Actas de las discusiones sobre estrategia

aaaaaaEn primer lugar, desearles un exitoso 2009, que todo el trabajo político que se realice se vea plasmado en verdaderos procesos de avance de las luchas populares.

Presento a continuación, las actas de las discusiones internas que se desarrollaron en los meses de noviembre y diciembre sobre el tema del Socialismo Insurgente, toda vez, que gran parte de estas actas está siendo recogido en el documento que será expuesto en el Encuentro de las Brigadas Internacionalistas “Bolivia y el Socialismo Insurgente para la Patria Grande” que se realizará los días 17 y 18 de enero.

Al contar con la autorización para difundir estos materiales, no hago otra cosa que poner en antecedentes a las personas y organizaciones que vayan a particiar en el Encuentro acerca de algunas ideas que vienen siendo el centro de nuestra discusión orgánica. Todo lector paciente, podrá darse cuenta, que se trata de actas de una profunda discusión, donde los temas -muchas veces- se abordan de manera desordenada, pero, existe un hilo conductor que configura nuestra propuesta, dentro de un discurso insurgente completamente novedoso.

Segura de que estos materiales sean comprendidos dentro del contexto que les describo, les saludo muy afectuosamente.

Nina Guevara
Coordinadora BI
Patria Insurgente Sol para Bolivia



Actas de las discusiones sobre estrategia

PRIMERA SESIÓN

Atacar a la estrategia del enemigo y no tanto a las fuerzas materiales del enemigo.

1.- Debemos analizar una estrategia mundial, continental ya que se avecina un período de lucha intercapitalista entre Asia, Europa, Estados Unidos y UNASUR, por la hegemonía política, militar, económica del mundo. Todas estas fuerzas trabajan para salvaguardar el capitalismo.

Se puede observar la presencia de 5 grandes crisis capitalistas: 1848, 1930, 1970, 1987 y 2008, todas diferentes en sus características con la variante de que en algunas de ellas la formula de solución fue la presencia de más Estado o menos Estado en la economía.

Ahora se habla de más Estado, de mayor intervención estatal, pero lo cierto es que ninguno de los bloques señalados va a sentar las bases de una nueva sociedad.

China liberaliza mercado de tierras.

Todos los cambios se realizan bajo la preeminencia del racionalismo, no hay un nuevo paradigma a nivel mundial, ni siquiera cumple este rol el llamado paradigma sinérgico. En este contexto, aparecen los particularismos, como el “indigenismo”, para llenar este vacío, pero aún la cosmovisión andina como tal, no es universal.

En Bolivia existe un instinto revolucionario, en 1989 el sujeto, la clase obrera deja de ser hegemónico, surgiendo la pregunta: ¿puede construirse una nueva sociedad?

Keynes reconoce el papel de la clase obrera y por eso plantea un modelo económico para cooptar a través de dar más empleo, seguridad social, educación a la fuerza de trabajo. Además se introduce una serie de mejoras tecnológicas en la producción para quitarle el “control de la producción” que tenían los obreros. De esta manera, nace el obrero sin control de la producción, ya no es tan sujeto de la revolución, ya no maneja la economía como tal. Es más, en estos 50 años se ha tecnologizado más la producción.

En consecuencia, la estrategia debe decirnos ¿para qué?, ¿con quiénes?

Marx fue enterrado en 1989, con la caída del muro de Berlín, pero ahora resurge como el ave Fénix.

Holoway y lo zapatistas han planteado una estrategia de “cambiar el mundo sin tomar el poder”, que precisamente va en la línea de remachar el capitalismo.

Hoy en día, en el gobierno del MAS están todos los partidos comunistas, chinos y soviéticos, para remachar el capitalismo. El POR nunca ha dejado de ser un partido de panfleto.

Por todo lo expuesto, hoy más que nunca se justifica la “Tercera Vía”.

2.- Debemos hacer un análisis del texto de estrategia y partir por una autocrítica: ¿se ha construido los micropoderes? ¿se puede construir el poder? Creo que eso no va, por el contrario se ha abierto la puerta al revisionismo.

La cosmovisión es una falsa conciencia, el mercantilismo ha penetrado a todo lado. Tras la caída del muro de Berlín, todo el mundo ha buscado “nuevas ideas”.

No podemos ser eclécticos. Para entender el capitalismo debe conocerse cómo funciona este. Por eso debemos dejar de lado ese discurso, el subjetivismo no nos permite conocer el mundo.

La estrategia es la “captura del poder”, destruir el aparato del Estado. Y para ello debemos construir una estructura política de cuadros.

Debemos definir:

1. Línea ideológica
2. Tipo de lucha
3. Tipo de lucha militar

Viene una crisis ecológica: ¿qué respuestas damos?

Debemos construir una organización de vanguardia, con cohesión ideológica, no eclética.
a

3.- El Amauta Mariátegui es claro: en el marxismo el sujeto es la realidad, es el obrero, el indio…

El marxismo es el instrumento al servicio del sujeto y no que el instrumento a subordinado al sujeto creando la “idiotez marxista”.

Nosotros debemos avanzar, incluso más allá del marxismo. Recordemos que la clase obrera es un proceso de anulación del hombre, ya mencionado en el Manifiesto por Marx.

Los hombres somos objetos, donde el trabajo y el capital están al servicio de la riqueza.

En Bolivia vemos las relaciones servidumbrales:
b

Para definir una estrategia debemos tener nuevas teorías: el hombre nuevo significa la superación del racionalismo (socrático, aristotélico, platónico, etc.).

La cosmovisión ha sido distorsionada por Xavier Albo.

El colonialismo es capitalismo retardado, idiota, proto capitalismo. En Bolivia nunca ha habido inversiones, por eso es un capitalismo idiota, improductivo, rentista. Por ello se tiene un Estado y somos asistencialistas.

El MAS es un aparataje del sistema, por ello no son traidores sino parte del enemigo.

Para profundizar el proceso, hay que trabajar los micropoderes que han generado las luchas de octubre.

Primero es la ideología, luego es el fusil.

Los micropoderes son poder social, control social.

El eje del micropoder es el hombre nuevo, donde el prestigio debe ser un elemento fundamental así como la rotación en los cargos y las responsabilidades.

Debe haber una disputa de espacio en lo económico, construyéndose las Unidades Productivas propias.

La economía social debe tener control social y todo esto son los poderes sociales.

4.- Lo que hay que discutir es si tenemos una estrategia vencida o no vencida.

Buscamos humanizar el mundo y los micropoderes son la construcción y reproducción de tu mundo para superar la alienación de la sociedad.

Micropoderes no son una simple táctica, sino una estrategia.

Los micropoderes son los zapatos con los cuales camina el pueblo, pero los zapatos forman parte de tu cuerpo.

¿Construir o tomar el poder? El poder no se toma, el algo que cruza el cuerpo social, es agregarle elementos políticos e ideológicos.

Nos enfrentamos a una estrategia del Pacto: UNASUR, que busca la reinstitucionalización democrática. Ese es el elemento fundamental. Hay una nueva élite en América: UNASUR.

La estrategia de consenso responde a UNASUR, los que no estamos de acuerdo somos sus enemigos y nos van a neutralizar, quitando a su enemigo sus bases de apoyo, oxigeno, legitimidad.

Debemos tener presente que la revolución la hacen los pueblos, las vanguardias apoyan. ¿Qué paso en Nicaragua? Debe haber una apuesta siempre al pueblo y no a la organización. No debemos reafirmar que la vanguardia lo es todo. Ahí es donde llega a faltar la concepción de la política. ¿Cuál es el sujeto? ¿Dónde hacemos la política? Tenemos que buscar nuevas formas de hacer política, unificando lo político, los social y lo militar.

¿Qué es el socialismo? ¿es la administración de la empresa, el reparto prebendal?

Tenemos que salir de la lógica de la modernidad. Las experiencias superadas del socialismo demostraron que también depredaron la naturaleza, debemos construir un socialismo que no dañe el medio ambiente.

En conclusión la estrategia y la concepción del mundo van juntas.

Por otra parte, no debe separarse la estrategia con la táctica. La táctica es la estrategia hecha realidad y no meros pasos hacia el logro de una meta.

Los micropoderes ya son la sociedad del futuro. El socialismo es igualdad, libertad en los micropoderes.

La revolución es ahora, se presenta en la táctica y la estrategia.

Los micropoderes son una forma de organización nueva, el instrumento político aporta con una lógica. ¿Cómo superamos el fetichismo del partido?

5.- Rescatar la forma de organización social desde abajo, lo insurreccional de El Alto, recuperar el micropoder, construyéndolo. ¿Cómo? Tomando municipios, comunidades.

El sujeto social es el indígena en su condición de pobre, el obrero en su condición de explotado. Tenemos una población mayoritariamente indígena y debemos combatir al pachamamismo.

Hemos dado pasos importantes pero nos hemos quedado en la cola del tren.

¿Cómo dejamos de ser idiotas es la estrategia?

6.- Los micropoderes es la des enajenación, la construcción del nuevo micro Estado desde abajo y la toma del poder. Es más allá del poder popular, ligado a la construcción del Ejército Popular.

También es la construcción del instrumento de cuadros, organización y con capacidad.

7.- A nivel internacional, en muchos países de Europa, el socialismo fue impuesto después de 1945 y no fue una construcción propia de los pueblos como en Cuba.

Vivimos una crisis y es probable que los procesos revolucionarios se den en los países del capitalismo desarrollado.

Antes de que lleguen los españoles en el incario no había esclavitud, era un modo de producción donde la autoridad local se ejercía según sus normas propias y se contribuía con un tributo al Inca.

8.- Encuentro en el concepto de micropoderes una limitación, ya que refleja un momento espontaneo. ¿Qué pasaba en octubre si había una represión estatal? Esos micropoderes no hubieran aguantado la represión, ya que se trata de movimientos espontáneos.

¿Cómo coordinar los poderes? Se necesita de la coerción y organización de cuadros, sino todo se diluye en el tiempo. Nos seguimos manejando sólo por la intuición.

9.- Según Marx, en toda revolución hay el preludio de una revolución filosófica.

Demos reivindicar el poder hacer: la emancipación del asalariado, la necesidad de producir, la auto gestión.

Los micropoderes son el poder hacer, recuperar el control de la producción.

Más importantes que las relaciones de producción son las relaciones de dominación.

SEGUNDA SESIÓN

1.- Las insurrecciones, los procesos insurreccionales en Bolivia no han sido insurgentes, por ello no han podido plasmarse en victorias contundentes por parte del pueblo.

La lógica insurreccional es adecuada para Bolivia, pero con el componente insurgente, pero la insurgencia no debemos comprenderla necesariamente como una instancia de militancia.

La organización política, dentro de una estrategia insurreccional insurgente, debe encarar las tareas militares y políticas más importantes, pero no la exclusividad de ellas.

2.- Por ello, plateo el encarar la potencia, la fuerza y el poder.

3.- Patria Insurgente es potencia.

4.- ¿Es posible construir el socialismo sin violencia? La respuesta es NO, es por la vía violenta que avanzaremos a la construcción de una nueva sociedad. ¿Quiénes lo van a hacer? La vanguardia política militar, creando las condiciones para que la insurrección sea el tiro de gracia. La vía electoral son sólo un indicador del nivel de conciencia del pueblo, pero esa vía no abre caminos directos al proceso revolucionario.

Entonces surge la pregunta: ¿Construir el Poder o Tomar el Poder? Nosotros no debemos pensar en la construcción de un poder dual o contrapoder, sino en “hacer el poder”.

En Bolivia el MAS ha llegado a estar al otro lado del pueblo, ellos buscan desarrollar el capitalismo.

De nuestra parte, cada célula, cada instancia orgánica debe ser un cordón umbilical con las masas. No es equivocado el planteamiento de Lenin que le atribuía a la organización política el papel de la educación de las masas. En Bolivia, la gente va a estar embobada o embotada aún por un tiempo con el actual gobierno, entonces la tarea es la formación, la concientización.

Hay diferencia entre gobierno y poder y esto debemos aclarar permanentemente.

En el terreno electoral, es importante el tema de las elecciones municipales ya que se podría encarar la articulación de formas de micropoderes en lugares específicos. Todo ello, cambiando el actual carácter de los municipios, avanzando en la articulación regional, tomando en cuenta las posibilidades que se van a abrir en el siguiente año, desarrollando para ello, nuestra forma de pensar.

En el terreno electoral nacional, es evidente que el actual gobierno aún tendrá apoyo popular, siendo una estrategia de la derecha el presentar la mayor variedad posible de candidaturas para dispersar el voto, con el propósito de bajar la votación de la primera fuerza política. Esta sería una especie de táctica “carroñera”. De esta manera, es muy probable que Evo Morales baje su votación real y en ningún caso pueda aspirar a tener 2/3 de la votación.

En todo caso, en las coyunturas futuras es importante incrementar nuestra presencia política, especialmente con consignas claras y educativas, tanto las novedosas como las históricas: “la juventud, arcilla de la nueva sociedad”, etc.

Otro aspecto que será un elemento presente en la coyuntura es el referido a la crisis económica.

Chomsky sostiene que está surgiendo un nuevo bloque económico y político en América del Sur, cuyo horizonte tendría la forma de un bloque independiente, una especie de autonomía regional, incluso con una línea antiimperialista, pero no por esto, con una línea anticapitalista.

5.- Cuando se hace referencia a la estrategia de Holoway y los zapatistas, probablemente no buscan consolidar el capitalismo cuando hablan de transformar el mundo sin tomar el poder, tal vez es sólo una apuesta equivocada, son las limitaciones de su estrategia.
c

UNASUR es un proyecto brasileño y Bolivia va a ser una simple correa de transmisión de mercaderías del Brasil en transito al Pacífico. A UNASUR le interesa Bolivia en tanto y en cuanto sea un especio de comunicación, de transito libre por los corredores inter oceánicos, sin importarles para nada lo de Bolivia Digna y Soberana.

Con UNASUR, la política internacional de Venezuela quedo inutilizada, al sumarse Colombia a la Unión del Sur incorporando condiciones militares para cerrar el cerco político a las organizaciones armadas de dicho país, de manera que se convierta esta nueva institucionalidad regional en el elemento de neutralización de la voluntad popular de cambio en todos los países de la región. Se trata de imponer regionalmente el “Estado de Derecho” mediante la estrategia de consenso, el uso de la violencia legítima y la educación neoliberal. ¿Será todo esto posible? En todo caso dependerá de cómo se consolida la nueva Constitución de consenso en Bolivia, elemento fundamental para la institucionalización democrática y liberal en este país.

Nuestra estrategia debe enfrentar la estrategia regional de institucionalización democrática, enarbolando las banderas del socialismo andino popular.

Se observa en concepto de socialismo andino popular, ya que el socialismo es por esencia popular, y lo de andino, por cuanto nuestra realidad es también amazónica y chaco platense, sin embargo la idea es buena, ya que se trata de reivindicar una forma novedosa y propia de socialismo para toda la región, superando aquella propuesta del “socialismo del siglo XXI”, que nunca llego a aterrizar y que se quedo como un discurso.

En cuanto a la educación y concientización, debemos saber distinguir entre conocimiento y criterios para que se logre discernir la realidad, y conocimientos y criterios para interpretar la realidad.

Los micropoderes educan en base al “hacer haciendo”.

En cuanto a la consigna de lo “máximo posible”, debe quedar claro que la revolución cubana a la cabeza de Fidel Castro, hizo la “revolución imposible” (sino miremos el bloque de todos estos años) y en realidad ese debería ser el norte, no conformarnos con lo que hace este gobierno y el MAS de lograr lo máximo posible, que en realidad es lo “mínimo posible”. Los micropoderes se basan en buscar lo imposible frente a la “máximo posible” (en realidad lo mínimo posible). Debemos recordar que la lógica de consenso se basa en lo máximo posible para entronizar las conductas sociales de conciliación y resignación.

¡No a la resignación!!!

Se debe evitar la implementación de esa política de estrangulación de la voluntad popular de cambio. El hecho de pactar impunemente e introducir en la nueva constitución concesiones a favor de la derecha es parte de esta estrategia, que busca que el pueblo se resigne a tener que vivir en el actual sistema postergando indefinidamente las posibilidades de un cambio de sociedad.

Por eso, debemos reivindicar nuestra presencia en la Asamblea Constituyente, por que pese a tener dos asambleístas, en condiciones muy adversas, sin recursos, sin manejar el aparto logístico, pudimos hacer lo que teníamos que hacer, evitando contentarnos con lograr lo “máximo posible”. Esta experiencia es similar a la lucha de 300 soldados espartanos contra miles de persas, esta es pues la cualidad insurgente.

En cuanto a la discusión sobre el Partido, considera que no esta terminado el tema, pues no estoy seguro de que la célula sea el espacio de coordinación con la masa. Incluso, ya no se puede entender a la masa como masa, en la actualidad ya no podemos creer que existe el obrero embrutecido en su puesto de trabajo o pensar que el pueblo está desinformado y que no sabe lo que sucede en la presente coyuntura. La gente sabe qué es el MAS, qué es este gobierno y mantiene la apuesta por el mismo en la medida en que encuentra que algo puede lograr por esta vía. En consecuencia se debe trabajar no la idea del partido de cuadros, sino la instancia intermedia, sin caer en el partido de masas.

Debemos definir el motor del proceso revolucionario, y saber dónde pondremos los huevos, y debemos ratificar que es la juventud el sector estratégico para el cambio, pero además debemos conocer cual tecla es la que debemos tocar y en qué momento preciso hacerlo.

Debemos desarrollar la capacidad de traducir la teoría en grandes operaciones políticas.

Más que desarrollar el concepto de zona liberada, debemos encarar hoy el concepto de zona controlada ligada a la lógica insurgente.

El término de “captura del poder” en determinado momento del proceso insurgente es una idea que me gusta mucho, ya que es diferente al termino “toma del poder”, el concepto de captura implica que nosotros estamos vivos y estamos en una conducta de caza, de cacería del poder. Creo que hemos superado la discusión histórica de “tomar el poder”.

6.- Lo que nos diferencia de la idiotez marxista son los micropoderes, las Unidades Sociales de Producción (USP) o los poderes del silencio.

Los micropoderes son una criatura, a la cual vamos estudiando. En una primera etapa lo hicimos empíricamente, hoy la estudiamos a partir de la problematización, por ejemplo: ¿micropoder = microempresa?

La metamorfosis del trabajo hacia la riqueza social.

Ahora bien, debemos reconocer que en teoría aún somos enanos y que hemos trabajado el concepto “proceso” que siendo ambiguo permite a muchos izquierdistas y oportunistas decir: “por el proceso hay que unirse al MAS”, “por el proceso ceder a la derecha”. Otra cosa son las tácticas.

A corto plazo debemos definir en lo económico ¿cómo van a funcionar las USP?, la solución del tema del salario y del empleo, toda vez que el actual Estado es incapaz de solucionar esos problemas.

 Prestamos sociales
 Intereses sociales
 Banca social
 Inversión social

En lo político, recuperar las banderas de octubre, profundizar el proceso partiendo de los micropoderes.

7.- Los micropoderes en lo militar es el control social, la autodefensa, el control de la especulación.

A los bloqueos les falta la lógica insurgente de manera que no llegan a tener el “sentido de guerra”.

8.- Los menonitas no están en la lógica del Estado.

Los micropoderes, transformación de las relaciones coloniales, capitalistas, genera un nuevo Estado, donde la inexistencia de condiciones subjetivas deberán ser creadas.

Se debe discutir el tema de la autodefensa, la planificación centralizada, la zona controlada, incluso la captura de zona, donde se daría la autonomía más la autodeterminación.

Debemos trabajar una estrategia geográfica de los micropoderes.

9.- Los micropoderes son la descomposición del neoliberalismo, como sucedió en El Alto, donde existen más de 5.000 micro actividades. Nuestra política debería apuntar a fortalecer las microempresas.

10.- Parece difícil pensar en construir el poder desde abajo. Existe un poder dominante que maneja diestramente las instancias superestructurales, con capacidad de sabotear cualquier estrategia que se tenga.

Para derrotar al capitalismo debemos construir los micropoderes como factores de poder, ya que no se puede crear relaciones de poder distintas al capitalismo.

11.- debemos elaborar una economía de insurgencia, con el poder hacer como centro, donde el trabajo es el padre y la naturaleza es la madre.

12.- Estamos planteando un camino, una propuesta que no está diseccionada, sino que es integral, esta fusionada.

Para trabajar la economía insurgente, debemos leer la “propuesta agraria en guerra” de las FARC, para ser ofensivos al discutir esta estrategia a nivel latinoamericano.

13.- La economía capitalista no es sólida, en Bolivia la burguesía no es una clase en su plenitud, es tan sólo una casta. El 52 y durante las dictaduras, se hicieron esfuerzos que no han podido implementar un sistema capitalista, siendo éste débil, mal formado, impuesto desde afuera.

14.- En la actualidad el esfuerzo de UNASUR es implementar una neo colonización, para garantizar el suministro de materias primas por parte de la región, con un escaso desarrollo industrial, donde Bolivia será un simple punto de encuentro y transito de mercaderías.

15.- Bolivia no es un país capitalista dependiente, aquí hay un capitalismo idiota sin inversión: ¿quién va a dar trabajo a los desocupados?

16.- En 1952 no podía haber condiciones favorables para intentar desarrollar el capitalismo porque la mayoría de la población eran pongos. Después, nos han hecho cumplir un rol específico dentro de la acumulación originaria del capital.

Las bases de la economía insurgente no son para ir al capitalismo, sino al socialismo insurgente.

Estrategia de Victoria versus estrategia de perpetuación

Hablar de estrategia y estrategias de poder son temáticas muy atingente a los tiempos actuales que vive nuestro país y nuestra organización, intentar aproximar algunas nociones y encontrar aquella que nos permitirá avanzar en los derroteros de la lucha revolucionaria, es un desafió cotidiano para cada militante, este pretende ser un aporte para aquello.

Ser sabios y hacer el movimiento preciso que permita hacer avanzar los procesos de cambio que vivimos, son cualidades y potencialidades que debemos descubrir en cada uno de nosotros, en el día a día de la aplicación de la política, de la reflexión constructiva, del aporte consecuente, de la voluntad de victoria, solo así seremos mas y mejores militantes y combatientes.

La palabra estrategia (del francés stratégie y del italiano strategia) se deriva indirectamente de la palabra griega strategos (general del ejército), pero para ser mas claros la palabra griega que debemos rescatar de manera mas precisa y equiparar con lo que entendemos en la actualidad por el concepto de estrategia se deriva de Strategike episteme (la visión del general) o de strategon sophia (la sabiduría del general).

Resulta interesante, analizar el concepto a partir de esta dualidad de términos que son visión o sabiduría y General, como sujeto conductor de una iniciativa militar, es decir el estratega debe tener criterio formado para tomar las mejores decisiones para conducir la guerra, entendiendo a esta como “la continuación de la política por otros medios”.

Es en este plano donde el manejo a cabalidad de la información del terreno de operaciones o de la coyuntura política en su efecto, resulta indispensable para adecuar los movimientos tácticos que den como resultante un avance cualitativo y cuantitativo del curso de la contienda. De esta manera criterio, información y asertividad entre otras cualidades, permiten al estratega político militar tomar la decisión adecuada en el momento adecuado y con la determinación concreta y necesaria para avanzar y vencer.

La definición clásica de estrategia es “la consecución de los objetivos militares a través de la disposición de los medios humanos y materiales; los objetivos implican normalmente la victoria en la guerra a través de la destrucción de los ejércitos enemigos”, pero con un conjunto de conocimientos y sabiduría, que porta el General o el estratega o la dirección colectiva, para vencer o aniquilar las fuerzas enemigas.

En esta misma línea, Karl Von Klausewitz, general prusiano, teórico de la guerra (1780-1831), que como general que sirvió en los ejércitos de Prusia y de Rusia, y que vivió directamente las guerras napoleónicas de finales del siglo XVIII y principios del XIX, que forjaron gran parte de los estados y naciones contemporáneas de Europa, definía la estrategia mediante su diferenciación de la táctica. El decía: “… la estrategia es el uso del encuentro (combate) para alcanzar el objetivo de la guerra y la táctica es el uso de las de las fuerzas militares en el combate. (De la Guerra, Libro III, Capitulo.

La confrontación según este estratega queda definida por la conjunción de dos objetivos concretos, uno tiene que entenderse como “en” la guerra, que serian las acciones tendientes a conseguir objetivos tácticos y el otro como “de” la guerra, que seria en este caso el objetivo que se pretende alcanzar estratégicamente, buscar el objetivo de la guerra, o sea el interés superador de la contienda, la victoria.

A si teniendo claro y definido el objetivo “de” la guerra, el objetivo táctico se adecua a en función del momento y prioritariamente del objetivo estratégico; las acciones u operaciones políticas deben ser funcionales a la consecución de objetivo tácticos, por ende son tácticas en si mismas y van configurando el escenario estratégico de victoria.

Sin embargo, 2,300 años antes que Klausewitz, en el año 500 AC., un general chino, Sun-Tzu escribió: los verdaderamente hábiles en la guerra someten al ejército enemigo sin batallar. Capturan las ciudades enemigas sin asaltarlas, y se apoderan del estado enemigo sin campañas prolongadas. Su meta es tomar intacto todo cuanto hay bajo el cielo, mediante consideraciones estratégicas. Como resultado, sus tropas no se desgastarán, y las ganancias serán completas. Este es el arte de la estrategia ofensiva.

De este modo, lo que es de máxima importancia en la guerra es atacar la estrategia del enemigo. Lo segundo, mejor es romper sus alianzas mediante la diplomacia. En tercer lugar viene atacar a su ejército. Y la peor de todas las estrategias es atacar ciudades o en su efecto al enemigo propiamente tal. En este caso las acciones u operaciones tendrán que ser ejecutadas de manera clara y precisa dirigiéndolas hacia la neutralización de las operaciones político militares del enemigo.

La estrategia queda establecida por los objetivos últimos de cada entidad política. Su concepción de la economía, de la cultura, de la política, de las instituciones, de la seguridad pública, de la moral y de los demás componentes de lo que algunos llaman “el Proyecto de Nación” que se defiende. Es la esencia y la meta de la acción política, que se pone en cuestión en cada momento de la confrontación.

Los enunciados de Sun-Tzu se apoyan en tres conceptos centrales:

1) La acción estratégica procede de una dirección que se impone a todos los miembros del grupo. En este sentido, la estrategia es la regla de la acción colectiva. La estrategia es la meta central de toda actividad confrontacional, en este caso la actividad militar;

2) La acción táctica debe, al contrario, sufrir adaptaciones permanentes a los hechos o los proyectos del adversario. La táctica es esencialmente móvil y cambiante,

3) La confrontación militar -o política en este caso- se subdivide en dos modalidades: acción directa y acción indirecta, siendo ambas modalidades el complemento la una de la otra.

Resulta de mucha importancia tener en claro la sutil diferencia entre las definiciones presentadas de estrategia o atacas al enemigo o a la estrategia que esta utilizando en la contienda, muchas veces se prioriza en desgastar las fuerzas con severos golpes de mano o movimientos fulminantes, incluso hasta diezmarlo o concentrando la acción política en el desgaste de la figura política adversa, pero eso no asegura para nada la victoria.

Sun Tzu es claro en su propuesta “… el supremo refinamiento en el arte de la guerra es combatir los planes del enemigo…”, descubrir cuales son los elementos sustantivos que sostienen la estrategia enemiga y a partir de eso elaborar una estrategia propia que permita enfrentarla y destruirla, solo eso asegura la victoria.

De esta manera el conocimiento del enemigo sus fortalezas, debilidades, voluntad de victoria y sobre todo su estrategia de lucha serán los elementos determinantes que se pondrán en tensión frente a nuestras propias fortalezas, debilidades, voluntad de victoria y estrategia de poder, por ultimo Sun Zsu acoto “Un ejercito puede compararse con una corriente de agua, por que así como el caudal que fluye evita las alturas y corre presuroso hacia las tierras bajas, así un ejército debe evita la fortaleza del enemigo y ataca los objetivos por sus puntos mas débiles”.

Es de vital importancia el uso de la Inteligencia y del análisis estratégico, la planeación estratégica y el conocimiento de las propias fuerzas u organización, Sun Tzu preciso el concepto de estrategia ofensiva y básicamente definía elementos que decía aseguraban el camino a la victoria:

• Conoce al enemigo y conócete a ti mismo y, en cien batallas, no correrás jamás el más mínimo peligro.
• Cuando no conozcas al enemigo, pero te conozcas a ti mismo, las probabilidades de victoria o de derrota son iguales.
• Si eres ignorante de tu enemigo y de ti mismo, puedes estar seguro de ser derrotado en cada batalla.

No se pretende hacer un examen exhaustivo de las teorizaciones acerca de la guerra y su estrategia, solamente comparar algunos elementos básicos que no motiven y permitan definir claramente los centros medulares de la política y por ende de la acción transformadora. Aprehender que un buen estratega es aquel que es capaz de adivinar el sentido de la estrategia enemiga, hacerle frente y derrotarla.

Los Espacios de Poder Real: nuestra propuesta para la Revolución

La discusión franca y abierta es la manera como vamos construyendo un proyecto verdaderamente revolucionario, entendiendo a este como la posibilidad inédita de poner en cuestión la teoría y la práctica, al calor de la realidad siempre rica, potente y de los sueños de millones que desean su realización plena.

La idea de este pequeño texto es vincular el concepto producción de mundo y dejar establecido que la unidad dialéctica esta dada en el proceso mismo de la producción, donde ya aparece lo ansiado que seria en nuestro caso, la sociedad futura. Que la superación de la alineación tanto individual como de la sociedad será posible solamente con un pueblo protagónico, conciente, con opción y voluntad de victoria, articulado en una verdadera red de relaciones de poder y apropiado de su territorio y espacios socio-políticos.

Esa unidad del hacer-haciéndose, es la que vitaliza este proceso y da sentido a una practica revolucionaria que desde el aquí y el ahora en una conjunción del tiempo y el espacio, hace que cada esfuerzo tenga sentido y potencie la voluntad de avanzar con mas fuerza y decisión para lograr un bello Sol para Bolivia.

“El hombre (mujer) produce su Mundo y en ese proceso se produce a si mismo” nos plantea Marx, y esa es precisamente el centro de su noción de trabajo alienado , esta frase con la que doy inicio a esta reflexión considero, condensa la esencia de esta nuestra propuesta de los micropoderes o Espacios de Poder Real.

Es importante analizar esta frase en su real dimensión, no solamente por la trascendencia política que define a los actores de los cambios revolucionarios que nuestra sociedad y nuestros pueblos requieren, sino que en la metáfora profunda que la articula, para ello intentare separar algunos elementos que la constituyen.

Marx entiende al ser humano produciéndose o haciéndose en la medida de que produce o realiza el mundo que lo rodea, el hombre (mujer) se realiza como tal precisamente en el momento en que el producto de su trabajo, de su transformación material se enfrenta a si mismo para satisfacerlo y no como algo extraño y ajeno. Es precisamente, ese proceso de hacer-haciéndose lo que definiría la condición de sujeto del ser humano y superaría la alienación en que esta sumido.

Este doble movimiento tiene dos características centrales que son absolutamente complementarias: por una parte el trabajo define al hombre-mujer, porque este acto de trabajar, producir es únicamente inherente al hombre y lo define como tal, no hay otra especie del reino animal que tenga las características del ser productor y por otra parte este acto de producir es absolutamente conciente y voluntario, el hombre esta autoconciente de que esta produciendo su mundo y esa circunstancia es esencial para entender que desarrolle el sentido de pertenencia del mundo que produce.

El trabajo comporta para Marx un doble movimiento; expresa la materialidad concreta que produce el hombre en el objeto producido y a la vez la subjetividad que contiene el mismo objeto en cuanto subjetividad traducida en el objeto, mundo producido, inteligencia, voluntad, estética, es la vida del hombre en su concepto genérico que esta depositada en el objeto producido como mundo producido. No son los objetos cosas inertes si no, que la vida misma del sujeto que impregna el objeto, mundo que se ha construido y que toma de la realidad.

Este sentido de pertenencia es afectivo-emocional, objetivo y subjetivo, porque el ser humano ve, palpa el objeto producido y a la vez se traslada a su interior haciéndose uno con el objeto. Esta relación indisoluble entre el hombre y su producto, constituye Identidad reciproca, ya que el hombre se reconoce en este mundo producido, este le pertenece, pero no con el sentido egoísta de pertenencia privada, sino como algo que ha brotado desde dentro de su esencia.

Esta Identificación del hombre-mujer que construye identidad y cultura, es la traducción de una relación vital con el mundo en general y con su espacio físico-material en específico, este espacio se hace uno con el sujeto que lo produce. No son espacios de paso o de uso, sino que de imbricación, es identificación plena real y simbólica con el espacio o realidad producida colectivamente que seria la materialidad donde se condensan los micropoderes o Espacios de Poder Real.

Aquí la noción de proceso es fundamental para entender la verdadera lógica de la producción del mundo, porque tenemos que el producto esta en esencia antes de estar terminado, es decir las condiciones de la producción del mundo están aquí y ahora, en el momento en que estamos produciendo. Esta interpretación supera la interpretación etapista de los procesos históricos, siendo una interpretación verdaderamente revolucionaria que realiza Marx y que pone en disposición de nuestros pueblos y sociedades.

Cuando se habla de realidad y potencia se plantea precisamente la idea de que el futuro esta aquí y ahora haciéndose en la medida de que nosotros somos capaces de interpretar la realidad, pero a la vez entenderla como proceso constitutivo de nuevas realidades que seria la expresión del devenir histórico, fruto de la acción transformadora del ser humano realizado y protagónico de su destino, relaciones de poder que se expresarían en un conjunto de estrategias de sobre vivencia, vida y de victoria.

Acción que el hombre mujer realiza en su condición de ser social que produce colectivamente, esta condición de productor de mundo es tanto individual como sujeto que se realiza en el proceso y social colectiva en la medida de que se relaciona con otros para transformar la realidad material y producir el mundo, realizándose como hombre genérico, es todo el pueblo el que se realiza en el momento en que produce su mundo, realiza revolucionariamente su propio mundo.

Es decir la revolución es aquí y ahora y no cuando se supuestamente se “concluiría” el proceso revolucionario, cada una de las acciones y estrategias tiene en si misma implícitas y explicitas el mundo que proponemos y la realidad futura que aspiramos, resultando una contradicción y una falacia pensar que en un momento histórico futuro recién superaríamos las lacras del sistema capitalista. Esta claro que cada día que somos capaces de dar pasos concluyentes que nos acerquen al mundo futuro estamos dibujando lo que queremos y proponemos como sociedad.

Analizar las relaciones de poder que se producen en la sociedad nos permite entender a las distintas articulaciones o entramados que construyen la realidad y los fenómenos que expresan en ese proceso, porque la realidad es mas que un fenómeno inexplicable sino que son articulaciones de sujetos y de relaciones de poder que se expresan a partir de los capitales simbólicos que posean y ponen en relación con otros sujetos.

Las relaciones sociales se van constituyendo en un proceso dialéctico como relaciones de poder, aparentemente difusas, tal vez por la cercanía tan íntima con la realidad que producen. Pero entender al Poder de esta manera, distinto a como históricamente se ha entendido, nos permite ubicar el centro de la discusión en otro lugar y no en la concepción histórica acerca del Poder, que entendía a este como una cosa que se imponía o ejercía sobre otros que lo recepcionan en sus cuerpos y subjetividades, como meros receptores dominados.

Michael Foucault nos dice que: “el poder son múltiples cruces que articulan un entramado de relaciones de poder o micropoderes cotidianos” a la multiplicidad de relaciones que se gestan en la sociedad y que de hecho van construyendo la realidad a partir de la articulación de un discurso reproductor de la misma. Esta concepción se aleja ostensiblemente de la que plantea al poder centrada en las instituciones formales de expresión y representación del mismo y sus lógicas y políticas de control social, vinculadas a las estructuras representativas de las burocracias políticas, a su estructuración social.

El poder siempre se nos ha planteado con un sentido de negación automático como si este en si mismo fuese algo malo, es que esta concepción del poder que lo vincula a la dominación de unos sobre otros no permite que se exprese al poder con la capacidad de producir una realidad distinta, le cercena su característica más importante y trascendental que es la capacidad transformadora que contiene en si mismo.

El poder se determina como herramienta de integración social, como política de control social, de corte burocrático estatal, pero el poder esta alojado en todo el cuerpo social y en todas las relaciones del mismo; cruza todo tipo de relación, porque al final son estrategias de vida y la manera concreta de superación de la alienación en que esta sumido el ser humano y la sociedad, es esa potencia transformadora que se hace realidad cotidiana y que es expoliada por el capitalismo salvaje y su estructura de representación burguesa.

Para Foucault este no se posee como un objeto sino que se articula como una estrategia que cruza todo el cuerpo social en una dinámica absolutamente acelerada, en cada momento se están produciendo estos múltiples choques en que se están rearticulando estas múltiples relaciones de poder.

En todo lugar existe una relación de poder y la sociedad toda es una relación de poder que expresa un momento histórico determinado, cada circunstancia que acontezca en ella, reproduce esa realidad y la condiciona. Esa es la esencia de la concepción de Foucault, acerca de los micropoderes cotidianos.

El poder puede producir una realidad superior de realización humana dependiendo de la forma en que se articule y de quienes lo ejerzan. En ese plano, el poder depende esencialmente de los sujetos que lo ejerzan y de la manera que lo constituyan, así poder y sujeto se hace uno solo en el proceso constitutivo de Identidad de una sociedad y esta expresaría el salto protagónico que daría cuenta de la superación de la alienación en que vive el hombre y mujer y la sociedad en su conjunto.

Desde esta perspectiva las relaciones de poder que articulan el todo social van forjando una identidad propia en los sujetos y en el entramado social que expresa y articula este poder constituido en y por las relaciones sociales y los espacios naturales de vivencia de cada persona, lo que permite de manera fundamental la posibilidad de construir espacios revolucionarios, que vayan anticipando el futuro y que nosotros denominamos Espacios de Poder Real.

El sujeto resignifica simbólicamente estas relaciones generadoras de Identidad y cultura que se genera a partir de las relaciones de poder que la constituyen y dibujan, haciéndose sentido común y elemento homogenizador de la nueva realidad que se constituye en este proceso, realidad que la internaliza y que potencia con su propia practica transformadora.

De esta manera lo que se produce es un proceso de fortalecimiento de estos Espacios de Poder Real que pueden entrar en colisión con cualquier estructura institucional o con la estructura global de la sociedad, dependiendo del grado de legitimación y reproducción que esta tenga en los sujetos sociales; el propio proceso de articulación provoca un proceso de debilitamiento progresivo de la relación de dependencia a estructuras sociales, especificas o nacionales, así como la concepción de partido clásico o Estado.

De esta manera la superación de la fechitizacion, de la deshumanización y objetivación a que nos lleva el capitalismo y su concepción de producción de mundo y relaciones de mercado, no se dan precisamente al final de un proceso productivo constante, sino que en el mismo proceso de producción de mundo. Así, los Espacios de Poder Real, son la expresión que condensaría ese mundo venidero y todas las relaciones que pensamos dan cuenta de una nueva Bolivia o el Tahuantinsuyo.

ACERCA DE LAS UNIDADES SOCIALES PRODUCTIVAS; POTENCIALIDAD-FUERZA-PODER DE LOS MICRCPODERES

El Trabajo. La Potencialidad Trabajo en los procesos de creación y producción de la RIQUEZA.
d

El Trabajo y la Producción de la Riqueza en el Orden Sistémico Capita¬lista.

Marx: “El Capitalismo es la relación económico-social de dominación del Capital sobre el Trabajo”.

El Capital imprime a la producción de la Riqueza el carácter de: RIQUEZA DOMINANTE; Marx en los “Manuscritos Económico-Filosóficos” “… el Capital es, pues el Poder del Gobierno sobre el Trabajo y sus productos. El capitalista posee este poder no merced a sus propiedades personales o humanas, sino en tanto en cuanto es Propietario del Capital. El poder Adquisitivo de su Capital, que nada puede contradecir, es su poder”.

Capital es: riqueza dominante, poder sobre el trabajo: riqueza social

Acerca del sujeto, el orden sistémico capitalista y hoy poscapita¬lista (Imperio-Globalización), creador y generador de la Riqueza Domi¬nante ha reducido al hombre y la humanidad a la calidad y condición de: conglomerados sociales servidumbrales.

Veamos la estratificación Social-Servidumbral en el espacio histórico - Pos histórico de la riqueza dominante:

Los conglomerados sociales servidumbrales son:
e

Marx; modos de producción; relación topológica entre fuerzas productivas (grados de desarrollo: ciencia-conocimiento-saber, el eje central en los procesos de creación y producción de la riqueza), relaciones sociales de producción (arqueología-hermenéutica en los procesos de producción y dis¬tribución de la riqueza),

La gran contradicción entre fuerzas productivas y relaciones sociales de producción; la dinámica-dialéctica-fuerza-productiva que amplía y ex¬pande la producción de la riqueza, situación que genera severas dicotomías en el sistema capitalista, y fundamentalmente produce significativos cambios estructurales en los actores y sujetos sociales; veamos la transformación de la clase obrera, en el ámbito del capitalismo (una interpretación aporte-creativa de Toni Negri “Ocho tesis preliminares para una teoría del poder constituyente”)

Obrero profesional.- Sujeto productivo asociado al ámbito de la manufactura; obrero profesional significa sujeto con cierto conocimiento del -ciclo laboral; (resistencia del hombre y su condición de sujeto-ser a la condición de verse reducido a la categoría histórica objetivada de cosa mercancía, “homo economicus”, humanidad poseída bajo el mandato de la “ley de las cosas”; “historia de las cosas, miserias de los hombres”.

Obrero masa.- Sujeto productivo subsumido o poseído por las máquinas, los chips, el atomismo cibernético; producción industrial y gran produc¬ción consumista-simbólica; en este espacio el sujeto productivo pierde el conocimiento del ciclo laboral; Marx: las relaciones sociales están subordinadas al mandato y vigilancia de las cosas (mercancías); esta realidad histórica significa; procesos de anulación del hombre (escisión-fragmentación-destotalidad).

Obrero social.- Es el sujeto productivo que asume el desafió histórico-pos histórico, principal potencialidad-fuerza que interpela al orden de la riqueza dominante, sujeto que reivindica su propia autonomía de masa, su propia capacidad de autovaloración colectiva respecto al capital; hegelianamente: el obrero social es el devenir del trabajo en trabajo pro¬ductivo liberador, constructor de la riqueza social, este obrero social, es la rathio y axialidad de las Unidades Sociales Productivas.

El rol histórico del nuevo sujeto social: obrero social - unidades Sociales Productivas -los micropoderes; procesos de de-construcción en el espacio imperio-globalización.

La condición y calidad del “obrero masa”, “trabajo sacrifical”, producción de la riqueza social, bajo el dominio del capital, ha reducido a la masa laboral a producir riqueza para el capital; ¿cuál el significado histórico de producción de riqueza para -el capital? La relación dominación capital-trabajo genera como síntesis riqueza dominante; la riqueza dominante es hegemonía de las cosas sobre los hombres; la naturaleza del capital se traduce como el orden productivo de cosas (mercancías), esto es: historia de la producción de las cosas y no sentido de la historia, historia del hombre en todas sus dimensiones, he ahí el principal fundamento del capitalismo, la “ley mundializada del valor”, que no es otra cosa que vorágine insaciable de apropiación, consumo y disfrute festinatario del excedente económico (plusvalía), ligado indisolublemente al desarrollo de las fuerzas productivas (desarrollo científico técnico tele cibernetizado), elimina sistemáticamente a la potencialidad trabajo asalariado; el capitalismo a partir de la experiencia depresivo-recesiva de 1929 (crisis de la superproducción), ha venido superando estos estadios, pero no ha logrado superar sus innatas contradicciones entre producción y distribución de la riqueza; las crisis económicas son cada vez más impredecibles invalidando de esta manera el comportamiento de los ciclos económicos. El desarrollo incontrolado y expansivo de las fuerzas productivas potencia cada vez más a su innata y legítima criatura la: riqueza dominante, legitimación e institucionalización de la anarquía de la producción y hoy del caos económico que históricamente se traduce como el “agujero negro”, anomia, bloqueo histórico, hecha por tierra todos los desplazamientos (tácticas y estrategias) del capital-trabajo; no hay teorías ni meta-teorías que logren zafarse de este callejón sin salida.

Estructuras y superestructuras sistémico capitalistas en franco deterioro y cuestionamiento; economías que no resuelven al mínimo las múltiples necesidades sociales: empleo, salud, educación, servicios básicos, etc. Estados-poderes-políticas constreñidos a la condición simbólica (antes solución, ahora problematización). La actual crisis financiera pareciere presagiar al retorno del “Estado Protector”; volviendo a Marx; “…. hechos y cosas vueltos a repetir se tornan irremediablemente en parodia” (disculpas por no transcribir fielmente lo dicho por Marx - cuestión de tiempo y materia).

De todo este Armagedón, surge ante nosotros una realidad concreta, un desafío histórico; revertir la riqueza dominante en riqueza social, un sujeto histórico principal: el obrero social. Las Unidades Sociales Productivas, conquista, disputa, legitimación, institucionalización, poder de espacios económicos, sociales, políticos, culturales; los átomos o pro plasmas de estas nuevas realidades; los micropoderes.

Los desafíos de las Unidades Sociales Productivas-Micropoderes:

a) Es el principal sujeto productivo, matriz de la unidad y complementariedad del hemisferio de la producción y del hemisferio de la distribución social de la riqueza.

b) Principal actor social que se alza, en el contexto mundial frente a la agresión de los poderes del capitalismo y pos capitalismo, y por tanto la principal potencialidad frente al atrabiliario torrente del expansionismo de la “riqueza dominante” (globalización-imperio).

c) Potencialidad productiva social que de-construye y de-codifica sistemáticamente las redes y tejidos del poder de la alienación y la enajenación; “trabajar, producir y distribuir socialmente la riqueza”,

d) Unidades Sociales Productivas que día a día se constituyen en la fuente principal que genera empleo, el Estado instrumento mediático al servicio de la “riqueza dominante” ha ingresado en franco proceso regresivo; surgen espontáneamente los movimientos sociales autónomos. Autonomía popular, autogestión, auto organización; Mabel Thwaites Ray nos habla en “Autonomía como mito y posibilidad” de tres niveles de autonomía:

i. autonomía obrera frente al capital
ii. autonomía con referencia al Estado y
iii. autonomía con relación a los partidos políticos y sindicatos

e) Las Unidades Sociales Productivas es el átomo del futuro paradigma hombre nuevo-sociedad nueva-poder social que superará al paradigma de la razón (variantes-invariantes).

f) Las Unidades Sociales Productivas (micropoderes), potencialidad que allanará los espacios del poder dominación, irrumpirá en los espacios de la confrontación de poderes; poderes dominantes-poderes sociales, transitará por los espacios de la Conjura del Poder (des-alienación - des-enajenación), hasta culminar en el equilibrio del poder; esta situación significará; hombre-humanidad redimidos, devenir de cosas-objetos-mercancías, condición social servidumbral en seres íntegros y plenos, sustentados en nuevos paradigmas; pensamiento-conocimiento-saber-poder en nuevas dimensiones.

Micropoderes

Concepto

Los micropoderes nacen del trabajo de los sectores populares y originarios que asumen una larga marcha por su verdadera liberación y descolonización. Es un camino por construir el propio poder, que se organiza a partir de su interés de clase, de conciencia de nación, que se expresa en las diferentes maneras de su afirmación de nueva democracia. El micropoder levanta el poder popular y el socialismo insurgente, destruyendo paulatinamente las desgastadas y vetustas instituciones del viejo poder, aislando a la vieja clase política corrupta, alienada por el capitalismo y la colonialidad.

Hoy encaramos la posibilidad de construir poder desde lo micro, desde lo pequeño, desde adentro o desde afuera del aparato del Estado, como la célula germinal del poder dual. En el inicio de su construcción, emerge desde la organización del movimiento de los pobres del campo y de la ciudad. El estamento social más indicado para organizar la nueva forma de sociedad son las organizaciones del movimiento de los pobres del campo y de la ciudad, la clase obrera, la clase media empobrecida y del movimiento campesino indígena.

El micropoder es el portador de la nueva forma de organización de la sociedad, alejado de posiciones nacionalistas etno pachamámicas y de componendas amarrillas y de provecho personal o de grupos que mantiene el contubernio capitalista, reformista y conformista.

La creación de los micropoderes se desarrolla en diferentes espacios corno los municipios, los territorios de las comunidades indígenas, los sectores urbanos industrializados, los barrios populares de la gente sin techo, sin trabajo.

Las bases para la construcción del micropoder se desglosan en los siguientes ejes:

1. Eje Económico

Planteamos aquí los temas inherentes a la construcción de la visión de Estado nacionalitario a la que aspira el pueblo trabajador e indígena y ello tiene que ver con la recuperación histórica de sus formas de producción y modo de vida.

La tarea inmediata es desarrollar la producción a partir del micropoder, producción con sentido social y nacional. Estas transformaciones son necesarias en este periodo de crisis capitalista y de reacomodo de la forma de explotación del capitalismo; cada micropoder asume para sí el proceso de nuevo régimen económico bajo los siguientes aspectos generales:

• El control de la producción es exclusividad del micropoder, para evitar la corrupción, la evasión económica; el control social se basa en la auto organización del tejido social, donde la ganancia es repartida de acuerdo al trabajo realizado y a la necesidad de las familias o de la persona.
• El estudio de la producción (el recurso utilizado), las condiciones en las que se acude al mercado, la participación activa e integral de los miembros que componen el micropoder (administración, producción, comercialización).

2. Eje tierra y territorio

Luchar por la implantación del micropoder para la revolución agraria y la tenencia de la tierra.

Patria Insurgente - “Sol para Bolivia” (Pl), propone que en cada uno de los micropoderes se tenga la línea ideológica y política de construir un Plan para la Revolución Agraria y la Tenencia de la Tierra (PRA-TT), en la que se concibe la definición de la pertenencias de la tierra y la adjudicación de las mismas en base a la responsabilidad con la sociedad, con el país y ello esta determinado en la relación del uso del medio de producción (tierra, tecnología y mecanización), la utilización de la fuerza de trabajo (función social que cumpla). La definición socio¬económica será la que determine la forma de concesión de la tierra. Planteamos que la redistribución de la tierra tiene que ser organizada basándose en los siguientes elementos:

• La lucha por la dotación y el saneamiento de la tierra se debe forjar con la participación de los pueblos indígenas, campesinos, colonizadores, empresarios agroindustriales pequeños y obreros del campo, que permita construir el mecanismo nacional y democrático de reparto de tierras, de manera que la institución estatal supere las limitacines históricas del presidencialismo (hasta ahora es el Presidente el que dota de tierras en Bolivia). Esto implica la ejecución y control social en la práctica en la dotación de tierras, el mismo que esta garantizado por parte de los habitantes, de las comunidades, en las diferentes regiones; de esta manera se destruye “el poder de arriba”, se elimina la burocracia, se combate a los grupos de poder. La distribución de tierras debe contar con el aval de los que habitan la región, los cuales están organizados en sindicatos agrarios, o bajo el mando de autoridades originarias, donde participan los pocos empresarios patriotas y nacionales que existen; aportando a la realización de la equidad social, sin abuso al ser humano ni a la naturaleza. Esta lucha de reivindicación histórica esta abanderada y conformado por los actores sociales, que es la instancia que debe obligar al Estado a ser parte rectora de la distribución de la tierra; a la vez plantea y establece, mecanismos de dotación de la tierra para el desarrollo agrario, determina las políticas de fortalecimiento y descentralización en la asignación de tierras; crea las instancias orgánicas para el desarrollo de la agricultura.

• Bajo la consigan de que “la tierra es de quien la trabaja” se ha permitido que la propiedad deje de tener un carácter comunal, pierda el sentido social y cooperativo, para pasar a ser un tema de propiedad individual. Es menester la reversión de las tierras no trabajadas, la prescripción de la tenencia ilegal, usurera de parte de los gamonales y señores del latifundio, para su reversión a la comunidad originaria o la redistribución de la tierra a los campesinos pobres.

• El principio de la distribución de la tierra que tiene que ser organizada en los siguientes puntos:

 La dotación de tierras a los campesinos pobres y obreros agrícolas (sindicato de obreros - Movimiento Sin Tierra)
 La regularización y asignación de títulos a las comunidades indígenas (tierras comunitarias de origen - autoridades originarias indígenas)
 Eliminar la parcelación de la tierra, adecuándola la organización de los colonizadores (asignación de nuevas tierras - forma sindicato - forma producción asociativas).
 Él Estado y la agroindustria capitalista debe explicar el carácter de adquisición de las mismas (usura, dotación estatal, compra, venta, favor político); la manera y el procedimiento de reversión.
 Industrialización de algunos rubros de la producción agrícola a partir de cada uno de los segmentos sociales en la producción, en pos de la seguridad alimentaría del país.

• La lucha por la tierra y la equidad social es el factor permanente de unidad de las comunidades indígenas, de los campesinos pobres y de los colonizadores y ello tiene que ver con la forma NUEVA de organización de los sujetos sociales.

• El micropoder construye lo nuevo a partir de una preservación de la flora, fauna y los espacios de reserva forestal definidos entre el Estado y las comunidades, e incide y se organiza en la producción agrícola propiamente dicha, la pesca, el manejo del agua, de manera sostenida y garantizando soberanía alimentaria.

Planificación socio-productiva que se desprende de la nueva política de tierra y territorio
f

3. Eje de industrialización del país

Consideramos que el contexto mundial se caracteriza por la presencia de un supra capitalismo monopólico con tecnología de punta, desarrollada por los países de élite, con el objetivo de incrementar sus ganancias; la labor del micropoder, además de las tareas de control de la producción es la industrialización de los rubros indispensables para el país.

La organización económica de la producción en sus diferentes facetas se orienta a la creación de una industria nacional, sustentable, viable e incentivando las iniciativas de las micropoderes, de las unidades sociales de producción, por medio de las agrupaciones sociales, comunales; para ello deberá potenciar los recursos humanos, fomentando la formación y capacitación en sus diferentes nieves en las áreas tecnológicas, de gestión y planificación centralizada.

El micropoder realiza el estudio correspondiente para crear las unidades sociales de producción acorde con la realidad de las materias primas existentes en el lugar, en la región y el país.

El dominio del micropoder por medio de la organización social es, reducir a la mínima expresión los planteamientos exclusivamente improductivos como es el contrabando, la economía informal, para pasar de la informalidad económica, a la construcción de la economía formal sólida forjando el eje de acumulación de riqueza, no para el capitalista sino para beneficio del conjunto social.

g

El Estado asume el compromiso con sentido social y nacional, creando fuentes de trabajo; combatiendo la corrupción de manera frontal; permitiendo el control social y la distribución equitativa de las ganancias. La producción se desarrolla de acuerdo al medio geográfico, social y de mercado

4. Eje Educación, cultura y formación

La educación liberadora es la base de la formación de la persona, contribuye a la lucha por la libertad de la nación, nos enseña a amar nuestra tierra, a defender la patria y sobre todo busca la igualdad y la equidad.

Los micropoderes son espacios de formación integral para la vida y la revolución, masificando las cátedras y las escuelas de cuadros políticos.

El bachillerato debe formar mano de obra calificada, formación de técnicos e implementación de la formación alternativa.

5. Eje social

El micropoder es una construcción revolucionaria que se plasma como contra poder; es la ingeniería de nuevas formas de relaciones sociales, de una nueva economía, de la educación liberadora y de la formación del hombre nuevo, es la edificación del nuevo poder, que nacen de las células sociales y se edifican en pequeños poderes que se construyen desde el tejido social hacia el poder popular insurgente.

El micropoder desarrolla y ejecuta el programa mínimo en cada región, expresión de la lucha de las unidades sociales de producción por tener los servicios básicos.

6. Eje Político - ideológico

Para construir y forjar el micropoder es necesario defender el proceso iniciado en Octubre del 2003 y la lucha histórica de emancipación del colonialismo y del capitalista; ello implica el cimiento fundamental (la Ideología, la línea política y la organización) para que este tenga la capacidad de resistir los múltiples ataques de la reacción, la oligarquía, la derecha, el plan alpaca de la burguesía chilena y el imperialismo.

La trinchera de formación y de la lucha ideológica política y programática se expresa mediante:

• Pensamien