Nuestra decisión en continuar en la lucha

Nuestra decisión en continuar en la lucha

Waldo A



Nuestra decisión en continuar en la lucha

El 26 de marzo pasado, el Comité Electoral de la Universidad Mayor de San Andrés, cometió uno de los atropellos más indignantes, el cual muestra los niveles peligrosos de corrupción al que puede llegar un organismo de esta naturaleza. Ha decidido irregularmente inhabilitar mi postulación para las próximas elecciones de Rector y Vicerrector de la UMSA, influenciado por las otras candidaturas. El problema empezó cuando en diciembre pasado publiqué afiches anunciando mi postulación como Rector para la gestión 2013-2016. A partir de ese momento, quienes se creen dueños de la universidad y advertían un peligro para sus intereses en mi participación, emprendieron una guerra sucia contra mi persona, intentando desprestigiarme, afectar mi imagen y la de mi familia, restarme credibilidad ante la comunidad universitaria, desde luego, todo de manera clandestina, sin dar la cara. Esta campaña sistemática se mantiene hasta ahora, sin embargo no dio el resultado esperado. Al no lograr su propósito decidieron ejercer influencia irregular ante el Comité Electoral, especialmente a la representación estudiantil que resultó muy vulnerable a cualquier propuesta deshonesta, para lograr que el referido Comité me inhabilite.

Frente al atropello, utilizando la propia normativa universitaria, decidimos apelar ante el Tribunal de Garantías Electorales, instancia superior que, mediante resolución del 2 de abril, dejó sin efecto la resolución del Comité Electoral y me restituyó mis derechos, disponiendo que continúe como candidato para terciar en las elecciones. Sin embargo en franca violación al régimen jurídico vigente en la UMSA el Comité Electoral está desobedeciendo al Tribunal de Garantías y continúa en la actitud obsesiva de mantenerme al margen. El temor de los adversarios electorales radica en el contundente apoyo que nuestra fórmula está recibiendo de la comunidad universitaria, le temen a las elecciones y prefieren que éstas se desarrollen en ausencia nuestra. Optaron por el juego sucio y este antecedente puede resultar nefasto para la institucionalidad democrática de la UMSA. Esta actitud irregular dio lugar a que seis de los miembros del Comité Electoral renuncien, porque no quieren ser cómplices de actitudes que además de ser ilegales están orientadas hacia lo delictivo y pueden ser objeto del procesamiento respectivo.

La comunidad universitaria debe saber que ninguna autoridad ni dirigente estudiantil tiene facultades extraordinarias para desconocer las estructuras y normas universitarias. El Tribunal de Garantías Electorales es una entidad creada por el propio H. Consejo Universitario y hoy no puede ser desautorizado simplemente para favorecer a determinados candidatos y perjudicar a uno. Consideramos que quienes quieren llegar a Rectorado y Vicerrectorado deben lograr el apoyo de docentes y estudiantes en las urnas y no a través de este tipo de maniobras que hieren profundamente la democracia universitaria.

No obstante el atropello, anuncio que seguiré en esta lucha por vías absolutamente pacíficas, acudiremos a cuanta instancia legal exista para revertir la irregular decisión del Comité Electoral, permitir esta injusticia y avalar estos actos que se tornan delictivos, sería traicionar nuestros principios. Defendamos el Estado de Derecho en nuestra universidad

La Paz, abril de 2013

Waldo Albarracín Sánchez