El grito de la pachamama

El grito de la pachamama

Compatriotas:
“…hemos guardado un silencio bastante parecido a la estupidez…”Proclama de la Junta Tuitiva

Resulta imposible no entender que el “silencio cómplice”, no solo es cobarde, sino también perverso y ruin.



El grito de la pachamama

Compatriotas:
“…hemos guardado un silencio bastante parecido a la estupidez…”Proclama de la Junta Tuitiva

Resulta imposible no entender que el “silencio cómplice”, no solo es cobarde, sino también perverso y ruin.

El actual régimen masista, lejos de ser un gobierno indígena -con algunas caras de “rasgos indios” como son las del Presidente y el Canciller- es una administración pequeño burguesa, no por la composición blancoide de su gabinete, sino por la ideología burguesa neoliberal que profesan y defienden.

Esta afirmación se puede respaldar si tomamos en cuenta que el MAS lleva adelante una serie de reformas o tareas burguesas que en la segunda mitad del siglo pasado el MNR debió materializar con la Revolución de 1952 y se quedó a medio camino, como ser la Reforma Agraria que solo afecto el occidente, la Nacionalización de las Minas que tres décadas después la negó de un plumazo con el neoliberalismo y la relocalización…

El Movimiento al Socialismo, también planteo reformas que devienen en mentiras cuando se las acuña como revolucionarias, basta citar una de ellas entre la más propagandizada la nacionalización siendo una simple reforma populista que tan solo reacomodaba los términos y plazos contraídos con las transnacionales por otros gobiernos serviles que, como el actual, jamás afectaron sus intereses. Es el caso de la tan mentada Nacionalización de los Hidrocarburos donde la presencia de gran capital transnacional sigue siendo omnipresente y decide nuestro porvenir. Otra cosa sería si se hablara de expropiación, si jamás se indemnizara a ninguna empresa foránea como lo hicieron, a eso sí le llamaríamos revolución.

Además, qué revolución puede haber si Bolivia sigue siendo un mercado para los productos de segunda que nos vienen desde afuera? si no se propone reactivar la economía industrializando el país, no rifando al mejor postor nuestras materias primas ,fomentando la producción interna, incentivándola y sobre todo protegiéndola.

Bolivia, como hace 191 años legales, sin contar cuando se conocía todo el territorio que hoy abarca como Audiencia de Charcas, siempre fue SAQUEADA por propios y extraños. Hoy en pleno siglo XXI, este nefasto papel lo continúa llevando a cabalidad el Gobierno del Sr. Evo Morales y sus secuaces.

Este mal gobierno, que se dice “defensor de la Madre Tierra”, continúa la rapiña junto a intereses extranjeros, cuando sin dudarlo saquea nuestros “Recursos Naturales No Renovables” como ser el Gas y el Petróleo y lo “regala a precio solidario” a países vecinos. O cuando sin pensarlo dos veces intentó destruir las áreas protegidas tan solo para dar lugar a la malsana determinación de crear una carretera (bioceánica) que destruyendo territorio indígena pudiera favorecer a intereses económicos de grandes consorcios brasileros que fueron apoyados por el gobierno del vecino país, y que dio lugar a la VIII marcha de los indígenas del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Secure (TIPNIS) en Septiembre del 2011, que contó con el apoyo de la mayoría de la sociedad civil, logrando derrotar este intento que atentaba contra los Pueblos y Culturas oprimidas que además conocieron en carne propia la brutalidad de la represión en “Chaparina” ordenada por los gobernantes que seguían reclamándose representantes de los indígenas.

Para muestra un botón: años antes, el 2004 los indígenas brasileños de la Amazonía enjuiciaban al gobierno de Lula Da Silva y a las dos centrales hidroeléctricas que se construían en el Rio Madera, por las miles de familias damnificadas a raíz de las inundaciones que esta descomunal destrucción de la naturaleza provocaba a sus alrededores, que afectaba también a otras miles de familias que habitaban el territorio Boliviano cuando fueron inundadas casi la totalidad de las provincias benianas, incluso fueron afectadas varias comunidades indígenas del Norte Paceño. Aun así, el Gobierno de Evo Morales descaradamente decidió dar paso al estudio para la construcción de otras dos Hidroeléctricas en Cachuela Esperanza en el departamento del Beni, sin tomar en cuenta lo que provocaría a todo nivel esta decisión que atentaba contra los seres vivos que habitan este vasto territorio que de haberse concretado hubiera sido criminal; nos queda hacer una sola pregunta: ¿ignorancia o estupidez?

Tres años después, el 2007 los indígenas de Beni y Pando denunciaban y pedían la intervención de organismos internacionales de Derechos Humanos para que detengan la construcción de las represas que se venían realizando en el lado brasileño del Rio Madera, por las terribles consecuencias que esto estaba implicando, situación que acorralo y obligó al gobierno boliviano por medio de la Cancillería a reconocer que esas represas eran negativas en todo sentido para las comunidades indígenas, la flora y fauna de la región.

No obstante todo lo que nos enseñan quienes son entendidos en el tema y lo que ahora conocemos respecto al sufrimiento que imponen los que no trabajan y si gobiernan, a nuestros hermanos que habitan desde hace miles de años este territorio, cuando quienes dicen proteger el medio ambiente y ser la voz de los originarios arremeten nuevamente, nueve años después, con la intención de construir dos hidroeléctricas (El Bala y el Chepete) sin importarles que -a pesar de que son conscientes de lo que implica hacerlo- esta determinación pueda destruir a las Culturas, Pueblos, fauna y flora ubicados desde el departamento beniano pasando al Norte Paceño que relaciona un extenso territorio protegido por ley que están denominados como Territorio Indígena y Reserva Ecológica (Pilón Lajas y Parque Nacional Madidi). Debemos resaltar como, de manera rastrera (el Gobernador Paceño Félix Patzi), recomendándose saca a flote su nostalgia masista sumándose a la propuesta insana de construir represas en el Departamento de La Paz, incluso solicitando de antemano un13% de regalías de algo que jamás se realizará, de seguro él también será recordado como nefasto.

El servilismo y la política depredadora del gobierno del MAS, nos obliga a tener claro, que no basta oponerse con palabras y discursos incendiarios, debemos estar seguros que mientras sigan gobernando, los atropellos y los abusos no van a terminar porque en su desesperación de seguro irán creciendo; y hagamos referencia a una Bolivia con Presos y perseguidos Políticos, exiliados, con tortura y chantajes, libertad de expresión condicionada por las amenazas y el temor que infunden, con ejecuciones sumarias y asesinatos que a propósito suman ya más de cien, corrupción desenfrenada y descarada, con una complicidad de todos quienes solo protestamos pasivamente sin hacer nada.

Tenemos ahora frente a nosotros la posibilidad de reivindicarnos y no ser cómplices al ver como asesinan nuevamente las esperanzas de todo el Pueblo Boliviano que espera días mejores, nuestro apoyo debe ser incondicional y militante. “El grito de la Pachamama” nos obliga a ser parte de la resistencia activa, no podemos nunca más callarnos cobardemente y “dejar hacer, dejar pasar”. Ahora nuestra posición debe ser No MAS saqueo de nuestros recursos naturales, No MAS destrucción en nuestro territorio, No a la construcción de represas hidroeléctricas en nuestro país, a organizar la desobediencia civil, apoyo total a los Pueblos Indígenas afectados por el infame atentado del gobierno.

Por último, no debemos temer que los masistas nos acusen de separatistas o antidemocráticos, porque si hacemos memoria ellos lo planteaban abiertamente unos años antes de ser gobierno, cuando Evo era un simple dirigente cocalero quería tener su propia bandera, su himno y su propio ejército, o el caso del Vice, cuando planteaba como EGTK la “autodeterminación de los Pueblos y la separación de la Nación Aymara”, que a propósito debemos reconocer como un derecho legítimo de cualquier pueblo. Pero también nosotros los mestizos (igual que ellos) tenemos derecho a exigir y cambiar un mal gobierno, a buscar y forjar un mejor futuro para nuestros hijos, una sociedad con justicia y libertad que tanta sangre nos cuesta a muchos de los bolivianos “…..para que hoy reinen en este reino de eestómagos descalzos, suas, llullas, quellas con wiphalas (pluri) (trans) (anti) nacionales y ojotas de charol (Poema de Raúl Liendo Cortes).