Socialismo y Capitalismo hoy

Socialismo y Capitalismo hoy

En octubre del presente año, se realizó un Seminario Internacional denominado SOCIALISMO Y CAPITALISMO HOY, auspiciado por la Dirección de Comunicación Social de la UMSA, donde participaron el Dr. Eduardo Sartelli (UBA) de Argentina, historiador y autor del libro la Cajita Infeliz (Un viaje marxista a través del capitalismo), Cesar Uscamayta del (AMR-PT) y mi persona (Patria Insurgente-PT), este artículo, es un resumen de la exposición que realice en dicho evento.

socialismo



Socialismo y Capitalismo hoy

En octubre del presente año, se realizó un Seminario Internacional denominado SOCIALISMO Y CAPITALISMO HOY, auspiciado por la Dirección de Comunicación Social de la UMSA, donde participaron el Dr. Eduardo Sartelli (UBA) de Argentina, historiador y autor del libro la Cajita Infeliz (Un viaje marxista a través del capitalismo), Cesar Uscamayta del (AMR-PT) y mi persona (Patria Insurgente-PT), este artículo, es un resumen de la exposición que realice en dicho evento.

En el primer Tomo y Capítulo I del Capital, de Carlos Marx (1867), se lee que la riqueza de las sociedades en las que domina el modo de producción capitalista se presenta como un “enorme cumulo de mercancías”, para Marx la mercancía es la célula del Capital, desde un punto de vista biológico es la vida del capitalismo.

La mayoría de las sociedades están basadas en el régimen capitalista, donde las relaciones sociales determinan el lugar que ocupamos en el proceso de producción y reproducción, o sea: Trabajadores o Capitalistas, el carácter y naturaleza del modo de producción capitalista es antagónica, es decir, la lucha de clases es el rector y la principal contradicción que enfrentan a uno y otros.

En el siglo que vivimos, el capitalismo se ha metido en nuestras vidas y nos ha subsumido en todos los ámbitos de la vida cotidiana. El mercado mundial es único, en el mercado es donde se exponen y venden todas las mercancías que son creados por los trabajadores, de todos modos es una economía licita y formal. Ahora lo espeluznante es que ya no solo se venden mercancías creados en un proceso productivo; sino lo que caracteriza al capitalismo decadente, es que se ha mutado en irracional, está surgiendo una economía ilícita, donde se hacen grandes negocios con las drogas, armas, personas y los alimentos transgénicos, bajo la mirada cómplice de los Estados. La vida no vale nada, la pregunta es ¿qué está pasando con los capitalistas, la sociedad se deshumanizado, estamos cosificados y por qué?

La respuesta a esta pregunta ya Carlos Marx la da, una pista en su obra de 1844 titulada Manuscritos, es importante interpretar lo que dice respecto a la enajenación del trabajo: “El obrero es más pobre cuanta más riqueza produce, cuanto más crece su producción en potencia y en volumen. El trabajador se convierte en una mercancía tanto más barata cuantas más mercancías produce. La desvalorización del mundo humano crece en razón directa de la valorización de las cosas…”. Así mismo, en su obra cumbre “El Capital” en su acápite: el carácter Fetichista de la mercancía y su secreto, dice Marx: “A estos, por ende, las relaciones sociales entre sus trabajos privados se les ponen de manifiesto como lo que son, vale decir, no como relaciones directamente sociales trabadas entre las personas mismas, en sus trabajos, son por el contrario como relaciones propias de cosas entre las personas y relaciones sociales entre cosas”.

En el capitalismo, lo cardinal es el mercado como un ámbito de intercambio donde lo que determina el ¿cuánto vale? es la oferta y demanda, en la economía capitalista la subjetividad es lo determinante, es decir, los gustos y preferencias que son teorías propias de una economía positivista propia del capitalismo. Los economistas del sistema no se preguntan ¿por qué valen, lo que valen las mercancías?, es decir, no ven lo que hay detrás de una mercancía, ejemplo: celular, automóvil o cualquier mercancía, piensan que hay demanda en función del diseño tecnológico y preferencias por estas mercancías y punto, no les interesa saber o ignoran adrede que es producto de un proceso laboral, donde hay relaciones sociales: unos que son explotados y otros explotadores que se objetivan en la mercancía (celular o automóvil), producen y fabrican lo que les rinde más beneficios, más dinero, y por tanto más capital, entonces ese cumulo de mercancías que se expresan como riqueza de las sociedades, no están en función de una planificación que resuelva las necesidades más premiosas de la población, se produce lo que da más plata, en ese camino el sistema capitalista está cosificando a todas las sociedades, por eso aquí no sirve, no tiene ningún asidero luchar por una descolonización de nuestros pueblos, apenas la lucha contra el imperialismo es una antesala a la lucha contra el capitalismo.

LUCHA INTERCAPITALISTA

En el presente siglo XXI, han emergido en la economía mundial otros motores del capitalismo, las economías de Brasil, Rusia, India, China y Sud África (BRICS), todos ellos disputándose la hegemonía del mercado y también la captación de inversiones, que les proporcionan las grandes transnacionales, estas mega empresas, si bien tienen un origen en un país, en la lógica de expandirse y concentrarse, por supuesto, que han perdido su nacionalidad, lo único que les guía es la ganancia y se engullen todos los mercados, los Estados se han convertido en simples custodios del gran capital. Así, por ejemplo, en Bolivia las transnacionales Españolas y Brasileras siguen controlando la producción y comercialización del gas, por supuesto que nos pagan más y mejor que antes del año 2005; pero no hay nacionalización real y efectiva, la relación porcentual 82% para el boliviano 18% para la transnacional (PETROBRAS, REPSOL y otros) no te dice nada, simplemente, que hoy en el mercado mundial los precios del gas están bien cotizados, sería una vergüenza y ridículo, que en estas condiciones las transnacionales nos sigan pagando como impuestos, alícuotas irrisorias como pagaban antes, entonces, el Estado Plurinacional de Bolivia vive de la renta que nos dejan las transnacionales, nuestros gobiernos son simples peones del Estado Custodio, que en definitiva está al servicio del gran capital.

LA LUCHA POR EL SOCIALISMO HOY

“En cambio, las revoluciones proletarias, como las del siglo XIX, se critican constantemente a sí mismas, se interrumpen continuamente en su propia marcha, vuelven sobre lo que parecía terminado, para comenzarlo de nuevo, se burlan concienzuda y cruelmente de las indecisiones, de los flojos y de la mezquindad de sus primeros intentos, parece que derriban a sus adversarios para que éste saque de la tierra nuevas fuerzas y vuelva a levantarse más gigantesco frente a ellas, retroceden constantemente aterradas ante la vaga enormidad de sus propios fines, hasta que se crea una situación que no permite volverse atrás y las circunstancias mismas gritan: ¡Aquí está la rosa, baila aquí¡” C. Marx, el Dieciocho Brumario.

Si asumimos, el carácter dialectico de la historia, veremos que nada es sempiterno, todo es un proceso de devenir, mucho menos, un modo de producción, ni aun el comunismo, en el futuro, siempre habrá antagonismo y contradicción en una nueva realidad, si hoy la contradicción principal es la burguesía y el proletariado, la nueva sociedad creara otras contradicciones y antagonismos en el desarrollo de la humanidad.

El capitalismo es la realización de un proceso que empezó hace más de cuatrocientos años, hoy es una totalidad concreta, porque es mundial, pero no es eterna, en este momento está en crisis, seguro que sabrá encontrar salidas.

La obligación de los revolucionarios es agudizar las contradicciones inherentes al modo de producción capitalista desde la lucha de clases, regiones y otras dimensiones de la vida social y económica de nuestros pueblos, es imperativo hoy, que esa lucha se de en plano ideológico-político, porque hay gobiernos y posiciones políticas de impostura que pretenden hacer tragar píldoras cuadradas a los pueblos, se muestran como gobiernos socialista o de izquierda, aquí debemos ser enfáticos y apodícticos, no hay revoluciones que se darán por la vía de las urnas, ni por el cumplimiento de las leyes de la dialéctica, nuestro deber es hacer de la teoría una práctica y de la practica una teoría, la filosofía de la praxis nos dice: tesis 11 sobre Feuerbach de C. Marx. “Los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo”, en ese propósito hay que estar preparados y preparar la lucha en todos los espacios. Esta es una razón principal, por el que Patria Insurgente, impulsa y trabaja en la construcción del Partido de los Trabajadores (PT).