Los Tupakataristas Revolucionarios

13.Oct.09    Boletines
    ()

Miércoles 30 de Septiembre de 2009.

hfggn
En fechas pasadas se publicaron y presentaron dos interesantes libros:


En fechas pasadas se publicaron y presentaron dos interesantes libros:

Por una Parte, el Libro de Ayar Quispe Quispe sobre “Los Tupakataristas Revolucionarios” y el de Carlos Adolfo Mier Aliaga acerca del “Modelo del Socialismo Comunitario”, ambos autores comprometidos con su pueblo, abordando dos temas diferentes, pero en el fondo complementarios.

El socialismo es una aspiración de los revolucionarios y no de los reformistas u oportunistas. Para los que no quieren la verdadera emancipación del ser humano y sólo persiguen su interés individual, el camino del capitalismo, en cualquiera de sus variantes, es el trecho por el cual caminan.

En el caso nuestro, consideramos que el socialismo insurgente es el camino de la liberación de nuestros pueblos, de manera que la articulación del poder popular –expresado mediante los micropoderes locales- irá generando un proceso emancipatorio de toda forma de alienación.

Los Tupakataristas Revolucionarios

En la presentación de este libro, estuvieron presenten, además del autor, Felipe Quispe y Félix Encinas. Ayar Quispe Quispe es escritor. Ha estudiado Antropología (UMSA). Escribió “Indios contra Indios” (2003). Próxima publicación “Indianismo”.

Es un texto sobre aspectos históricos del Ejército Guerrillero Tupak Katari (EGTK) así como acerca de su ideario político.

De acuerdo a la intervención de Félix Encinas, queda clara la existencia de dos fuerzas que conformaron el EGTK y varios interrogantes respecto de cómo se pensaba construir su propuesta de “Socialismo Comunitario”, destacándose la energía y vitalidad insurgente del pueblo aymara, su reivindicación del pachakuti…

Se decía dos fuerzas, sin embargo, además del sector aymara, estaba el “otro” sector compuesto por el grupo de los hermanos García Linera, sus esposas y otros militantes que se reclamaban de la corriente “marxista”.

El libro permite observar la existencia de “mucha bronca”, en aquellos que siendo aymaras mantienen sus banderas y persiguen sus objetivos estratégicos, mientras que el otro sector, se acomodo fácilmente a la vida “democrática”, llegando en la actualidad a usufructuar del gobierno, volcados por completo al MAS, habiendo dejado (para muchos traicionado) no sólo a sus compañeros y compañeras de lucha y cárcel, sino a todo aquello que representa el tupakatarismo revolucionario. Entonces el libro, en muchas de sus páginas se constituye en un testimonio y denuncia de dicha traición.

Para no abuzar de los adjetivos, es importante señalar que la corriente o grupo de Alvaro García Linera ha tenido una producción y una práctica política abierta y –hoy por hoy- pública, de manera que se puede encontrar en sus textos el derrotero de su pensamiento político, de manera que el sitio que actualmente ocupa, no es casual. Por ello, desde nuestra perspectiva, en realidad no hubo traición, sino una permanente defección de las posiciones revolucionarias hasta caer en el más puro pachamamismo. Ya en la cárcel, se puedo observar como este grupo se fue quebrando, de manera que no les fue difícil justificar su tránsito por la vida.