William Fidel fue echado del país, con apenas 1 año y 8 meses

08.Sep.11    Nacional
    ()

cantoral

William Fidel fue echado del país, con apenas 1 año y 8 meses

caso abierto


William Fidel fue echado del país, con apenas 1 año y 8 meses

Era el viernes 5 de agosto de 2011, en la ciudad de El Alto, el lugar, las instalaciones del juzgado, ubicado en la Ceja de aquella ciudad. Como todos los juzgados este también era ófrico, con mala iluminación, sin bancos, ni sillas donde pudieran descansar los litigantes, lo único inusual que estaba pasando era la presencia de más o menos 80 policías unos vestidos con ropa camuflada de tonos plomos, otros de negro con rostros cubiertos por pasamontañas, todos armados hasta los dientes. También se dieron cita unos 25 funcionarios del Ministerio de Gobierno, además de una veintena de periodistas y los infaltables agentes civiles que iban y venían como simulando ser litigantes pero en realidad todas sus idas y venidas por el Juzgado Segundo de Instrucción en lo Penal, sólo era para memorizar cada rostro de los pocos activistas de derechos humanos que se encontraban en el lugar, logro reconocer a Amparo Carvajal de la APDHLP, Olga Flores y el ejecutivo del ITEI.

El motivo de esta ostentación de fuerza se debía a que desde las 10:30 de la mañana se había iniciado la audiencia de 5 personas uno de ellos de apenas 1 año y 4 meses, acusados de terrorismo.

La audiencia termino a las 3 de la tarde, innecesariamente, porque antes de realizarse la misma el veredicto ya estaba escrito: tres acusados William Minaya, Hugo Minaya y Blanca Rivero fueron devueltos a su país Perú, de donde salieron porque sus vidas corrían peligro; otro de los acusados José Antonio Cantoral (vive en el país hace 18 años), está en “custodia” una nueva forma de decir “preso, o privado de libertad”, nuevo lenguaje para encubrir arbitrariedades y vulneraciones a los derechos humanos, en este caso de un refugiado político.

Pero hay un quinto personaje que es motivo de este “Caso abierto” se llama William Fidel Minaya Riveros ¡de apenas 1 año y 4 meses!. El informe médico forense realizado por la Asamblea de Derechos Humanos, en relación a William Fidel señala lo siguiente:

“Se evalúa al menor William Fidel Minaya Riveros de 1 año y 4 meses sujetado entre los brazos de su madre, somnoliento. Madre del menor refiere que no se le permitió la ingesta de alimentos para el menor pese a la solicitud que ella realizaba.

El examen físico del menor: se encuentra somnoliento, hipoactivo, se evidencia en mucosas leve deshidratación, cursa con un proceso infeccioso respiratorio alto, con secreciones en vías respiratorias, por lo que se le debe brindar las medidas de cuidado respecto a alimentación, abrigo, continúa con lactancia de seno materno y seguir tratamiento con antibiótico a fin de evitar complicaciones.
Diagnóstico: Deshidratación leve. “Infección respiratoria alta”.

Qué cobardía!!!, los del Ministerio de Gobierno deben sentirse orgullosos de la “estrategia de seguridad” desplegada, orgullosos del títere que lograron encontrar en el Juez 5to. de Instrucción en lo Penal de El Alto, tan “inteligente” este juez que entre otras cosas argumento “se encontró panfletería de ideologías ajenas a nuestro país” y bajo este argumento y sin pruebas sentencio la repatriación, la expulsión de 5 ciudadanos que llamaban constantemente “terroristas”, sólo que uno de ellos no tiene ni dos años de vida y mientras usted lee estas líneas ese niño y su madre están en una cárcel peruana.

Pero, entre tanto este Juez incurría en prevaricato y se violaban derechos humanos de estos ciudadanos peruanos, la incógnita es, ¿hacia dónde estaba mirando el Defensor del Pueblo, que varias veces en los medios de comunicación declaraba a favor del juicio justo y la presunción de inocencia?; ¿dónde estaban las Defensorías de la Niñez y la Adolescencia? No se supone acaso que su acción está ligada a la defensa del interés supremo de los niños, niñas, adolescentes (o no se meten en “política” aunque se esté vulnerando los derechos de niños, niñas y adolescentes?; ¿dónde estaban las ONGs que lucran a costa de los niños y niñas, de los migrantes, de los refugiados?; ¿dónde estaban los de ACNUR?; ¿dónde estaba el Alto Comisionado (que nos aclare para qué sirve esta oficina, además del derroche de discursos y el turismo por los corredores del poder)?.

Desde esta columna queremos advertir y denunciar el accionar de la Comisión Nacional del Refugiado (CONARE) porque están a punto de arrastrar al país hacia otra vergüenza internacional por el caso de José Antonio Cantoral, si no revocan la resolución N° 812 de este organismo, que dispone la expulsión de este ciudadano violando así no sólo la misma Constitución Política del Estado, sino la propia Convención sobre el Estatuto del Refugiado; la Convención Americana de los DDHH; el Pacto Internacional de los DDHH, muchos de los cuales son de carácter vinculante para el Estado Nacional. Lástima que para William Fidel y su madre sea tarde.