El gobierno del MAS entre la implosión y la crisis

03.Ago.11    Periódico Insurgent@
    ()

marchaminero

El gobierno del MAS entre la implosión y la crisis


El gobierno del MAS entre la implosión y la crisis

Cuando el gobierno de Evo Morales Ayma, retrocedió en su gasolinazo en las últimas horas del año pasado, manifestando que sus ministros y acompañantes habían aprobado su medida económica neoliberal y antipopular, dijo “que no era el momento oportuno”, de esa forma no sólo estaba justificando su verdadero rostro de defensor y buen arbitro al servicio de las transnacionales, al mismo tiempo, que aparecía original y obediente a sus electores. Para ello, copió la frase del subcomandante Marcos “mandar obedeciendo” o “gobernar obedeciendo”, ubicándose en lo alto de un tobogán, que a partir de ese instante lo desplazó hacia abajo, tanto en su popularidad y credibilidad de su gobierno.

Algunos sectores hicieron muchos análisis de los efectos económicos y políticos que tuvo y tiene el anunciado gasolinazo -eufemísticamente denominado por los oficialistas “nivelación a precios internacionales”-, para el pueblo fue simplemente una subida general de precios de los artículos de primera necesidad, sobre todo de los alimentos, por tanto una inflación que para la presente gestión será mayor a un digito. Todos sabemos, que la inflación afecta implacablemente a los sectores populares.

Estos acontecimientos, de orden económico y político, generaron un escenario de profundas contradicciones, generando una implosión y crisis dentro del gobierno del MAS; la estrategia de la institucionalización del Estado Plurinacional, de la democracia y de la demagógica descolonización ha fracasado en los hechos, estas banderas ya no convocan ni mueven a nadie; el “vivir bien” como conceptualización de una visión diferente a lo que es el mundo occidental ha quedado en consigna huera. A todo esto se suma el problema del narcotráfico que compromete a este gobierno por donde se lo vea, con notables crecimientos de las áreas de producción de coca, complementado con el caso del general de policía Sanabria, involucrado en tareas de inteligencia, asesoramiento de senadores del MAS en la pasada gestión legislativa y que de pronto aparece preso en Estados Unidos por delitos de narcotráfico.

Desde el punto de vista de la macroeconomía aparentemente todo está bien, según el INE el crecimiento económico el año 2010 fue aproximadamente en 19.280 millones de $us. El PIB por cabeza está estimado en aproximadamente 1.849 $us, las reservas internacionales alcanza a más de 10.000 millones de $us nuestras exportaciones de igual manera están alcanzando las nubes, lo paradójico y lo risible es cuando analizamos las otras variables e indicadores respecto al proceso de industrialización, de hidrocarburos y minería, de uso intensivo de mano de obra nos encontramos con evasivas y datos no claros.

Ante este panorama de implosión y crisis del gobierno masista, se viene los desencantos y deserciones de algunos “intelectuales” del MAS, Prada, Tapia, Estefanoni, la servidumbre sacrifical representada por la dirigencia de la COB y otras confederaciones y sindicatos, porque los dirigentes se dan cuenta que “ya no conviene estar al lado del gobierno”, hasta aquí las canonjías recibidas habían funcionado a pedir de boca, cooptación, control y domeñar a los mismos.

Los dirigentes de la COB en el propósito de recuperar la independencia sindical frente al gobierno, resuelven movilizarse rechazando la imposición salarial del 10%, en principio la dirigencia de la entidad matriz de los trabajadores pensaba manipular y controlar la insurgencia del trabajo, tranzando 7 puntos de los 8 planteados al gobierno de Evo, con el resultado de cero aumento, lo cual indigno y fortaleció la lucha de los trabajadores que al final rebasaron a sus dirigentes, para lograr un 11% en el momento y un 12% en el futuro mediato, el aumento es exiguo y mísero en términos cuantitativos pero es cualitativo en su significación política, una vez más los trabajadores lograron con su lucha un pedazo de pan para sus familias.

El gobierno del MAS ha entrado en una etapa de endurecimiento de sus políticas, como paso con la represión a los maestros rurales que bloqueaban la carretera La Paz-Oruro, la represión no solo es el uso de la fuerza, sino también la intriga, el calificativo de ser manipulados por la derecha y afirmar que los fabriles, los maestros de La Paz sirven a intereses de la derecha conservadora, sabiendo que algunas direcciones tienen una orientación trostkista y que han desplegado una lucha denodada en la historia de la lucha sindical de nuestro país: ¡deja de joder Alvarito, amenazar con despedir a los maestros rurales en el chapare es una posición totalitaria y dictatorial que colinda con el fascismo!.

En este mismo periódico, en el numero 2 del año pasado, ya presagiábamos la descomposición y desmoronamiento de la afirmación de la “relación orgánica óptima entre Estado y Sociedad” que blandía el gobierno para hacer creer a los trabajadores que se pueden fusionar con lo estatal, institucionalidad que mantiene vigente las relaciones capitalistas de explotación.

Lucio Gonzales Alanes. Economista y ex dirigente de la Central Obrera Boliviana (COB)
Oruro