Mentir y luego dar la puñalada al pueblo

02.Feb.11    Periódico Insurgent@
    ()

\"copia\"

Mentir y luego dar la puñalada al pueblo

Un Presidente, que dice que manda obedeciendo al pueblo, no puede, por principio, mentir al pueblo, tal como ha sucedido en Bolivia en estos días. El gobierno, a mediados de diciembre saco una propaganda en los medios masivos de comunicación, dando indicios de que una parte de los hidrocarburos salía en forma de contrabando a los países vecinos. La reacción natural de la prensa fue indagar entre los círculos oficiales, la posibilidad de que el gobierno dicte un gasolinazo. La respuesta fue unánime: no. Luego, se lanzó la medida.


Mentir y luego dar la puñalada al pueblo

Un Presidente, que dice que manda obedeciendo al pueblo, no puede, por principio, mentir al pueblo, tal como ha sucedido en Bolivia en estos días. El gobierno, a mediados de diciembre saco una propaganda en los medios masivos de comunicación, dando indicios de que una parte de los hidrocarburos salía en forma de contrabando a los países vecinos. La reacción natural de la prensa fue indagar entre los círculos oficiales, la posibilidad de que el gobierno dicte un gasolinazo. La respuesta fue unánime: no. Luego, se lanzó la medida.

Seguro agrícola y la adhesión de la CSUTCB al paquetazo

Los dirigentes campesinos, en este caso de la CSUTCB, han perdido la brújula, desde hace tiempo atrás. Durante este conflicto realizaron –otra vez más- una afirmación que muestra la fragilidad organizativa que tiene esta organización, pues señalaron (sueltos de cuerpo y sin sangre en la cara) que a ellos no les afecta el tema de los salarios y que si el gobierno da o no da una compensación salarial adecuada o inadecuada, no les interesa a ellos, porque no tienen ingresos fijos. Con estas palabras, estos dirigentes, niegan la existencia de una realidad incuestionable: los y las trabajadoras agrícolas, las y los jornaleros, las comunarias y comunarios, que trabajan en el campo, tanto para la agroindustria, como para los mismos campesinos, en labores de limpieza de terrenos, siembra, cosecha, etc., a los cuales, precisamente se les paga en forma de salarios, tanto en dinero en efectivo (jornal) como con comida y alimentos. ¿Cómo se entiende que dirigentes que se dicen nacionales, no tengan en cuenta la mejora de los ingresos en dinero o en especie para los trabajadores más pobres, que precisamente viven en el campo?

El gobierno, después del paquetazo, después de la puñalada en la espalda en contra de la población, anunció varias medidas compensatorias, siendo una de ellas el anuncio del “seguro agrícola”.

En realidad el seguro agrícola, es una iniciativa que el gobierno viene trabajando desde hace meses atrás, en medio de cierto secreto, dado las grandes concesiones que este proyecto otorga a la Banca privada y al conjunto del sistema financiero, aspecto que explicaremos más adelante.

Resulta, que el gobierno saca esta propuesta como una medida para “comprar” a los dirigentes sindicales, pues les hace creer que con el dinero del gasolinazo se tendrá ahora un seguro agrícola que beneficiará a los pequeños productores campesinos, cuando en realidad la ingeniería del proyecto está destinado a asegurar las grandes plantaciones de la oligarquía terrateniente del oriente y sur del país.

Esta acción, muestra dos cosas:

1. Una lógica perversa de parte del gobierno, pues sobre los recursos que ahorraría con el gasolinazo, procede a comprar a la dirigencia campesina, para que apoye esta impopular medida.
2. Se observa la ingenuidad, pragmatismo y oportunismo de estas direcciones, que no tardan en dar su apoyo a una medida que al final no les beneficiará significativamente.

Volviendo al tema del seguro agrícola. Para que funcione esta propuesta, debe tomarse en cuenta lo siguiente: el seguro agrícola no es una medida que vaya solitaria, pues se tiene diseñado la creación de un fondo de garantía que asegure a la Banca la posibilidad de cumplimiento en caso de que se aseguren pequeños productores campesinos que no tengan capacidad de pago de las primas de dicho seguro. Es decir, la medida busca proteger, en primer lugar, al sistema financiero, para que no quiebre con este seguro. En segundo lugar, beneficiará predominantemente a los productores terratenientes y agroindustriales del oriente y sur del país, ya que ellos reúnen los siguientes requisitos:

a. Tierras saneadas.
b. Inversión productiva mínima y cuantificable.
c. Capacidad de préstamo y acceso al crédito bancario.
d. Capacidad de pago de las primas del seguro agrícola.

De esta manera, se aseguraran productos como la soya, los girasoles, la caña de azúcar, el maíz.

Del lado de los campesinos, la mayoría de los pequeños productores reúnen las siguientes características:

a. No poseen tierras saneadas.
b. La superficie de tierras productivas son mínimas.
c. No cuentan con inversiones básicas. Si se mira la realidad rural, las mayorías campesinas no pueden invertir ni siquiera en insumos agrícolas y herramientas. Algunos pequeños sectores tienen maquinaria.
d. No cuentan con acceso a créditos, capacidad de pago de primas.

Todo esto ha llevado a no ser considerados como un sector “atractivo” para el crédito productivo, que en Bolivia es pequeño respecto del crédito comercial, de vivienda y de consumo.

El Fondo de Garantía para el sistema financiero privado que intervendrá en el seguro agrícola, es el negociado detrás de la propuesta, pues este fondo deberá asegurar que los créditos rurales no caigan en la mora generalizada y dañen a la banca privada. Se supone que el micro crédito a los campesinos, les permitirá invertir en sus chacras para tener mejores cosechas, las mismas que podrían RECIÉN ser aseguradas. El gobierno ya dio una señal de este fondo y las políticas de fortalecimiento al sector financiero con un fondo para el crédito urbano, a través del banco Unión S.A.

Como vemos, son dos escoltas de la bancarización las que acompañarían sistemáticamente al sistema de intermediación financiera. Es decir que los bancos, cooperativas, fondos financieros ya no entrarían solos a zonas de alto riesgo crediticio, las áreas rurales. Así, tenemos una mayor profundización financiera, mayor absorción de mano de obra, inversiones, ingresos, riqueza, crecimiento y desarrollo humano, según lo postulan los banqueros y los diseñadores del seguro agrícola.

Ocurre una nevada, granizada, lluvias, viene una sequía, ocurre el siniestro, pierde su producción el productor y el Fondo de Garantía cobertura al banco, al intermediador, le paga un 80 ó 90% del capital asegurado y así no pierde su capital. Como vemos, la medida del seguro agrícola está destinada a favorer al capital y su instrumento operativo son los campesinos, con lo cual se cierra esta reflexión sobre el tema de que no decir toda la verdad equivale a mentir, y esto es igual o peor que robar.