Sobre Derrotas y Derrotados

SOBRE DERROTAS Y DERROTADOS

Los escándalos actuales que el mal Gobierno debe afrontar, son el fruto de lo que sembraron y hoy deben cosechar. Esta irresponsabilidad es la que demuestra una gran falta de seriedad y de respeto hacia todos nosotros, por parte del MAS que en su afán de ser los gobernantes de turno nombran a dedo a cualquier personaje sin importar si tiene trayectoria de lucha o peor aun si acaso tienen un pasado al servicio de los gobiernos que masacraron al Pueblo, sin que fueran juzgados por sus actos.



SOBRE DERROTAS Y DERROTADOS

Los escándalos actuales que el mal Gobierno debe afrontar, son el fruto de lo que sembraron y hoy deben cosechar. Esta irresponsabilidad es la que demuestra una gran falta de seriedad y de respeto hacia todos nosotros, por parte del MAS que en su afán de ser los gobernantes de turno nombran a dedo a cualquier personaje sin importar si tiene trayectoria de lucha o peor aun si acaso tienen un pasado al servicio de los gobiernos que masacraron al Pueblo, sin que fueran juzgados por sus actos.

En estos días estamos viviendo una de las tragedias más sentidas por todos los bolivianos que a causa de los desastres naturales, miles de familias, la gran mayoría de estratos sociales muy pobres, deben enfrentar inundaciones en los Valles Cochabambinos, en parte del Altiplano y Llanuras Orientales, como también así los derrumbes en barrios Paceños, que sin lugar a dudas entristecen, pero también demuestran la gran solidaridad existente tanto en nuestro Pueblo, como la solidaridad internacional que siempre se hace presente en nuestro suelo de manera desinteresada.

Aun así, a pesar de todas las desgracias que como castigo de la Pachamama se ensañan contra los más humildes, el Gobierno no pudo y no podrá ocultar el último de los escándalos, esta vez con uno de los Policías relacionado con el Ministerio de Gobierno y “los envíos de cocaína”. Este problema que aún no se termina -aunque no lo quieran- está cuestionando aún más al Sr. Sacha Llorenti a quien no dudan en respaldar a cualquier precio, porque bien saben que su salida significaría la derrota de la actual política represiva de intimidación y prepotencia; en todo caso el mal momento será de ellos.

Uno de los aspectos que se hace necesario analizar, sin pretender ser Psicólogos de nadie, para entender la constante derechización y descomposición del actual gobierno, pasa necesariamente por intentar percibir cual es la motivación real de algunos de los principales personajes que confeccionan y aplican medidas antipopulares. En este caso nos ocuparemos solamente del Presidente y su Vice, a “sabiendas” de que no actúan solos, individuos quienes tienen un pasado abismalmente opuesto ya que antes no se entendían, y que al final de cuentas resulta muy parecido porque están unidos.

Si hacemos memoria, en los años 90´, a finales del Siglo pasado, en Bolivia la “Antipatria” estaba representada por aquellas posiciones radicales que hablaban de la Autodeterminación de los Pueblos, es decir, por un lado el Sr. Vice-presidente planteaba la necesidad de que las Culturas y Naciones Originarias se Autodeterminen, se gobiernen al margen del Estado Criollo Boliviano que era -y que sigue siendo- el opresor de nuestros Pueblos y por lo tanto una urgente necesidad separarse de una Patria ajena a las mayorías que en este caso serían los Aymaras y Quechuas, dueños históricos de estas tierras. Por su lado el Sr. Presidente planteaba la necesidad de crear un Escudo propio, un Ejercito propio, un Himno propio, Leyes propias… muy clara era su intención cuando en la defensa de las plantaciones de Hoja de Coca y en los viajes al exterior del País se encargaba de denunciar a un Estado abusivo, asesino y discriminador de los Pueblos y Culturas oprimidas. Y por Valor Civil y honestidad debemos aceptar que muchos estuvimos de acuerdo.

Resulta irónico e incluso gracioso pensar que ahora, estos dos personajes se escandalicen y rasguen sus vestiduras cuando hacen referencia a las intentonas separatistas de algunos “Cambas” que en realidad no plantean nada nuevo, porque en el Oriente Boliviano durante décadas, por generaciones, ideológicamente la clase dominante viene incubando esta tendencia desde la Familia, la Escuela, la Iglesia, la Universidad y todas las instituciones que en algo pueden aportar para lograr este objetivo. Por lo visto ya olvidaron que también sus propuestas políticas estaban destinadas a destruir la Patria y sus principios estaban dispuestos a sustentarlos con las armas ¿o nos equivocamos?

Lo más increíble resulta que el Presidente y su Vice se hubieran convertido, este nuevo siglo XXI en “los campeones de la Democracia”, quitándole incluso el título a un extinto Dictador Militar y para colmo buscan la protección del Ejercito al cual querían destruir también, es más, ahora lo fortalecen, lo llenan de prebendas, Bonos y un sinnúmero de atenciones para quienes al igual que la Policía Nacional en algún momento fueron sus represores, torturadores y carceleros. Y este es el punto al que queríamos llegar; cuando aquellos, quienes alguna vez plantearon la violencia popular revolucionaria y en el afán de hacerla realidad cayeron presos y sufrieron los rigores de la represión en carne propia, debieron llegar a entender que no era tan fácil como se lee en los libros que cuentan experiencias lejanas y muy ajenas a nuestra realidad, entendieron que fueron derrotados en esa batalla, que la guerra continuaba, que se habían equivocado en los planteamientos y estrategias, así los principios y la motivación hubieran tenido todos los justificativos para hacerlo; y les quedaba la duda porque no sabían si estaban dispuestos a volver a empezar o a continuar la lucha que no había concluido… el problema es que muchos de los que cayeron presos quedaron escarmentados y convencidos de que el enemigo no solo era poderoso, también era inabatible, siendo a su entender la mejor alternativa para salir pronto y sin problemas “portándose bien”, es decir autoderrotándose, aceptando que todo estaba perdido y que las reglas del juego eran las que imponían ellos, los victoriosos, “los que siempre escriben la historia”. Por eso -nosotros- en la actual coyuntura política cuando hablamos de Vencedores, hacemos referencia a nuestro Pueblo Trabajador, a los Pueblos y Culturas Oprimidas, aquellos verdaderos luchadores que jamás negocian sus ideales, porque su lucha es por Pan y Dignidad, porque para estos Mujeres y Hombres la guerra continúa; y cuando hacemos referencia a los Derrotados, nos referimos a quienes se quebraron en el camino, a los escarmentados que decidieron defender el Sistema, quienes ahora son los nuevos represores, intimidadores y carceleros; tal vez nos equivoquemos en el análisis, empero esa es la actitud que asumen nuestros gobernantes que han traicionado no solo sus principios, sino al Pueblo que creyó en ellos.

Sabemos que no decimos nada novedoso, pero aún queda camino por recorrer porque los conflictos sociales están por desatarse en gran escala, ya que nada se ha solucionado y no hay vistas de que así sea, porque los masistas no escuchan y tampoco quieren obedecer al pueblo, por lo tanto, lo único cierto es que el Pueblo derrumba y pone gobiernos y nuestro compromiso es con él, porque eso somos.

RESISTENCIA