Transgénicos mal negocio para Bolivia

Transgénicos mal negocio para Bolivia

Bastan 5 minutos para demostrar que los transgénicos (soya) fueron y son el peor negocio para Bolivia. Mientras el gobierno de Evo Morales cada año subvenciona el diésel para las maquinarias agrícolas (480 millones de dólares el año 2013) el aporte impositivo del sector es casi cero. La única salida es la iniciativa ciudadana que organice un referéndum para eliminar este mal que pone en peligro nuestro derecho a la alimentación.