Presentación de libro: El M.A.S ha traicionado al pueblo y el derecho a la autonomía de las naciones originarias

\"ggg\"El M.A.S ha traicionado al pueblo y el derecho a la autonomía de las naciones originarias.
(Teoría originaria de la nación, la historia, el estado y el derecho)
(Crítica a la propuesta de CPE del MAS y de PODEMOS).

Autor: Dr. Liborio Uño Acebo.

La Paz. CEDPOR. 2008.



El M.A.S ha traicionado al pueblo y el derecho a la autonomía de las naciones originarias.
(Teoría originaria de la nación, la historia, el estado y el derecho)
(Crítica a la propuesta de CPE del MAS y de PODEMOS).
bvbvb

Autor: Dr. Liborio Uño Acebo.

La Paz. CEDPOR. 2008.

INDICE.

1. Composición de las Naciones Originarias de Bolivia. 3
2. Teoría de la nación originaria. 5
3. Teoría de la historia de las naciones originarias. 11
4. Teoría del estado desde las naciones originarias. 16
5. Teoría del derecho. 18
6. La sangre derramada por la descolonización no puede ser negociada. 20
7. Los colonialistas usan como sirvientes políticos a las naciones originarias. 22
8. La estrategia de la exclusión y colonización departamental se ha consumado. 23
9. La estrategia colonial de la reducción comunitarista de las naciones originarias. 26
10. El colonialismo cultural de la propuesta constitucional. 28
11. La muerte conceptual e ideológica del estado plurinacional. 30
12. La hegemonía departamental en un estado pluridepartamental. 32
13. El centralismo departamental es una herramienta de suicidio nacional. 34
14. Se incrementa y consolida el neolatifundio. 35
15. La usurpación histórica de los recursos naturales a las naciones originarias. 37
16. El pueblo soberano no puede ser un sirviente de los políticos. 39
17. Por el camino del federalismo originario. 41

PRESENTACIÓN.

Estimado lector, en esta coyuntura de transformaciones estructurales que necesita el país, todos los bolivianos y sobre todo las naciones originarias de Bolivia apostamos por una constituyente descolonizadora que otorgue autonomía plena a las 45 naciones originarias de nuestro país.

El Centro de Estudios de los Derechos y el Desarrollo de los Pueblos Originarios y de las Regiones CEDPOR, compuesto por un equipo de profesionales y de dirigentes quechuas y aymaras entregó a la Asamblea Constituyente unas diez propuestas que planteaban la AUTONOMÍA PLENA DE LAS NACIONES ORIGINARIAS y la reivindicación de varios derechos nacionales de los pueblos originarios usurpados por el actual Estado Colonial. Casi ninguna de nuestras propuestas se han incluido en la propuesta constitucional del Movimiento Al Socialismo.

Desde el pueblo soberano y desde el llano el CEDPOR ha contribuido con conceptos clave a las naciones originarias para un proceso constituyente descolonizador como los conceptos de Instrumento Político, Naciones Originarias, Colonialismo Departamental, Colonialismo Republicano y el de Estado Plurinacional. No hay duda de que el CEDPOR es un grupo ideológico muy importante en el actual proceso constitucional boliviano en defensa de los derechos de las naciones originarias.

Con el presente les hacemos llegar un pequeño libro que centralmente propone varias teorías sobre la nación, la historia, el estado y el derecho desde la visión de las naciones originarias de América. Con este aporte teórico queremos diseñar un camino teórico propio y abandonar las viejas y coloniales teorías políticas de occidente.

Otro aporte del presente trabajo contiene una crítica a la propuesta constitucional del MAS y de PODEMOS. A lo largo de la segunda parte del libro se trata la consolidación del colonialismo departamental, la reducción comunitarista de las naciones originarias, el incremento y la consolidación del neolatifundio, la usurpación histórica de los recursos naturales de las naciones originarias, la violación a la actual constitución cometida por los congresistas del 2008 y una propuesta de descolonización federal para las naciones originarias dando inicio a un nuevo pensamiento federalista para los pueblos originarios y para nuestra patria Bolivia.

Los miembros del CEDPOR estamos convencidos que la propuesta constitucional del MAS y de PODEMOS busca consolidar el colonialismo departamental y republicano sobre nuestras naciones y patrias originarias. Por eso no estamos de acuerdo con la constitución del MAS que nos plantea remachar con un referéndum constitucional nuestras cadenas coloniales.

Dr. Liborio Uño Acebo.
Director del CEDPOR.

EL M.A.S HA TRAICIONADO AL PUEBLO
Y EL DERECHO A LA AUTONOMÍA
DE LAS NACIONES ORIGINARIAS.

1. COMPOSICIÓN DE LAS NACIONES ORIGINARIAS DE BOLIVIA.

Las naciones originarias del Oriente y del Occidente de Bolivia somos los propietarios ancestrales de los territorios y de todos los recursos naturales que guardamos en el suelo, en el subsuelo y en nuestra atmósfera los mismos que han sido saqueados por distintos grupos de colonialistas. Somos los titulares primigenios de nuestras soberanías y autonomías políticas las mismas que han sido destruidas por la colonización política española y republicana.

Las naciones originarias del Occidente de Bolivia se han formado en cuatro grandes momentos históricos. El primer momento se ubica en la ocupación y la dispersión de las comunidades Uru-Arawak a lo largo y ancho de la Cuenca Cerrada del Altiplano y de los valles de la Cordillera Oriental. Producto des estos asentamientos son las microfederaciones de ayllus de Wankarani, Chiripa y del Valle de Tihuanacu. El segundo gran momento histórico fue la formación de Tihuanacu como la primera gran formación federativa de ayllus y de mesonaciones andinas. Tihuanacu fue un Estado Multicomunal Federado en sus niveles micronacionales y mesonacionales sobre la base de los ayllus.

Luego de la desarticulación de Tihuanacu se formaron los llamados reinos o Mesonaciones Qollas o postihuanacotas que recuperaron y establecieron su independencia en una alianza dispersante entre los ayllus urus y las colectividades aymaras que se asentaron en la Cuenca del Titicaca. Muchas de las mesonaciones originarias andinas que hoy reivindican su autonomía política se formaron en este período histórico.

Después del período de autonomías de las naciones qollas, en el mundo andino se formó la Civilización Tahuantinsuyana que articuló en su seno a más de cien mesonaciones en cuatro regiones llamados suyus. La Civilización del Tahuantinsuyu era un estado multicomunitario en el nivel básico o fundamental con miles de ayllus y comunidades federadas localmente. Dentro del Qollasuyu en el nivel medionacional se conformaron las mismas mesonaciones autónomas y federadas que antes habían estado independizadas de Tihuanacu. La Civilización del Tahuantinsuyu fue un Estado Tetrafederativo Multicomunitario y Plurinacional. La base de la federación se sustentaba en la federación de los ayllus a nivel local los que conformaban las markas o las llajtas. La federación de las llajtas y markas conformaba las mesofederaciones cuya lista describimos en el cuadro subsiguiente. El penúltimo nivel federativo lo constituían los cuatro suyus. Finalmente el último nivel de gobierno federativo lo constituía el Consejo Federativo Plurinacional que funcionaba para todos los actos de gobierno desde el Cuzco.

Las naciones originarias del Oriente Boliviano que mayoritariamente se conformaron en mosaicos dispersos también se establecieron en federaciones de primer nivel casi en todas las conformaciones políticas de estos pueblos. Las federaciones de comunidades se dieron fundamentalmente para su defensa y seguridad externa para luego retornar a la vida libre de las comunidades independientes y autónomas.
NACIONES ORIGINARIAS
DEL OCCIDENTE DE BOLIVIA NACIONES ORIGINARIAS
DEL ORIENTE DE BOLIVIA
1 Callawaya 1 Chiquitana 16 Baure
2 Lupaza 2 Guaraní 17 Esse Ejja-Chama
3 Pacajes 3 Mojeña 18 Cayubaba
4 Qarangas 4 Movida 19 Chácobo
5 Soras 5 Guaraya 20 Canichana
6 Killakas 6 Chimán 21 Joaquiniana
7 Charcas 7 Tacana 22 Sirionó
8 Chui 8 Reyesana 23 Yuqui
9 Qhara Qhara 9 Leca 24 Araona
10 Lipez 10 Itonama 25 Yaminahua
11 Chichas 11 Yuracaré 26 Moré
12 Visisas 12 Weenhayeq-Mataco 27 Pacahuara
13 Yamparas 13 Ayorea 28 Tapiete
14 Urus 14 Cavineña 29 Machineri
15 Afroboliviana 15 Mosetén 30 Guarasugué

FUENTE: Elaboración propia.

2. TEORÍA DE LA NACIÓN ORIGINARIA.

En esta coyuntura es imprescindible establece una teoría de la nación originaria para todas nuestras colectividades nacionales en los niveles micro, meso y macronacional porque el colonialismo está abusando en el uso de muchas teorías coloniales sobre la nación para perpetuar el colonialismo. La teoría de la nación originaria se convierte en un instrumento fundamental para la descolonización de las naciones originarias de Bolivia y de América.

2.1. POR UNA TEORÍA DE LA NACIÓN DESDE LAS RAÍCES DE LOS ANDES Y DE AMÉRICA.

Todas las teorías de nación occidentales como el creacionismo, el evolucionismo, el positivismo, el marxismo y los estructuro funcionalismos de la antropología y la sociología occidentales son instrumentos teóricos que han servido para la expoliación y para la dominación colonial de las Naciones Originarias de América y del mundo. En la actual coyuntura constitucional ante la estrategia de consolidación de los prefectos y subprefectos desde la izquierda y la derecha coloniales se hace imprescindible crear y aplicar una estrategia de descolonización liberadora desde las bases comunitarias de las naciones originarias.

2.2. LAS COMUNIDADES MICRONACIONALES COMO LA BASE DE LA NACIÓN.

Desde la experiencia histórica de las primeras migraciones Arawak hacia América que en los Andes se dividieron en las Comunidades Primigenias Puquinas de la Cuenca Cerrada del Altiplano y en las Comunidades Chanesas de nuestros Llanos Orientales, la base de las Naciones en Bolivia fueron las comunidades. Con la llegada posterior de los hermanos guaraníes y aymaras a los llanos orientales y a la cuenca cerrada del altiplano las comunidades se reforzaron y enriquecieron durante más de un milenio. Antes, durante y mucho después de la vigencia de la Federación Plurinacional Incaica las comunidades fueron la base política y económica fundamental del Socialismo Comunitario Incaico. Desde esta experiencia histórica y de las experiencias de los Mayas y Aztecas definimos a las COMUNIDADES ORIGINARIAS DE LOS ANDES Y AMÉRICA como UNA MICRONACIÓN que estructuralmente se compone de un sistema territorial, de un sistema político, de un sistema poblacional, de un sistema económico y de un complejo sistema de identidades nacionales. Declaramos además que todas las civilizaciones del planeta han tenido su génesis nacional en las comunidades originarias del mundo en un complejo proceso de pugnas, federamientos y mestisajes. Estructuralmente la MICRONACIÓN COMUNITARIA tiene como elementos esenciales: Un territorio y un complejo articulado de recursos naturales que le sirven como la base territorial material de sobrevivencia. Como segundo elemento las micronaciones tienen una soberanía política ancestral en sus génesis que luego se torna en autonomía política dentro de un marco natural de federaciones locales. El tercer elemento micronacional de las comunidades son los cargos jurisdiccionales que conforman el microestado comunitario. Las funciones esenciales del Microestado Comunitario son: Por una parte la deliberación legislativa directa e inmediata y por otro lado la resolución judicial directa de los problemas de la comunidad como una de las mejores expresiones de la democracia comunitaria que históricamente los estados coloniales europeos y sus teóricos destrozaron. En las actuales comunidades andinas estas expresiones de democracia directa se expresan en las Asambleas Comunales y en los Cabildos Intercomunales. El Derecho Originario Comunitario es un elemento esencial de la democracia directa de las micronaciones del mundo bajo la forma de una justicia comunal directa. Como cuarto elemento de la nación microcomunal tenemos la función del gobierno delegado a un grupo de gobernantes que ejercen el cargo de guiar y dirigir a la comunidad por un cierto período de tiempo. Como quinto elemento tenemos la población micronacional que es el conjunto de familias que constituyen las unidades de producción y organización social básicas de la comunidad. En el Estado Incaico y en la actual estructura de las comunidades andinas y orientales estas comunidades se componían y componen de comunidades desde cinco, diez, cincuenta, cien y quinientos familias. Como sexto elemento tenemos el sistema económico productivo generalmente agrícola, ganadero y artesanal con una distribución familiar igualitaria de los factores de la producción tal como ocurrió en el socialismo comunitario andino. Como séptimo elemento tenemos la identidad comunitaria que se compone de un idioma o idiomas, de una religión local, de una historia y memoria histórica común y de unas identidades cotidianas de costumbres.

Los elementos constitutivos de una micronación originaria se aplican plenamente a las mesonaciones y a la macronaciones originarias con toda propiedad porque estas últimas tienen los mismos componentes nacionales.

Una verdadera estrategia de descolonización liberadora de las comunidades pasa por la revalorización, reconstitución, fortalecimiento y proyección al futuro de todos los elementos micronacionales de la comunidad que hemos mencionado. Todos los elementos nacionales de las comunidades que hemos mencionado han sido usurpados y expoliados por el proceso de colonización y por este hecho de política colonial se convierten en derechos nacionales por los que se debe luchar en un proyecto verdadero de descolonización. Ante las estrategias de recolonización desde la izquierda y la derecha deben ser las mismas comunidades quienes deben reconstituirse en todos sus elementos micronacionales y microestatales y demandar del estado un régimen territorial y de gobierno comunitario como la base de un estado tetraterritorialmente organizado.

2.3. LAS FEDERACIONES COMUNITARIAS FORMAN LAS NACIONES INTERMEDIAS O LAS MESONACIONES.

Ha sido en las civilizaciones de los Mayas, de los Aztecas y sobre todo de los Incas donde mejor se han realizado los federamientos intercomunales. Para gestionar los asuntos, los problemas locales y regionales las micronaciones asumen de una forma espontánea los federamientos intermedios lo que, sumado a la microgestión comunal, les otorga una extraordinaria agilidad en la solución de los problemas básicos e intermedios. Estas mesonaciones fueron auténticos gobiernos federados durante la Civilización Incaica y conformaron mesonaciones de mil, dos mil, cinco mil y diez mil familias. Cada una de estas mesonaciones originarias tenía como componentes esenciales los mismos siete elementos nacionales de la micronación pero bajo la forma de una asociación mesofederal o federamiento intermedio. En los Andes, las Mesonaciones que en la actual coyuntura política tienen derecho a la descolonización federal plena con independencia de los prefectos, subprefectos y corregidores coloniales son: Los Kolla, Los Lupaqa, Los Pacajes, Los Kallawaya, Los Soras, Los Killakas, Los Karangas, Los Lípez, Los Chui, Los Yamparas, Los Charcas, Los Qharaqhara, Los Wisijsa y Los Chichas. Entre las mesonaciones orientales que tienen derecho a la autonomía plena podemos mencionar entre otros La Nación Guaraní, La Chiquitana, La Guaraya, La Ayorea, La Yuracaré, La Movima, La Tacaná, la Chimán y otras.

2.4. LA FEDERACIÒN DE LAS MESONACIONES FORMÓ LA MACRONACIÓN FEDERAL.

En las civilizaciones originarias de norte América como la Confederación Iroquesa, La Federación Azteca, La Maya y sobre todo la Macrofederación Incaica, la macronación era una federación nacional de federaciones intermedias y de microfederaciones. Los Incas construyeron una Federación Multicomunitaria y Socialista sobre la base de las micronaciones fundamentalmente, porque eran ellas las que eran propietarias de los factores de producción fundamentales para el bienestar como eran la tierra, el agua, los bosques, los minerales y sobre todo el trabajo familiar que sustentaba una economía familiar y comunitaria excedentarias y que aportaba al estado tributos bajo diversas formas laborales en distintas obras y emprendimientos productivos de la administración central. En síntesis podemos decir que la tradición federal, comunitaria y socialista en los Andes es un elemento muy arraigado. Uno de los ejes laborales del Estado Federal y Socialista Incaico, para que fuera un estado completamente excedentario, fue la concepción del trabajo como una obligación familiar, colectiva y nacional administrada con mucha precisión y eficacia estadística la misma que fue destrozada por el colonialismo español. Estos componentes se organizaron en una nación formada con mucha complejidad federal en los siete elementos esenciales que tiene cualquier entidad nacional. En los Andes la forma de ser nación de naciones o una federación de naciones es una tradición muy arraigada en los tres niveles, el micronacional, el mesonacional y el macronacional dentro de una filosofía profundamente federativa, plurinacional y socialista.

2.5. CRÍTICA A LA TEORÍA OCCIDENTAL DE NACIÓN: LAS TEORÍAS DE NACIÓN EN GRECIA, ROMA Y EN EL COLONIALISMO OCCIDENTAL.

Con los estados coloniales griego y romano los occidentales crearon la teoría nacional del esclavismo con Aristóteles y la teoría creacionista de la nación con San Agustín y Santo Tomás. Si extendemos el concepto de nación con sus siete componentes con mucha objetividad a cualquier conglomerado político humano podemos comprobar que las teorías esclavista y creacionista de la nación son un reduccionismo colonial de los elementos materiales y políticos fundamentales de la nación con el objetivo ideológico y político de apropiación y usurpación de esos elementos materiales y de poder para provecho de la nación colonizadora. Los aristotelianos griegos cuando actúan con la teoría del reduccionismo esclavista se apropiaron de enteros territorios y estados que luego convirtieron en latifundios y naciones vasallas. En la Roma Cristiana, con la teoría del reduccionismo religioso cristiano y del imperialismo, los romanos también se apropiaron de todos los elementos de sus naciones colonizadas que hemos descrito, para provecho del Imperio Romano. En la edad media y a principios del Renacimiento los occidentales aplicaron la teoría nacional de la superioridad racial, junto a las anteriores teorías, en sus conquistas sobre los restantes continentes, teoría que también es un reduccionismo racista de la nación y de la historia que les favoreció enormemente porque se apropiaron de enormes continentes con varias civilizaciones nacionales en su interior.

2.6. EL COLONIALISMO EVOLUCIONISTA DE OCCIDENTE Y DE MORGAN.

La última teoría colonial de la nación de occidente fue el evolucionismo desde sus inicios hasta la edición del libro de Lewis Henry Morgan “La sociedad primitiva”, que es una de las teorías más elaboradas del pensamiento occidental que niega la calidad de civilización nacional a muchas civilizaciones originarias del mundo por no haber alcanzado algunos inventos locales y particulares de los europeos como el hierro, la rueda y la escritura europea. El evolucionismo occidental es también un reduccionismo invencionista que niega la calidad de nación a infinidad de otros pueblos del mundo porno inventar sus productos.

En síntesis, las naciones occidentales se apropiaron del resto de los cuatro continentes del planeta con las teorías del creacionismo, del esclavismo, del racismo y del evolucionismo dentro del largo proceso del colonialismo occidental que en algunos países se ha resuelto liberadoramente como en China, India o África. En cambio en América los procesos de colonialismo occidental para todas las civilizaciones originarias se ha resuelto en forma neocolonial desde la conquista hasta nuestros días. En la actual coyuntura constituyente boliviana la derecha y la izquierda coloniales también quieren resolver colonialmente el asunto consolidando los entes coloniales de los departamentos y de las provincias.

2.7. LA TEORIA DE NACIÓN DE LOS NACIONALISMOS BURGUESES.

La modernidad liberal creó las teorías del nacionalismo burgués con dos variantes, una del nacionalismo federal cuyo modelo más acabado y extendido es el modelo estadounidense y el segundo modelo teórico de nación es el nacionalismo burgués uninacional francés. Ambas teorías de nación rechazaron y excluyeron a las naciones originarias con todos sus componentes en sus proyectos políticos y constitucionales. Los norteamericanos consolidaron y concluyeron con el colonialismo y el genocidio inglés de las Naciones Originarias de Norteamérica. Con pocas variantes siguieron el mismo modelo teórico de nación varios estados federales latinoamericanos como Argentina, México y otros.

El modelo mononacional del nacionalismo burgués francés es un caso atípico. Bajo la teoría de estados y clases sociales de Enmanuel Sieyes y los enciclopedistas la nación feudal y colonial de los francos fue guillotinada en el cuerpo del rey y de la reina. Pero los franceses en vez de ir a un estado plurinacional con base a las variantes de la nación gala y de otras naciones se acomodaron en uno de los estados más mononacionales y centralistas de la historia del mundo. Recién ahora después de doscientos años de centralismo galo los franceses discuten formas de descentralización nacional.

2.8. LA TEORÍA EVOLUCIONISTA Y COLONIAL DE NACIÓN EN MARX.

Carlos Marx, de origen judío alemán, fue un filósofo muy influenciado por la filosofía feudal, monarquista y centralista del estado de Guillermo Federico Hegel. Junto a esta concepción Marx elaboró la teoría de la clase del proletariado con ayuda de los economistas clásicos ingleses con los cuales edificó la teoría del valor económico. En el libro del “Manifiesto Comunista” junto a Federico Engels, Marx elaboró el concepto de clase social como sujeto único y excluyente de la historia humana reduciendo el espectro humano de la historia, pero sobre todo excluyendo a las naciones en general como mayores sujetos de la historia humana.

El concepto de clase social como sujeto de la historia es una sextireducción del sujeto nación como artífice de la historia obviando de la lucha histórica a la soberanía, a las autonomías, al territorio, a los recursos naturales, a los cargos estatales, al gobierno y a las identidades nacionales. El marxismo reduce la nación como sujeto histórico al elemento único de la población al que divide fatalmente en dos clases eternamente antagónicas. Carlos Marx y los marxistas reducen el sujeto nación de sus elementos territoriales, soberaniales, estatales, gubernamentales, poblacionales e identidarios y se los regalan estos espacios a los nacionalistas coloniales y burgueses sosteniendo que todo eso son patrañas burguesas. El problema central de los marxistas es que ven la nación solo en su etapa burguesa y nada más. Su teoría de la clase social no alcanza a establecer las naciones originarias del mundo con sus siete componentes nacionales colonizadas por la nación europea. Primera conclusión, los marxistas al reducir los sujetos de la historia a la clase social regalan espacios de poder nacionales a la clase burguesa a la que tanto quieren combatir aceptando el colonialismo de las clases opresoras.

Carlos Marx para elaborar su teoría de la historia, el materialismo histórico de clase, leyó el libro de Morgan “La Sociedad Primitiva” y adoptó casi textualmente las tesis y los contenidos del evolucionismo morganiano pero sobre todo del evolucionismo inglés y europeo. Con bases evolucionistas Carlos Marx afirmó en el libro “El origen de la familia, la propiedad privada y del estado” la posición de que los pueblos indígenas de América y concretamente los Incas no llegaron a la etapa de la civilización y que se encontraban en la “etapa media de la barbarie”. Sin una base documental consistente y en base a una simple deducción evolucionista Marx cometió uno de sus peores errores científicos. Luego, como admirador del colonialismo inglés, Marx sostuvo que iba a ser el proletariado inglés el que llevaría la civilización hacia las colonias indias.

Por la gran presencia de las naciones originarias locales en la Federación Rusa y en la Federación China serán Lenin y Mao Sedong los que corrijan los graves errores de Marx con el principio leninista del derecho a la autodeterminación de las naciones y su derecho a la separación conformando estados federativos. Pero en América, aún el principio de la autodeterminación de las naciones de Lenin ha caído en manos de los marxistas criollos que tienen un profundo arraigo señorial y colonial. El actual entorno criollo colonial de Evo Morales no es otra cosa que la expresión más viva de esa izquierda colonial criolla que quiere imponer por todos los medios una constitución política del estado con hegemonía de las autonomías departamentales y de los caducos corregidores, prefectos y gobernadores coloniales.

En los últimos decenios en América y en Bolivia circula una teoría culturalista de la nación que tiene el objetivo de sustituir al concepto político de nación por el concepto folclórico de cultura con el claro propósito de mantener colonizadas a las naciones originarias.

3. TEORÍA DE LA HISTORIA DE LAS NACIONES ORIGINARIAS.

3.1. LA CRIMINALIDAD COLONIAL DE OCCIDENTE TIENE SUSTENTO EN LA TEORÍA DE LA NACIÓN Y DE LA HISTORIA.

Hemos establecido que las Micro, Meso y Macronaciones Originarias de nuestra América Aborigen estaban formadas y compuestas como verdaderas naciones por un complejo territorial, estatal, político, poblacional e identidario. Hemos demostrado también que todas las teorías políticas del bloque occidental no han logrado elaborar una teoría de la nación y niegan racional e intencionalmente el derecho a ser NACIÓN a las colectividades originarias del mundo con el propósito de colonizarlos, someterlos y saquearlos.

Negar la categoría de NACIÓN ORIGINARIA a las sociedades originarias de América y el mundo permite a las naciones occidentales colonizadoras a AMPUTAR Y ENGULLIR los elementos territoriales, estatales y poblacionales de las naciones colonizadas. Las teorías coloniales sobre los sujetos originarios denominan como infieles, indios, salvajes, indígenas, tribus, etnias, clases, nacionalidades, culturas y movimientos sociales a las Naciones Originarias con el objetivo político de evitar su descolonización y liberación nacional. Este es uno de los crímenes teóricos coloniales del pensamiento occidental sobre el que se fundamenta todo el sistema colonial americano. Este pensamiento tiene el gran acierto de convertir a las naciones originarias del mundo en colectividades destructibles, enajenables y apropiables colonialmente para beneficio del poder colonial esencialmente occidental.

El segundo crimen que comete la racionalidad occidental es negar a las Naciones Originarias el derecho ancestral a ser SUJETOS POLÍTICOS DE LA HISTORIA Y POR TANTO A SU PROCESO HISTÓRICO DE DESCOLONIZACIÓN Y LIBERACIÓN. Para probar la hipótesis anterior recordemos las viejas posiciones del pensamiento inquisitorial y monarquista occidental que atribuye el derecho a la colonización y a la historia sólo al cristianismo y a sus monarquías occidentales al estilo hegeliano. También en esta línea de argumentos los pensadores occidentales afirmaron colonialmente que LAS CIVILIZACIONES ORIGINARIAS DEL MUNDO COLONIZADO NO TENÍAN ESCRITURA POR TANTO NO TENÍAN HISTORIA NEGÁNDOLES EL DERECHO A SER SUJETOS POLÍTICOS DE LA HISTORIA.

Con Spengler, el mundo colonizador de occidente elaboró el concepto más acabado y exaltador de la Cultura Occidental, consecuentemente el concepto más reduccionista y metafísico de la historia la que fue definida como choque de culturas. Smith, Ricardo, Sieyes, Locke, Rousseau y los enciclopedistas elaboraron desde el liberalismo el concepto de clases sociales como sujetos de la historia en el proceso de derrumbamiento del feudalismo reduciendo a las naciones que conformaban los mosaicos feudales al simple concepto economicista de clase.

Al anterior reduccionismo liberal humanista de clase se suma en el pensamiento occidental el reduccionismo de clase del marxismo y del engelianismo la que afirma que la historia es producto única y exclusivamentemente de la lucha de clases sociales. El marxismo comete el grave error de convertir a los sujetos colectivos nacionales en simples sujetos políticos de clase bajo el método de la reducción economicista de la economía política. Este reduccionismo epistemológico económico clasicista elude analizar las luchas nacionales y coloniales bajo sus formas esclavistas, feudales, coloniales e imperialistas como historia de las colectividades nacionales quienes disputan en sus luchas elementos territoriales, naturales, estatales y poblacionales complejos.

La ciencia de la historia en Latinoamérica y en Bolivia ha sido y es un poderoso instrumento para la consolidación del colonialismo hispanoamericano. Lo fue en la colonia donde los cronistas y los funcionarios coloniales escribieron la historia bajo moldes de colonialismo indigenista. En la república los historiadores del colonialismo interno han escrito historia bajo el racismo colonial de Alcides Arguedas y Gabriel René Moreno en nuestra primera etapa republicana. Luego se ha escrito historia bajo la teoría de clases del liberalismo y luego con la teoría de la lucha de clases del marxismo para terminar con el culturalismo, el etnicismo y el neoindigenismo. Todas estas historiografías de todos los historiadores han sido escritas por hispanoamericanos con el propósito central de consolidar el colonialismo republicano e impedir la descolonización liberadora de las Naciones Originarias de Bolivia y América.

3.2. POR UN NUEVO CONCEPTO DE LA HISTORIA DESDE NUESTRAS RAÍCES HISTÓRICAS.

Desde la visión y la experiencia histórica de las Naciones Originarias de nuestra América la historia ha sido y es prioritaria y fundamentalmente la lucha o la federación entre las naciones originarias y la lucha por el sometimiento y la descolonización entre las Naciones Colonizadoras de Occidente y las Naciones Originarias de América, pero ante todo es una lucha de naciones. Establecemos este nuevo concepto de la historia con el claro propósito de que el proceso de descolonización liberadora de las Micro, Meso y Macronaciones Originarias de nuestra América se debe dar fundamentalmente bajo el concepto y el corpus histórico-político de naciones.

En la historia de la colonización de nuestras Naciones Originarias estas sufrieron las siguientes agresiones coloniales. La soberanía, la independencia y las autonomías de las Confederaciones Originarias como la Iroquesa, La Azteca, La Maya y la Tahuantinsuyana fueron destruidas y avasalladas por las naciones invasoras, primero. El avasallamiento soberanial es el primer acto político que ejecutan los colonialistas para someter a las naciones colonizadas. Los territorios de las naciones originarias en sus niveles micro, meso, macro y confederativo fueron despojados y usurpados por los colonizadores, segundo. Los recursos naturales fueron y son despojados y saqueados por las naciones colonizadoras, tercero. Todos los cargos estatales de los estados originarios son destruidos y usurpados por las autoridades estatales del estado colonial como fueron los virreinatos, audiencias, capitanías generales y los corregimientos coloniales, cuarto. Los gobernadores y el ejercicio del gobierno y su legitimidad han sido usurpados por gobernadores coloniales y extraños, quinto. Las poblaciones de las naciones originarias fueron sometidas al esclavismo de inspiración aristoteliana en nuestro caso, sexto. Nuestros sistemas económicos fueron desarticulados y usurpados por agentes económicos expoliadores y explotadores, séptimo. Y finalmente las identidades nacionales originarias como nuestras “religiones”, idiomas, memoria histórica y las identidades cotidianas fueron enajenadas para una dominación colonial cultural integral, octavo. Como podemos ver el colonialismo es un proceso de expoliación territorial y político complejo e integral que no se puede reducir a ninguno de sus ocho elementos dinámicos, pero sí se puede escribir historia de cada uno de los elementos de su dialéctica interna.

Ante los actos expoliadores del proceso de colonización el proceso de descolonización liberadora teóricamente debe tener las siguientes acciones y proyectos políticos: En términos soberaniales se debe luchar por la reconstitución de las soberanías y autonomias de las Micro, Meso y Macronaciones Originarias. En este sentido no se puede aceptar la constitución política del MAS y de PODEMOS porque no restituye la autonomía de las mesonaciones que es la verdadera autonomía en todas las constituciones federales del mundo. En el componente territorial se debe luchar por la recuperación y el reapropiamiento de los micro, meso y macro territorios de las naciones originarias. En este punto las izquierdas y derechas coloniales del MAS y de PODEMOS en el Congreso de octubre del 2008 han acordado consolidar los territorios coloniales de los departamentos manteniendo usurpados los territorios de las mesonaciones originarias en su propuesta de constitución. En el componente de los recursos naturales renovables y no renovables se debe luchar por la reapropiación y aprovechamiento compartido de estos recursos con el estado central en los niveles micro y meso nacional. En este punto la constitución consensuada entre el MAS y PODEMOS mantiene la usurpación y el saqueo histórico por el gobierno central de los recursos naturales que son propiedad ancestral de las micro y mesonaciones originarias. En cuanto a los cargos estatales de los micro, meso y macro niveles estatales se tiene la tarea de reconstituirlos estructuralmente en todos los niveles jerárquicos. En la constitución del MAS y de PODEMOS se mantiene la destrucción de los cargos estatales de los gobernadores originarios ante todo en el nivel mesonacional que es el nivel de verdadera liberación y autonomía.

En cuanto a los gobiernos autónomos ancestrales de las naciones originarias se tiene la tarea de reconstituirlos como estructuras gubernamentales no como una concesión del gobierno central sino como una reconstitución restitutiva de un gobierno ancestral soberano y propio. En la constitución del MAS y de PODEMOS se plantea la muerte definitiva de los gobiernos mesonacionales de las naciones originarias las que serán sustituidas por gobernadores y legisladores departamentales. En cuando a las poblaciones o pueblos originarios en sus niveles micro, meso y macronacional estos fueron esclavizados y servilizados en la colonia y en la república hasta 1953. Desde aquella fecha se tiene el objetivo de individualizarlos y dispersarlos bajo la única identidad nacional boliviana. Una descolonización de los pueblos originarios significa una reasunción de las identidades nacionales en todos los niveles nacionales. En la constitución de PODEMOS y del MAS se propone una sobrecarga de derechos indígenas individualizados con un espíritu folclorizante y nada estatal y político. En cuanto a los sistemas económicos de las naciones originarias estas han sido desarticuladas y subsumidas por un sistema colonial y capitalista y la tarea es fortalecer a las unidades económicas de los pobladores originarios desde el incremento de los factores productivos y desde sus rendimientos. Hasta ahora los compañeros del MAS no han implementado ningún plan serio para superar la pobreza de las naciones originarias desde los sistemas productivos de nuestras comunidades. En el tema de las identidades se debe en principio fortalecer las identidades religiosas, idiomáticas y la memoria histórica de las naciones originarias para luego ingresar a un proceso de convivencia interidentitaria no sólo con la identidad hispanoboliviana sino con las identidades de los países de todo el mundo con el que se tenga contacto.

El proceso de descolonización para ser liberador debe contemplar una reintegración de los componentes territoriales, naturales, políticos y económicos dentro de una dinámica más amplia y progresiva y actualizada que nos lleve a un crecimiento económico, político y espiritual con miras a penetrar en el actual sistema económico y político mundial con personalidad propia. No puede ser una descolonización retrocedente, mecánica, involutiva y excluyente. Se equivocan los que piensan que la descolonización es un proyecto retrógrado al Tahuantinsuyu. Debe hacerse lo que han hecho los japoneses o lo que están haciendo los chinos y los indios.

En cuanto a la propuesta de Estado Plurinacional que elaboramos y entregamos a nuestras naciones originarias para el proceso constituyente lamentablemente este concepto ha sido folclorizado y vaciado en su contenido descolonizante y liberador en la constitución de PODEMOS y del MAS quienes nos piden ahora votar una constitución política para la hegemonía colonial de los departamentos gobernados por prefectos y gobernadores que simplemente maquillan a los viejos corregidores españoles de indios.

3.3. GRÁFICO DE LA DIALÉCTICA CONCEPTUAL DE LA COLONIZACIÓN Y DE LA DESCOLONIZACIÓN.

El siguiente gráfico es un intento de hacer comprensible los procesos de colonización implementados con nuestras naciones originarias y las acciones de descolonización que corresponde realizar en un proceso de descolonización auténtica y liberadora.

COMPONENTES DE LAS NACIONES ORIGINARIAS ACCIONES HISTÓRICAS DE DESCOLONIZACIÓN ACCIONES HISTÓRICAS DE COLONIZACIÓN SOBRE LAS NACIONES ORIGINARIAS COMPONENTES DE LAS NACIONES COLONIZADORAS
Soberanía Reconstitución Avasallamiento y
Sometimiento Soberanía colonial
Autonomías o subsoberanías. Reconstitución Avasallamiento y sometimiento Soberanía colonial
Territorios Reapropiación Usurpación Territorio colonial
Recursos naturales Recuperación Saqueo Proyecto de despojo
Cargos jurisdiccionales estatales Reconstitución y
Restitución Destrucción de cargos jurisdiccionales Cargos coloniales
Ejercicio del gobierno Restitución Usurpación Gobierno colonial
Poblaciones Liberación y
Reasunción identidad colectiva. Esclavización
Individualización Población colonizadora
Sistema Económico Fortalecimiento y
Crecimiento Desarticulación
Explotación Sistema económico colonial
Identidades:

Recuperación y
Fortalecimiento.
Enajenación ideológica y política Identidades coloniales
FUENTE: Elaboración propia.

3.4. LA HISTORIA DE LAS NACIONES ES TAMBIÉN CONCILIACIÓN Y FEDERACIÓN.

Las concepciones eternamente confrontacionistas de la historia como la del colonialismo occidental y como la del marxismo creen que la historia humana es un proceso eterno de lucha. La historia de nuestras naciones originarias y de muchas naciones del mundo nos enseñan que la historia es también conciliación y sobre todo federamientos de unificación en estados compuestos en igualdad de jerarquía y de derechos entre naciones. En Bolivia sigue y seguirá la lucha de las naciones originarias hasta conseguir autonomías políticas plenas en el nivel mesonacional. Recién entonces se podrá construir una conciliación nacional de tipo federativo entre las distintas naciones originarias y las de origen hispanoboliviano.

4. TEORÍA DEL ESTADO DESDE LAS NACIONES ORIGINARIAS.

La existencia de los estados precoloniales como el de la Confederación Iroquesa, el Estado Azteca, Maya y el gran Estado del Tahuantinsuyu ya han sido demostrados plenamente por los historiadores y arqueólogos más objetivos. En lo que toca a los Andes el Estado Tahunatinsuyano era una Federación Múltiple o sea una federación de federaciones en tres niveles. La base del ordenamiento territorial y del gobierno tahuantinsyano era el Ayllu de base autónomo. En el nivel micronacional del ayllu existían federaciones locales bajo la forma de racimos microestatales autónomos cuya base de gestión eran una infinidad de ayllus autónomos. En el nivel mesonacional existían igualmente federaciones regionales de federaciones locales también autónomos. Finalmente, en el nivel macronacional el Estado del Tahuantinsuyu era una Confederación Tetraterritorial horizontal y verticalmente. Este mismo tipo de estructuras de organización estatal tenían las demás grandes civilizaciones como la iroquesa, la maya y la azteca.

Hemos establecido que la historia es esencialmente un acto colectivo de las micro, meso y macro naciones del mundo una de cuyas realizaciones más dañinas para nuestras naciones originarias de América ha sido el Colonialismo Occidental cuyos cimientos coloniales se cuestionan y discuten ahora en toda nuestra América y en especial en Bolivia con el proceso de descolonización abierto por nuestros pueblos originarios.

El Colonialismo Occidental Español fue el que estableció una estructura colonial en términos nacionales y estatales en los Andes. El estado por tanto es, desde nuestra experiencia histórica y desde la experiencia de las naciones originarias del mundo colonizadas por occidente, una construcción histórica colonial donde el Estado Colonial subyuga a los Estados Originarios formando una estructura estatal avasallante. Una estructura avasallante conforma un estado compuesto y está formado por un Estado Tirano y Avasallador y unos Estados Vasallos. En esta historia nacional y estatal el colonialismo es el proceso de avasallamiento del Estado Colonizador contra los Estados Colonizados. En la historia estatal y jurídica de América y de los Andes todas las naciones originarias han sufrido el proceso de colonización y avasallamiento durante toda la colonia y toda la república por la nación y el estado hispanorepublicano hasta nuestros días.

El segundo acto central de los estados colonizadores, después del sometimiento, es el proceso de demolición de los estados vasallos hasta destruir completamente las estructuras estatales de los estados vasallos. Por tanto avasallamiento y demolición son dos actos o etapas de un mismo proceso de dominación colonial.

Toda la historia de los procesos de colonización ocurridos en la humanidad han tenido como resultados finales la colonización total, la descolonización total o una conciliación nacional federativa entre las naciones colonizadoras y las naciones colonizadas. Ejemplos de procesos de descolonización originaria total son la independencia de China, la India, Argelia y otros. Ejemplos de descolonización criolla total son la historia de los Estados Unidos de Norteamérica y de Argentina bajo un federalismo entre pares coloniales. Ejemplos de conciliación federal entre naciones colonizadoras y colonizadas son España, Sudáfrica, Rusia y Suiza. De esta experiencia histórica se puede establecer que el Estado es esencialmente una formación colonial-nacional en su momento de colonización, de descolonización o de federamiento. Tomando en cuenta la dinámica territorial y estatal de las naciones habrán por tanto estados coloniales, estados descolonizados o estados federados.

En la experiencia de las naciones y estados monárquicos el estado se formaba en base a la voluntad normativa de dios y era esencialmente el Estado Colonial de la Nación Colonizadora.

En los estados mononacionales burgueses como Francia, el Estado Nacional que nace de la soberanía popular de las clases revolucionarias construyó al final un Estado Nacional de la Burguesía que como clase y nación oprime a las naciones originarias que habitan el territorio de la república. La teoría del estado mononacional burgués aplicado a nuestras nacientes repúblicas hispanoamericanas ha establecido nuevos estados coloniales en donde los estamentos hispanorepublicanos reconvirtieron al viejo estado colonial monárquico en un estado republicano colonial y avasallador. Los estados originarios vasallos de la colonia española trasladaron su situación de estados vasallos a las nuevas repúblicas hasta nuestros días.

El ejemplo más objetivo de estados vasallos de nuestras naciones originarias son las distintas Autoridades Originarias en todo el territorio nacional. Por su contenido nacional y civil los sindicatos en cambio pasan a formar parte del Estado Colonizador.

5. TEORÍA DEL DERECHO.

En las realidades históricas nacionales simples la nación contiene al estado y este contiene al derecho. En las realidades nacionales compuestas puede ser que un estado central articule varias naciones con sus propios derechos. Pero en todas estas configuraciones nacional-estatales el derecho es siempre un complejo normativo e institucional que forma parte inseparable del estado y de la nación que como sujetos de la historia le dan su forma y contenido.

En cualquiera de las formas estatales simples o compuestas en donde esté inserto el derecho será siempre una composición institucional y normativa compuesta por los siguientes elementos centrales:

1. El legislador institucional o popular.
2. Autoridades jurisdiccionales jerarquizadas.
3. Normativa sustantiva o material (CPE, Códigos y leyes).
4. Normas adjetivas o procedimentales para aplicar la ley sustantiva (Códigos Procesales).
5. Partes o interesados en la solución del conflicto (Incluida la comunidad y la nación).
6. Sistema entrelazado y jerarquizado de fallos.
7. Sistema de ejecución y control de la ejecución de los fallos.

En un proceso de avasallamiento colonial existen dos derechos, un derecho colonial dominante y otro derecho subordinado que es el derecho de las naciones y los estados originarios colonizados. Los estados y derechos originarios sufren como primer acto colonial la imposición y la sustitución de los legisladores nacionales que son parte esencial del estado. En el proceso colonial boliviano los legisladores del Estado del Tahuantinsuyu fueron sustituidos por los legisladores monarquistas e institucionales del Estado Colonial Español. De la misma forma las autoridades jurisdiccionales originarias sufrieron la desaparición y la sustitución por autoridades jurisdiccionales coloniales. En el campo de las normas materiales y procesales éstas fueron sustituidas por normas coloniales que desplazaron a las normas materiales y procesales de las naciones originarias. En la dialéctica de las partes, las comunidades y naciones originarias aparecen en general como las víctimas de la opresión de un estado y un derecho coloniales que ejecuta un proceso de expoliación integral. En este sistema colonial los fallos y la ejecución de las sentencias favorecieron general y mayoritariamente a los sujetos coloniales. El proceso de colonialismo jurídico, como objeto de la ciencia sociológica del derecho, nos muestra como resultado a los derechos de las naciones originarias destrozadas y avasalladas a los derechos coloniales en toda nuestra América.

En el plano del derecho, la república no fue sino la sustitución del viejo derecho colonial por un derecho defectuosamente liberal y republicano que prolongó la imposición de un derecho foráneo a las comunidades y naciones originarias. En Bolivia, desde la colonia hasta nuestros días, existen dos derechos generales, el derecho colonial positivo impuesto desde el estado y los derechos originarios de las naciones originarias destruidas desde la colonia.

Un auténtico proceso de descolonización jurídico implica la restitución de una instancia de legislación de las naciones originarias fundamentalmente en el nivel mesonacional o intermedio de la nación. La descolonización jurídica también implica la reconstitución de las autoridades jurisdiccionales políticas y judiciales como una forma de reconstrucción de las naciones y estados originarios. En cuanto a las normas y su ejecución se tendrán que asumir procesos coordinados de legislación y aplicación entre varios sujetos del derecho en un estado eminentemente federal y compuesto.

6. LA SANGRE DERRAMADA POR LA DESCOLONIZACIÓN NO PUEDE SER NEGOCIADA.

La historia de nuestras civilizaciones de América es la historia del genocidio cometido por las naciones occidentales, de luchas heroicas de descolonización donde nuestros héroes nacionales han dejado mucho sangre por liberar a nuestros pueblos y de una resistencia anticolonial que siguen reclamándonos seguir en la línea de la descolonización y liberación en el presente Siglo XXI para demostrarle al mundo que somos pueblos íntegros y dignos.

En la colonia, en el mundo andino y tahuantinsuyano la primera sangre derramada por la descolonización, la independencia y la soberanía nacional fue la muerte del Inca Atahuallpa. Le siguieron en la lucha los incas Manco II, Juan Santos Atahuallpa, Tito Cusi Yupanqui y Tupak Amaru I quienes desde Vilcabamba lucharon por mantener la soberanía de la Civilización Plurinacional y Federativa del Incario. Todos estos incas fueron ejecutados por los colonialistas españoles. Junto a los anteriores gobernadores incas lucharon cientos de héroes de nuestras comunidades de base y miles de combatientes originarios por la independencia nacional y por preservar sus gobiernos autónomos locales.

En la lucha por la preservación de la independencia y la soberanía de nuestras naciones también lucharon los gobernadores de nuestra mesonaciones originarias. Las naciones de los Pacajes, de los Lupaqas y de los Callawayas a la cabeza del General Quinti Rawra junto a las autoridades originarias de sus markas y comunidades ofrecieron una heroica batalla en el río Desaguadero a las huestes invasoras de Diego de Almagro. En esta batalla murieron miles de pobladores originarios y el General Quinti Rawra fue ejecutado después de la derrota. En la última batalla por la soberanía andina en Cochabamba las naciones originarias de los Charcas, Los Qhara Qhara, los Wisijsa, los Lípez, los Chichas, los Yamparas, los Karangas, los Soras y los Chuis combatieron contra el ejército de los españoles donde murieron miles de combatientes de las comunidades originarias. En síntesis, todos nuestros gobernadores de nuestras micro, meso y macronaciones defendieron la soberanía nacional y nunca entregaron voluntariamente la independencia de los pueblos andinos a los españoles.

Luego de la derrota de la resistencia nacional los colonizadores españoles se dieron a la tarea de expoliar territorios, recursos naturales, soberanías y autonomías regionales y locales de nuestras naciones originarias. Después de casi 300 años de colonialismo expoliador nuestras naciones originarias enarbolaron nuevamente la soberanía y la independencia nacionales en la década de 1780. Los hermanos Tomás, Dámaso y Nicolás Katari conjuncionaron la lucha de las naciones originarias del macizo de los Charcas y cercaron la ciudad española de Chuquisaca planteando la extinción de los corregimientos y del Estado Español. De una forma similar Tupak Katari realizó dos cercos a la ciudad de La Paz enarbolando la independencia de la Macronación Aymara. Fue Tupak Amaru el que con meridiana claridad planteó en esta década la extinción de los corregimientos y del Estado Español para reconstituir la Soberanía y la Independencia de la Civilización Plurinacional Incaica. Luego de su derrota militar los tres más grandes generales de la mayor revolución anticolonial originaria del mundo fueron atrozmente ejecutados mediante el descuartizamiento. Junto a ellos durante las cientos de batallas murieron miles de gobernadores y habitantes originarios de nuestras markas y comunidades regando con su sangre un programa político de descolonización, de independencia y autonomía que no se puede negociar a ningún precio.

Toda la historia de la república colonial es un proceso de expansión del latifundio y del sometimiento político de las comunidades y de las naciones originarias mediante los corregimientos y prefecturas o mediante la tiranía política de los hacendados hasta 1952. Los conservadores desde el retiro del gobierno del General Sucre realizaron la más grande usurpación de las tierras y de los territorios de las comunidades y naciones originarias del altiplano, los valles, el Chaco, la Chiquitanía y de la Amazonía bolivianas. Las tierras de los guaraníes en el Chaco, de las naciones mojeñas en la Amazonía, de la naciones quechuas y aymaras en el altiplano y los valles fueron usurpadas con las leyes coloniales de la Enfiteusis, de la Exvinculación y de Colonización en un proceso de colonización interna donde se cometieron miles de crímenes de homicidios, asesinatos y genocidios contra nuestras naciones originarias. Los falsos liberales de nuestro país después de 1900 continuaron aplicando las viejas leyes de colonización interna que ejecutaron los conservadores hasta 1952 cometiendo los mismos crímenes de lesa humanidad contra nuestras naciones originarias.

Contra las expoliaciones coloniales de los latinfundistas, de los ganaderos, de los quineros y gomeros se levantaron nuestros líderes y gobernadores originarios en todo el territorio de Bolivia. Pablo Zárate Willka encabezando a aymaras y quechuas, Andrés Guayocho a las naciones mojeñas y Hapi Oeki Tumpa a las naciones guaraníes enarbolaron la independencia de las naciones originarias para garantizar la recuperación de las tierras y de los poderes políticos originarios. Luego de heroicas batallas junto a los gobernadores locales y junto a los habitantes indígenas y originarios fueron derrotados y ofrendaron su vida con muertes atroces. Pablo Zárate Willka fue traicionado y ejecutado bajo una orden de su antiguo aliado el General José Manuel Pando a quien apoyó para la derrota de los conservadores. La lucha contra el latifundismo y el neocolonialismo interno de los conservadores y liberales y por la soberanía de las naciones originarias, guaraníticas, mojeñas, quechuas y aymaras costó muchas vidas y sangre que no se pueden vender y negociar por unas cuantas monedas.

7. LOS COLONIASTAS USAN COMO SIRVIENTES POLITICOS A LAS NACIONES ORIGINARIAS.

Los colonialistas tienen una vieja estrategia de utilizar los movimientos de las naciones originarias como movimientos serviles para preservar sus intereses políticos, territoriales y sus intereses personales y de grupo. La utilización servil de los movimientos originarios ha pasado en dos grandes sucesos históricos como fueron la llamada revolución federal en 1899 y la llamada revolución nacional de 1952.

En la llamada revolución federal de 1899 Pablo Zárate Willka movilizó a cientos y miles de gobernadores y habitantes de marcas y comunidades originarias con el propósito de recuperar las tierras usurpadas por los conservadores y para luego construir un gobierno independiente. José Manuel Pando y los liberales paceños aceptaron la alianza y la colaboración del movimiento de Pablo Zárate Willka con la promesa de devolver las tierras usurpadas a las comunidades. Pero, una vez derrotados los latifundistas y conservadores cerca de Caracollo, con la intervención militar decisiva del ejército de Pablo Zárate Willka, los liberales paceños se olvidaron de sus promesas y mandaron a ejecutar a Pablo Zárate Willka y persiguieron y dispersaron a los combatientes originarios. De esta forma los liberales paceños utilizaron el movimiento político originario más grande de quechuas y aymaras en la república para preservar el poder territorial y latifundista de la vieja clase dominante paceña.

En la llamada Revolución Nacional los pazestensoristas como nietos de los viejos conservadores tuvieron la inteligencia de utilizar como masa política sirviente al movimiento campesino gracias a la devolución de las tierras de las comunidades originarias durante el proceso de Reforma Agraria de 1953. La servidumbre política del campesinado al Movimiento Nacionalista Revolucionario hizo cuatro veces presidente a Víctor Paz Estensoro y dos veces a Hernán Siles Suazo pero en lo económico el campesinado en general sufrió un proceso de empobrecimiento hasta situarse en la línea de la extrema pobreza. En estos gobiernos nada se hizo por los campesinos empobrecidos.

En el actual proceso de reformas llevadas a cabo por el Movimiento Al Socialismo MAS el proceso se asemeja al realizado por Víctor Paz Estensoro donde existe un apoyo casi ciego al gobierno del M.A.S pero el proceso de empobrecimiento y migración de las comunidades se sigue agudizando.

8. LA ESTRATEGIA DE LA EXCLUSIÓN Y COLONIZACIÓN DEPARTAMENTAL SE HA CONSUMADO.

En esencia y síntesis el departamento republicano es una simple redenominación del territorio y del poder de la vieja ciudad española, o sea del viejo Estado Colonial Español expresado regionalmente. Territorialmente los departamentos mantienen usurpados los territorios de las naciones y comunidades originarias a nivel nacional. Todos los recursos naturales de propiedad ancestral de las comunidades y de las naciones originarias han sido usurpados por el estado colonial boliviano que mantiene en esencia una burocracia improductiva sin que se destine ningún recurso para las comunidades. Las autoridades políticas departamentales son también una simple redenominación de las viejas autoridades coloniales como el corregidor y sus alguaciles. En esencia las autoridades departamentales prefecturales usurpan las funciones de gobierno de los gobernadores de las naciones originarias. Pasa exactamente lo mismo con los subprefectos, con los corregidores y los alcaldes. Las autoridades judiciales de la justicia ordinaria igualmente usurpan la funciones de administración de justicia de las autoridades judiciales originarias.

En el actual proceso constituyente el Movimiento Al Socialismo tuvo desde un principio una ESTRATEGIA Y PROPUESTA DEPARTAMENTALISTA para la reforma del estado. Por eso ejecutó con mucha consecuencia una línea colonial y departamentalista en todos sus actos políticos centrales. Antes de la convocatoria a la Asamblea Constituyente Evo Morales y los masistas anunciaron públicamente que el MAS lucharía por las autonomías departamentales y con este motivo el presidente Morales bailó una cueca por alegría. Luego los dirigentes políticos de PODEMOS también anunciaron que lucharían por la autonomía departamental. Había una coincidencia total en la estrategia de consolidar a los departamentos coloniales como unidades autónomas del nuevo estado.

Fuimos muy pocos los que planteamos pública y formalmente la autonomía plena de las mesonaciones originarias. Por un lado los compañeros del Consejo de Ayllus y Markas del Qollasuyu plantearon la participación de algunas mesonaciones del occidente en la Asamblea Constituyente. El Centro de Estudios de los Derechos y del Desarrollo de los Pueblos Originarios y de las Regiones, CEDPOR, planteó al Congreso y a la Asamblea Constituyente primero la participación directa de las Naciones Originarias en el proceso constituyente y luego en la misma Asamblea Constituyente. Segundo se planteó ante la Asamblea Constituyente la Autonomía Plena de las Naciones Originarias dentro de un Estado Autonómico Tetraterritorial.

En el proceso de elaboración de la Ley de Convocatoria a la Asamblea Constituyente los partidos de la derecha agrupados en PODEMOS y el partido del MAS EXCLUYERON A LAS NACIONES ORIGINARIAS PARA QUE PARTICIPEN DIRECTAMENTE DE LA ASAMBLEA CONSTITUYENTE A TRAVÉS DE SUS REPRESENTANTES NATURALES Y GENUINOS ELEGIDOS POR LAS MISMAS NACIONES ORIGINARIAS. De esto extraemos una conclusión fundamental que nos dice QUE LAS NACIONES ORIGINARIAS NO HAN PARTICIPADO EN LA ASAMBLEA CONSTITUYENTE Y POR TANTO NO PUEDEN AVALAR UNA CONSTITUCIÓN QUE SE HA ELABORADO SIN SU VOLUNTAD NI CONSENTIMIENTO CONSTITUCIONAL. Lamentablemente el MAS repite la historia de las exclusiones constituyentes que realizaron los partidos y las familias de la viejas oligarquías republicanas.

El segundo acto de verdadera exclusión y discriminación colonial fue el Referéndum por la Autonomía Departamental. En este referéndum los legisladores y los políticos del MAS y de PODEMOS llegaron a un acuerdo total para excluir de la consulta EL DERECHO DE LAS NACIONES ORIGINARIAS A SU AUTONOMÍA POLÍTICA porque en la consulta sólo se preguntó al pueblo sobre el derecho a la autonomía de los departamentos coloniales. Estos dos actos políticos como son la exclusión de la Asamblea Constituyente y de la consulta popular para las autonomías indígenas son dos hechos históricos de índole colonial que demuestran la estrategia y la línea departamentalista y colonial del MAS y de PODEMOS. En el futuro está plenamente pendiente la consulta al pueblo boliviano sobre el derecho a la autonomía plena de las naciones originarias. Entre los vicios del consentimiento del pueblo soberano, el proceso constituyente y la propuesta constitucional del MAS y de PODEMOS llevan un vicio fatal el cual es la exclusión y el pisoteo de la voluntad constitucional de las naciones originarias para expresar su deseo a su propia autonomía plena.

En conclusión los legisladores han excluido la participación directa de las naciones originarias en la Asamblea Constituyente. Luego los congresistas han omitido intencionalmente la consulta al pueblo soberano sobre el DERECHO DE LAS NACIONES ORIGINARIAS A SU AUTONOMÍA PLENA. Esto nos demuestra claramente que las naciones originarias no han participado orgánicamente del proceso constituyente.

En los informes de la Comisión de Autonomías de la Asamblea Constituyente hubo una coincidencia plena de los informes del MAS y de PODEMOS para construir un estado con autonomías departamentales excluyendo a las naciones originarias de su derecho ancestral a la autonomía en el nivel intermedio del estado. La única diferencia y el desacuerdo político siempre fue la reelección de Evo Morales y en cierta medida la situación de las tierras neolatifundistas. A esto se sumó la oposición tenaz de PODEMOS al gobierno del MAS para que este partido pudiera consolidar el liderazgo de Evo Morales y del MAS. A fines de octubre del año 2008 los masistas han preferido negociar la reelección de Evo Morales por una gestión a cambio de enormes concesiones a los propietarios latifundistas y a los autonomistas del oriente del país. O sea han pensado más en sus sueldos que les otorga una reelección que en la descolonización plena de las naciones originarias.

En cualquier constitución política del mundo la divi