El Tipnis deja sin candidato “indio” de recambio presidencial al MAS

\"indios\"

El Tipnis deja sin candidato “indio” de recambio presidencial al MAS

La problemática del Tipnis sigue generando un nivel de conflictividad que el gobierno de Evo Morales no ha podido superar por el carácter altamente implosivo de las contradicciones entre el Estado y el pueblo.

Precisamente, uno de los efectos que ha logrado generar este conflicto es la caída en desgracia del canciller David Choquehuanca, que con su infortunada intervención en el conflicto ha perdido una de las posibilidades más importantes para proyectarse como reemplazo de Evo en un futuro cercano. Con todo, la crisis en el gobierno se mantiene y profundiza.

Adjuntamos un documento sobre esta problemática.



El Tipnis deja sin candidato “indio” de recambio presidencial al MAS

El rol de los dirigentes “indios”

Probablemente muchas personas no conozcan algunos entretelones que se arman entre las dependencias de los ministerios, la vicepresidencia y el palacio de gobierno. Uno de ellos son las pugnas al interior del gobierno y del MAS. Son varios sectores que cohabitan dentro del gobierno y ya son muchas las informaciones que hablan reiteradamente de los posibles “sucesores” de Evo Morales.

Un grupo -indigenistas o indianistas- viene hablando de la necesidad de tener un candidato “indio”, ya que es “vox pópuli” que estas corrientes no toleraran la candidatura de Alvaro García Linera, como acompañante ni como candidato en reemplazo de Evo. Recordemos que la fobia al vicepresidente es casi generalizada en las organizaciones del mismo MAS.

Bien, con motivo del conflicto entre el Estado y la marcha del Tipnis, una voz “india” desde dentro del gobierno, hizo una crítica a los ministros q´aras del gobierno, concretamente a Romero y Delgadillo, acusándolos de no ser aptos ni los indicados para encarar el conflicto. Se trata del Viceministro de descolonización Félix Cárdenas, quién dijo textualmente: “La negociación está mal planteada, los ministros q’aras (blancos) no pueden negociar con los indios (…) Deberían estar los viceministros indios para negociar de indio a indio. El 50 por ciento de la negociación (consiste) para mí de cómo entiendes el país y la globalidad.”

Si se lee entre líneas, el Viceministro, escudándose en el color de su piel, en su cultura e idioma, se auto convocaba como negociador, de manera de ganar palestra pública en uno de los mayores conflictos que enfrenta el gobierno de Evo Morales en contra de los pueblos indígenas de tierras bajas.
Meditemos un poco. La solución del conflicto, mediante un acuerdo entre los marchistas y negociadores del gobierno, puede catapultar a dichos negociadores como operadores políticos eficientes, en medio de la gran mediocridad y agresividad que expresan a diario los ministros y el mismo Presidente y Vicepresidente frente a un conflicto que les cuestiona su alta incoherencia entre lo que hacen y hablan (léase implosión).

Evidentemente, el pedido del Viceministro dio resultado, pero no lo incluyó a él, con lo cual queda en duda si algún día, este viceministro se animará a proclamar “su candidatura” dentro del MAS.

La propuesta de una negociación entre indios (en ausencia de Evo en la marcha), cayó bien al gobierno y a los mismos marchistas, pues se abría la posibilidad de un dialogo diferente, la posibilidad de que exista un mínimo de empatía y la posibilidad de encarar una verdadera negociación, porque lo que ha existido durante este primer mes de marcha ha sido una campaña agresiva de parte del gobierno por mantener la imposición de la carretera por el Tipnis, al tiempo de insultar y denigrar a los marchistas.

En otras palabras, y como vulgarmente se dice: “la cama estaba tendida” para David Choquehuanca, canciller y enviado por el gobierno a dar encuentro a los marchistas.

Para tener una visión un poco más amplia de la calidad humana de los líderes indios en la coyuntura boliviana, transcribimos las palabras del secretario ejecutivo de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), quien no dudo de llamar salvajes a los pueblos y comunidades que defienden el Tipnis: “Hay que diferenciar cuál da más beneficio a nuestros hermanos del territorio (indígena), la carretera o mantenerse en la clandestinidad, mantenerse como indigentes, mantenerlos como salvajes por decir, cuál es lo más importante, yo creo que esas diferencias hay que admitirlas, si la carretera (se construye) va llegar posiblemente educación de manera inmediata, si la carretera (se construye) va a llegar asistencia en salud”. Frente a la ola de críticas que recibió, el ilustre dirigente campesino al momento de balbucear una disculpa, arremetió nuevamente contra los marchistas con las siguientes palabras: “Yo he vivido con nuestros hermanos indígenas, no tienen medicinas, están definitivamente en una intemperie, no tienen casa, no tienen salud, no tienen nada, ¿le gustaría vivir así?, póngase en su lugar, -se respondió a sí mismo- tienen puchichi, tienen sarna, tienen mal de ojos, le gustaría vivir así, a mí no”.

¿Será que es posible un encuentro indio a indio para resolver el problema del Tipnis? ¿Será que esto es entre iguales?

Choquehuanca a la cabeza del gobierno dialoga con los marchistas que defienden el Tipnis y no logra nada

Con este preludio, el martes 13 de septiembre, el canciller David Choquehuanca llegó hasta la marcha indígena de tierras bajas (reforzada por el CONAMAQ de tierras altas) para encabezar las negociaciones.

El escenario estaba listo para demostrar a todos que entre indígenas podían llegar a un acuerdo. Se supone que Félix Cárdenas creó el ambiente para consagrar a Choquehuanca como líder indígena visible y de la talla suficiente como para proyectarse como candidato presidenciable. Al final y al cabo, su grupo y parte de su gestión gubernamental se destina a este objetivo, ya que no es un secreto el desgaste y descreimiento creciente que existe de Evo Morales entre la población.

Choquehuanca se jugaba en la Embocada (lugar de negociación) la posibilidad de continuidad india después de la salida de Evo del palacio de gobierno. Y el resultado fue desastroso. David Choquehuanca fracaso, no demostró ser un gran líder, ni siquiera un líder indio.

En la jerga militar, si Evo es General y el Canciller Chuquehuanca es Coronel, su comportamiento en el campo de batalla de la Embocada fue el de un simple soldado. Perdió el respeto de los marchistas y toda la expectativa creada en torno a él. Incluso yo creo que en la Embocada, David Choquehuanca perdió la posibilidad de ser el candidato presidencial de recambio de Evo Morales. Después de Choquehuanca no hay dirigentes indígenas, campesinos o indios como gustan llamarse que puedan contener todo ese conglomerado de grupos que hay detrás del MAS y del gobierno. Y cuando digo contener me refiero a unificar y subordinar debajo de sí, porque esa es la función que cumple actualmente Evo Morales.

Lo marchistas que defienden el Tipnis se dan cuenta que salvo Evo Morales, nadie más dentro del gobierno puede tomar decisiones, sean estos ministros indios o no indios.

Choquehuanca es nomás como el Evo… o algo peor…

Choquehuanca ratificó la posición oficial del gobierno, es decir, de Evo, que la carretera va, que el Tipnis será partido y que no interesan los argumentos de los pueblos indígenas.

Para resumir y no hacer perder el tiempo a quienes leen estas líneas, me he permitido hacer el siguiente resumen de las propuestas que hizo el canciller del estado Plurinacional: choquehuanca

Jisa, así es, el canciller maneja el discurso de que los indígenas tienen un pensasiento y una cosmobiovisión, pero que en el mundo real, el Tipnis será destruido por la carretera y que la misma es inevitable. Choquehuanca dijo que cada año se “deforestan 300 mil hectáreas en Bolivia, pero para construir la carretera se tumbarán apenas “350 hectáreas”.”

Para finalizar esta semblanza, el canciller se dio a la tarea de desmentir a la prensa (es decir mentir) y pretender confundir a la población indicando que el bloqueo de los colonizadores y la movilización de la policía para reprimir y contrarrestar a la marcha por el Tipnis era una “vigilia”.

Choquehuanca culpó a los medios de comunicación por “inventarse” las amenazas y bloqueos que ejecutan los miembros de la Federación Departamental de Comunidades Interculturales de La Paz en la población de Yucumo en Beni.

En la fotografía se muestra a los policías que bloquean la carretera por donde pasará la marcha, ¿verdad que desmiente al canciller del Estado Plurinacional?.

En estos días, la marcha por la defensa del Tipnis se encuentra bloqueada en Yucumo por los colonizadores, con el claro objetivo de no dejarlos pasar. Pero fíjense las declaraciones de Gustavo Aliaga, ejecutivo de los colonizadores, también indio y que dice: “No son los indígenas que están allá (en el TIPNIS) y esta marcha es innecesaria, por tanto, la Confederación de Interculturales ha observado que hay dirigentes intransigentes y vamos a avanzar con una contramarcha; ahora pretenden llegar los mineros, estudiantes y profesores de algunas regiones, que no se atrevan porque si hay una provocación vamos a declarar un estado de emergencia y un bloqueo general, que no se atrevan porque sí o sí vamos a reventarlos”.

El canciller, negó la existencia de amenazas por parte de los colonizadores, pero hoy, precisamente, los colonizadores han procedido a decomisar una camioneta que llevaba agua y comida a los marchistas, después de intentar quemar la movilidad procedieron a hacer arrodillar a los que conducían dicha movilidad y pedir disculpas de rodillas por apoyar a los marchistas. Ojo, que esto es de entrada un delito: robo, secuestro, vejámenes.

Para finalizar este pequeño capítulo de la vida política del país, nos cabe ratificar nuestra adhesión y apoyo a la marcha y la defensa del Tipnis. Decirles a los llamados “indios del proceso de cambio” que ya no podrán seguir engañando al pueblo en su conjunto y que sus palabras y acciones retratan su esencia.