Recuperar la asamblea para defender los derechos humanos de los pobres

29.Jun.10    Periódico Insurgent@
   

apdhb

Recuperar la asamblea de derechos humanos para defender los derechos humanos de los pobres


Caso abierto:

Recuperar la asamblea para defender los derechos humanos de los pobres

Pasaron muchos años, más de veinte, que no se observaba un “despertar” de la Asamblea Permanente de los Derechos Humanos (APDH). Esta claro que el neoliberalismo afectó profundamente las dimensiones económica, social y política de nuestro país, no se libraron a este influjo las organizaciones sindicales y populares y en este escenario era previsible que la Asamblea de los Derechos Humanos se vea afectada y arrastrada a una crisis profunda.

Recordemos que la APDH contribuyó de manera importante a la conquista de la democracia, entre sus tesoros más preciados se cuenta el haber estado ligada a las organizaciones sindicales como la COB, FSTMB, CSUTCB, Fabriles, Constructores; a organizaciones sociales de espectro más amplio como las Juntas Vecinales, agrupaciones artísticas, organizaciones religiosas, comunidades eclesiales de base y otros. Sin embargo, con el avance implacable del neoliberalismo ésta institución perdió el rumbo y el discurso de luchar por los derechos conculcados a los más pobres, fue abandonada sistemáticamente.

Para beneplácito de muchos, la Asamblea, en este caso la departamental de la sede de gobierno, parece que decidió, al menos así lo demuestra su presidenta Amparo Carvajal, que es posible recuperar la Asamblea para defender los derechos humanos de los pobres, de los más humildes, como son, por ejemplo, los presos y heridos de Caranavi. Llama la atención la actitud de Carvajal, en estos tiempos en que la mínima disidencia es tipificada de terrorismo. Amparo Carvajal, a quien hemos escuchado en varios medios de comunicación, manifestó su simpatía por el actual proceso de cambio, pero con mucha convicción señalaba “que la mejor manera de ayudar al gobierno era decirle lo que estaba haciendo mal”. Coincidirán conmigo que esto no la convierte en derechista, sediciosa o terrorista.

Tal parece que en la Asamblea se fueron configurando dos visiones de cómo trabajar por los Derechos Humanos, al menos esto se percibe de las acciones públicas de sus miembros. Por un lado, quienes están en la Asamblea para desde allí denunciar la violación de derechos humanos cometida por instancias estatales (Gobierno, Ejército, Policía, Poder judicial, etc.). Por otro lado, aquellos/as (los que aprovecharon y aún lo hacen de las “bondades neoliberales”) que les interesa los derechos humanos sólo para articular discursos de izquierda pero que viven como gamonales de derecha, que utilizan la Asamblea como escalera para sus intereses personales, conocidos como los “vividores de los Derechos Humanos”; aquellos que aprendieron bien el arte de hacer plata a costa de los “derechos de los pobres”, tienen ONGs, viven bien, practican el sumaq qamaña para ellos/as y su núcleo familiar y dos o tres “cuates”. Habilosos/as para comprar conciencias, dedicados a la tarea de formar “redes” de cualquier cosa; a formar “coordinadoras interinstitucionales de cualquier cosa”, gente sin escrúpulos, viven haciendo lobby con ministros, vice ministros, organismos internacionales, y financieras y claro… no se meten con los pobres, sólo van tras el poder.

El desafío para la APDH esta lanzado, deberá resolver entre: seguir con los objetivos planteados por sus fundadores o reforzar la visión utilitaria que algunos tienen de la Asamblea. Deberán resolver entre, luchar por los sectores más vulnerados o aprovecharse de los pobres para hacer jugosos negocios familiares a costa de los derechos humanos.

Espero sinceramente que la APDH no sea asaltada por quienes hacen mucho discurso con los derechos humanos y muy poco les interesan los derechos de los pobres, de los trabajadores del campo y las ciudades, los derechos de las mujeres, los niños, los discapacitados, los ancianos, los indígenas y los desocupados. Estaremos pendientes de la resolución de esta crisis, por ahora lo dejamos como Caso Abierto.