El gobierno del M.A.S. enemigo del pueblo

30.Ene.11    Periódico Insurgent@
    ()

evoenemi

El gobierno del M.A.S. enemigo del pueblo

El Gobierno masista fue sacudido desde sus cimientos por el pueblo movilizado que obligó a la abrogación de un Decreto inconsulto y abusivo. La amenaza de empezar el nuevo año 2011 con una sublevación dejo al descubierto varios aspectos que son producto de la prepotencia con la que se guían.


El gobierno del M.A.S. enemigo del pueblo

El Gobierno masista fue sacudido desde sus cimientos por el pueblo movilizado que obligó a la abrogación de un Decreto inconsulto y abusivo. La amenaza de empezar el nuevo año 2011 con una sublevación dejo al descubierto varios aspectos que son producto de la prepotencia con la que se guían.

Un primer elemento está relacionado al desmantelamiento de toda forma de oposición política, preparando así un terreno favorable que permitiría -según ellos- aplicar cualquier medida sin que existiera “reacción organizada” que les significara algún contratiempo.

Un segundo elemento de los “estrategas” gubernamentales es que creyeron que lanzando un “gasolinazo al descuido”, un fin de semana y cuando se acaba el año evitaría cualquier respuesta del pueblo trabajador que teóricamente estaría más preocupado en las fiestas -como supuestamente se acostumbra- que en reclamar y reaccionar a tiempo, tomando en cuenta que en el entender oficialista la reacción oportuna del pueblo era improbable al “no existir quien lo movilice”, ignorando la experiencia de organización, lucha y resistencia en Bolivia, que no lo inventaron los partidos políticos, sino que es una práctica política diaria “heredada por generaciones”.

Un tercer elemento decisivo para la derrota masista, es el menosprecio y la arrogancia con la que se manejan los gobernantes al creerse los “pioneros del cambio”. Lo que estos k´ananchiris (iluminados) no tenían previsto es la capacidad de organización y de reacción de todo un pueblo que se volcó a las calles para exigir la anulación del Decreto Supremo, que era lo más reaccionario que se podía esperar en tiempos neoliberales y que sorprendía a algunos por ser una medida asumida por un gobierno que se reclamaba de las mayorías.

Afirmamos, que lo que se vivió en Bolivia fue la manifestación del cansancio por parte de un pueblo que venía soportando un sinnúmero de atropellos, esta “acumulación de empute” explotó en el momento oportuno logrando así aplicar una gran derrota a un gobierno que optó por dar continuidad al modelo neoliberal, siguiendo los dictámenes e intereses de las empresas transnacionales del petróleo que operan en Bolivia bajo la protección de los nuevos contratos petroleros, parte de la mal llamada “nacionalización”.

El oficialismo niega esta verdad y pretende calificar como victoria el hecho de que ahora ellos “escuchan para gobernar”, como les increpaban los Movimientos Sociales de la “Llajta cochabambina” en una Carta Abierta; sin embargo, escuchar y consultar esta medida nunca fue pensada por los gobernantes de turno.

Lo cierto es que retroceder, como lo hizo el mal gobierno, demuestra temor a una reacción con las referencias existentes que están escritas en la historia de lucha de nuestros pueblos explotados y oprimidos.

En improvisada y desesperada Conferencia de Prensa, por medio de la cual el Presidente Evo se dirigió a los bolivianos anunciando la abrogación de un Decreto, lo hizo sin que el Órgano Ejecutivo Plurinacional hubiese elaborado otro que anulara el cuestionado “gasolinazo”, como correspondía.

La parte más ridícula del asunto la escuchamos cuando afirmaron que “el pueblo no estaba preparado para una medida de esta naturaleza”, por lo tanto era -como también lo dijeron- responsabilidad de los pobres que continúe el desabastecimiento de los hidrocarburos y mucho más absurdo el hecho de que días antes designaron como el Personaje del Año a la Directora Nacional de Aduanas, que paradójicamente es la responsable directo del contrabando incontrolado que genera un gran “desangramiento” de la economía boliviana.

Por su parte, una Senadora masista aseguraba que se conocían a los responsables del contrabando, entonces, nos preguntamos: ¿por qué no actúan? O, ¿por qué, si creen que el problema del contrabando de la gasolina tiene su raíz en los precios tan bajos en el mercado interno, solo recién ahora, muchos años después, quieren darle solución? La verdad es que aquí se miente, la intención es otra: necesitan generar divisas a como de lugar, no existe ninguna bonanza económica, somos un país donde se mata la poca producción al mejor estilo neoliberal y de paso, como en el siglo pasado, continúan saqueando nuestros recursos naturales no renovables.

Otra verdad es que el único responsable de hacer abortar el gasolinazo es el mismo pueblo movilizado que estaba dispuesto a tumbar al Gobierno del MAS de no haber retrocedido y no así, como afirman, que se trata de unos cuantos “pelagatos” dirigentes, incluso nombran a partidos políticos que no tienen tal capacidad de convocatoria intentando desmerecer a la acción colectiva, tal como argumentaban los anteriores gobiernos neoliberales. Se pasan de idiotas cuando buscan “traidores” en algunos sectores sociales que no apoyaron la medida, cuando en verdad los traidores son ellos.

Otro aspecto que debemos apuntar aquí, es la lamentable participación del Partido Comunista Cubano que continúa apoyando a un Gobierno que es Neoliberal, que de popular y revolucionario solo tiene el “cliché” y ellos bien lo saben; porque el MAS no sólo es culpable de traicionar al pueblo que le dio su apoyo incondicional, es culpable de matar las esperanzas y de frustrar a un sinnúmero de personas que tal vez no vuelvan a creer en el cambio; también es culpable de cambiar el apoyo del pueblo por el de la supuesta protección que le brindan los aparatos represivos del Estado quienes dan su fidelidad por ahora, gracias a las prebendas, al mejor estilo de los ejércitos mercenarios que se venden al mejor postor. Señores cubanos: ustedes que se reclaman guevaristas, no les parece triste y vergonzoso que por culpa de los masistas, el pueblo alteño que está cansado de ver la figura mal utilizada y desgastada del “CHE”, que la relacionaran con el engaño y perdieran todo el respeto por un símbolo tan gallardo y que pudo terminar en la hoguera a causa del mal manejo de la figura que en si mismo ahora sólo significa un discurso. Y por favor, no vengan con el cuento de que las masas no están a la altura del Partido. Les pedimos… dejen de ser cómplices de la mentira que significa este Gobierno. No contradigan los principios de solidaridad que siempre caracterizo al Internacionalismo Proletario, del cual el pueblo cubano siempre fue el mejor representante, sobretodo en nuestro suelo patrio.

Finalmente, pese a quien pese, este gobierno se cae, moralmente ya no tiene la capacidad de continuar mandando en este país, todo es cuestión de tiempo y de haber sangre que se derrame será, solo y únicamente responsabilidad de quienes alguna vez fueron compañeros de lucha y posiblemente nuestros futuros enemigos, porque la “guerra continúa” y porque no descansaremos hasta ser testigos de que “…un día no muy lejano el sol brillante nos gritará ¡VICTORIA O MUERTE¡”, porque además creemos en la necesidad urgente de crear el Poder Popular, ahora más que nunca.