La “Visión Indigenista” (el Pachamamismo) en la presente coyuntura

20.Mar.08    Boletines
    ()

pac
El presente documento aclara la visión ideológica del MAS, de su actual Gobierno así como de sus representantes políticos. Gracias a esa visión indigenista han logrado un relativo apoyo popular, pero no les permitirá construir un proyecto histótico, indígina, popular y consecuentemente clasista.


La “Visión Indigenista” (el PACHAMAMISMO) en la presente coyuntura

Nuestra organización, si en algo se caracteriza, es por la defensa radical del proyecto histórico de las naciones originarias y del pueblo boliviano en su conjunto. Sin embargo, durante estos dos años de gobierno del MAS hemos puesto énfasis en la existencia de una corriente ideológica a la que definimos como PACHAMAMISTA y que a nombre de los indígenas ha ido desvirtuando el actual proceso hasta vaciarlo de un real contenido de cambio y transformación estructural de la nación y el viejo Estado boliviano.

El presente análisis de coyuntura fue realizado por la Regional de la ciudad de La Paz este último fin de semana y recoge los criterios vertidos en esta oportunidad. El presente resumen servirá para su enriquecimiento y difusión, de manera de orientar a nuestros lectores en esta su travesía por las agitadas y confusas aguas de este proceso, que ciertamente tiene un rumbo que cada vez más se aleja de aquel norte hacia el que lucharon los valerosos insurgentes (mujeres y hombres) de El Alto y del resto del país.

EVO Y SUS ALUSIONES

El viernes 15 de febrero, a horas 13:30, Evo Morales en un acalorado discurso dijo cinco o seis temas de impacto político, en ocasión del Congreso de las seis federaciones de cocaleros del Chapare. En realidad cuando Evo Morales habla, genera un discurso básicamente contradictorio del que, interpretación de por medio, se puede establecer los contenidos ideológicos de la “línea” que impera en el gobierno.

Ese día, Evo Morales, pretendió polarizar el país haciendo alusión a los siguientes aspectos:

i. “Me van a sacar muerto del palacio”. Evo siempre ha buscado ser el “indio víctima”, sólo que ahora quiso tocar la sensibilidad de sus bases cocaleras como héroe y mártir. Al margen de eso, esta frase puede estar reflejando una autopercepción acerca de los límites de su mandato y cierto cansancio.

ii. Los Estatutos Autonómicos “son separatistas”. No creemos que el Presidente recién hubiera descubierto esto, lo que pasa es que esta llegando a su límite la propuesta de “autonomías departamentales, regionales, municipales e indígenas” con la que el MAS quiso apropiarse de la reivindicación de los grupos corporativas fascistas del oriente, frente a un referéndum departamental ya agendado, posicionado y en marcha, mientras que el gobierno se ha quedado rezagado en este tema.

iii. USAID conspira contra mí gobierno mediante financiamientos y ONG´s.

iv. Las organizaciones que pregonaban en el pasado la lucha armada son ahora oposición a mi gobierno (el POR). En realidad la alusión es a la insurgencia y no al POR. Lo que pasa es que el gobierno pensaba que nosotros íbamos a apoyar su nueva Constitución, situación poco probable, de manera que este era como una especie de denuncia frente a sus bases cocaleras, sin embargo, como el sólo hecho de mencionarnos nos hace crecer, Evo prefirió salirse por la tangente.

v. Movimientos sociales me piden armas para hacerme respetar. Inmediatamente los movimientos sociales masistas dicen que son las urnas y no las armas los medios de lucha, de manera que Evo aparece como demócrata puro y cierra cualquier posibilidad de que nadie –en el futuro- le pida armas para defender su gobierno.

De estos aspectos, la prensa escondió todos dando cobertura solamente al de las armas para “hacer respetar al gobierno”. Dicha cobertura parecería orquestada por una “mano invisible” (como en la economía cuando se vende la ilusión de que “debe ser el mercado el que regula los precios”) ya que todos los medios se centraron intencional y selectivamente sólo en ese elemento. La impresión en el gobierno, seguramente debe haber sido de satisfacción y frustración al mismo tiempo, Evo volvió a ser el centro de la atención y vida política del país en lo cotidiano. Al día siguiente, el mismo Evo aclara que no se trata de armas sino de urnas y vuelve a declararse “víctima de la prensa” que lo tergiversa.

Este perorata, ataco y me victimizo, es uno de los argots ideológicos más importantes de la VISIÓN INDEGENISTA, que articula el discurso y la práctica política del gobierno. Cuando la gente escucha a Evo, ve a un Presidente en conflictos, confuso, poco claro, al cual al que apoyar instintivamente ya que “sufre” la respuesta inclemente de los medios de comunicación de derecha. En consecuencia, la visión indigenista (pachamámica) que se encuentra detrás del discurso del gobierno chantajea al pueblo boliviano al ponerla en el dilema: o Evo o la derecha, sin una tercera alternativa que vaya más allá de las propuestas populistas indigenistas del MAS que, en los resultados prácticos, lo lleva a pactar con la derecha y revitalizar el viejo Estado colonial y neoliberal.

Pero hay más elementos a considerar antes de realizar una interpretación –esta vez más centrado en lo ideológico y económico-, entre ellos los siguientes:

i. Puesta en marcha del referéndum departamental por Estatutos Autonómicos

ii. Negociación y pacto para modificar la nueva Constitución, compatibilizando las propuestas de la derecha

iii. Comienzo de movilizaciones de la COB

iv. Irresolución del tema del IDH

v. Desastres naturales y solicitud de declaración de desastre que posibilita a alcaldías y Prefecturas de Beni y Santa Cruz disponer de recursos extraordinarios o adicionales

vi. Subida del precio de los alimentos e importación de los mismos

Si nos damos cuenta, cada uno de estos elementos si bien merecen una explicación más en detalle, lo vamos a obviar, ya que necesitamos concentrarnos más en la interpretación de la correlación de fuerzas y los procesos invisibilizados a los ojos de la población.

CRISIS ECONÓMICA Y CRISIS POLÍTICA

La coyuntura está marcada por dos elementos fundamentales:

1. Una crisis política, donde el MAS se ha quedado rezagado y sin iniciativa respecto de hacer viable su nueva Constitución frente al adelantamiento del referéndum departamental por Estatutos Autonómicos

2. Una crisis económica que se observa y palpa de manera material: incremento del precio de los alimentos básicos o llamados de primera necesidad

Pese a la presencia de estos dos elementos de crisis, la visión indigenista (que es la línea política del gobierno) no ha fracasado y tienen todavía un gran escenario para seguir legitimándose especialmente frente a los ojos de la población crédula en las bondades aparentes del actual proceso. Esta visión pachamámica esta logrando SUTILMENTE trabajar un gran acuerdo o pacto entre el gobierno y la derecha, al transitar en un escenario donde se ha legitimado la necesidad de un acuerdo para fusionar las propuestas de dos fracciones de un mismo proyecto obsesionado por consolidar el viejo Estado y no refundar nada: la constitución con los estatutos. Salvo la insurgencia y gente honesta dentro de las organizaciones populares e indígenas nos damos cuenta de este proceso, donde ninguno de los llamados “movimientos sociales” cuestiona este accionar político, y por el contrario, apoyan y se movilizan pidiendo que masistas y ex adenistas, movimientistas, miristas, etc., “de una vez se pongan de acuerdo” y viabilicen la nueva Constitución, que será aún modificada en medio de la componenda.

LA VISIÓN INDÍGENA BENEFICIA A LA DERECHA Y AL MAS

Pero hay más, la visión pachamámica (que habla de los indígenas para pactar con la derecha) ha empezado a ser utilizada para beneficio mutuo: del MAS y de la derecha, tanto de la derecha política parlamentaria (PODEMOS) como de la derecha corporativa fascista (Comités Cívicos y Gobiernos duales Prefecturales).

Expliquemos un poco mejor, como ambas fuerzas se benefician mutuamente de la visión pachamámica:

• Al MAS que no sigue una línea popular o de izquierda, le permite utilizar el discurso del “vivir bien”, la complementariedad o pluralidad, para resaltar aspectos del indigenismo, el culturalismo y las cosmovisiones para dotarles de un programa conciliador con la derecha y conservador en el plano de sus realizaciones políticas, situación que deja perplejos a sus seguidores, logrando arrancarles su apoyo a cambio de quedar confundidos. Es una forma de ejecutar la maniobra, pero esta vez ya no en el plano sólo de la política, sino de la ideología.

• Por el lado de la derecha, la visión indígena les permite asumir un proyecto intercultural, aislar y ocultar los problemas de clase para concentrarse en la lucha por la hegemonía de un proceso que ha dejado de lado la agenda de octubre. La derecha ataca el indigenismo y también se victimizan al considerarse el blanco de las formas de discriminación y exclusión que sostiene el gobierno, pero además, la visión pachamámica le ha permitido ejecutar una política de “guerra de razas” y “regiones” (no de clases sociales). Como fruto de lo anterior, el obrero y trabajador de Santa Cruz, primero se siente mestizo y luego camba, para olvidarse que es proletario y explotado obviamente.

Por estas y otras razones más, las transnacionales se sienten muy cómodas con este gobierno indígena, pues tienen estabilidad y siguen haciendo buenos negocios.

En realidad la derecha y el MAS se necesitan mutuamente para crecer ambos y consolidar un sistema político bipartidista. Una tercera opción, queda excluida en la labor política de ambas fuerzas.

LO DEL MAS YA NO ES “HEGEMONÍA” SINO SOBREVIVIENCIA

Alvarito García Linera, habla al país de una supuesta hegemonía indígena en el actual proceso, señalando que el otro elemento rector del proceso es la universalización del tema de las autonomías, es decir, que la condición fundamental que caracteriza el proceso es la conducción indígena y la legitimidad incuestionable de las autonomías.

En realidad este es el verdadero programa del MAS y esta es su visión del proceso, eje articulador de la visión indigenista, destinada a invisibilizar el carácter de la lucha política y social que vive el país.

La hegemonía es un proceso que no se lo enuncia sino se lo realiza, entonces cuando el Vicepresidente habla de hegemonía hace un esfuerzo desesperado por tratar de convencer que son hegemónicos, cuando en realidad el gobierno esta empeñado en salvar el día a día de su gestión.

Para los del MAS la hegemonía se establece por el “liderazgo indígena” en el proceso, por ser mayoría, por la necesidad de inclusión y por el papel que deben desempeñar los indígenas en las transformaciones. Sin embargo, el liderazgo indígena de Evo tiene límites y no es programático es coyunturalista (por eso dice: “ahora me pueden tumbar, he cumplido con el bono juancito pinto y la renta dignidad” cuando nunca lo prometió como oferta electoral). En el futuro, este liderazgo deberá dejar de hablar de las víctimas de estos 500 años para asumir la representación de todos nosotros (diversidad) sin hacer alusión a los pobrecitos indios, que de aquí a unos años no deberán ser ni pobrecitos ni marginados. ¿Podrá dar este salto discursivo? No lo creemos.

En cuanto a “ser mayoría”, los políticos sabemos que esta situación es la más transitoria, hoy puedes ser mayoría mañana quien sabe. Para mayores ejemplos ver lo que pasa en Sucre ahora, donde el MAS se encuentra reducido a su mínima expresión. Entonces, no puedes apelar a una mayoría lograda en una coyuntura como si esta fuera permanente e indefinida. La mayoría y la hegemonía se la construye y consolida. Y hoy en día, podemos afirmar que el actual gobierno no representa los intereses de la clase obrera y de importantes sectores medios.

Nosotros consideramos que el gobierno y el MAS no son para nada hegemónicos, sino que aprovechan la fuerza que tienen para salvar su gestión y pretender aprobar una constitución coyunturalista hecha en base al cálculo político y no al diseño de un nuevo Estado.

LOS EPÍGONOS CONDENABLES

Pero lo más trágico de todo esto son los alcahuetes del MAS, que teniendo la inteligencia suficiente del caso, hacen coro a esta visión indigenista y pachamámica del gobierno y la posición universalista de la autonomía de la Media Luna. Hoy en día, la Media Luna ha crecido gracias a los “favores” del MAS (algunos ingenuos dicen que son “errores”), tiene una base social para trabajar y desde ahí pretende recuperar su gobierno, su Estado y liderarlo en persona.

Sobre el tema de los epígonos volveremos en otra oportunidad.

SOMOS Q´AMIRIS

A estas alturas del partido, el gobierno de los Estados Unidos, pese a los insultos de por medio, ve con tolerancia y afecto a este gobierno. Como nunca, la oposición de derecha va a ver logrado también sus objetivos, mediante un pacto y esto es bueno para el sistema capitalista globalizante.

El contenido del actual artículo 1.- del nuevo texto de constitución del MAS no fue aprobado en la Glorieta en Sucre, ha sido fraguado, y en él se establece la supremacía del Estado Democrático de Derecho sobre el supuesto Estado Plurinacional, con el rosario de instituciones que ello trae aparejado, de manera que no es de extrañar que las organizaciones sociales defiendan un nuevo texto que no han leído y del cual no conocen sus verdaderos alcances políticos. Ha esto se le llama uso u abuso del apoyo popular que se tiene.

También la “economía plural” emerge como una categoría inventada por la derecha, situación que para empezar no conlleva una categoría económica, pero que permite al MAS y a la oposición pactar y enmascarar las contradicciones de clase. Esto va en concordancia con la posición política de Evo Morales, que no entiende ni asume lo que significa un proyecto de cambio revolucionario y mucho menos un proyecto de clase. Por ello declara: “queremos socios no patrones”, es decir, queremos ser también capitalistas y socios, somos q´amiris!!!.

LA ECONOMÍA IDIOTA DEL ACTUAL GOBIERNO

Hasta ahora hemos interpretado el uso político que se la da a la ideología de la visión pachamámica (indigenista). Ahora compete adentrarnos en una comprensión de la economía.

Cuando pensamos en la dirección económica se podría utilizar un ejemplo para ilustrar mejor la situación. ¿Cómo imaginamos al ex presidente Sánchez de Lozada? Obviamente como un empresario dirigiendo la economía y queriendo que todos seamos como él. ¿Cómo lo imaginamos a Evo Morales en su papel de gestor económico? ¿Cómo el conductor hacia una economía estatal al servicio de los trabajadores? No, para nada.

En realidad la visión indigenista no tiene un norte económico. Es una mezcla, un agarrar lo que viene y desarrollar lo que se puede, pero dentro de los límites del capitalismo y del neoliberalismo. La visión indígena, pachamámica, no sabe de obreros ni de socialismo, tampoco de economía mixta en proceso de transición a otra forma de producción no capitalista. Por eso, hasta ahora, nadie del gobierno sabe explicar con claridad e idoneidad teórica que es la ECONOMIA SOCIAL COMUNITARIA. Hay una cantinfleada alrededor de este tema.

Al Evo Morales económico lo imaginamos como al aymara del preste. Tiene plata y la derrocha a cambio de prestigio (bonos, rentas y seudo nacionalizaciones).

Sabemos que la nacionalización de los hidrocarburos es un engaño, que ha sido una negociación que mejora los ingresos estatales, pero no por ello es patriota. Sin embargo, es un negocio que ha dado platita, y eso lo sabe la gente y festeja que llegue algo a aquellos bolsillos que no recibieron efectivo alguno del Estado. Eso contenta a las masas y les distrae de la discusión de fondo. Por eso las organizaciones patriotas, como CODEPANAL y otras, quedan en el aire cuando dicen que la nacionalización no fue tal.

Entonces tenemos una política económica pragmática que se ha quedado atrapada en la esfera de la circulación de los recursos, que aprovecha políticamente dichos fondos y que no esta sentando las bases de un proceso de industrialización y de verdadera independencia económica futura. Se trata de una economía idiota!!!

La cosmovisión es un conjunto de saberes de los pueblos y naciones originarias, muy ligada a la producción agro céntrica, siendo esta una experiencia desarrollada al margen del Estado, es decir, la cosmovisión “no conversa” con las formas estatales tradicionales. En consecuencia la COSMOVISIÓN NO TIENE UNA VISIÒN ECONÓMICA FRENTE AL CAPITALISMO, situación que lleva a la visión indigenista a fortalecer el capitalismo a cambio de aparentar cambios estructurales que no llegan a darse en la base productiva del país.

LAS CONTRADICCIONES ENTRE CLASE E INDIGENISMO

En alusión a las movilizaciones de la COB ¿el movimiento obrero podrá recuperar su peso político? Nosotros pensamos que no en lo inmediato debido a que la clase obrera no se encuentra concentrada (como lo estaban los mineros en el pasado) de manera que su accionar político podía paralizar la vida económica del país. Hoy en día, son las transnacionales las que controlan la vida económica de la patria, especialmente en el tema de hidrocarburos y minería. Empero, lo anterior no debe ser un obstáculo para la rearticulación del movimiento obrero y la mantención de su independencia política, ideológica y organizativa del actual gobierno.

El movimiento obrero deberá rearticularse en una lucha dura y cotidiana. Sin embargo, ahora lo que nos preocupa son los niveles de enfrentamiento que se pueden dar entre comunidades campesinas y mineros en los procesos de toma de minas que se están llevando todos los días en la región andina.

De acuerdo a los datos que se tienen, la mayoría de las minas pequeñas y algunas cooperativas en La Paz, Oruro, Potosí y Cochabamba están siendo tomadas por los comunarios. Lo paradójico es que el gobierno esta saliendo en defensa de los empresarios y cooperativistas depredadores so pretexto de defender sus fuentes de empleo. ¿Sabrán los comunarios que el gobierno indígena no va a defender a los obreros ni a los comunarios, sino a los empresarios frente a estos avasallamientos de hecho?

Muchos comunarios, que piensan –equivocadamente- que bajo el paraguas del “Estado social comunitario” van a poder recuperar los recursos naturales, empero se van a llevar una sorpresa cuando se apruebe el nuevo texto constitucional donde se menciona que todo es propiedad (real) del Estado.

Finalmente, ¿a favor de quién vamos a estar, de los obreros o de los comunarios?

Lo que vemos, es que en el futuro inmediato se van presentar contradicciones entre lo clasista y lo indigenista. La visión pachamámica tiende al capitalismo, mientras que los trabajadores tienden naturalmente al socialismo, es decir a establecer nuevas relaciones de producción. Las contradicciones se ven inevitables.

LA DESILUSIÓN DE LA VISIÓN INDIGENISTA

Frente a las marchas y contramarchas que genera la visión indigenista, muchos sectores de las clases medias han señalado su desencanto con el gobierno de Evo Morales y del MAS. La visión indigenista se ha ido a pique en las clases medias. Este es un proceso al que ahora se empieza a sumar el movimiento obrero. ¿Habrá desencanto de los originarios, campesinos e indígenas con el pachamamismo? Este es un problema tanto político, ideológico, pero también psicológico, ya que los procesos de ruptura, asimilación, adaptación y superación se verán desarrollarse muy seguido de aquí en adelante.

En algunas instancias indígenas señalan que no importa que en la nueva constitución se sigan reconocimiento a las universidades privadas, si el MAS garantiza que dichas empresas educativas darán “becas a los indígenas”, es decir, “consuelo de tontos” y más “espejitos”. Los indígenas políticamente retrasados creen todavía en su gobierno.

Otro ejemplo es el caso del CONAMAQ , que afanosamente se encuentra trabajando el tema de la reconstitución de sus territorios originarios, situación que choca con la división política y administrativa del nuevo texto constitucional que ratifica al departamento como la unidad política fundamental y no a los territorios indígenas. En el caso de las autonomías indígenas ésta sólo se dará en el caso de los pueblos indígenas de tierras bajas al haber el candado de que la autonomía indígena se desarrolla donde hay tierras comunitarias de origen (TSO). ¿Qué hará el CONAMAQ?

Hoy en día, empiezan a surgir síntomas de desilusión y desencanto desde las mismas organizaciones originarias, indígenas y campesinas con la visión indigenista-pachamámica, expresada en el manejo poco previsible y deshumanizado que se hace de los desastres naturales, la subida de los precios de la canasta familiar, la desatención de los reclamos de los sectores obreros, pero también por el uso que se hace de su fuerza y movilización para pactar, como lo que se esta haciendo en el parlamento y con el texto de constitución.

En cuanto a las propuestas, organización y acciones para encarar la coyuntura, siendo un tema eminentemente interno, se deja a los mecanismo orgánicos la facultad de conocerlos y trabajarlos.