Abigail, Cristina y Fadua: con sus jóvenes vidas y sus ideales libertarios, van ampliando el camino por el que las mujeres y hombres debemos transitar hacia la nueva aurora de la humanidad!

Abigail, Cristina y Fadua: con sus jóvenes vidas y sus ideales libertarios, van ampliando el camino por el que las mujeres y hombres debemos transitar hacia la nueva aurora de la humanidad!

A las mariposas ecuatorianas

“Encerrarán nuestros cuerpos

Pero jamás nuestros ideales y el amor por la sociedad y la Patria”

Nuestro saludo a la valentía de

Abigail Heras y Cristina

Campaña

Secretaría de la Mujer de la Unión Nacional de Educadores

mujeres 10



Abigail, Cristina y Fadua: con sus jóvenes vidas y sus ideales libertarios, van ampliando el camino por el que las mujeres y hombres debemos transitar hacia la nueva aurora de la humanidad!

Sábado 3 de marzo, con pasos ágiles y con muchas ideas adentro, se encontraron en un pequeño departamento de Luluncoto, al Sur de Quito, en un conjunto que bordea la avenida que guarda en su memoria las consignas y las huellas de las luchas juveniles de los secundarios del Montúfar; 10 jóvenes soñadores que desde varios lugares de origen querían ser parte de una Marcha, que se gestaba desde hace meses en los cerebros y en las voluntades de miles de campesinos, de maestros, estudiantes, mujeres, trabajadores, indígenas, zanqueros y cantores, comerciantes y negros, que se propusieron romper con el autoritarismo y el abuso de aquel que llegó a Carondelet con el esfuerzo de todos ellos y que en poco tiempo traicionó los sueños de cambio; se apropió de banderas y cantos, e instauró un régimen de corrupción y engaño.

Tres jóvenes, preñadas de rebeldía, y siete luchadores unidos para defender el agua, la vida, el futuro de su Patria. Todas y todos compenetrados desde muy temprano, con las necesidades de los de abajo. No porque descubrieron las pobrezas e injusticias en las películas ni en revistas, sino porque las viven cotidianamente con los suyos. Diez jóvenes inteligentes, generosos y dispuestos a no pasar la vida como algunos…. Sordos ante los gritos de dolor, ciegos a pesar de que la injusticia es tan evidente, tontos porque no quieren entender que las inequidades si se las puede vencer.

Y llegó la represión, y con abuso atroz, sin respetar incluso a una nueva vida que tomaba forma en el vientre de Fadua, frustró la decisión tomada por estos jóvenes de ser parte de la Marcha que iniciaría el 8 de marzo, día de la Mujer trabajadora y que además de defender la vida, rompió con la manipulación de esta fecha, recuperando su herencia de combate por la igualdad.

Pero a pesar de la ofensiva mediática, los “10 de Luluncoto” hicieron evidente ante el país y el mundo, la verdadera condición y naturaleza de Correa y de la revolución ciudadana.

Su templanza y convicción; la defensa de sus ideales han sido algunos de los elementos fundamentales para desenmascarar a un régimen autoritario, abusivo y corrupto. Para una mayoría de ecuatorianos y ecuatorianas, está claro que el apresamiento de los 10 de Luluncoto y el proceso sistemático de violación de sus derechos constituye una de las injusticias más grandes cometidas por un gobernante que mancilla la memoria y el nombre de Bolívar, de El Che, de Alfaro y de todos los luchadores populares con sus acciones y políticas eficientes para mantener los privilegios de la gran burguesía capitalista y de las transnacionales que usurpan las riquezas naturales y humanas de nuestra Patria.

Hoy están en libertad los siete hombres! Jóvenes que al salir de la cárcel expresaron que se ponen a la cabeza de la lucha por la libertad de sus tres compañeras!

Y que indignante! Correa y sus borregos que controlan una Justicia maniatada y descompuesta se ensañan con estas jóvenes mujeres!

El sacrificio de Abigail y Cristina realizado en una huelga de hambre que como ellas señalan “debilita sus cuerpos pero fortalece las ganas de luchar por su pueblo”, no ha sensibilizado en lo más mínimo a los lacayos de Correa, que prestos cumplen sus órdenes como lo hicieran en otras épocas los serviles torturadores de Hitler, Musolini o de Pinochet.

En los abusos y atropellos cometidos contra Abigail, Cristina y Fadua, se expresa la violencia histórica y persistente contra las mujeres! La violencia del capitalismo que se nutre con las concepciones y prácticas sexistas y patriarcales acuñadas desde el esclavismo y que se han ampliado en esta época de afirmación de la pobreza y explotación de los millones de trabajadores y trabajadoras y pueblos del mundo! Una Violencia con la que se pretende atemorizar a la mitad de la humanidad porque cada día asume con valentía y dignidad su rol de luchadoras por la vida, por la libertad y la vigencia plena de los derechos de hombres y mujeres.

Por ello, queridas compañeras, estamos presentes a nombre de la Confederación de Mujeres Ecuatorianas por el Cambio, para expresarles nuestra admiración y respeto! Para decirles que las necesitamos Vivas!; que queremos que se recuperen plenamente! Las queremos firmes para que continúen motivándonos en esta lucha en la que estamos unidas y unidos las organizaciones sociales y políticas de izquierda; las portadoras de los ideales de cambio que han levantado desde hace décadas, los trabajadores y trabajadoras; la juventud y los distintos pueblos del Ecuador.

Compañeras! Suspender la huelga de hambre no constituye debilidad! Es necesario ahora y por eso les reiteramos que las mujeres que somos parte de la CONFEMEC, tomamos la posta de la lucha de ustedes para cumplir con los objetivos de los miles y miles de ecuatorianas y ecuatorianos que participamos en la Marcha por la defensa del Agua, la libertad y la vida y que en los actuales momentos avanzamos juntos en la Unidad Plurinacional de las Izquierdas.

La lucha de ustedes es ya un ejemplo que enriquece nuestro accionar y por ello, les planteamos que suspendan la huelga de hambre para recuperar fuerzas y energía necesarias para conquistar su libertad y derrotar al Correísmo en este proceso en el cual la Unidad de los de abajo debe avanzar con celeridad hasta conquistar la aurora definitiva de la libertad!

Quito, 5 de enero de 2013

Por el Comité Ejecutivo Nacional de la CONFEMEC

Cecilia Jaramillo
Presidenta Nacional