Ahora estamos a merced de las Transnacionales Petroleras

02.Feb.11    Periódico Insurgent@
   

petrolera

Ahora estamos a merced de las Transnacionales Petroleras

En Bolivia, a la cabeza de Evo Morales, el gobierno implementa una de las peores políticas hidrocarburíferas, en medio de mucha demagogia e improvisación, negando la lucha del pueblo en octubre del 2003, situación que ha terminado volviendo a favorecer a las empresas petroleras transnacionales.


Ahora estamos a merced de las Transnacionales Petroleras

En Bolivia, a la cabeza de Evo Morales, el gobierno implementa una de las peores políticas hidrocarburíferas, en medio de mucha demagogia e improvisación, negando la lucha del pueblo en octubre del 2003, situación que ha terminado volviendo a favorecer a las empresas petroleras transnacionales.

Con el fallido gasolinazo, quedo al descubierto que una de las medidas del gobierno iba a beneficiar de manera directa a las petroleras, a las cuales se les compraría el barril de petróleo ya no en 29 dólares, sino en 56 $us, con lo cual, el gasolinazo satisfacía su demanda de incremento del precio interno de los hidrocarburos.

Pero la medida más liberal que pueda aplicar el gobierno es la devolución del 100% de sus inversiones destinadas a la explotación, que se ha anunciado en estos días. Esta medida viene a coro al pedido que hacen los empresarios privados de Bolivia de una “Ley de Inversiones” previo a cualquier reajuste o nivelación de los precios de los hidrocarburos en general. Recordemos que los empresarios saludaron la medida del incremento de la gasolina en 73%, la gasolina especial 57% y diesel en un 82%, al tiempo de poner reparos a cualquier incremento salarial.

La devolución del 100% de las inversiones petroleras es una CAPITULACIÓN del Estado Plurinacional y del Gobierno de Evo Morales frente al poder de las empresas transnacionales, que cobijadas en la falsa (chuta) nacionalización, jugaron con todas las acciones que les vino en mente para lograr torcer el brazo del actual gobierno. La frasecita de Evo: “queremos socios, no patrones” se ha transformado en el siguiente epitafio: “haremos todo con tal que las petroleras exploten nuestros recursos naturales”, siendo obviamente estas últimas las que pongan las reglas del juego. Es decir, nuevamente la patria está en manos de las transnacionales.

En este contexto, el objetivo principal del gasolinazo no fue cerrar el “enorme agujero financiero” provocado por el contrabando de combustibles (entre 100 y 120 millones anuales) sino aumentar las ganancias de las transnacionales y de esta forma “incentivar” la explotación de petróleo.

El cuadro operativo (victorioso) de las transnacionales es el siguiente:

1. Aguantaron el discurso nacionalizador del Evo e impusieron el pago de su planilla de costos, lo que compensaba el pago del incremento en los impuestos.
2. No han realizado inversiones y ha caído en 50% la producción de hidrocarburos.
3. Han azuzado al gobierno para que niveles los precios de los hidrocarburos.
4. Controlan los aspectos medulares de la política hidrocarburífera como son la exploración, producción y explotación de nuestros recursos naturales no renovables.

La tarea del pueblo boliviano es luchar por recuperar la totalidad de nuestros recursos naturales, superando esta falsa nacionalización y la quimera de que se puede ser socios de las empresas transnacionales en igualdad de condiciones.

• Contratos con 42 transnacionales petroleras.
• Corrupción generalizada.
• Enclaustramiento en nuestra condiciones de productores de materia prima (gas).
• Importación de gasolina y diesel.
• Incapacidad de industrialización de nuestros hidrocarburos.
• Mantenimiento de nuestra dependencia tecnológica.
• Mantenimiento del modelo neoliberal con licitaciones a favor de privados.
• Ocultamiento de auditorías.
• Perdidas para Bolivia por no separar líquidos de gases.
• Precios de venta solidarios con la Argentina y Brasil.
• Reconocimiento de costos de operación a petroleras.
• YPFB fragmentada y convertida en empresa privada (SA).