Mocochinchi y coca cola

23.Ago.12    Nacional
    ()

Mocochinchi y coca cola

mocochinche


Mocochinchi y coca cola

El Mocochinchi es, como se sabe, el nombre boliviano de un refresco
realizado de durazno deshidratado hervido con azúcar, canela y clavo.
Lo que a veces se olvida es que el durazno no es una fruta autóctona y
que, de hecho, su origen es chino y llegó a Europa con los romanos que
lo conocieron en Persia. Los romanos lo extendieron por toda Europa y,
por supuesto, llegó a España que, a su vez, lo trajeron a América.

Desde que los colonizadores llegaron a América trataron de reproducir
en el nuevo mundo sus frutas tradicionales e importaron plantines y
los cultivaron, así llegaron, por ejemplo, frutas como la manzana. El
primer intento de producir duraznos en América fue en Las Antillas a
finales del siglo XV, pero resultó que en Cuba y la Española hacía
mucho calor para que el árbol del durazno, que ellos llaman melocotón,
se aclimatase y no fue hasta 1520 después de la conquista de México
que el fruto pudo producirse de manera importante en América. Hacia
1536 Francisco de Santa Cruz y Vasco de Quiroga logró en Nueva España,
por primera vez, importantes rendimientos de durazno y de albaricoque
o damasco.

Al virreinato del Perú el durazno llegó bastante más tarde, hacia
finales del siglo XVI y de allí a Bolivia, que entonces no tenía
todavía ese nombre y esa una provincia virreinal. El durazno se
aclimató bien, sobre todo en la zona de los valles donde el clima era
más templado.Por lo tanto, es una lástima tener que informarle al
canciller que el mocochinchi no es una bebida autóctona, sino una
herencia de los españoles. De hecho, deshidratar el durazno es una
antigua tradición que se conocía desde hace milenios entre los
pueblos árabes (que lo exportaron a Europa) y que pretendía reducir al
máximo el contenido de agua en la fruta con el fin de paralizar la
acción de los gérmenes. La forma tradicional de secar el durazno o
melocotón era exponiéndolo al sol después de pelados y deshuesados y
todavía se hace así en Italia, España y Grecia. Un dato más: hay
muchas bebidas que tienen su base en los duraznos deshidratados, por
ejemplo, el Qamar Ad-Din, una bebida espesa egipcia hecha a base de
láminas de pasta de albaricoque seco y azúcar o, en muchas regiones
españolas, el refresco de orejón.

No deja de ser paradójico descubrir que la coca-cola tiene mucho más
que ver con los bolivianos que el mocochinchi. En primer lugar, por
supuesto, porque la coca-cola estaba hecha por nuestra planta sagrada
y milenaria y ya eso nos une a ella mucho más que el durazno ibérico.
Pero además, es muy conocido que la receta de la cocacola se basó
inicialmente en la patente del “vino Lorini” o “coca Lorini” inventada
por el farmaceútico italiano Domenico Lorini, macerando hojas de coca
en vino. El mismo químico John Pemberton, creador de la coca-cola,
admitió que se basó para su fórmula en el vino lorini, muy popular en
Europa y los EEUU durante el siglo XIX como bebida energizante y
curativa. Como se sabe, Domenico Lorini llegó a La Paz en 1872 y abrió
una botica de la Plaza Murilla y fundó la Facultad de Farmacia de
nuestra universidad pública. Fue aquí en La Paz donde Lorini conoció
la coca e inventó la “coca-lorini”. Es decir, la coca-cola es mucho
más boliviana que el mocochinchi.