El nuevo Órgano Electoral apunta a “supervisar” nuestra democracia insurgente, esto es una nueva forma de “democracia controlada” o neocolonización

11.Dic.08    Boletines
   

Viernes 5 de Diciembre de 2008. La Paz Bolivia

El nuevo Órgano Electoral apunta a “supervisar” nuestra democracia insurgente, esto es una nueva forma de “democracia controlada” o neocolonización

Con la Nueva Constitución peligran las formas de la democracia insurgente como son la democracia comunitaria, la democracia directa y participativa, las asambleas y los cabildos, todas ellas con carácter deliberativo y resolutivo, así mismo, el uso de las normas y procedimientos propios quedan como una promesa lírica toda vez que será el nuevo Órgano Electoral “Plurinacional”, el que se dedicará a controlar su funcionamiento. Para apreciar mejor todos estos aspectos, les detallamos el siguiente análisis de varios artículos del nuevo texto constitucional pactado en el Congreso referido a este tema.


El nuevo Órgano Electoral apunta a “supervisar” nuestra democracia insurgente, esto es una nueva forma de “democracia controlada” o neocolonización

Con la Nueva Constitución peligran las formas de la democracia insurgente como son la democracia comunitaria, la democracia directa y participativa, las asambleas y los cabildos, todas ellas con carácter deliberativo y resolutivo, así mismo, el uso de las normas y procedimientos propios quedan como una promesa lírica toda vez que será el nuevo Órgano Electoral “Plurinacional”, el que se dedicará a controlar su funcionamiento. Para apreciar mejor todos estos aspectos, les detallamos el siguiente análisis de varios artículos del nuevo texto constitucional pactado en el Congreso referido a este tema.

Una democracia insurgente controlada y “supervisada”

En completa armonía con el Artículo 11 parágrafo II 1, donde se reprime el carácter resolutivo de las formas de democracia insurgente de nuestros pueblos, en el Artículo 26, se establece el verdugo que va a garantizar esta represión. Veamos ambos artículos:

Artículo 11.
II. La democracia se ejerce de las siguientes formas, que serán desarrolladas por la ley:
1. Directa y participativa, por medio del referendo, la iniciativa legislativa ciudadana, la revocatoria de mandato, la asamblea, el cabildo y la consulta previa. Las asambleas y cabildos tendrán carácter deliberativo conforme a Ley.

Artículo 26.
3. Donde se practique la democracia comunitaria, los procesos electorales se ejercerán según normas y procedimientos propios, supervisados por el Órgano Electoral, siempre y cuando el acto electoral no esté sujeto al voto igual, universal, directo, secreto, libre y obligatorio.

De los dos Artículos anteriores se infiere lo siguiente: Queda proscrita que la democracia comunitaria tenga un carácter resolutivo y de toma de decisiones, pero, como una parte de la toma de decisiones es elegir a sus autoridades, el encargado de controlar será el llamado “cuarto poder” electoral. Cuando se habla de “supervisión”, se alude a un ente “SUPERIOR” que inspecciona a los de abajo, y que si los de abajo no cumplen con lo que el supervisor considera legal, puede tomar medidas de control, como puede ser llamar la atención, ordenar que se corrija lo mal hecho o finalmente castigar a los infractores. En este caso, ya no se trata de elegir con independencia a sus autoridades, ni de tener libertad y ejercer la democracia propia de manera directa, sino de cumplir, con lo que el ente supervisor considera que debe ser la “norma”, de esta manera, los pueblos indígenas, pero también la clase obrera, que toma decisiones en asamblea, así como lo hacen las juntas de vecinos y otras organizaciones ya no tendrán la libertad, cualidad de la democracia insurgente, sino únicamente la obligación de cumplir con una especie de nueva democracia controlada, todo esto es neocolonialismo.

Y si bien la explicación, puede no ser aún clara para muchos, veamos el siguiente Artículo del texto constitucional pactado:

Artículo 211.
I Las naciones y pueblos indígena originario campesinos podrán elegir a sus representantes políticos en las instancias que corresponda, de acuerdo con sus formas propias de elección.
II. El Órgano Electoral supervisará que en la elección de autoridades, representantes y candidatas y candidatos de los pueblos y naciones indígena originario campesinos mediante normas y procedimientos propios, se de estricto cumplimiento a la normativa de esos pueblos y naciones.

Como se observa en el Artículo 211, el Órgano Electoral se coloca por encima de las naciones originarias, pueblos indígenas y comunidades campesinas, cumpliendo un papel neocolonial en esta nueva democracia popular, pero controlada, pues vela el ESTRICTO cumplimiento de normas que no están escritas y forman parte de las formas organizativas propias de los pueblos y que pueden varias de comunidad en comunidad, de región a región, y que seguramente si no son cumplidas ameritará tomar sanciones desde el órgano estatal electoral. Con esta disposiciones se vulneran la supuesta existencia pre colonial de los pueblos indígenas, su supuesta soberanía, independencia, etc., etc. En todo caso se observa, nuevamente, como el Estado se erige como una instancia de control de la democracia del pueblo, evidenciándose que la constitución propuesta sigue manteniendo los privilegios del Estado Colonial, Republicano y Neoliberal en contra de los derechos de los pueblos.

Pero las cosas no quedan solamente en esto, van más allá.

Circunscripciones especiales indígenas definidas por el Órgano Electoral

Antes de analizar las nuevas atribuciones que tendrá el Órgano Electoral respecto de la definición de las circunscripciones especiales indígenas, es necesario considerar ¿qué se entiende por circunscripción indígena? Y cómo evolucionó (o des-evo-luciono) dicha propuesta en comparación al texto de Oruro aprobado por la Asamblea Constituyente:

¿Circunscripciones especiales indígenas?

Como se hablaba de Estado Plurinacional y de Asamblea Legislativa Plurinacional, se entendía que los pueblos indígenas tendrían una participación directa en el Parlamento. Sin embargo, en el texto de Oruro, quedaba claro que la totalidad de diputados uninominales serían elegidos por voto universal, de manera que era un interrogante la representación directa de diputados de pueblos indígenas.

Los constituyentes del MAS les prometieron a los pueblos indígenas, cuando se introdujo un senador más (de 3 que son ahora a 4), que este cuarto senador sería indígena a condición de que respalden el texto de Oruro. Sin embargo en toda la constitución no se mencionó nada de esta promesa, de manera que el cuarto senador no tendrá las características de ser representante de los pueblos indígenas. Quedaba el tema de diputados. Veamos el texto de Oruro al respecto:

Artículo 148
I. La distribución del número de circunscripciones uninominales, así como la delimitación territorial de éstas, será determinada por la ley, que tendrá en cuenta el número de habitantes establecido en el último censo estatal, con base en los criterios de extensión territorial, continuidad geográfica y afinidad cultural.

Artículo 149
I. En la elección de asambleístas se garantizará la participación proporcional de las naciones y pueblos indígena originario campesinos.
II. La ley determinará las circunscripciones especiales indígena originario campesinas, donde no deberán ser considerados como criterios condicionales la densidad poblacional, los límites departamentales ni la continuidad geográfica.

Si bien lo del nuevo senado generaba cierta perplejidad, está situación fue mayor en el tema de diputados, especialmente en lo referido a si existirá o no representantes de las naciones y pueblos indígenas en el mismo, la redacción propuesta generaba completa incertidumbre.

La impresión que teníamos era que no habría representantes directos de los pueblos indígenas en el llamado “legislativo plurinacional”. Cuando se hablaba de la elección de 121 diputados, se señalaba que se los elegiría por circunscripción uninominal y no se decía cuantos serían elegidos por circunscripción especial indígena. Cabe aclarar que en todas partes donde hay elecciones de representantes por circunscripciones “especiales” se lo hace como un mecanismo de reconocimiento y participación de minorías nacionales, es decir, esta forma de elección no podría aplicarse para aymaras y quechuas, que no son minorías nacionales.
a

Imaginemos, de acuerdo a la propuesta de Oruro, ¿cuál podría ser una circunscripción especial indígena típica? Respuesta: la circunscripción guaraní (más de cien mil personas), takana (siete mil aproximadamente), moseten (mil quinientos) y yurakaré (dos mil ochocientos). Los takana y mosetenes de La Paz, podrían ser parte de circunscripciones con sus similares de Beni, teniendo cada uno de ellos por lo menos un representante respectivamente por su baja densidad poblacional. En el caso guaraní, de igual manera (entre Santa Cruz, Tarija y Chuquisaca). Cada diputado indígena a ¿qué departamento pertenecería?

Ahora bien, las circunscripciones especiales indígenas chocan con la representación departamental (senadores) por el tema de los límites departamentales.

¿De los 121 diputados cuántos serán representantes indígenas directos? Nosotros creemos, tal como estaban redactadas las cosas, que ninguno. Si habrá indígenas y originarios en el nuevo parlamento, pero serán elegidos como candidatos en circunscripciones uninominales y bajo la sigla partidaria, respondiendo a los intereses partidarios y no así de los pueblos y naciones originarias.

Las circunscripciones especiales indígenas eran y son un postulado demagógico, que posteriormente será anulado o normado “por la ley” como dice el texto de constitución. En la nueva ley electoral (primero mediante un régimen electoral provisional) se pondrán candados a las circunscripciones especiales indígenas, por ser estas un verdadero problema para el MAS y el llamado Estado Plurinacional, que en su ente principal, no reflejará precisamente la diversidad de naciones originarias que tiene el país. Esto porque la constitución impone la diversidad y unidad dentro de la nación boliviana y no la diversidad y unidad dentro de un nuevo Estado Plurinacional.

Volviendo al texto Pactado en el Congreso. El Órgano Electoral, determinará la cantidad y proporción de las supuestas “circunscripciones especiales indígenas”, las mismas que nunca podrán dar una representación verdaderamente plurinacional a los pueblos indígenas, tal como se desprende del texto constitucional:

Artículo 146.
VII. Las circunscripciones especiales indígena originario campesinas, se regirán por el principio de densidad poblacional en cada departamento. No deberán trascender los límites departamentales. Se establecerán solamente en el área rural, y en aquellos departamentos en los que estos pueblos y naciones indígena originario campesinos constituyan una minoría poblacional. El Órgano Electoral determinará las circunscripciones especiales. Estas circunscripciones forman parte del número total de diputados.

Como se observa, el propósito es claro, pues se trata de impulsar el COLONIALISMO DEPARTAMENTAL, al bajar la representación plurinacional o multinacional de nuestros pueblos a:

• Los Departamentos
• A las áreas rurales
• Donde somos minorías

Es decir, que el Órgano Electoral será la instancia de definición, previamente ya definida, de la representación de los pueblos indígenas en Bolivia, con lo cual se revela el verdadero carácter del llamado nuevo Estado Plurinacional Social, de Derecho, etc., con el que han engañado –precisamente- a los indígenas.

Esta previa definición por lo cual llegamos a asumir, que la representación por circunscripciones especiales indígenas nunca llegará a concretarse, ya que en una parte de la Constitución se señala que todos los diputados serán elegidos por voto universal, sea bajo la forma plurinominal o uninominal, más nunca por elección comunitaria o directa o participativa. Conviene leer atentamente el Artículo 146 para establecer si verdaderamente habrá representación indígena:

Artículo 146
I. La Cámara de Diputados estará conformada por 130 miembros.
II. En cada Departamento, se eligen la mitad de los Diputados en circunscripciones uninominales. La otra mitad se elige en circunscripciones plurinominales departamentales, de las listas encabezadas por los candidatos a Presidente, Vicepresidente y Senadores de la República.
III. Los Diputados son elegidos en votación universal, directa y secreta. En las circunscripciones uninominales por simple mayoría de sufragios. En las circunscripciones plurinominales mediante el sistema de representación que establece la ley.

Ahora bien, tenemos el reconocimiento de una nueva contradicción, adicional a todo lo anterior:
bb

De acuerdo a lo anterior, como la Ley es Contradictoria, la tendencia será a anular las circunscripciones especiales indígenas, ya que no se sabe a ciencia cierta si se considera la densidad poblacional de estos sectores o no.

En consecuencia se tendría el siguiente esquema donde se establece el lugar y papel de la representación indígena en el Estado Plurinacional:
cc

Participación indígena periférica en el Órgano Electoral

En el siguiente Gráfico se muestra la participación de indígenas en la Dirección del Órgano Electoral, siendo evidente su disminución, ya que según la Constitución de Oruro, dicha participación llegaba al 40% (minoría), pero ahora, de acuerdo a la Constitución Pactada, disminuye al 29%.
dd

Pero al margen de la disminución de la “cuota” de los indígenas en el Órgano Electoral, la pregunta inmediata es ¿qué rol van a cumplir dichos representantes, toda vez que no tienen ninguna otra representación en las instancias Departamentales, de Juzgados Electorales, Jurados de las Mesas de sufragio y Notarios Electorales?

Nosotros creemos que será una participación periférica, pero donde los indígenas transmitirán a los integrantes del Órgano Electoral las formas de la democracia directa y participativa, por normas propias, de manera que luego, una vez informados y conocedores de estos procedimientos, ejerzan su misión de supervisar y controlar dichas formas de democracia.

Finalmente, en las disposiciones transitorias, se define que inmediatamente aprobado el Proyecto de Constitución, se sancionará una nueva Ley Electoral, donde se pondrá candados a todos los temas anteriormente perfilados.

Primera. I.
El Congreso de la República en el plazo de 60 días desde la promulgación de la presente Constitución, sancionará un nuevo régimen electoral para la elección de la Asamblea Legislativa Plurinacional, Presidente y Vicepresidente de la República; la elección tendrá lugar el día 6 de diciembre de 2009.

Si resulta evidente, que los cambios en el legislativo son escasos, se incrementan 9 senadores, se mantiene el sistema de elección de diputados bajo la modalidad de uninominales y plurinominales, ¿cuál es la prisa e importancia de una nueva Ley Electoral? Acaso, no bastaría ¿una simple reforma al actual Código Electoral, tal como se ha hecho en los últimos años?

Aparentemente la respuesta y la prisa no radican en la consideración de estos cambios de forma o cantidad, pues en la elección de diciembre de 2009 sólo se elegirá a Presidente, Vicepresidente y legisladores, situación que no amerita una nueva Ley Electoral.

De lo que se trata es de garantizar, en la nueva Ley Electoral, la norma para la implementación de la democracia controlada, pues las intenciones de eliminar la democracia directa y participativa son evidentes y eso se ve reflejado no sólo en el texto constitucional sino en la práctica política del gobierno del MAS. Basta recordar que la Ley de Convocatoria de la Asamblea Constituyente priorizó la elección del 100% de los asambleístas por el mecanismo demo liberal, cerrado toda posibilidad de elección directa de parte de las organizaciones populares.

¿Qué corresponde hacer?

Nosotros consideramos la defensa de la democracia popular un tema de principio, por contener está elementos insurgentes de primer orden. La democracia del pueblo es la base de la organización del nuevo Estado Socialista Insurgente que se desarrolla dentro del proceso de descolonización, de manera que se consolidan y profundizan las formas asambleístas de toma de decisiones, pero además todas aquellas que son directas y no burocráticas.

No pueden imponerse las formas demoliberales (voto secreto) como las únicas expresiones de la voluntad, participación y control social. Y si bien esta es la pretensión desde el texto constitucional pactado, nosotros sabemos que es en la práctica donde deberemos defender estas formas de democracia, pero es importante que tengamos conciencia de la que se busca a partir de motivar a la población para que apruebe este texto constitucional sin leerlo y sin conocer verdaderamente todos sus alcances y contenidos.

La construcción del poder del pueblo, bajo la forma de los micropoderes se da pues mediante el ejercicio de la democracia más simple: la democracia popular o comunitaria. Estas formas de democracia se mantienen en las naciones originarias y pueblos indígenas, pero también en otros lugares de organización popular, donde incluso se combinan con las formas de elección por voto.

Una de las grandes aspiraciones políticas del pueblo, era ver reflejada esta forma de democracia en la nueva Constitución, situación que no se ha dado. Ya que es completamente demagógico señalar que se elegirán autoridades o representantes “por normas y procedimientos propios”, para a continuación empezar a ponerle candados que lo vaya invisibilizando. Así, por ejemplo, en la actual Constitución, Código Electoral, Ley de Partidos Políticos y Agrupaciones ciudadanas, se pone en igualdad de condiciones a los partidos, agrupaciones ciudadanas y pueblos indígenas, pero bajo los parámetros y condiciones de los primeros, de manera que los pueblos indígenas no han podido ejercer una mayor participación corporativa en la vida política del país y de sus lugares. La Constitución Pactada camina en esta misma dirección, de manera que las normas propias serán controladas por el Órgano Electoral, dicho ente definirá las circunscripciones indígenas, que como se ha expuesto probablemente lleguen a ser formales o estén subsumidas por completo dentro de las circunscripciones tradicionales, e incluso, si existiera alguna de ellas lo será como expresión del folklorismo del país.

UNA CONSTITUCIÓN NACIDA DE LA MENTIRA NO PUEDE TENER RESPALDO POPULAR!!!
“AMA LLULLA” SIGNIFICA NO SEAS MENTIROSO!!!
MENTIR ES TANTO PERO QUE ROBAR!!!
EXPRESA CREATIVAMENTE TU RECHAZO AL TEXTO PACTADO POR EL CONGRESO Y LA PARTIDOCRACIA!!!
VOTA CONSCIENTE Y LIBRE, DEFIENDE A TU PUEBLO!!!
VUÉLVETE ABSTINENTE DEL ENGAÑO, O VOTA NULO, EN BLANCO O NO!!!