Tipnis y la lucha por el socialismo

08.Sep.11    TIPNIS
   

evotipnis

Tipnis y la lucha por el socialismo

En días pasados se realizó un foro debate en la Federación de la Prensa de la ciudad de La Paz, auspiciado por los compañeros Agrupación Marxista Revolucionario (AMR) oportunidad en el cual expusimos el tema arriba mencionado.


Tipnis y la lucha por el socialismo

En días pasados se realizó un foro debate en la Federación de la Prensa de la ciudad de La Paz, auspiciado por los compañeros Agrupación Marxista Revolucionario (AMR) oportunidad en el cual expusimos el tema arriba mencionado.

En el Periódico Insurgente Nº 13, fuimos uno de los primeros en denunciar las intenciones del gobierno respecto a esté problema.

Desde la posición de algunos indianistas e indigenistas, se ha tratado de mostrar a Carlos Marx y Federico Engels como antropocéntricos, es decir, de ocuparse del hombre y sus problemas; de racionalistas que han estado calculando y midiendo todo en relación hombre-naturaleza; que sólo se preocupan de los medios de producción, del desarrollo de las fuerzas productivas (ciencia y tecnología) y de las relaciones de producción; que han estado de lado del desarrollo occidental, extractivista, depredador y expansionista. En síntesis que el capitalismo y el socialismo no han respetado a la naturaleza, a la madre tierra.

Hay que desmontar esta mala campaña contra Marx, Engels y sus seguidores, por supuesto, que en esto no somos los primeros ya que muchos marxistas han hecho mentís ante aseveraciones infundadas de los falseadores del marxismo que son enemigos del cambio social.

Marx y Engels, en los escritos de la Ideología Alemana sostenían lo siguiente: “conocemos sólo una ciencia, la ciencia de la historia, se puede enfocar la historia de dos ángulos, se puede dividirla en historia de la naturaleza e historia de los hombres. Sin embargo, las dos son inseparables: mientras existan los hombres, la historia de la naturaleza y la historia de los hombres se condicionan mutuamente”. Los autores dicen que uno no podrá existir sin el otro, por que al destruir la naturaleza se estaría destruyendo el mismo hombre. En su obra El Capital, Marx denuncia que el capitalista en su afán de valorizar el capital no sólo explota y rompe las relaciones de cooperación y comunitarias de las sociedades pre capitalistas, sino que, por su naturaleza esta obligada a entrar en el proceso de producción y reproducción, donde todas las relaciones de los hombres se mutan en relaciones de cosas, de ahí el carácter fetichista de la mercancía, por eso todo es vendible todo es mercancía desde la fuerza de trabajo, la tierra, el agua, el aire hasta el espacio sideral, generación de excedente y mercado están ligados intrínsecamente dentro lógica del capital: “la producción capitalista, por consiguiente, no desarrolla la técnica y la combinación del proceso social de producción sino socavando, al mismo tiempo, los dos manantiales de toda riqueza: la tierra y el trabajador” (Marx). Después de analizar estas citas, podemos inferir que Marx y Engels eran ambientalista y defensores de la ecología, aun cuando estos problemas no eran tan conocidos ni sentidos en sus efectos como ahora.

Los pachamámicos del gobierno del MAS, se van a ahorcar con su propia lengua, es decir con su discurso demagógico, ya que son ellos los que han dicho que los “derechos de la madre tierra son mas importantes que los derechos humanos”, entonces, lo que exigen los indígenas del TIPNIS es que sean consecuentes con su bandera y con su supuesta postura de paladines de la defensa del medio ambiente y nada más.

Lo dijimos en su debido momento, el gobierno de Evo Morales representa a un Estado custodio de los recursos naturales para las transnacionales; es el que mejor despeja el camino para la implementación de proyectos neoliberales como el plan IIRSA, así hacen lo que no pudieron imponer los gobiernos neoliberales de derecha.

Los neoliberales populistas del MAS, saben que el tema del TIPNIS no es un debate ambiental, ni de mantener o preservar formas de vida ancestrales, sino que se están configurando en el Continente nuevas formas y relaciones de explotación en ámbitos regionales, donde hay un reacomodo de las economías capitalista dentro el sistema, procediendo a la desconexión o desaacople del resto economías del mundo capitalista y supuestamente quieren hacer una economía soberana, autónoma y regional a la cabeza del Brasil (Unasur) para saquear los recursos naturales (madera, petróleo, la flora y la fauna ,etc.) y no para hacer socialismo. Estos gobiernos llamados populistas buscan hacer un capitalismo Suramericano, no quieren hacer carreteras, quieren hacer una alfombra de cemento para que los indígenas y los bolivianos podamos a lo largo de dicha obra de “desarrollo” vender refrescos, artesanías y otras baratijas, mientras otras economías de la región mueven sus mercaderías de un centro industrial a un puerto, exportando e importando sus mercancías terminadas con alto valor agregado como producto de sus economías industrializadas.

En la lucha en defensa del TIPNIS se expresa claramente una lucha de clases, es una lucha antagónica entre quienes quieren darle más vida al capitalismo y entre quienes -a través de la insurgencia del trabajo y la defensa del territorio y la dignidad de nuestros pueblos- luchan por un socialismo insurgente.