Poder Barrial: La Visión del Desarrollo desde abajo

mbnbm,

Viernes 15 de Enero de 2010. Tarija-Bolivia.

Presentamos el trabajo de Sabina Gonzales acerca de sus aportes al desarrollo del poder popular barrial, reflejando la experiencia acumulada en el Barrio Luis Espinal de Tarija. Dicha propuesta, no se queda en la sistematización de una labor pasada, sino en el aporte a la agenda política actual, donde las tareas de construir los micropoderes -como la expresión política, económica y organizativa del pueblo- debe concretarse en el fortalecimiento de la capacidad autogestionaria de las organizaciones populares, el acceso a los recursos económicos, como el impulso de las unidades sociales productivas.



Poder Barrial: La Visión del Desarrollo desde abajo

X: Sabina Ansia Gonzales Altamirano

“En los asentamiento construimos todos los días la ciudad. La construimos como la imaginamos, con respeto a la vida, con la convivencia y la colectividad de los que queremos nuestro pedazo de ciudad, para hacerla mejor, desde abajo y entre todos…”

Manifiesto desde el Barrio Luis Espinal 2004

INTRODUCCIÓN

En muchas oportunidades cuando participo en eventos donde se discute o se plantea los principios del derecho a la ciudad siempre hago referencia la experiencia que he vivido en la construcción de mi barrio; porque desde que tomamos con organización y lucha los terrenos que no cumplían ninguna función social, estábamos planteándonos o ejerciendo los principios fundamentales de ese derecho irrenunciable que tenemos todas las personas niños, niñas, jóvenes, adultos, mayores, hombres, mujeres el Derecho a la Ciudad.

LA CIUDAD DE TARIJA

En la década de los ochenta, en la ciudad de Tarija, a consecuencia del reajuste estructural en Bolivia, la migración fue el problema más latente. Tres décadas atrás, de la existencia de cuatro barrios grandes y tradicionales: San Roque, La Pampa, Las Panosas y El Molino, hoy existen más de ochenta barrios y urbanizaciones en plena consolidación.

En la mayoría de los casos resultado de asentamientos espontáneos como organizados.

Estos asentamientos humanos, con el ejemplo iniciado por la Federación de Inquilinos de Tarija (FEDINVIT), organización popular que en la década de los ochenta protagonizó varios asentamientos; se ha demostrado que las personas más humildes no perdemos la última riqueza que nos queda en las manos: nuestra capacidad de organización y de lucha, que nos ha permitido vivir, construyendo barrios con esfuerzo propio gracias, como en el barrio Luis Espinal, Libertad, 15 de Noviembre y otros.

Luis Espinal

Posteriormente, otros grupos de personas de manera espontánea y otros de forma organizada, a través de compras colectivas, asentamientos u otras formas han continuado y continúan construyendo barrios y urbanizaciones; llegando a conformar estas zonas los nuevos barrios urbano-populares de la ciudad de Tarija. Sin embargo, por las condiciones económicas deprimidas que atravesamos la mayoría de estas familias, nos hemos visto obligados a ubicarnos en los terrenos más afectados por la erosión -casi toda la periferia de la ciudad esta afectada por el flagelo de la erosión-.

La habilitación de estos terrenos, la infraestructura básica, la construcción de viviendas fue y es muy dificultosa; más aún si no existe un plan de desarrollo urbano de parte del Municipio y otras instancias públicas, capaces de garantizar medios suficientes en la solución de este problema social, pese a la promulgación de leyes que favorecen la participación directa de la ciudadanía.

LA POBLACIÓN Y EL TERRITORIO INTERCULTURAL

La población de estos barrios, está constituida por un 49% de familias llegadas de diferentes departamentos del país el 51% restante constituyen familias tarijeñas procedentes tanto de la ciudad como de la provincias con su influencia también en la organización y cultura.

El impacto del problema es que la población de estas zonas no tiene posibilidades de desarrollo integral, inmediato o a mediano plazo, como lo tiene el centro de la ciudad.

Las condiciones de los barrios populares empeoran, profundizándose la pobreza especialmente en familias de economía informal, cuyas condiciones socioeconómicas son deprimentes y precarias. La vivienda, salud y educación se encuentran ausentes en gran porcentaje; junto a la poca atención de parte de las instituciones estatales a estos problemas, se suma el desempleo o subempleo como una característica general, sumada también la falta de ingresos para cubrir las necesidades básicas de las familias.

Por otra parte, los resultados de la emigración forzosa y la alienación cultural, han provocado un choque cultural en la conformación de los barrios urbanos populares presentándose en muchos de ellos regionalismos; y consecuentemente una falta de coordinación para impulsar su organización barrial. En algunos asentamientos existe el respeto mutuo de culturas por lo que podemos decir que se ha consolidado la unidad en la diversidad; porque el fortalecimiento de las culturas en los barrios es un factor fundamental en la construcción de territorios interculturales.

EL DERECHO A LA CIUDAD

Para contar con techo propio hemos tenido que luchar sacrificadamente con toda nuestra familia; sin embargo, este esfuerzo es contrariado porque vivimos en una sociedad en la que los derechos inalienables a la propiedad privada y a las ganancias se imponen sobre cualquier otra concepción, sobre el derecho que tenemos todas las personas a tener un techo propio y una ciudad.

El derecho a la ciudad, que no es el simple derecho a acceder a lo que los especuladores de la propiedad han decidido, sino el derecho activo a hacer una ciudad diferente, a adecuarla a nuestros anhelos y a rehacernos también nosotros de acuerdo a una imagen diferente.

La creación de nuevos espacios urbanos comunes, de una esfera pública con participación democrática activa, requiere nuestra participación, como la lucha por el uso del realizada en el barrio Luis Espinal desde el año 1985.

EL DERECHO AL SUELO

Los asentamientos desde todo punto de vista son justificados porque no podemos estar como los mendigos que viven de las migajas que caen de la mesa del rico por eso creo que el derecho al suelo, a la ciudad, significa tener todos las posibilidades para acceder a ella y sencillamente las autoridades deben viabilizarlas; sin embargo, no existe la visión aún de las autoridades de que las familias de escasos recursos puedan acceder al uso del suelo en otras palabras que puedan acceder o comprarse un terreno de acuerdo a sus posibilidades y construir su casa.

Es por eso que la lucha por un pedazo de suelo en Tarija continúa. Existe en la actualidad más de ocho asentamientos con todas las consecuencias que ello implica.

Cada vez se vuelve más difícil el acceso al suelo urbano y a la vivienda adecuada para gran parte de la población, por falta de políticas que intervengan en el mercado para frenar la especulación y favorezcan la recuperación de tierras vacantes con finalidad social.

Frente a esta realidad, la experiencia que hemos adquirido para conseguir terrenos colectivamente y construir barrios es válida ya que de esta manera hemos logrado solucionar que cientos de familias podamos contar con terrenos y poder construir nuestras viviendas y que surjan barrios con una nueva visión en su accionar social cotidiano, que con trabajo tesonero y sacrificado han logrado consolidar barrios en zonas totalmente erosionadas, promoviendo la organización de un espacio colectivo y pluralista que lleve adelante la lucha por la readecuación de la Ley de la Reforma Urbana en Bolivia.

SER BARRIOS AUTOGESTIONARIOS

En el marco de los años de experiencia en la lucha por el derecho a la vivienda y un hábitat digno puedo identificar claramente que no ejercemos nuestro Derecho a la Ciudad por:

 Falta de políticas públicas para solucionar el acceso al suelo.
 Presupuesto accesible para construcción de viviendas y servicios básicos para sectores de escasos recursos.
 Falta de visión de las autoridades para resolver los problemas de los barrios sobre los servicios básicos, aperturas de vías y su mantenimiento.
 Mala distribución de los recursos económicos del POA Municipal.
 Los recursos de las regalías no llegan a los barrios urbano populares
 Los vecinos tienen falta de conocimientos sobre derecho a la Ciudad.

Pero lo más grave es que en los barrios urbanos populares falta la planificación para lograr nuestros derechos y ser barrios autogestionarios. Ello se puede lograr construyendo un Plan Estratégico de Desarrollo Barrial (PEDB) desde nuestros propios barrios.

BARRIÓ LUIS ESPINAL UNA EXPERIENCIA PARA SOLUCIONAR NUESTROS PROBLEMAS

En el año de 1997, motivados por contar con un documento donde estén plasmadas nuestras iniciativas de desarrollo; la Dirección de la Junta Vecinal -que en esa oportunidad también estaba bajo mi cargo-; plantea la necesidad de sistematizar nuestra costumbre de planificar todas nuestras actividades en nuestro barrio, mediante un proceso de planificación participativa del desarrollo.

Desde esa oportunidad, impulsamos como Junta Vecinal este proceso que permite aprovechar la valiosa experiencia de gestión y organización que acumulamos en todos estos años de lucha para avanzar de la gestión aislada y en la mayoría de las veces inmediatista, hacia la gestión del desarrollo consensuada entre vecinos y organizaciones con un planteamiento estratégico.

Para nuestras organizaciones, vecinos y dirigentes, esta experiencia de planificación de desarrollo, en la medida que unifica esfuerzos y ordena nuestras demandas logra una mejor gestión al Municipio y en otras instancias para resolver nuestras necesidades.

Son ya cerca de 10 años que vamos impulsando este proceso, a veces como dirigentes o como simples vecinos, recorriendo senderos de gestión, proponiendo propuestas de toda índole, con muchas dificultades, pero con el único propósito de hacer realidad nuestro sueño colectivo de convertirnos en un barrio autogestionario y lograr que los excluidos también, podamos convertirnos en las actores del desarrollo.

Porque en una ciudad donde sus habitantes participan para garantizar que la distribución del territorio y las reglas para su uso garanticen el usufructo equitativo de los bienes, servicios y oportunidades que la propia ciudad ofrece es solo con la lucha y la conciencia en el planteamiento ante todo el interés del colectivo, asumir como principio lo comunitario antes que el interés individual sin desvalorizar los derechos individuales que toda persona tiene.

Porque los espacios de decisión -hasta el más alto nivel de la formulación e implementación de las políticas publicas-, como la planificación, del presupuesto público y el control de los procesos urbanos sólo se va a lograr si impulsamos la elaboración de los Planes Estratégicos de Desarrollo desde los barrios, incluso desde nuestras calles.

Una ciudad donde se rescata y fortalece la capacidad productiva de sus habitantes, en especial de los sectores populares, fomentando y apoyando la producción social del hábitat y el desarrollo de las actividades económicas solidarias sólo se dará cuando los barrios visionemos nuestro futuro, el de construir barrios autogestionarios.

Una ciudad donde sus habitantes y autoridades garanticen una relación responsable con el medio ambiente, que garantice una vida digna hoy y para las futuras generaciones. Esto es posible cuando convertimos con trabajo colectivo zonas completamente erosionadas en lugares con un hábitat digno.

El sueño de una ciudad fortalece la convivencia social, el rescate, ampliación y mejoramiento del espacio público y su utilización para el encuentro, el ocio, la creatividad y la manifestación crítica de las ideas y posiciones políticas; es cuando aceptamos que la prioridad no es nuestro patio; sino, la comunidad vecinal que genera áreas de esparcimiento; y construimos territorios interculturales que acepten como premisa respetar lo diverso en todo sentido.

Estos aspectos son principios del derecho a la ciudad que en el barrio Luis Espinal desde hace años los impulsamos tal vez intuitivamente; sin embargo, han sido plasmados en el proceso de construcción colectiva de nuestro barrio.

Por eso con mucha certeza debo decir que en los barrios populares mantenemos viva nuestra convicción del Derecho a la ciudad y que tenemos mucho que aportar en la construcción del desarrollo desde nuestros barrios.

Por eso con agrado comparto esta experiencia de planificación participativa del barrio Luís Espinal a otros barrios urbano-populares de Bolivia.

¿DE DÓNDE SURGE Y CÓMO ES EL BARRIO LUIS ESPINAL?

El barrio Luis Espinal, es producto de un asentamiento popular realizado el 11 de mayo del año de 1985 por la Federación de Inquilinos de Vivienda de Tarija FEDINVIT, organización popular de los sin techo, que tienen mucha vigencia y actividad desde la década de los ochenta.

En la actualidad nuestro barrio, cuenta con planos en los cuales, hemos destinado dentro de la superficie total de nuestra urbanización, terrenos a áreas verdes y de equipamiento. Incluye un área escolar, que alcanza una superficie de aproximadamente dos hectáreas, donde está ubicada la infraestructura de nuestra escuela. La propiedad de los terrenos de nuestro barrio está legalizada mediante el trámite de compra con carácter social, pagados en cuotas el valor total por todos los vecinos.

Existen varias organizaciones dentro el barrio como ser Organizaciones de Mujeres, Grupos Juveniles, el Programa 11 de Mayo, la Junta Escolar, los Padres de Familia del Centro Integral de Apoyo Pedagógico CIAP, Padres de Familia del Programa PAN, organizaciones culturales y deportivas.

Mediante trabajos colectivos y contrapartes, cuenta con infraestructura básica, agua potable, luz, alcantarillado sanitario etc.; de igual manera, se logró construir un Complejo Social, dos canchas poli-funcionales, un teatro al aire libre, una escuela, un salón parroquial, un parque infantil, infraestructura para una fábrica de fideos y una panadería industrial; funciona una biblioteca y un consultorio médico y otras infraestructuras más de utilidad comunal.

NUESTRA ORGANIZACIÓN

El proceso de organización y lucha que hemos tenido, ha permitido el surgimiento de una organización barrial de nuevo tipo.

La Junta Vecinal se constituye en la organización matriz de nuestro barrio, donde participan mujeres, hombres, niños y jóvenes, toda la comunidad vecinal, siendo nuestra máxima autoridad la Asamblea de Vecinos que la realizamos cada mes.

Nuestra estructura orgánica del barrio, tiene su base en los delegados de calles y de las organizaciones, que es una instancia de coordinación, planificación y evaluación. Los dirigentes de la junta vecinal somos sólo la parte ejecutiva y dirección del barrio.

Por esto decimos, que nuestra experiencia organizativa, impulsa al surgimiento de la verdadera democracia social participativa, para construir colectivamente un barrio autogestionario y el poder barrial.

LA PARTICIPACIÓN DE LA MUJER

Tradicionalmente en el barrio Luis Espinal, la participación de la mujer ha sido muy importante en la dirección y participación de casi todas las tareas colectivas; además, de ser la impulsora de las luchas por sus reivindicaciones.

La Junta Vecinal y otras organizaciones del barrio generalmente han estado bajo la dirección de varias mujeres destacadas como líderes. La planificación de todas las actividades ha sido marcada justamente por la participación de las mujeres.

LA NOMINACIÓN DE SUS CALLES, PLAZAS Y AVENIDAS

En abril del año 2001 se logra que sus calles, avenidas y plazas mediante una Ordenanza Municipal lleven nombres de personalidades que han ofrendado su vida por los demás, la democracia y la liberación nacional. Entre los cuales está Federico Escobar, Cecilia Ávila de Paz, Guido Inti Peredo, Benjo Cruz, Marcelo Quiroga Santa Cruz, entre otros. La plaza principal del barrio lleva el nombre de Ernesto Che Guevara.

Benjo Cruz

LOCALIZACIÓN Y EXTENSIÓN

El barrio Luis Espinal está ubicado al este de la ciudad de Tarija, forma parte del Distrito N° 9 del Municipio de Cercado, con Personería Jurídica como OTB. Tiene una superficie total de 18 hectáreas de las cuales 8 hectáreas están destinadas a áreas verdes y de equipamiento.

QUIÉNES Y CUÁNTOS COMPONEMOS EL BARRIO

Somos aproximadamente más de 5.000 personas, de las cuales el 51% está constituido por mujeres y el restante 49% por hombres.

De este total de la población el 53% provienen tanto de la ciudad, como de las provincias del departamento de Tarija, (la mayoría de los menores de 15 años han nacido en el barrio). Las familias procedentes del interior del país son principalmente del departamento de Potosí con más de 25% (aquí es de resaltar que una gran proporción de la población emigrante de este departamento es de las provincias Nor y Sur Chichas). Los restantes y en menor proporción pero no menos significativo, somos de todos los departamentos del país con el 22%.

Por lo tanto, somos familias que procedemos del campo y la ciudad, tanto de Tarija como también de otras partes de Bolivia, constituyendo así, un contexto social intercultural, que en ningún momento y en ninguna circunstancia origina regionalismos disociadores, por el contrario mantenemos nuestras costumbres originarias y las expresamos libremente buscando ante todo nuestra propia unidad organizativa en la diversidad cultural.

La edad de la población del barrio presenta de las siguiente manera: las personas comprendidas entre los 15 y 35 años el grupo más alto porcentaje que representa el 66%; pero si consideramos la población menor de 15 años alcanza más del 44% del total del barrio, podemos indicar que la población del barrio es fundamentalmente joven.

SITUACIÓN ECONÓMICA DE LOS HABITANTES DEL BARRIO

En el análisis de la calidad de vida de las familias del barrio, hemos visto que en la mayoría tenemos una economía informal.

Los hombres están concentrados en su mayor parte en el sector de la construcción; siendo el 63% que tiene la actividad de albañiles, le siguen los chóferes y mecánicos con el 15% y finalmente los comerciantes y artesanos con el 9%.

En cuanto a las mujeres sólo un 10% están dedicadas a la actividad del hogar en su condición de ama de casa. Sin embargo, sobresale el alto número de mujeres dedicadas a actividades informales del comercio (vendedoras ambulantes y pequeños puestos de venta en el propio hogar) y los servicios personales de limpieza, lavado y trabajadoras del hogar, alcanzando entre ambas categorías ocupacionales más del 70%. Finalmente, sólo el 11.45% desempeñan actividades como empleadas públicas en instituciones, maestras y otras ocupaciones.

El ingreso económico mensual de las familias del barrio, lo constituyen los ingresos del hogar casi un 45% de las familias poseen un ingreso menor de 800 Bs. (114 $US), encontrándose en algunos casos que el ingreso monetario no supera de los 600 Bs. Para el 22%, dicho ingreso oscila entre 800 a 1.000Bs.; mientras que un 13% percibe un ingreso entre 1.000 a 1,500 Bs. Y solo el 9% de las familias tienen un ingreso por encima de los 2.000 Bs. (286 $US) al mes.

CÓMO ELABORAMOS NUESTRO PLAN ESTRATÉGICO DE DESARROLLO BARRIAL

La Planificación estratégica sistematizada, como base de nuestro desarrollo ha cobrado vigencia como metodología desde el año 1997, en nuestro barrio con capacidad de prever y proponer acciones a mediano y largo plazo; la misma se reformula cada dos años.

La formulación se ha realizado en una primera instancia con la evaluación de todos los vecinos en las calles y zonas del barrio; luego ha llevado las conclusiones por los delgados de calles a un taller con participación de más de 40 delgados de calles y organizaciones del barrio. Y finalmente ha sido aprobado por la mayoría de los vecinos en una Asamblea General.

El Plan refleja una experiencia de planificación participativa; diseñado y construido de manera colectiva, concebido con la intención de fomentar el derecho a la participación, de revisar las prácticas de la comunidad vecinal y de las instituciones en torno al desarrollo del barrio; asimismo, es participativo por que convoca a diversos actores y gestores del desarrollo en el barrio.

La elaboración del PEDB en el barrio Luis Espinal es un proceso de consenso y concertación, cuya finalidad principal es la construcción de un proyecto común que ordena y prioriza diversas percepciones, intereses y propuestas de las calles y organizaciones del barrio.

Las propuestas formuladas en objetivos y líneas de acción, parten de la identificación de las debilidades y potencialidades de nuestro barrio en las diferentes áreas y recogen el sentido de equidad, corresponsabilidad y consenso definiendo mecanismos de seguimiento y responsables.

Sobre la base de estos elementos el plan le apuesta al cambio y transformación de realidades y prácticas que generen condiciones para el bienestar de los vecinos, para que todos los vecinos aportemos en la construcción de un proyecto común de desarrollo.

OBJETIVO DEL PEDB Y LOS PASOS PARA SU REFORMULACIÓN

El Objetivo que orienta la formulación del Plan fue definido en los siguientes términos:

“Lograr la participación activa de los vecinos del barrio Luis Espinal consolidando la integración participativa para lograr la apropiación de los proyectos por parte de los vecinos y vecinas y ser parte activa en su ejecución.”

Los pasos y actividades que se realizan para la elaboración del Plan Estratégico de Desarrollo PDEB, en el barrio Luís Espinal son:

1. Motivación previa a los Delegados de calles, dirigentes de las organizaciones, líderes y todos los vecinos. La motivación en sí para la elaboración del PEDB comienza a partir de la Asamblea General realizada, continuando la motivación en todas las reuniones, y toda actividad mediante volantes y los medios de comunicación que el barrio tiene acceso.

2. Evaluación, Diagnóstico de necesidades y su priorización en las reuniones en las zonas y calles del barrio. En la primera etapa de la reformulación del Plan Estratégico de Desarrollo se realizan reuniones en las o zonas del barrio con participación de hombres y mujeres, de las diferentes calles y organizaciones del barrio, con quienes se trabaja en un proceso de motivación, evaluación y diagnóstico de necesidades para que los delegados, dirigentes y líderes del barrio trabajen en el taller participativo para la elaboración del plan.

3. Taller para la elaboración del Plan Estratégico de Desarrollo, con participación de los delegados de calles, dirigentes de las organizaciones y líderes del barrio. Este taller participativo se lo realiza en el salón de reuniones del complejo social del barrio, con participación de más de 40 personas, representantes de las calles y organizaciones del barrio.

Se trabaja en primer instancia la evaluación, luego los diagnósticos de necesidades, la reformulación de la visión y finalmente las acciones y estrategias para cumplir los objetivos propuestos.

4. Socialización del Plan elaborado en el taller a nivel de toda la comunidad vecinal y aprobación del plan en una asamblea general del barrio.

Esta actividad que es lo más importante de este proceso de la elaboración del PEDB del barrio Luis Espinal, se la realiza necesariamente con la participación de la mayoría de los vecinos; así también de todas las organizaciones del barrio e instituciones que lo apoyan.

VISIÓN ESTRATÉGICA DEL PLAN: CÓMO IMAGINAMOS AL BARRIO LUIS ESPINAL

Los/las participantes de las calles y organizaciones representados por grupos etéreos que trabajan en el Taller. Así, como los vecinos que asisten a la Asamblea General de socialización y aprobación del Plan, contribuyen la formulación de la Visión estratégica de Desarrollo del barrio:

VISIÓN ESTRATÉGICA DEL BARRIO LUIS ESPINAL

“Queremos consolidarnos como un barrio autogestionario; verde, limpio, educado, saludable, seguro, con todos sus servicios consolidados, sus calles empedradas y asfaltadas, con su escuela, canchas deportivas y el centro recreativo y turístico terminados.

Que preserve, su identidad histórica, natural y multicultural, mejorando la calidad de vida de todos, abierto a la participación con equidad de genero, construyendo el Poder Barrial y articulando la verdadera Democracia Social y Participativa”.

ÁREAS ESTRATÉGICAS DE DESARROLLO DEL PEDB

El Plan contempla las acciones y estrategias consensuadas en cada una de las áreas y necesidades que han sido propuestos por los delegados de calles y organizaciones, a partir de la Visión Estratégica considerando el inventario de demandas, problemas y necesidades detectadas en los diagnósticos participativos de las zonas y calles, se procedió a formular las áreas de desarrollo del Plan Estratégico de Desarrollo del barrio Luis Espinal y son:

A. ÁREA INFRAESTRUCTURA BÁSICA VIAL Y SERVICIOS

Contar con una buena infraestructura básica y vial ha sido una de las metas fundamentales para consolidarnos. Sin embargo, la implementación de la infraestructura con que contamos ha sido más por el esfuerzo y trabajo que hemos aportado como barrio, incluso sacrificando nuestra autonomía como sucedió para ejecutar el proyecto de agua potable domiciliario.

El empedrado de calles y obras de infraestructura en nuestras áreas de equipamiento y deportivo han sido fruto de nuestro trabajo colectivo especialmente de las mujeres.

Hoy sigue siendo una prioridad resolver el problema de infraestructura básica y vial por lo que nos planteamos como comunidad vecinal asumir la responsabilidad de encarar la solución de esta necesidad como una de las prioridades del PEDB del barrio Luis Espinal.

B. ÁREA DE EDUCACIÓN

En el análisis y evaluación de la problemática educativa, el PEDB considera que para mejorar el servicio de educación en nuestro barrio se debe encarar a tres espacios educativos:

EDUCACIÓN FORMAL

Es la Educación de nuestros niños y jóvenes. En esto hemos avanzado no solo en construcción con nuestros propios medios, de una infraestructura, si no pretendemos estratégicamente consolidar nuestra Escuela como una Unidad Escolar completa con todos los ciclos educativos

EDUCACIÓN ALTERNATIVA

Este proceso educativo, impulsamos en dos espacios educativos que es el IBA y alfabetización de adultos. Para consolidarlo se deben gestionar los ítems y ampliar nuevas materias para seguir formando y capacitando técnicamente especialmente a los jóvenes y adultos.

Así mismo, es de vital importancia el funcionamiento del sistema CEMA y la Educación básica para jóvenes y adultos.

EDUCACIÓN COMUNITARIA

En este proceso educativo también podemos indicar a un espacio educativo abierto, donde en las organizaciones a los líderes y bases se da la formación y capacitación a todo nivel. La Educación Comunitaria también es la actividad del arte, la cultura, el deporte y la comunicación popular.

Este espacio educativo no sólo se lo quiere mejorar, sino consolidar y sea permanente en nuestra práctica social cotidiana.

Finalmente en el área educativa, el PEDB recomienda que las actividades educativas a implementarse, deban estar plenamente integradas a nuestro barrio, posibilitando la consolidación como una verdadera comunidad educativa.

C. ÁREA DE SALUD

Las condiciones de salud de las familias del barrio se ven en las enfermedades más frecuentes que se presentan en los adultos son las afecciones respiratorias y gastrointestinales. Pero lo más preocupante es el alto porcentaje de enfermedades respiratorias y diarreicas en la población infantil.

Esta realidad y la falta de la implementación de infraestructura básica en toda una zona del barrio hacen que sea necesario tomar acciones destinadas a la prevención, así como la educación y formación de hábitos higiénicos.

D. ÁREA DE INFRAESTRUCTURA RECREATIVA Y ÁREAS VERDES

Esta área pretende consolidar todas nuestras áreas verdes y de equipamiento con la construcción de infraestructura adecuada, actualmente se encuentra construcciones a medias o abandonadas.

En estas condiciones está: el Parque infantil, teatro al aire libre, la cancha de fútbol y polifuncional deportivo. Lo que se plantea sobre este conjunto de infraestructura es consolidarlo como un área recreativa y turística a partir de la plaza Che Guevara.

Lograr también, la posibilidad de acceso a mujeres, hombres, jóvenes, ancianos y niños a la recreación, a equipamientos y áreas recreativas, a las múltiples actividades culturales en igualdad de oportunidades para hombres y mujeres.

E. ÁREA ECONÓMICA, PRODUCCIÓN YTRABAJO

La realidad económica de quienes habitamos en el barrio, nos exige plantear una estrategia para encarar este problema para el mejoramiento de nuestra calidad de vida. Para esto el PEDB nos plantea las siguientes acciones para la construcción de un brazo económico del barrio:

 Convertir el Centro Productivo en un Centro de Capacitación generador de proyectos productivos y empleo.
 Funcionamiento del Centro Productivo, fábrica de fideos y panadería industrial para la optimización del capital humano y la generación de empleo.
 Impulsar y consolidar la Organización Económica de Mujeres del Barrio Luis Espinal, para que se constituya en el brazo productivo y económico del barrio.
 La construcción de un área comercial en el interior del barrio o alrededores para la generación y movimiento económico.

F. ÁREA ORGANIZACIÓN Y PARTICIPACIÓN VECINAL

La estructura orgánica y la participación de los vecinos y sus organizaciones son vitales, ya que el accionar cotidiano en la gestión para satisfacer nuestras necesidades se debe ante todo porque se ha impulsado la organización a todo nivel.

En la evaluación y análisis que se realiza en torno a nuestra organización; en las calles, las organizaciones y todo nuestro barrio existe la necesidad de consolidar nuestra estructura orgánica y el funcionamiento permanente de las instancias de decisión.

La participación vecinal en el barrio Luis Espinal, se debe consolidar como un componente indispensable de la gestión del desarrollo barrial en el marco de la democracia social y participativa.

Asimismo, la revalorización de la igualdad y equidad, en los diferentes ámbitos de la estructura orgánica del barrio, impulsando siempre la participación de las mujeres en las direcciones y el manejo del poder barrial.

G. ÁREA DEL ARTE, CULTURA, COMUNICACIÓN Y EL DEPORTE

La cultura, el arte y la comunicación en nuestro barrio no es un hecho aislado, sino, la base fundamental en nuestro accionar social por lo que el PEDB, plantea como en todas las áreas, resolver nuestras necesidades tomando en cuenta nuestra experiencia y de todo lo que hemos podido avanzar en estas áreas.

Porque toda actividad, cultural de arte y la comunicación las entendemos como nuestra práctica social cotidiana; de la que nos alimentamos cada día, en nuestros problemas que nos acercan a los vecinos y vecinas. Pero también en nuestras fiestas, nuestros valores, las alegrías y esperanzas que son de gran contenido de comunicación, de arte y cultura.

H. ÁREA SEGURIDAD CIUDADANA

Esta área plantea la necesidad del derecho que todos los ciudadanos tenemos a vivir con seguridad, sin violencia y la seguridad que debe existir en nuestros hogares.

Lo que se pretende, es prevenir acciones delincuenciales que afecten a nuestras familias en nuestro barrio, en coordinación con los organismos del orden e instituciones.

Para la construcción de un barrio con bienestar y con medidas destinadas a proteger a la vecindad de los riesgos que surgen por la ausencia o escasa vigilancia policial.

En las áreas de: juventud, problemas sociales y espiritualidad o religiosidad popular, visto por los vecinos como necesidades y problemas que se deben encarar como barrio.

CONCLUSIONES

Frente a la realidad que tenemos en nuestros barrios, debemos seguir insistiendo en la necesidad que en los barrios urbano populares, tengamos un instrumento organizativo autónomo; para incorporarnos plenamente en el proceso de transformación social que estamos viviendo en nuestro país, formando un nuevo tipo de liderazgo barrial, con capacidad de plantear propuestas de Desarrollo Integral, arraigado en nuestras culturas, el medio ambiente y en niños, mujeres y hombres para la transformación social surgido de los propios barrios.

En los barrios urbanos populares, llevamos la semilla de un nuevo concepto de desarrollo integral e intercultural que apunta a la gestión democrática, participativa por lo que debemos ser los propios actores sociales que lo llevamos adelante.

Consideramos desde nuestra experiencia que se puede elaborar propuestas, definir metas; generar el desarrollo socioeconómico desde la óptica barrial; garantizar los medios suficientes para una vida digna para todos, con el objetivo de fortalecer alternativas que nos lleve a la construcción del PODER BARRIAL.

¿CÓMO?

Con la capacitación en métodos y técnicas organizativas que permitan fortalecer la participación consciente de las organizaciones de base en los barrios generando una relación dinámica y creativa en los líderes y base.

Iniciando procesos educativos y de planificación estratégica en las mismas organizaciones barriales, que permitan generar y consolidar las propias instancias del movimiento. A través de talleres participativos, con el método de la educación popular; tomando en cuenta los conocimientos que los participantes tienen de la realidad gracias a su experiencia.

Que los recursos del Plan Operativo Anual (POA) se los distribuya de acuerdo a las obras que requieren los barrios donde se vea que lo que contribuimos corno impuestos regresen pero en obras que nosotros planificamos y no como parches.

De la misma forma los recursos IDH lleguen para resolver lo que es Educación Salud, y Seguridad con todo su presupuesto anual.

En los barrios se deben fortalecer las juntas vecinales con una mejor estructura desde las calles, donde la participación de los vecinos sea activa a todo nivel. Se deben realizar cursos de capacitación en temas: políticos, sociales y económicos de planificación.

Como ciudadanos tenemos derecho a ejercer nuestra ciudadanía, y el derecho a la ciudad con todos los servicios en nuestro barrio.

Los barrios tenemos que fortalecer la junta vecinal, porque somos todos los que habitamos dentro un territorio, y de esa forma nosotros mismos ejerceremos nuestro Derecho a la ciudad haciendo cumplir a las autoridades con las obras en cada uno de los barrios de la ciudad de Tarija.

Pero además existen avances para ejercer nuestro derecho a la ciudad que nos permite seguir adelante, como por ejemplo:

Se ha incorporado en la Nueva Constitución Política del Estado en los Derechos Fundamentales en el Art.19 el Derecho Humano a la Vivienda.

A través del FOPEVI se presentó al gobierno una Política Estatal de Vivienda, también se lo hizo a la brigada parlamentaria local, Alcaldía, Prefectura de Tarija, donde se especifica que en cada una de las instancias se planifique recursos para la construcción de viviendas y los servicios básicos.

Pero también debemos tomar en cuenta que para ejercer nuestro derecho a la ciudad:

Se realicen las audiencias públicas en cada uno de los barrios elaborando los presupuestos con la participación de los vecinos en base a sus Planes Estratégicos de Desarrollo Barrial (PEDB) donde sepamos qué necesidades tenemos, qué obra se va realizar, el costo de la misma para hacer el seguimiento de la obra. Sobre el mantenimiento de las vías, áreas de equipamiento debe ser de responsabilidad de las diferentes reparticiones del municipio, sin que los vecinos sigan realizando la gestión respectiva.

Cooperativas de servicio deben tener un programa de visitas a los barrios para reunirse y diagnosticar sobre los servicios como están funcionando y resolver sus deficiencias porque nosotros pagamos mensualmente nuestras tarifas y en forma conjunta planificar las actividades, y de esa forma conocer los dividendos de nuestros recursos, hacia donde van, porque ahora también tenemos Derecho a los Servicios Básicos, en la Constitución Política del Estado vigente.

El Derecho a la ciudad debe ser responsabilidad de nosotros mismos. Los Derechos que tenemos sobre un hábitat digno es hacer cumplir a las autoridades el manejo de los recursos que tenemos porque sonde cada uno de los habitantes de cada territorio; y fortalecer a la red de Mujeres Líderes de Bolivia RMLB a nivel nacional e internacional.

Debemos imaginarnos una ciudad más inclusiva, aunque siempre conflictiva, basada no sólo en una diferente jerarquízación de los derechos sino también en diferentes prácticas políticas, económicas, sociales y culturales. Si nuestro mundo urbano ha sido imaginado y luego hecho, puede ser reimaginado y rehecho. El inalienable derecho a la ciudad es algo por lo que vale la pena luchar.