Para comprender la autonomía en Bolivia

25.Jul.10    Periódico Insurgent@
    ()

Para comprender la autonomía en Bolivia


Para comprender la autonomía en Bolivia

“Empieza la nueva era de las Autonomías”, es lo que a diario venimos escuchando; lo cierto es que existen diferentes apreciaciones al respecto como por ejemplo aquella que desde el punto de vista oficial asegura que la versión de Autonomía que lograron imponer frenó el avance de la llamada “Media Luna” que era cada vez más autónoma respecto al Gobierno Central.

Otro punto de vista es que, los Comités Cívicos a partir de ahora hacen el traspaso de las responsabilidades a los Gobiernos Departamentales legalmente constituidos, delegando la responsabilidad al “Caudillo Regional” que resulta ser la figura del Gobernador que enfrentará -con su séquito- al centralismo absorbente representado en los gobiernos nacionales de turno, contra los cuales siempre lucharon los “Patricios Cruceños” el Siglo pasado, cuando enarbolaban las banderas del “11% de las regalías del petróleo para Santa Cruz” y la resistencia de los primeros Unionistas quienes enfrentaron al Gobierno del Movimiento Nacionalista Revolucionario.

Ahora bien, la posesión simbólica del Gobernador de Santa Cruz de la Sierra en el propio terruño dos días antes del oficial en la Ciudad de Sucre, es una muestra de que aún el conflicto regional contra el Estado está latente, y debemos hablar claramente de Región, porque mayoritariamente existe una opinión adversa al gobierno, así existan voces identificadas con el oficialismo que al final de cuentas no deciden nada, porque el problema también es de Identidad Cruceña que por décadas la clase dominante ha venido trabajando en la conciencia de generaciones enteras, reproduciéndose desde la Familia, la Escuela, la Universidad, la Iglesia… con resultados que se transforman luego en multitudes apoyando su versión de Autonomía; incluso podemos asegurar que los mismos militantes de la Izquierda Marxista, en primer lugar son “Cambas” y luego lo demás, o no es cierto?

Otro aspecto que debemos resaltar es que a pesar de la innegable rebeldía por parte de los representantes regionales, también existe el reconocimiento al Poder Central que se traduce en el respeto al poder constituido y por lo tanto un sometimiento voluntario a él. Eso significó la presencia y espera de los Gobernadores en la Ciudad de Sucre para ser legalizados por el Presidente quien debía posesionarlos para tal efecto, cuando en realidad no tenían la necesidad de tal humillación, porque el Voto Popular les dio ya esa autoridad y pese a quien pese, todos los nuevos Gobernadores representan a Regiones Autónomas, con o sin permiso del MAS. El argumento que pudieron dar luego sobre este acontecimiento y las explicaciones del Sr. Costas, a estas alturas carecen de importancia.

Los conflictos regionales tuvieron sus límites y limitaciones, ya que se dio lugar a la especulación y el temor infundado -en el resto del País- sobre la posibilidad que pudiera dividirse Bolivia debido a la intransigencia de los cruceños, que sólo fue momentánea porque los mismos lideres cruceños, que fueron rebasados por el pueblo, y ante el temor de no poder controlar lo que habían desencadenado decidieron simplemente aplacarlo todo (recuérdese que las masas radicalizadas pedían con voz en cuello Independencia), a partir de ese momento Santa Cruz de la Sierra volvió a ser boliviana después de muchísimo tiempo, nuevamente en las concentraciones, manifestaciones y todo tipo de acontecimientos públicos las autoridades cruceñas no dudaban en reclamarse a gritos bolivianos, y aparecían nueva y tímidamente las primeras banderas tricolores que no flameaban hasta entonces “bajo el cielo más puro de América” y también el insulto más fuerte que llegó a ser “boliviano maldito” era parte del pasado; otra vez se volvía al redil y por lo tanto al juego de la democracia controlada que determina el quehacer político en este País.

La única diferencia que existirá respecto al avance de las Autonomías Regionales, es que los actuales Gobernadores de Santa Cruz, Beni y Tarija tienen experiencia en el manejo institucional porque ya lo ejercieron; esta situación no será la misma para el resto de los Gobernadores, porque en primer lugar son Masistas y se deben al partido que les puso en el cargo, antes que a la región que los eligió por medio del voto.

Aún así, continuarán los conflictos sociales y las luchas marcadas por los enfrentamientos entre el pueblo trabajador y el Estado por mejores condiciones de vida y también por las reivindicaciones regionales que serán complementarias, adquiriendo mayor importancia ya que a partir de ahora existe la posibilidad de que estén presentes en cualquier conflicto los gobiernos regionales.

Las Autonomías en Bolivia son una realidad y su implementación un reto en el que debemos estar presentes y asumirla como individuos, como colectividades y como regiones; quedarnos al margen es remar contra la corriente porque este momento histórico requiere participación activa que permita encontrar un rumbo favorable al pueblo trabajador, y no excluirnos por supuestos principios que sólo justifican la incapacidad política, por este motivo la izquierda nunca estuvo presente en las luchas regionales, ni existió en los movimientos cívicos que sí movilizaron al pueblo, por lo cual moralmente nunca pudimos opinar al respecto, dejando así un espacio abierto que ahora está en disputa, porque la pelea también era ideológica y práctica, como ahora.