se actué con una falsa moral que encubre y niega la verdad. Además, al final de cuentas, Bolivia es y seguirá siendo el Narco Estado frente a los ojos de la Comunidad Internacional.

La realidad es demasiado cruda como para seguir mintiéndonos, la llamada “Guerra contra las Drogas” simplemente es un término político y racista acuñado por el Gobierno de Nixon durante los años 70` que servía como excusa para reprimir a Negros y Latinos que se oponían a la Política Internacional guerrerista e intervencionista del Gobierno Norteamericano; entonces por qué el Gobierno del Sr. Evo morales debe continuar haciéndole el juego a instituciones que tienen presencia y aprueban o no lo que hacemos en Bolivia?

La dignidad y el desarrollo pasa por no saquear más nuestros Recursos Naturales, por diversificar la economía por industrializar el País además depende de cuánto estemos dispuestos a avanzar sin temor al qué dirán, porque eso es la Coca, uno de los más importantes medios de generar divisas en este País saqueado por todos los Gobiernos y la solución del flagelo interno que significa el consumo de sus derivados pasa también por encararlo abiertamente. No por el hecho de que se legalice la producción debe significar necesariamente el incremento del consumo interno y está demostrado con las drogas legales que alguna vez fueron proscritas y condenadas como el Alcohol la Droga Europea traída como tal al continente durante el saqueo allá por el Siglo XV; vale aclarar que las Culturas Originarias también lo producían, pero estaba destinado a actividades rituales que implicaba otra concepción y cosmovisión, o en caso del Tabaco y de otras en menor escala que ahora juegan un papel preponderante en las economías más fuertes de países que nos imponen también el consumo de todo lo posible mediante el avasallamiento y bombardeo mediático cotidiano que nos convierte a los países dependientes del “Tercer Mundo” en principales mercados de todas sus chucherías que también son drogas tan adictivas como las prohibidas.

Estas apreciaciones tienen la intención de mostrar que aún falta el debate abierto despojado de todo falso moralismo mentiroso y dañino que las leyes y el Parlamento que aprueban con su “rodillo” lejos de ser la solución, simplemente se convierten en una forma encubierta y legal para favorecer a poderosos grupos que manejan y deciden desde las penumbras del anonimato de forma directa y encubierta la vida y la muerte en nuestro País que sobrevive gracias a la “Economía de la Coca”, así no lo quieran aceptar.

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google