Impulsores y beneficiados del proyecto

30.May.11    TIPNIS
    ()

\"parque\"

Impulsores y beneficiados del proyecto


Impulsores y beneficiados del proyecto

Narcotraficantes

Algunos se animan a llamar la “carretera de la cocaína” al tramo TIPNIS, dado que es una carretera que facilita la salida de cocaína hacia el Brasil, al conectar de manera más directa al sector de los cocaleros del trópico cochabambino con el corredor norte que sale directamente a Rondonia–Brasil.

Partiendo del dato de que la producción de la cocaína en Bolivia ha crecido en un 41% en los últimos años; que sólo en el Chapare la cantidad de coca producida se incremento en un 5% del 2008 al 2009 y desde el 2005 en un 22,6%; que en la región del trópico cochabambino se cultiva el 49% del total de la coca producida en el país y que solo el 6% de ésta se comercia de manera legal a través de la Dirección General de Comercialización e Industrialización de la Hoja de coca (DIGCOIN), no es descabellado pensar que los cultivos de hoja de coca dentro de la línea roja del TIPNIS están destinados a la producción de cocaína y que dicha producción se verá directamente beneficiada con la construcción de este tramo, facilitando así la circulación de la droga interdepartamental e internacionalmente, generando un considerable movimiento monetario que beneficia también al Estado Boliviano, calculando que el 75% del producto interno bruto oficial del país deriva del narcotráfico.

Colonizadores

Los colonos están plenamente de acuerdo con la construcción de este tramo carretero, ante la posibilidad de acceso a nuevas tierras, recursos naturales, y mercados.

El origen de los asentados en el TIPNIS es andino, provienen de departamentos como Cochabamba, Oruro, Potosí y La Paz. La presencia de este grupo en el TIPNIS data desde la década de los años sesenta y durante los años setenta al abrirse nuevas vías de acceso, se incrementa el proceso de colonización.

Los colonizadores pueden subdividirse en:

Cartoneros: Individuos que se abren camino, monte adentro, talando árboles con moto sierra sin ningún plan de previsión. Son financiados por aserraderos, los que generalmente demandan madera mara, trompillo, cedro, gabu y almendrillo. En la actualidad, la zona afectada por los cartoneros ocupa una franja de más de 5 kilómetros alrededor del río Isiboro.

Empresas madereras: Actualmente las empresas con las que existe mayor conflicto son la maderera Fátima y la maderera Suto. Ambas ingresaron al parque de forma ilegal el año 2002. La Sub Central indígena Isiboro Sécure (SCIIS) no consiguió detener estas incursiones dado que en esa fecha, la Sub Central Sécure, organización pro explotación maderera, contaba con el apoyo del viceministro Marcial Fabricano y la maderera Fátima era de propiedad de Miguel Majluf, senador por el MAS.

Cocaleros: En 1992, el dirigente de la sub central del TIPNIS, Marcial Fabricano y el líder de los cocaleros, Evo Morales, delimitaron las áreas colonizadas por primera vez. Dos años después, en 1994, se estableció una línea roja que demarcaba el territorio indígena y cuyo objetivo era reducir la expansión cocalera. Durante la década que siguió la línea no fue respetada y los cultivos de coca continuaron expandiéndose.

En la actualidad, al interior de la línea roja, existen aproximadamente más de cinco kilómetros destruidos por los cultivos de coca, que según indígenas que habitan en el parque, son destinados al narcotráfico. En total, el año 2009 se registraron más de 1083 hectáreas con plantaciones de coca al interior del TIPNIS.

YPFB – PDVSA (PETROANDINA)
Alrededor del mundo cientos de comunidades han sido desplazadas para permitir la instauración de las empresas petroleras, cuando la gente debe convivir con esta industria enfrenta graves problemas de salud, de pérdida cultural y de violencia.

El 67% del total de los 11.291 millones de dólares que se estiman para la puesta en funcionamiento del programa de inversiones en hidrocarburos que el gobierno anuncio para los próximos seis años serán cubiertos por la empresa estatal YPFB.

El 2007 se constituyó una sociedad mixta, entre YPFB y PDVSA, la llamada YPFB PETROANDINA y la región del TIPNIS se encuentra actualmente dentro de los planes y expectativas de exploración de esta empresa como uno de los tres bloques en los que se realizarán los trabajos de exploración. El monto programado para la explotación del bloque Sécure por parte de YPFB PETROANDINA para la gestión 2010 es de 1,6 millones de dólares.