Evo Morales padrino de extranjeros que alquilan tierras en Santa Cruz (Jacob Ostricher) se convierte en ingenuo amigo del gringo Sean Penn

07.Jun.13    Nacional
   

Evo Morales padrino de extranjeros que alquilan tierras en Santa Cruz (Jacob Ostricher) se convierte en ingenuo amigo del gringo Sean Penn

Sean penn masista


Evo Morales padrino de extranjeros que alquilan tierras en Santa Cruz (Jacob Ostricher) se convierte en ingenuo amigo del gringo Sean Penn

El norteamericano Jacop Ostreicher, con un nombre de difícil pronunciación para las y los bolivianos, se ha convertido de criminal acusado por narcotráfico a víctima de extorción por parte de un grupo grande de autoridades del Ministerio de Gobierno y la Fiscalía, luego a desestabilizador del actual gobierno de Evo Morales. Para comprender esta historia vayamos por partes:

Evo Morales y Alvaro Linera promueven la extranjerización de tierras y dan apoyo legal a J. Ostreischer

¿Quién es J. Ostreischer? Es uno de tantos empresarios dedicados a los agronegocios, específicamente al alquiler y explotación de tierras bolivianos, es decir a ese proceso que hemos denominado la “EXTRANJERIZACIÓN DE LAS TIERRAS DE SANTA CRUZ”, donde están comprometidos capitales transnacionales y el actual gobierno de Evo Morales, que a través de sus políticas agrarias apoya este tipo de emprendimientos. Hoy en día, son más de un millón de hectáreas (1´000.000 ha.) de tierras cruceñas en manos de extranjeros.

Desde los intereses nacionales, desde la patria insurgente, desde los campesinos, pueblos indígenas y originarios, esta situación de extranjerización de nuestras tierras es un crimen, no debe permitirse su crecimiento, y por lo tanto, cualquier empresario extranjero que se dedique a estas actividades no es bienvenido. Pero para Evo Morales y especialmente Alvaro García Linera, esto no es compartido, ya que ellos promocionan la presencia de extranjeros en las actividades agroempresariales de Santa Cruz, para ejemplo están las autorizaciones de exportación de azúcar, madera, carne, soya que día a día les otorgan, la protección de sus actividades a través de la Ley Nº 144 y de la Ley Nº 337 (Apoyo a la Producción y Restitución de Bosques). Pero este es otro tema.

Las actividades de Ostricher, desde la óptica estatal fueron efectuadas bajo el apego a las normas nacionales vigentes, por ello el mismo Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) certificó, tras una pericia, que el patrimonio de Jacob Ostreicher tiene un origen lícito y el Banco Central de Bolivia fue quien recibió los 27 millones de dólares a través de 173 envíos que hicieron desde Suiza los socios del súbdito estadounidense mediante la Unión de Bancos Suizos (UBS). Esta afirmación la hizo Jimmy Montaño, abogado de Ostreicher, quien dijo que dicha certificación está incluida dentro los 1.500 documentos que presentó la defensa de Ostreicher como pruebas de descargo que tienen que ver con el origen, transferencia, recepción e inversión del dinero. “El dinero que llegó a Bolivia contó con todos los controles del Banco Central de Bolivia, ASFI (Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero) y la Unidad de Investigaciones Financieras. No llegó ni un centavo en efectivo, todo el dinero llegó de banco a banco” (Erbol, Miércoles, Mayo 29, 2013).

La red de extorsión actúa desde las entrañas del Ministerio de Gobierno y la Fiscalía

Ostreischer, dedicado al acaparamiento de tierras (que no es lo mismo que comprarlas) llamó la atención de los mecanismos de inteligencia del Ministerio de Gobierno y ahí es donde intervienen toda una red de autoridades para acusarlo del delito de narcotráfico, legitimación de ganancias ilícitas y ex accionarle dineros.

Son “altas” personalidades del Ministerio de Gobierno y la Fiscalía comprometidas en estos hechos: Denis Rodas, Fernando Rivera, Boris Villegas, Isabelino Gómez, Edwar Mollinedo. Estas acciones develan los problemas morales, éticos e ideológicos, los que han emergido durante el 2012 como los mayores hechos de corrupción del actual gobierno, con la presencia de una red de extorsión a la par de la red represiva y criminalizadora de la protesta social.

Con lo que no contaban los extorsionadores era que Jacob Ostreicher iba a destapar este mega acto de corrupción de personajes claves del aparato represor de la actual gestión de gobierno.

Esta situación (corrupción) no sólo que ha logrado generar la mayor crisis moral del gobierno, sino que muestran el verdadero carácter del actual proceso: ambigüedad al servicio de los intereses de nuevas élites políticas que se enriquecen desde su función pública, alentando un aparato represivo destinado a reprimir la protesta social a la par de los que cuestionan al gobierno, desde la oposición de una derecha sin base social.

Una operación gringa como respuesta

Obviamente, los norteamericanos no iban a dejar solo a su empresario acaparador de tierras. Entonces se montó una operación, con actor incluido y cuyo blanco tenía como centro al mismísimo Evo Morales. Entra en acción Sean Penn.

¿Cómo funciona la descolonización en la cabeza de Evo Morales? Es difícil de saber, lo cierto es que asume con total entrega una fingida amistas del actor norteamericano Sean Penn, quien, con el puño en alto y la mano en el corazón, reproduce el símbolo de militancia del MAS. Para el Evo indígena, el amigo gringo seguramente representa más que cualquier otro local, por ello, lo nombra inmediatamente embajador para la defensa de la Coca a nivel Internacional, así como defensor de nuestra causa marítima.

Casi de inmediato, tras compartir y regalarse espejitos y chucherías recíprocamente, Sean Penn se traslada al Penal de Palmasola en Santa Cruz, para entrevistarse con Jacop Ostreicher y hacer junto la denuncia por la extorción de la que era víctima el gringo agroempresario.

En un país de colonizados, las palabras de Sean Penn tienen toda la repercusión de los medios de comunicación y el señor Ostreicher pasa de criminal a víctima y se destapa toda la podredumbre que el mismo poder judicial iba tapando con sus acciones lentas, faltas de toda investigación.

Hoy, Sean Penn, con todo el apoyo norteamericano y mofándose de su otrora amigo Evo, lanza la amenaza de bloquear el Raly Dakar por Uyuni, con lo cual desata las rabiosas voces oficialistas que comienzan a rasgarse las vestiduras y a gritar: ¡traidor!, ¡malagradecido!, con lo cual Sean Penn obtiene las frases más dolorosas de un grupo de giles a los que engatuso y que seguramente serán el argumento de una de esas futuras series hollywoodenses con las cuales se burlaran, esta vez ya no de Evo, sino de todos y todas nosotras.