El Tipnis nos abrió el camino…

28.Ago.11    TIPNIS
    ()

\"manuel\"

El Tipnis nos abrió el camino…

Diferentes organizaciones sociales y políticas del Ecuador vienen discutiendo la rearticulación del proyecto histórico popular frente a la degeneración de la llamada “revolución ciudadana” encabezada por Correa y que ha significado la reinstauración del proyecto neoliberal en aquel país. Mediante el internet, se comunicaron con Manuel Morales, de la dirección de Patria Insurgente, para estrechar vínculos entre organizaciones. Al final, de dicho acercamiento se efectuó una entrevista acerca de la realidad nacional, parte de cuya grabación transcribimos en el presente boletín.


El Tipnis nos abrió el camino…

Pregunta: Una de las noticias que está dando la vuelta al mundo es la marcha de pueblos indígenas amazónicos, del Tipnis, contra el gobierno indígena de Evo, ¿qué está pasando en Bolivia?

M.M.: Nosotros ya advertimos, que después de las elecciones de diciembre 2009, donde el voto del pueblo sepultó políticamente a la derecha, dándole 2/3 de apoyo a Evo Morales, la implosión iba a mostrarse como la contradicción principal en Bolivia. ¿Qué es la implosión? Son las expresiones de aguda contradicción entre el pueblo y sus demandas históricas contra el núcleo discursivo populista, rentista y pachamámico de Evo y el vicepresidente. La movilización del Tipnis cuestiona implosivamente el discurso de Evo Morales acerca de la supuesta defensa del medio ambiente, con su famosa declaración sobre los derechos de la madre tierra, incluso por encima de los derechos humanos. Pero luego, la misma población descubre que la carretera que abrirá este parque nacional y territorio indígena responde a los intereses extranjeros del Brasil, con una depredación de nuestros recursos naturales, pasando por encima de los indígenas de la zona y pisoteando todos sus derechos…

Pregunta: ¿El Tipnis es entonces una manifestación de la implosión que ustedes señalan, qué otros aspectos fueron y serán implosivos si el gobierno mantiene esa contradicción que tú dices entre lo que se pregona y lo que se hace desde el Estado Plurinacional?

M.M.: Fíjate que la lucha entre el pueblo insurgente y el gobierno indigenista del MAS surge de manera franca a partir del 2010, comienza con las movilizaciones del magisterio, de los fabriles, por mejoras salariales; luego suceden las contradicciones entre la población de Caranavi con el gobierno y sectores mafiosos del MAS (caso senador Surco) por el destino de una planta procesadora de cítricos en dicha región. Como saldo del conflicto en Caranvi hubo dos muertos y la primera campaña organizada y represiva de criminalización de la protesta, donde se acusa a todos los sectores movilizados de “derechistas y conspiradores”. Como hay muertos y violación de derechos humanos, el gobierno empieza a montar actos represivos contra los sectores populares, como el caso de la persecución de los abogados defensores de las víctimas de Caranavi, acusándolos de narcotraficantes y de tener antecedentes en el Perú. Luego, la misma Central Obrera Boliviana (COB) entra en conflicto con el gobierno por el tema salarial cuestionando las supuestas bondades de la nacionalización de los hidrocarburos, que en realidad fue una renegociación con las transnacionales petroleras que siguen operando en Bolivia. Pero la situación no termina aquí y para resumir debo mencionarles el tema del gasolinazo de corte neoliberal que el gobierno pretende imponer en diciembre del año pasado, situación que el pueblo movilizado es capaz de revertir en seis días, preludiando un levantamiento popular que podía haber terminado incluso con el mismo gobierno del MAS. Y si bien, hoy el TIPNIS es el sumo de las contradicciones en el futuro inmediato retornar la insurgencia del trabajo, que no es otra cosa que las demandas de los sectores laborales en pos ya no sólo de mejor salario, sino la solicitud de discusión y participación en los supuestos beneficios de la economía nacional, porque no hay que ser ingenuos, los trabajadores empiezan a darse cuenta de que deben tomar las riendas de la economía y del Estado en Bolivia para garantizar un salario digno que les permita vivir bien y construir una nueva sociedad. Les recuerdo que vienen días difíciles por el tema de la crisis internacional de las materias primas…

Pregunta: ¿Cómo, en qué momento abordan ustedes el tema del Tipnis?

M.M.: Ya en el mes de marzo debíamos haber publicado la denuncia y exposición de la problemática del TIPNIS, siendo autocríticos, demoramos un mes en hacerlo, de forma que el periódico Insurgent@, el cinco de abril, pone en los puestos de venta su número 13 donde nos centramos en este tema.

Pregunta: ¿Este es un periódico partidario?

M.M.: Si y no, es un medio abierto para los sectores que se consideran insurgentes. Aprovechando tu pregunta quiero aclarar que el número del periódico Insurgent@ dedicado al Tipnis fue el producto de mucha gente, personas y organizaciones diversas, agrupadas en la Coordinadora por la Autodeterminación de los Pueblos que aportaron materiales para esta edición.

Pregunta: ¿Y cuál fue el impacto?

M.M.: Las repercusiones fueron dos: un sector nos criticó por haber sacado este número en una coyuntura de profunda movilización social por el salario, a días del primero de mayo; mientras que para otro sector fue un aporte de gran valor. Integrantes de organizaciones indígenas, asesores y miembros del CIDOB se vieron interpelados y reconocidos en su lucha, de manera que nos solicitaron autorización para difundir esta denuncia entre sus hermanos y hermanas, así como en diferentes foros internacionales donde los pueblos indígenas hacen oír su palabra.

Pregunta: ¿Qué contiene este número, es sólo denunciar la carretera? Para que entiendas mi inquietud, ¿Qué temas abordan en el periódico que otros prefieren callar cuando se pronuncian sobre este problema?

M.M.: Bueno, el tratamiento que le hemos dado al Tipnis ha sido lo más integral que hemos podido.

1. En primer lugar se aclara que la política ambiental del MAS es la del capitalismo depredador de los recurso naturales, bajo la egida de su modelo económico neoliberal y rentista;
2. Denunciamos lo ocurrido en la Cumbre de Tiquipaya, donde Evo Morales de forma intencional sabotea el evento de repercusión internacional introduciendo el tema de los pollos, la calvicie y los homosexuales, es decir, frente a lo radical y claro de las conclusiones de este evento, incluida la interpelación de la Mesa Nº 18, Evo se dispara con una intervención homofóbica, transgenicofóbica, acusando a los pollos de generar desviaciones en la población, generando una cortina de humo y distrayendo las movilizaciones sociales que deberían salir del evento.
3. Se pone en el tapete las políticas desarrollistas del gobierno contrariando a la misma naturaleza.
4. Se ubica en el mapa de Bolivia el Tipnis y se denuncia las irregularidades de la carretera, tanto en su fragmentación (3 tramos), la ausencia de la evaluación del impacto ambiental.
5. Se explica la riqueza de la biodiversidad que hay en el Tipnis y la urgente necesidad de su defensa y protección.
6. Argumentamos el por qué no debe construirse la carretera.
7. La intención de no tomar en cuenta a los indígenas en este tipo de proyectos, también quedo clara, así como la exclusión de la voz de la población en estos megaproyectos.
8. Se expone la estrategia IIRSA (Iniciativa para la Integración de la Infraestructura de la Región Sudamericana) bajo cuyos lineamientos se impulsa estos proyectos que buscan conectar la red vial de Chile con la del Brasil, haciendo realidad los corredores bioceánicos para el capitalismo y sus mercancías y no para los pueblos.
9. Denunciamos que la carretera generará un verdadero comercio de tierras y que terminará en un verdadero exterminio de las poblaciones locales.
10. Que los beneficiarios directos serán ganaderos, madereros, colonizadores, cocaleros y narcos.
11. Finalmente, explicamos los intereses brasileños con el Tipnis, tanto en el financiamiento de la carretera por el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social del Brasil (BANDES) así como en el involucramiento directo de la empresa brasileña OAS en la construcción, es decir, los intereses capitalistas brasileños son los beneficiados con la obra, ellos la financian, endeudan a Bolivia, ellos la construyen y finalmente no hay licitación abierta ni transparencia en todo el proceso.

Pregunta: ¿Cuál es su relación con el CIDOB?

M.M.: Yo considero que el CIDOB es una organización en proceso de afirmación, es decir, después de haber estado en la Asamblea Constituyente y de conocer al gobierno desde adentro, ha optado por defender los intereses de los pueblos indígenas y no los del partido (MAS) o los del caudillo (Evo).
Si el CIDOB continúa en esta senda, es muy probable que en el futuro, los niveles de convergencia con nosotros y otras organizaciones populares y originarias posibilite espacios de diálogo directo. Por el momento, hay coincidencias.
También he podido ver una maduración en la dirigencia indígena de tierras bajas. Ellos conocieron los entramados de la Asamblea Constituyente, fueron críticos en su momento con las maniobras que dentro del MAS se hacían, también conocieron lo que hicimos desde la Comisión Visión de País para dar un cause verdaderamente transformador al texto constitucional, que al final salió pactado entre la Vicepresidencia y los partidos tradicionales (MNR y UN). Luego, vimos la lucha del CIDOB en Junio-Julio del 2010, cuando demandaron verdaderas autonomías indígenas, consolidación de los territorios indígenas y ampliación de la participación política de los indígenas en el parlamento “plurinacional. De manera que el CIDOB llega con este quepí (bulto, mochila) sobre sus espaldas, con esta acumulación de fuerzas y de luchas, siendo el Tipnis no un momento de inicio sino de llegada.

Pregunta: ¿Qué representa políticamente la marcha en defensa del Tipnis?

M.M.: El Tipnis es el camino por el cual el pueblo insurgente debe transitar para encontrarse consigo mismo y definir su futuro.
La marcha del Tipnis, la insurgencia del Tipnis es una jugada de ajedrez porque pone en jaque la política implosiva y pachamámica de Evo Morales, lo devela como es, es decir como sujeto NO-INDÍGENA.
El Tipnis cuestiona no sólo la construcción de una carretera, sino que es un camino hacia un nuevo conocimiento acerca del modelo de desarrollo que debemos empujar como pueblo.
El Tipnis ha desmontado el engaño del Plan Nacional de Desarrollo para vivir bien y su nueva Constitución, donde los derechos de los pueblos indígenas son meras declaraciones, pues en la práctica sigue vigente el viejo Estado colonial con sus viejas trampas y restricciones.

Pregunta: ¿Cuál es el futuro del Tipnis?

M.M.: Para nosotros queda claro que la sola marcha por la defensa del Tipnis es una victoria del pueblo indígena insurgente, este es un primer paso, luego le queda a la población el dilema de construir el micropoder en el Tipnis, pues está cuestionado el modelo de desarrollo propuesto por Evo Morales, que consiste en declaraciones sobre los pueblos indígenas para impulsar el desarrollo de tipo capitalista. El micropoder significa la administración de su propio territorio, la autonomía indígena plena, la consulta previa informada pero al mismo tiempo el autogobierno, la defensa de nuestros bosques. Si Brasil quiere carreteras que una su economía con Chile, que la construya por otros países, pero no por Bolivia.
La sociedad boliviana en su conjunto, y de manera particular, el movimiento popular, obrero, indígena deberá discutir y definir qué tipo de desarrollo queremos, incluso la palabra “desarrollo” está en cuestionamiento. La población del Tipnis, al no querer que se vulneren sus derechos, que se respete su territorio y los derechos conquistados en este pequeño momento de ofensiva popular, nos está abriendo el camino para conquistar nuestra propia forma de autogobierno, es decir, de aquí en adelante la disputa será entre el Estado Plurinacional y su política de capitalismo con careta de cambio y el pueblo insurgente empeñado en ser poder, en tener sus micropoderes y pelear por su futuro. En este contexto, el Tipnis nos abrió el camino…