S O S para presos paraguayos

CARTA ABIERTA A LA COMUNIDAD NACIONAL E INTERNACIONAL

epp



CARTA ABIERTA A LA COMUNIDAD NACIONAL E INTERNACIONAL

“Quiero transmitir mi compromiso permanente de enfrentar al EPP, en forma indisimulada hasta que terminen, aunque soy consciente no hay un plazo, pero vamos a hacer lo posible para que en el Norte, en Concepción, San Pedro, Amambay y Canindeyú retorne la paz”, anunció el Presidente de Paraguay Federico Franco, electo luego del autogolpe reaccionario que desplazó del ejecutivo al ex presidente Fernando Lugo.

Federico Franco no es sincero. El desembarco de multimillonarios agro negocios es la carta que se guarda bajo la manga. Sin embargo, el presidente del Paraguay ostenta su voz pretendidamente justiciera para justificar millares de atropellos estatales y para estatales contra el campesinado y contra todos aquellos hombres y mujeres que, sin otra opción, deciden optar por su legítimo derecho de rebelión.

Mientras las transnacionales amasan fortunas, los niveles de violencia alcanzan niveles insoportables, así también la intensa militarización en las zonas rurales. Dirigentes y luchadores sociales son detenidos y asesinados como es el caso de Benjamín “Toto” Lezcano, conocido dirigente campesino del asentamiento de arroyito en la ciudad de Concepción; mientras, simultáneamente, se saturan las poblaciones de efectivos militares, policiales y para policiales. La contracara de esta realidad es la impunidad de la que gozan los responsables de los asesinatos de dos centenares de dirigentes y referentes campesinos.

Es ampliamente conocido que a través de los medios masivos de comunicación se pervierte la realidad y se presenta al verdugo como salvador y a los resistentes como “terroristas”. Con el protagonismo de los medios y sus legiones de desinformadores se justifican abusos, torturas, represalias a los prisioneros políticos y hasta masacres y persecuciones. Y, manifiestamente, se festejan desembarcos como el de Monsanto cuya presencia es repudiada a vivas voces por todos los pueblos del mundo, menos por Federico Franco y su gabinete.

Hace algunos días se lanzó en la República Argentina una campaña de firmas a fin de alertar a la comunidad nacional e internacional por la seguridad, por la vida y por la libertad de los prisioneros políticos paraguayos, luego de anunciadas represalias, represión y tratos inhumanos. Naturalmente, el Estado paraguayo no los reconoce como personas privadas de su libertad por causas políticas y los medios masivos se encargan de mostrar a reconocidos luchadores como simples criminales o directamente como “terroristas”. En un escenario así, la paz no es más que una palabra hueca.

Federico Franco, reconocido empresario millonario, del Partido Liberal Radical Auténtico, lejos de buscar la paz y la justicia social en su país, redobla la apuesta de violencia estatal y para estatal, abriendo las puertas de par en par a instructores policiales y militares de Colombia y Estados Unidos.

Con esta carta abierta enviamos un S.O.S al mundo por las condiciones inhumanas en los penales del Paraguay y por la seguridad y la vida de los prisioneros por razones políticas. Si el gobierno de Federico Franco realmente desea la paz debe -en primer lugar- cesar con las persecuciones, la represión y la militarización en las zonas rurales. Y en los penales el Gobierno tiene el deber de reconocer la condición humana de los reclusos y la condición política de los luchadores, de los referentes campesinos y de los combatientes del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

Llamamos a la comunidad nacional e internacional a aunar esfuerzos y a multiplicar la movilización por la vida y la libertad de los prisioneros políticos y los perseguidos. Los hermanos paraguayos no están solos.

Miriam Villaba, abogada de prisioneros políticos en el Paraguay

Mario “Indio” Paz, dirigente nacional de la Asociación de ex Presos Políticos de la República Argentina

Ariel Aloi, Revista Machete

Diego Rayme, Asociación Internacional de Refugiados Solidaridad Argentina-Perú

Movimiento 19 de Julio de la Argentina

Coordinador por la Vida y la Libertad de Chile