La situación del pueblo

ho

Martes 24 de febrero de 2009. La Paz Bolivia

Notas sobre la coyuntura actual de Bolivia

Varios aspectos importantes merecen ser analizados:

La situación del pueblo



La situación del pueblo

Pero la coyuntura no pasa sólo por aspectos relativos al Estado o la corrupción. La situación del pueblo es para nosotros un aspecto fundamental, porque lo consideramos como potencial sujeto de cambio y transformación.

Durante este tiempo, la mayoría de las personas ratifican su esperanza de cambio al tomar algunas decisiones como fue el apoyar el nuevo texto constitucional, por que veían es dicha acción una ratificación de lo andado durante estos últimos años. Sin embargo, en la vida cotidiana, las personas no ven cambios sustantivos en la forma como se encara la sobrevivencia.

En las áreas rurales, las estrategias de sobrevivencia han implicando vivir en austeridad y con mucha paciencia. De tal manera que algunas medidas asistencialistas de parte del gobierno son vistas con buenos ojos, pero no así el resto de las políticas del Estado que nunca han llegado a beneficiar a las mayorías nacionales. En este contexto, no hay acceso al crédito, la producción se mantiene dentro de las prácticas tradicionales, de manera que se puede garantizar cierta seguridad alimentaria para las familias pero no así la soberanía alimentaria para el país.

A nivel urbano, la situación de conseguir y asegurar un empleo sigue dentro de los lineamientos del modelo neoliberal que se aplicaron durante los últimos 20 años. El trabajo productivo escasea porque seguimos siendo un país con proto capitalismo, donde la inversión productiva siempre ha sido un chiste.

Los empleos son inestables, informales y neoliberales, es decir a favor del empleador, sea este privado o estatal. La gente trabaja más horas, nunca se reconocen las horas extras.

Si el empleo es puesto en peligro, la población prefiere bajar el salario obtenido a cambio de la seguridad de un ingreso fijo, que aunque bajo le permite encarar su vida con cierta seguridad. Mientras que el desempleo implica el riesgo de generar ingresos que en frecuencia y cantidad pueden variar de un mes al otro.

Los empresarios privados siguen siendo los reyes del proceso laboral, de manera que nadie les pone un coto.

La organización sindical, en general, atraviesa por momentos de precariedad, donde la unidad, independencia y solidaridad están en permanente entredicho.

Finalmente, otro elemento a tomar en cuenta es la acumulación de la decepción, frente a un gobierno popular que día a día va minando la voluntad de triunfo que aun mantiene nuestro pueblo. Los actos de corrupción son visto con incredulidad a un principio, pero luego vuelve a la mente de las personas el recuerdo de las conductas delictivas de los partidos tradicionales que realizaban sus negociados bajo las mismas modalidades de los que ahora realizan los funcionarios del MAS. Surge entonces la pregunta: ¿Esto es más de lo mismo?

ESTADO DE AVANCE EN LA ARTICULACIÓN DE LOS MICROPODERES

El pueblo quiere cambios concretos y quiere mejorar sus condiciones de vida. Pero al margen de esta demanda economicista, el pueblo boliviano necesita sentirse vencedor y saber que esta realizando actos de trascendencia. Parece que el camino de ser protagonista pasa por subirse al carro de la insurgencia. Por ello en diferentes regiones del país se piensa en asumir acciones más contundentes desde el protagonismo de la calle.

Esta situación nos lleva a realizar un balance sobre el grado de asentamiento y desarrollo de los micropoderes. Tema que se socializa, de manera más profunda en un informe separado que será distribuido internamente.