El Gobierno oculta el real costo de la subvención

07.Sep.14    Hidrocarburos
    ()

Hidrocarburos líquidos
CEDLA: el Gobierno oculta el real costo de la subvención

Sábado, Septiembre 6, 2014 - 09:44
El investigador del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA), Carlos Arce, sostuvo que el gobierno no muestra el verdadero costo que representa la subvención a los hidrocarburos. Arce dijo que el monto es inferior al señalado por el gobierno, por la importación de carburantes, ya que los mismos son vendidos a la población y no regalados.
diesel


Hidrocarburos líquidos
CEDLA: el Gobierno oculta el real costo de la subvención

Sábado, Septiembre 6, 2014 - 09:44
El investigador del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA), Carlos Arce, sostuvo que el gobierno no muestra el verdadero costo que representa la subvención a los hidrocarburos. Arce dijo que el monto es inferior al señalado por el gobierno, por la importación de carburantes, ya que los mismos son vendidos a la población y no regalados.
“Cuando el gobierno da una cifra de subvención solamente lo que hace es multiplicar la cantidad del déficit de un producto por el precio de importación, y dice ‘toda la importación es subvención’, lo que no es correcto, porque una vez que el gobierno importa a 100 dólares el barril, por decir algo, y aquí va a vender a un precio de 80, tiene que descontarse lo que vende porque no le está dando a la gente el total subvencionado, no le está dando gratis, el consumidor está comprando a un precio y solamente la diferencia es la subvención”, indicó el investigador.
En el libro Gasolinazo: subvención popular al Estado y a las petroleras, publicado en 2011, el CEDLA hace un cálculo del gasto real que realiza el gobierno en la subvención de carburantes.
“… Si entendemos como valor real del subsidio el monto que finalmente erogará el TGN para mantener equilibrado el precio de combustibles en el mercado interno, encontraremos que la importación de diésel al precio ponderado de 92,18 $US/Bbl habría superado los 560 MM$US. Si asumimos, además, que el 100% del diésel se comercializa al precio nacional de 3,72 Bs./L, encontraremos que por la venta de este diésel en el mercado interno se recaudarán algo más de 370 MM$US, quedando un subsidio neto de 197 MM$US”, se lee en la página 89 de la publicación.
En el caso de la gasolina especial indica que “la investigación ha calculado un monto máximo por importación de 74,82 MM$US y un monto de 25,56 MM$US para el subsidio neto a la importación de este combustible”.
El precio internacional del litro de gasolina para Sudamérica está en $us1.27 (Bs8.86) y el del diesel en $us1.32 (Bs9,21), lo que deja una diferencia Bs5,12 y Bs5,49 respectivamente para la subvención. Los datos fueron tomados de la página de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH). En el mercado nacional el litro de gasolina se comercializa en Bs3,74 y el diesel a Bs3,72.
Precio internacional
Arce indicó que pese a que el precio del barril de petróleo se mantiene congelado en $us27 dólares en el país, las empresas petroleras siguen ganando ya que los costos de producción de los hidrocarburos líquidos están muy por debajo de esa cifra.
“El productor no está produciendo a los 27 dólares, está produciendo a 6 dólares el barril y está ganando una cantidad equis. Descontándole impuestos, pagos de IDH, etc., se calculaba que aquí más o menos ganaba como 11 dólares por barril”, indicó.
El gobierno señaló que el monto de la subvención a los hidrocarburos líquidos se irá reduciendo paulatinamente a medida que aumente la producción de los mismos. El ministro de Economía, Luis Arce, declaró que para esta gestión el gasto de subvención será menos a los $us922 millones presupuestados. El presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Carlos Villegas, adelantó que en 2016 Bolivia será autosuficiente en la producción de gasolina.
Subvención
El investigador del CEDLA aclaró que la subvención, como concepto, se refiere a vender un producto por debajo del costo o al costo, con el propósito de que las personas accedan al mismo. Siendo Bolivia productora de gasolina, y de lograr su autosuficiencia el 2016, puede mantener el precio interno en los niveles actuales, sin que eso signifique que haya pérdidas por tener diferencias con el precio internacional. Subrayó que indexar la gasolina y el diesel al precio internacional sólo significará “aumentar la renta” a los petroleros en favor de “ganancias extraordinarias”.
“No se tendría por qué indexarlo al precio internacional si somos dueños de los hidrocarburos, lo que está haciendo el gobierno cuando está subvencionando es vender a un precio al que pueden acceder las personas al comprar un producto, pero no está perdiendo el productor. Sobre esa ganancia que ya tienen aún con el precio de 27 dólares, lo que quieren los petroleros es que se restituyan las súper ganancias que tenían antes, cuando no estaba congelado el precio del barril, pero no quiere decir que están perdiendo, porque su costo es muy bajo, entonces sobre ese precio interno donde ya había ganancia, fijar un precio internacional es fijar una renta, es decir, pagar una ganancia extraordinaria”, indicó.
Contrabando
Arce reconoció que un precio bajo de los carburantes, en el mercado interno, significa un riesgo ya que los contrabandistas aprovechan esa oportunidad para venderlo en países de la región donde el costo es más elevado, aunque indicó que el problema pasa por la ausencia de un registro que permita contabilizar cuál es el consumo real de gasolina y diesel en el país.
“Yo creo que no está bien medido el consumo de la gasolina, mucho de esto que se dice que va de contrabando posiblemente se esté gastando internamente; hay que ver la cantidad de autos chutos, sobre todo en las áreas rurales, que están utilizando gasolina, pero como no hay registros porque el famoso B-sisa ha fracasado, venden sin placa sin registro, hay una cantidad enorme de gasolina y derivados que se estarán utilizando, pero que no están contemplados en los registros”, apuntó.
Señaló que para concretar el contrabando de combustible, como señala el gobierno, se necesita más que el uso de “biberones” y “botellas” para sacar ingentes cantidades de carburantes líquidos.
“El gobierno dice que hay una cantidad enorme (de carburantes) que sale al exterior, en botellitas, en biberones, pero si uno ve el volumen que sale por contrabando, esa cantidad sólo podría ser exportada por contrabando en camiones cisternas, son miles de camiones cisternas al año que tendrían que sacar esa cantidad, en biberones es imposible que salga tanto”, afirmó. (Tomado de AC)