Ahora resulta que el Estado Plurinacional es únicamente una representación de Mini Minorías Indígenas

03.May.09    Boletines
    ()

rfrf

Ahora resulta que el Estado Plurinacional es únicamente una representación de Mini Minorías Indígenas

A continuación ofrecemos la entrevista que realiza el Centro de Estudios Jurídicos e Investigación Social-CEJIS a uno de los dirigentes de la Confederación Indígena del Oriente Boliviano CIDOB, sobre los “sinsabores” que ha originado la Ley Electoral Transitoria pactada nuevamente entre el Senado de Oposición y el MAS. Hemos divido ese texto en dos parte. En la primero, tomamos su introducción para analizar algunos temas que nos parecen muy pertinentes a la hora de hablar de mayorías y minorías indígenas en Bolivia. Luego transcribimos la entrevista al dirigente cidobista (que en realidad es corta), para darnos cuenta del estado de ánimo y posiciones políticas que asumen este sector.


A continuación ofrecemos la entrevista que realiza el Centro de Estudios Jurídicos e Investigación Social-CEJIS a uno de los dirigentes de la Confederación Indígena del Oriente Boliviano CIDOB, sobre los “sinsabores” que ha originado la Ley Electoral Transitoria pactada nuevamente entre el Senado de Oposición y el MAS. Hemos divido ese texto en dos parte. En la primero, tomamos su introducción para analizar algunos temas que nos parecen muy pertinentes a la hora de hablar de mayorías y minorías indígenas en Bolivia. Luego transcribimos la entrevista al dirigente cidobista (que en realidad es corta), para darnos cuenta del estado de ánimo y posiciones políticas que asumen este sector.

Bien comencemos:

Resulta que el CIDOB, es casi con certeza la ONG con mayor influencia y poder dentro del gobierno del MAS. A diferencia de los sindicatos obreros e indígenas, miembros del Cejis manejan varios Ministerios, Viceministerios, Direcciones y controlan varias instituciones estatales. En otras palabras, hay un control de espacio gubernativos, de manera que ejecutan una línea política oficial, por ello, lo que Cejis diga o deje de decir puede ser entendido como una posición oficial.

El Cejis dice lo siguiente:

“Según el vicepresidente de la CIDOB, la Constitución aprobada el 25 de enero pasado fue vulnerada con la promulgación de la Ley Electoral Transitoria en el Congreso, que regulará las elecciones generales del 6 de diciembre. Las organizaciones de los pueblos indígenas consideran que sus derechos fueron “rifados” entre oficialismo y oposición para pactar una normativa funcional a los intereses de los partidos tradicionales.”

1 Es evidente que la Ley Electoral Transitoria ha “rifado” sus derechos, porque la nueva Constitución Política del Estado ASÍ LO PERMITE. Los compañeros y compañeras indígenas, además de las ONG´s deben recordar, que los Artículos 146 y 147 de la Constitución son absolutamente ambiguos y contradictorios al momento de definir las circunscripciones especiales indígenas, pues en ningún lugar se colocó el número de circunscripciones que hubiera evitado esta pugna en un escenario de negociación entre el sistema de partidos políticos: MAS – Derecha parlamentaria.

2 Tampoco es cierto que se hubiera vulnerado la nueva Constitución, en todo caso, lo que ha hecho el Senado es defender e imponer sus intereses al MAS, quien al verse en una eminente derrota, opto por “abrir las piernas nuevamente” y salir con una derrota encubierta como victoria, al festejar la Ley Electoral Transitoria.

Sigamos con las argumentaciones:

¿Los 34 pueblos indígenas del oriente boliviano se enfrentarán en elecciones por alguno de los siete escaños reservados para las circunscripciones indígenas? A nadie le gusta la idea de competir “democráticamente” con su hermano ayoreo, chiquitano, sirionó o tacana. Es el debate que se da en la mayoría de las organizaciones indígenas del oriente, donde reina el desconcierto por el acuerdo entre oficialismo y la oposición para aprobar una ley electoral que ralea a los pueblos indígenas, paradójicamente en el país del “Estado Plurinacional”. Para el mojeño Pedro Nuny Caity, vicepresidente de la Confederación de los Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB), la Ley Electoral Transitoria es inconstitucional porque vulnera -entre otros- el derecho de los pueblos indígenas a dar su opinión sobre temas que los afectan. En este caso, la CIDOB presentó al Congreso su proyecto de ley electoral, pero en ningún momento la consideraron los legisladores.

1 Evidentemente, la Ley Electoral Transitoria lo que ha hecho es alterar la estructura del voto, convirtiendo a bastiones electorales favorables al MAS-Pueblos Indígenas en espacio de “listas Abiertas”, donde los mismos indígenas tendrán que pelear contra otros indígenas que responden a los interés de los grupos cívicos, prefecturales y de derecha. Pero además, esta modificación genera una pugna interna ya que 34 pueblos indígenas tendrán que pelearse por apenas 7 escaños, lo que cuestiona su particular forma de representación. ¿Un ayoreo podrá representa a su pueblo y al pueblo guaraní, por ejemplo? ¿Hemos avanzado en esa dirección?

2 En consecuencia, no es una medida “democrática” la que se ha asumido en la Ley Electoral Transitoria, sino una disposición destinada a minar la disciplina y la cohesión interna del movimiento indígena.

3 Obviamente, a estas alturas del partido, no vale la pena preguntarse por qué el MAS no defendió la representación indígena por normas y procedimientos propios, como tanto cacarea el nuevo texto constitucional. La respuesta ya la sabemos y es simple, al MAS le interesa la posibilidad de seguir en el gobierno por una o dos gestiones más al costo que sea, de manera que defender “principios” no es parte de su agenda.

4 Todo esto nos lleva a preguntar: ¿Qué es el Estado Plurinacional a final de cuentas? ¿Sólo una representación de mini minorías? ¿Por qué el MAS engaño a todos al defender un Estado Plurinacional que termina dando 7 escaños a pueblos indígenas (4%), de una representación de 166?

5 El hecho de que el CIDOB hubiera presenta un Anteproyecto de Ley propia, nos muestra el grado de ingenuidad política en la que se encuentran o a la que son llevados por los mismos parlamentarios masistas. La correlación de fuerzas en el parlamento ha determinado, desde hace mucho tiempo atrás, que las minorías derechistas tienen el sartén por el mango, al controlar la Cámara de Senadores. Mientas esta situación no sea modificada, eso significa que quien legisla en el país es la derecha, quedando claro que el MAS sólo controla el Gobierno, de manera que las iniciativas legislativas populares serán sólo papel, cuyos contenidos nadie leerá y menos tomará en serio.

Veamos otros aspectos más:

La confederación considera que sería justo dar a los pueblos indígenas 34 escaños, uno por cada pueblo cuya población es una minoría en la circunscripción. Los dos pueblos mayoritarios, Quechua y Aymara, cuentan respectivamente con el 34 por ciento y el 22 por ciento de la población boliviana, por eso pueden participar de las circunscripciones ordinarias. Para agilizar el debate parlamentario, en su propuesta la CIDOB solicitó 18 legisladores para los 34 pueblos minoritarios, con la perspectiva de que era una ley transitoria. También pidió que las organizaciones matrices de los pueblos indígenas reconocidas por el Estado fueran las únicas habilitadas para presentar candidatos en las circunscripciones especiales.

1 Queda claro uno de los argumentos que más se ha utilizado al interior del Gobierno de Evo Morales, y que el Cejis lo difunde sin pelos en la lengua, es que aymaras y quechuas no necesitan representación parlamentaria directa, porque “pueden participar en las circunscripciones ordinarias”. Bajo está lógica, quechuas con 34% de la población, también son una minoría que podría haber peleado por tener una representación parlamentaria directa. También los aymaras, con su 22% poblacional.
2 Lo que sucede en el fondo, es que se quiere esconder el FRACASO de la arquitectura de circunscripciones indígenas que se hizo en la nueva Constitución pactada.
3 Lo verdaderamente justo era que cada pueblo tuviera su representación política propia, de manera de conformar una Cámara o un Congreso con una presencia multinacional o plurinacional.
4 Es falaz y espurio, el sostener que aymaras y quechuas tendrán una representación en el resto de las circunscripciones, porque a ellas solo acceden los partidos políticos o las agrupaciones ciudadanas. Los ayamaras y quechuas que vayan como candidatos a diputados o senadores, lo harán como militantes del MAS y no como representantes directos de estos pueblos.
5 Es evidente, la intención política por mantener la división entre naciones originarias de tierras altas y tierras bajas, estando comprometidos en ello, los actuales dirigentes indígenas, el MAS y las ONG´s.
6 Al final, cada pueblo por separado es una minoría. La única forma de ser mayoría nacional es cuando todos están juntos, guarayos, trinatarios, quechuas, urus, tacanas, etc.
7 La política de pretender construir un Estado Plurinacional sólo con la representación política de mini minorías indígenas ha fracasado y está debe ser una lección para el conjunto de naciones originarias y pueblos indígenas del Abya Yala.

Qué más tenemos:

Congresistas de la oposición consideraban aberrante que los indígenas pretendieran un representante para un pueblo “de doscientos habitantes”, mientras otras ciudades sólo pueden aspirar a un diputado cuando la circunscripción tiene 125 mil votantes. En un artículo reciente, Xavier Albó escribió que “la oposición ha argüido que ello va contra el principio del valor igual de cada voto. En realidad, lo contrapone dialécticamente a otro principio: equidad con los grupos más marginados. ¿Acaso no ocurre lo mismo cuando la misma Constitución (tanto la anterior como la actual) define un número fijo de senadores para cada departamento sea grande o chico? En Pando, por ejemplo, un solo voto para senador vale 47 veces más que en La Paz; e incluso ocho veces más, para diputado, cuyo número se supone basarse en la densidad demográfica. Pero la oposición ya no protesta por ello porque en ese caso le conviene”.

1 A este respecto hay que recordar a los diputados y senadores del MAS, que durante varias décadas, la derecha ha reclamado y logrado el respecto de las minorías electorales departamentales, logrando una cuota de representación que solucionaba en parte la desproporcionalidad en escaños que tenían las regiones con baja densidad poblacional (sobre todo Pando, Beni), de manera que ahora es completamente vergonzoso y demuestra la falta de capacidad de la fuerza gobernante, en no haber podido defender la representación política de los indígenas.
2 En la misma Constitución y en todo el régimen electoral se ha vuelto a ratificar una representación “compensatoria” para los departamentos menos poblados, por ejemplo Pando: si los diputados fueran definidos en base a una circunscripción nacional, los pandinos a lo sumo llegaría a tener 1 solo diputado, pero no es así, la Ley Electoral les asigna 5 diputados y 4 senadores (como a Santa Cruz o La Paz), aunque este último tiene una población 44 veces superior a Pando.
3 Lo triste es la nula defensa que hacen los diputados del MAS de los mecanismos de compensación de las desproporcionalidades de los sistemas electorales, de manera que ni siquiera lograron hacer respetar su noción de “Estado Plurinacional”.

Complementa todo lo anterior el siguiente párrafo:

La ley aprobada en el Congreso disminuyó a siete las circunscripciones especiales. Para evitar el “corporativismo”, repudió el pedido de la CIDOB para que fuera la única habilitada a nombrar candidatos. Entonces, en las circunscripciones especiales indígenas también se podrán postular partidos políticos y organizaciones indígenas “paralelas”, creadas por comités cívicos, alcaldías y prefecturas de la media luna. Ante un panorama tan difícil, los indígenas discuten qué hacer con una ley que, fundamentalmente, fomenta la división en las organizaciones. “Ante todo tiene que primar la unidad de los 34 pueblos y cerrar filas en torno a nuestros territorios”, sostuvo Nuny.

Pedro Nuny sobre la ley electoral: “La peor parte nos llevamos los pueblos indígenas”

¿Qué evaluación hace de la aprobación y promulgación de Ley Electoral Transitoria?

Estamos planificando ahora la convocatoria a la Asamblea Consultiva de la CIDOB, que se va a desarrollar el 20, 21 y, 22 de mayo, evidentemente para tomar un posicionamiento claro, contundente, sobre lo acontecido en el bochornoso debate que hubo en el Congreso nacional y la negociación entre la derecha y el Gobierno para rifar las expectativas que teníamos en nuestro proyecto de ley Transitoria. Lamentablemente hay un descontento total de nuestras bases, muchos proponen marchar.

Hay emergencia en la organización, emergencia que se va a concretizar con esta asamblea de mayo. Entonces los pueblos van a deliberar, van a debatir y van a sacar resoluciones con respecto a esta Ley Transitoria. Si lo asumen, o lo rechazan, es simplemente una responsabilidad de la organización a nivel nacional con sus 34 pueblos.

¿Pueden asumir algún tipo de medida de presión?

Esperaremos mejor a esa instancia orgánica, como corresponde, para poder pronunciarnos con respecto a este tema. Yo lamento mucho que tanto el Gobierno como la oposición se estén rasgando las vestiduras viendo de quién es la paternidad de esta normativa, como si fuera algo tan importante y trascendental que ha pasado en el país, dejando francamente a los pueblos indígenas ante la peor situación. Lo lamento mucho también porque en las circunscripciones especiales van a lidiar también los partidos políticos. Así, en vez de unificar al movimiento indígena, presumo que va a haber mayor dificultad, mayor divisionismo, y eso es lo que no quisiéramos tener en nuestros niveles organizativos. Me imagino que habrá una disgregación, porque van a pugnar personas no aptas y que no tienen ninguna representación en el pueblo, pero por apego a un partido político seguramente van a crear más divisionismo adentro de nuestros TCO (Territorios Comunitarios de Origen).

¿Cómo quedan sus relaciones con el Gobierno?

Evidentemente nos sentimos traicionados, eso lo estamos viendo en la propia realidad. Nuestra participación en los distintos niveles que tiene que cumplirse en el Estado Plurinacional no se está respetando. Creo que debe haber una participación de los pueblos indígenas, pero no se está cumpliendo. Estamos muy descontentos y pienso yo que ojalá podamos revertir esto, aunque lo veo un poco difícil, porque la ley ya está, fue votada y promulgada. Pero dejaremos mejor a la asamblea deliberar y sacar sus propias conclusiones. Yo no tengo la potestad de decir si nos vamos a alejar o nos vamos a unir más, pero creo que estas situaciones van a pesar mucho. Vamos a analizar este punto muy importante. También vamos a evaluar cómo encaramos las próximas elecciones del 6 de diciembre. Veo que ahora en desmedro de nosotros se han rifado nuestras pretensiones. Creo que a esto hay que evaluarlo y creo que está en veremos todavía el apoyo que daremos o no al presidente. No me arrepiento del apoyo que dimos hasta ahora al Gobierno. Lo que menos debemos hacer es arrepentirnos: la vida continúa y debe ser de la mejor manera para replantear una orientación que sirva realmente a los pueblos indígenas. No queremos ser solamente un apoyo del Gobierno sin recibir nada a cambio. Este es un momento coyuntural en el que lastimosamente la peor parte nos llevamos los pueblos indígenas.

En un comunicado reciente, la CIDOB denunció que la Ley Electoral no respeta a la Constitución.

Nosotros nos sentimos francamente muy frustrados. La nueva Constitución se está transgrediendo, esto amerita un tratamiento muy importante en el interior del movimiento indígena. Creemos nosotros que se están vulnerando los derechos de los pueblos indígenas que se han conquistado no solamente en las normativas de nuestro país, sino también en la normativa internacional, como en la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas de la ONU (Organización de las Naciones Unidas) y en el Convenio 169 de la OIT (Organización Internacional del Trabajo). Y nosotros hemos manifestado demandar no solamente al oficialismo sino también a la oposición, en su conjunto al sistema político racista, excluyente, discriminador, chantajista, que lastimosamente perjudica a esta parte de la región, a una gran diversidad de culturas de acá, el oriente boliviano y la Amazonía.

¿Por qué cree que tanto oficialismo como oposición rechazaron tratar el proyecto de ley de la CIDOB?

Se han acomodado ellos y están muy felices, muy contentos, porque en desmedro de los pueblos indígenas tratan de acomodarse para acumular más poder, a tal punto que se van a meter hasta en nuestros propios territorios a lidiar. Y no hay duda de que seguramente van a apoyar con millonarias sumas a un candidato X, quiera Dios que eso no suceda. Pero esos son los riesgos que deberemos asumir. Es nuestra determinación de acá adelante mantener la unidad. Ante todo tiene que primar la unidad de los 34 pueblos y cerrar filas en torno a nuestros territorios: nuestro territorio es nuestro y nadie más tiene que interferir. Si los partidos políticos se meten, me adelanto yo a manifestar que la piensen dos veces. Y si los partidos políticos quieren dividir nuestros territorios, que la piensen más de dos y tres veces, porque yo creo que van a salir de ahí a palos.