Evo Morales y su versión de la crisis capitalista

Evo Morales y su versión de la crisis capitalista

Economía fortuita

Por: Lucio Gonzales Alanes

Mucho se ha escrito sobre las crisis del sistema capitalista, en ella se han manejado también hipótesis que responden a diferentes escuelas, se han utilizado métodos de análisis que van desde la interpretación marxista de la crisis, hasta el habitual y convencional enfoque neoclásico y aun neo keynesiano.

Evo crisis



Evo Morales y su versión de la crisis capitalista

Economía fortuita

Por: Lucio Gonzales Alanes

Mucho se ha escrito sobre las crisis del sistema capitalista, en ella se han manejado también hipótesis que responden a diferentes escuelas, se han utilizado métodos de análisis que van desde la interpretación marxista de la crisis, hasta el habitual y convencional enfoque neoclásico y aun neo keynesiano.

En el enfoque de la interpretación marxista, el capitalismo en su afán de expandirse y lograr ganancias como metas en sí, genera sus propias contradicciones, es decir, explota más fuerza de trabajo, como plusvalía absoluta (prolongación de la jornada laboral) y hoy sobre todo como plusvalía relativa (sistemas de organización para elevar la productividad, reducir el tiempo necesario para producir una mercancía, técnicas, maquinarias, nuevas tecnologías, etc.), así mismo se van apropiando de territorios enteros para el saqueo de los recursos naturales, la degradación del medio ambiente es consecuencia de esa irracional explotación y el afán de acumular ganancia.

Es muy importante, mencionar la relación de capital variable (salarios) y capital constante (maquinaria y nueva tecnología) en la composición orgánica del capital, y las consecuencias a largo plazo en el ciclo de la economía capitalista (depresión, recesión, recuperación y auge) en la disminución de la cuota de ganancia.

Los capitalistas, empujados por la competencia y pretendiendo controlar los mercados, lo que hacen es revolucionar la tecnología e invierten más en el capital constante, consecuentemente se disminuye el número de trabajadores en el proceso productivo, que en este sistema llegan ser una variable que decrece vertiginosamente: Desempleo.

Para los economistas neoclásicos (Walras, Friedrich, Hayek, Milton Friedman, Dorbuch y otros) este problema se resuelve con la regulación automática en el mercado laboral, si hay un desempleo este es voluntario: “Que el Estado se desentienda totalmente de la economía”, que el “sacrosanto mercado resuelva todo”, “que los empleados sean cooptados al sistema productivo de acuerdo con la competencia, entre países y trabajadores”, “si hay desempleo es porque, no hay recursos humanos adecuados y preparados para una determinada labor”, o simplemente “son unos flojos”.

Para los Keynesianos y Neo keynesianos hay problemas de desempleo involuntario, porque no hay una demanda efectiva, es decir, la gente no tiene dinero para concurrir al mercado, por tanto, el Estado tiene que tomar medidas de subir el gasto público, se dice que Keynes aconsejaba a los gobiernos “abrir agujeros y enterrarbotellas vacías, y pagar por ello, a los que hacían esta labor”.

¿Sera cierto, que hoy no nos roban o saquean nuestros recursos naturales, como dice Evo Morales y por esta razón están en crisis los países capitalistas?

Esta simple conclusión, parece haber convencido a muchos economistas, y por eso no se pronunciaron al respecto y mucho menos por escrito, pero veremos si es cierta, semejante aseveración.

Las intervenciones de un país a otro por motivos económicos, control y saqueos de los recursos naturales, con la consecuencia de guerras (Irak y Afganistán), muertos de miles de personas, son las formas de una antigua conocida acción denominada por Carlos Marx “acumulación originaria”, no solo eso, sino ahora hay formas sutiles de acumulación originaria, como la venta o alquiler de millones de hectáreas de tierra a los extranjeros socios o dueños de transnacionales, productoras de alimentos, con o sin transgénicos, para el consumo masivo y el incremento de los capitales invertidos.

Evo Morales, quiere hacer creer, que hoy los países de los gobierno populistas de Venezuela, Ecuador y Bolivia tienen mayor Soberanía, que controlan sus recursos naturales y le fijan precios justos a las mercancías que producen, como ejemplo solo indicaremos que la mina San Cristóbal solo paga impuestos y regalías por la plata, y el resto que esta incorporado en el complejo de dicho mineral no es procesado en nuestro país, es exportado, por tanto, se llevan en forma gratuita otros componentes desde oro, zinc, plomo y toda la tabla periódica de los metales y minerales, que es una forma de saqueo. Podemos decir que lo mismo ocurrirá, con el Hierro del Mutún, Litio, Gas y otros recursos naturales, entre tanto no sean industrializados en nuestro país, todos sabemos, que cuando exportamos materias primas estas retornan como mercancías finales (láminas de estaño, bicicletas, automóviles, computadoras, celulares, etc.) donde aparece el intercambio desigual entre un país industrializado y exportador de materias primas como Bolivia, que es otra forma de saqueo.

Entonces, las crisis económicas en los países capitalistas obedece a otros factores que saltan precisamente por la abundancia de mercancías que acumularon y acumulan hoy en día, es una crisis de sobreproducción, el problema no es la abundancia de mercancías sino que no se pueden vender a una determinada tasa de beneficio. Queda claro -para los economistas marxistas- que la tendencia a la caída de tasa de beneficio es lo que genera desempleo, una crisis periódica y cíclica, por tanto, trabajadores sin salario, capitalistas que no quiere invertir en el proceso productivo y prefieren especular en el sistema financiero o en la bolsa de valores.

Pensar que el capitalismo está en crisis, porque ya no saquean y roban, como dice Evo Morales, es creer que ya el mercado cumple su función de regular las relaciones sociales en el sistema capitalista, poco menos que ya no hay explotadores, por tanto no hay lucha de clases y quienes creen que esto es verdad, simplemente no saben nada de economía y quieren embotar la lucha de los pueblos contra el imperialismo y el capitalismo.