El justificativo neoliberal de evo morales sobre el gasolinazo

01.Feb.11    Periódico Insurgent@
    ()

evo rostro

El justificativo neoliberal de evo morales sobre el gasolinazo

Evo Morales en su mensaje para justificar el Decreto Supremo 748 (gasolinazo neoliberal), develo que era necesario esta medida para incentivar la inversión privada en el ámbito de los hidrocarburos (812 millones de dólares) y de esta manera permitir mayor ingresos de utilidades al país. Se olvido mencionar que en tantos años de gestión su mentada nacionalización e industrialización del gas fue un rotundo fracaso y que con el gasolinazo ratifica su adhesión para forjar un “capitalismo andino”.


El justificativo neoliberal de evo morales sobre el gasolinazo

Evo Morales en su mensaje para justificar el Decreto Supremo 748 (gasolinazo neoliberal), develo que era necesario esta medida para incentivar la inversión privada en el ámbito de los hidrocarburos (812 millones de dólares) y de esta manera permitir mayor ingresos de utilidades al país. Se olvido mencionar que en tantos años de gestión su mentada nacionalización e industrialización del gas fue un rotundo fracaso y que con el gasolinazo ratifica su adhesión para forjar un “capitalismo andino”.

Morales en su discurso no ha respondido a los sectores populares, no les ha dicho cómo deben aguantar el embate de la subida de precios de los alimentos, de la elevación de los pasajes, no les ha mencionado de donde deben sacar plata para adquirir los alimentos de la canasta familiar y de esta manera dar de comer a sus hijos y a su familia.

El gobierno ha mencionado que incrementará los salarios a cuatro instancias (Fuerzas Armadas, Policía Nacional, maestros y trabajadores en salud), olvidándose de amplios sectores de la sociedad boliviana (obreros, comerciantes a cuenta propia, campesinos, clase media) que no tienen un parámetro real de aumento salarial; para el gobierno estos trabajadores son de cuarta categoría. Por ello el discurso de Evo Morales sabe a neoliberalismo dentro del marco de la oferta y la demanda, donde no prima los derechos laborales, ni mucho menos el derecho a “vivir bien”.

Sigue protegiendo a la agroindustria cuando Morales afirma que el Estado comprará a los soyeros, a los productores de arroz, maíz y trigo, sus productos a precio internacional y además le dará una subvención del 10%. ¡Qué trágico! supuestamente nivelo el precio de la gasolina y el diesel a precio internacional porque el Estado no puede derrochar dinero, baya forma de ser austero apoyando a los terratenientes y burgueses agroindustriales.

Nos preguntamos qué de los campesinos pobres, de los que dependen del minifundio, de los colonizadores que no tiene la posibilidad de producir a grandes escalas, qué de los indígenas que no tiene acceso al derecho de “vivir bien”.

Habló de entregar 300 mil dólares a los municipio del área rural para solucionar el tema del agua. Piensa implementar el seguro agrícola otorgar tractores, etc., ¿acaso no ha fracasado su política agraria en estos años de gobierno y ahora viene a decir que funcionará en menos de que cante un gallo?

En estos años de gestión, su política agraria derivó en la afirmación de la propiedad latifundista de los terratenientes, en la falta de un programa revolucionario en el campo que implique solucionar el tema de la tenencia de la tierra.

La lucha por la tierra y la equidad social es el factor permanente de unidad de las comunidades indígenas, de los campesinos pobres, de los colonizadores y ello tiene que ver con la forma de explotación, producción de la misma. Mientras no exista un nuevo planteamiento del concepto del modo de producción y de lo que debe ser la producción agrícola vista desde la perspectiva de la participación directa de los campesinos, de las comunidades indígenas, todos esos fondos terminaran en saco roto, como muchos de sus programas (el plan de vivienda, el apoyo al del sector de la micro empresa).

Los créditos para cambiar los motores de gasolina a gas es una propuesta que pasa necesariamente por el control a los propietarios de vehículos, que en algunos casos, tiene más de tres movilidades. Es decir debe ejercerse un control al respecto para evitar el germen de empresarios trasportistas que amasaran su fortuna a costa de estos créditos y de los altos costos de los pasajes.

Luego se plantea la creación de empleo: ¿Dónde ubicara a los que soliciten trabajo?

Es cierto que de lo que se trata es de reducir a la mínima expresión los planteamientos exclusivamente improductivos como es el contrabando, la economía informal, para pasar a la construcción de la economía formal, sólida; no se trata de incentivar la informalidad del trabajo sino la creación de empleos dignos, con sueldos que estén de acuerdo al nivel de los precios. Sin embargo, bajo, bajo la práctica desplegada por el gobierno durante estos años, se mantiene una política que engordara la burocracia estatal, porque el gobierno no cuenta con un plan de empleo. La labor del Estado Boliviano es cumplir las tareas de industrialización, producción y creación de fuentes laborales, en esa dirección el gobierno del MAS no avanzo nada, más que una propuesta es un desafío para el ideóloga del capitalismo andino del señor García Linera.

Creemos que se debe asumir la postura de la dignidad y de la liberación nacional, creando los lineamientos de la gran industria en sus diferentes facetas que sea sustentable, viable e incentivando las iniciativas de los micropoderes, de agrupaciones sociales, comunales; para ello deberá potenciarse los recursos humanos, fomentando la formación y capacitación en las áreas tecnológicas, para que en el futuro podamos desarrollar niveles de tecnología propia.

La representación democrática delegada al evismos, generó una confianza a ciegas de los electores hacia Evo Morales, hoy con la actitud neoliberal que toman -los actuales inquilinos del Palacio Quemado- rompen, sin duda, esa confianza depositada. Hoy asistimos a la ruptura de los lazos del pueblo con el evismo y se apertura el desafío de avanzar a la sustitución de los dirigentes busca pegas y jala sacos. Se inicia una nueva etapa de lucha insurgente de radicalización del programa de octubre y de interpelación al Gobierno de Evo Morales.