Marx y el Medio Ambiente

5
Miércoles 26 de noviembre de 2008
Web: patriainsurgente.nuevaradio.org

Marx y el Medio Ambiente

X: Vladimir Gutiérrez

vladimirgutierrezl@hotmail.com



Marx y el Medio Ambiente

X: Vladimir Gutiérrez

vladimirgutierrezl@hotmail.com

INTRODUCCION

En el mundo de hoy, donde un gran número de economistas centran su enfoque fundamentalmente en los problemas de elección y cómo el hombre emplea los recursos cada vez más escasos para lograr la eficiencia social. En este entorno se observa como el crecimiento económico ha transcurrido casi siempre por las vías nocivas, que se manifiesta en la explotación y uso indiscriminado de combustibles fósiles, agua, recursos forestales, minerales así como otros recursos naturales, propiciando un deterioro ambiental cada vez mayor, unido a un rápido crecimiento de la población y al mismo tiempo una creciente desigualdad de la renta entre ricos y pobres.

Las grandes industrias han dado lugar a complejos procesos de contaminación del agua y el aire, no obstante, los avances tecnológicos pudieran ser encaminados para dar solución a estos problemas, aplicando tecnologías más limpias y que no perjudiquen el medio ambiente.

Se necesita una industria que sea más eficiente y más ecológica, pero esto pudiera resultar aparentemente más costoso, los países desarrollados actualmente comienzan a aplicar tecnologías “limpias” y al mismo tiempo exportan al Tercer Mundo las “sucias” que no utilizan, algunas de estas son aplicadas en la industria química para la fabricación de plaguicidas, fibras sintéticas, etc.

En la actualidad se plantea por diferentes especialistas, que el mundo se encuentra en una crisis ecológica global, lo que significa una crisis en la cual la causa es difusa y los efectos universales, de ahí la necesidad de desarrollar teorías y métodos de evaluación que den respuesta a esta problemática.

Es necesario definir un marco socio-económico en el cual toda actividad emprendida sea evaluada previamente en cuanto a posibles consecuencias para el hombre y el medio, de ahí la necesidad de realizar estudios a los cuales se apliquen diferentes técnicas y métodos de análisis económico que permitan llegar a una adecuada valoración. Ese marco socio-económico expresaría una nueva concepción de la relación dialéctica hombre-entorno natural, sociedad naturaleza; donde se demostraría que el problema no es crecer económicamente, sino, tener una economía cualitativamente diferente, donde los recursos se distribuyan con mayores índices de equidad.

A lo largo del tiempo, los economistas han abordado la problemática ambiental, desde diferentes puntos de vistas. Conceptos como externalidades, derechos de propiedad y eficiencia económica y otros se han analizado desde el criterio de la pérdida del bienestar.

Muchos economistas han desarrollado esta temática, que a la vez resulta compleja y puede ser enfocada de formas diferentes. De una parte, la economía ambiental que se ocupa de dos problemas fundamentales: las externalidades y la asignación óptima de los recursos entre cuyos precursores encontramos a Pigou (La Economía del Bienestar 1920) y Ronald Coase (El Problema de Costo Social 1960). En sus trabajos establecen soluciones a las externalidades, sentando las bases conceptuales para la discusión en este campo de forma polémica.

Por otra parte, existe un enfoque más crítico, que aborda esta problemática con un carácter más amplio en el campo de la economía ecológica donde la solución va más allá del mercado con un horizonte largo plazo.

ALGUNOS ENFOQUES DEL PENSAMIENTO DE MARX QUE SIRVEN DE BASE AL ANALISIS DEL PROBLEMA MEDIO AMBIENTAL

A las puertas del nuevo siglo, el mundo se enfrenta a una profunda agudización de los problemas ambientales, se habla en términos de una crisis ecológica global, lo que significa una crisis en la cual la causa es difusa y los efectos universales. El primer tipo de crisis global que se ha tenido que afrontar es el de la lluvia ácida, se trata por ejemplo la acidificación de los lagos suecos por las chimeneas del Canadá, otro de los problemas actuales es la destrucción de la capa de ozono.

Los principales problemas del mundo actual son:

 Degradación del suelo y del recurso agua.
 Incremento de la desertificación.
 Aumento de la contaminación
 Deterioro de la capa de ozono.
 Cambios climáticos globales.
 Pérdida de la biodiversidad biológica.
 Agotamiento de los recursos renovables.

Junto a estos problemas ambientales hay que considerar los problemas económicos y sociales que atraviesa el mundo como un aspecto importante para el análisis, esto está dado en el aumento de la pobreza, crecimiento de la población y el empeoramiento de los patrones de crecimiento económico.

En el mensaje de Fidel en la cumbre de Río expresa: “En el mundo subdesarrollado son el propio subdesarrollo y la pobreza los factores principales que multiplican hoy la presión que se ejerce sobre el medio natural.”

El deterioro ambiental es cada vez mayor, unido a un rápido crecimiento de la población y al mismo tiempo se acrecienta la desigualdad de la renta, aumentando la brecha entre ricos y pobres.

El crecimiento económico ha contribuido a la degradación del entorno dado en la escala de la actividad económica, gran parte de la tecnologías aplicadas utilizan la combustión de carbón o petróleo, lo que genera una mayor contaminación. A lo largo del tiempo el desarrollo industrial ha transcurrido casi siempre por las vías más nocivas, alimentado por la extracción y consumo de los recursos naturales tales como combustibles fósiles, agua, madera, minerales y otros.

Los avances tecnológicos contribuyeron a la creencia, de que los mismos resolvían las dificultades de abastecimiento de materias primas, desencadenando un proceso de sustitución sin fin, alejando toda preocupación por el agotamiento de los recursos no renovables. Por otra parte se desarrollaron un conjunto de técnicas agrarias, las cuales combinadas con el uso de medios químicos dieron lugar a lo que se denominó ” la revolución verde”, la cual conllevó a una intensificación de la agricultura a los países industrializados. De esta forma se agudizaba más las diferencias entre países ricos y pobres; iniciándose así un consumismo desmedido y el despilfarro de los recursos. ¿Acaso esta orientación del crecimiento económico y del uso de los avances tecnológicos no se encuentra determinada por las relaciones de producción del modo de producción capitalista?

Es necesario por tanto, para el estudio de la solución a los problemas ambientales, profundizar en la verdadera causa de los mismos, de ahí la validez de retomar el análisis que realiza Marx sobre la génesis del sistema capitalista.

En su estudio deja al descubierto como a través del proceso de trabajo, el capitalista se apropia de la plusvalía. Su análisis se establece teniendo en cuenta las riquezas de las sociedades en que impera el régimen capitalista de producción, se aparece como un inmenso arsenal de mercancías y esta para poder ser elaborada necesita del intercambio hombre naturaleza, la forma desmedida en que el hombre en sus relaciones de producción ha utilizado los recursos naturales.

De aquí podemos realizar un análisis de como en la sociedad capitalista se han dado estos elementos cuando el objetivo central de esta Formación Económico Social, es la obtención de plusvalía, término este último que le brindaremos atención por ser considerado el gran descubrimiento de Marx: la “Ley de la Plusvalía”.

“El valor de las mercancías está en razón de la fuerza productiva del trabajo y otro tanto acontece con el valor de la fuerza de trabajo, ya que este se halla determinado por los valores de las mercancías. En cambio la plusvalía relativa está en razón directa a la fuerza productiva del trabajo, aumentando aumenta y disminuyendo cuando ella disminuye ” Marx, 1965.

De aquí se infiere cómo al capitalista solo le interesa la plusvalía que encierra la mercancía que realiza en el mercado. ¿Cuál es esta mercancía que el capitalista encuentra en el mercado? ¿Por qué es ella la que crea plusvalía?

Analicemos la Fórmula General del Capitalismo que plantea Marx (D – M – D).

Para obtener esta plusvalía, es decir, para que el dinero que el capitalista invierte se incremente y se convierta en capital, es necesario que este se encuentre en el mercado en la esfera de la circulación, con una mercancía especial, la cual al ser utilizada es decir al cumplirse su valor de uso es capaz de crear un valor por encima del que ella posee y es a este incremento el que se denomina, plusvalía, aquí se encierra el secreto de la producción de plusvalía que es creada por la fuerza de trabajo.

Por lo que se siente estimulado a incrementar el desarrollo de las fuerzas productivas con vistas a acortar el tiempo de trabajo necesario en dicha mercancía.

De esta forma tiene su origen lo que más tarde daría lugar a la gran producción capitalista, aumentando el número de obreros empleados y por tanto la masa de plusvalía, esto tiene su efecto en el proceso de trabajo, creándose las condiciones para la cooperación del trabajo y mas tarde para la concentración de la producción.

“Esta economía en el empleo de los medios de producción proviene exclusivamente de su aplicación colectiva en el proceso de trabajo de muchos. Y para que revistan este carácter como condiciones de trabajo social o condiciones sociales de trabajo, a diferencia de los medios de producción desperdigados y relativamente costosos de toda una serie de obreros o maestros artesanos independientes, basta con que coincidan geográficamente en los mismos locales muchos obreros sin necesidad de que trabajen al unísono. Una parte de los instrumentos de trabajo asume carácter social antes de que lo asuma el mismo proceso de trabajo.” Marx, 1965.

La cooperación propicia una mayor interrelación entre los hombres y al mismo tiempo, hombre-naturaleza. De hecho se produce la concentración de los medios de producción aumentando la escala de la producción, incrementándose así la acción sobre la naturaleza.

“De una parte la cooperación permite extender el radio de la acción del trabajo, siendo por tanto indispensable en toda una serie de procesos de trabajo por la concatenación geográfica del objeto sobre que el trabajo recae, desecación de tierras, canalización, construcción de diques, calles, líneas ferroviarias etc. ” Marx, 1965.

El propio carácter capitalista de la manufactura, es decir grandes masas de obreros, el incremento de la división social del trabajo, unido a los avances de la revolución industrial deja atrás la base manual y manufacturera, se inicia así un proceso de acumulación del capital como único objetivo del modo de producción capitalista, sin prever las consecuencias para el hombre y la naturaleza.

Marx analiza como el propio desarrollo crea condiciones materiales para la coordinación entre la agricultura y la industria, pero con carácter antagónico, ya que al crecer la población urbana, establecida en grandes centros de producción, se tiene que la producción capitalista acumula de una parte, la fuerza histórica motriz de la sociedad, mientras que por otra perturba el metabolismo entre el hombre y la tierra, de hecho su análisis pone al descubierto, la explotación del trabajador y al mismo tiempo los recursos naturales.

“Por tanto la producción capitalista solo sabe desarrollar la técnica y la combinación del proceso social socavando al mismo tiempo las dos fuentes originales de toda riqueza: la tierra y el hombre.” Marx, 1965.

En la actualidad las grandes industrias han dado lugar a la contaminación del agua y el aire. En la década del 50, la industria había inventado miles de compuestos importantes, algunos de los cuales no habían sido identificados como tóxicos. Además de los trabajadores de estas industrias, otras personas pueden sufrir los daños de la contaminación ambiental, a través del agua potable y el aire, al vivir en zonas cercanas a dichas industrias o en lugares cercanos donde se vierten residuos.

Se trata pues de cómo el modelo capitalista ha impuesto una velocidad al ciclo económico que lo desfasa del ciclo natural. La capitalización de la agricultura ha provocado superproducción y subconsumo de alimentos, se manifiesta en pérdida de fertilidad de la tierra, salinización, erosión del suelo, contaminación de las aguas subterráneas y a la vez se ha incrementado la pobreza. Se plantea que se ha sobrepasado la capacidad de carga de la tierra, con una marcada distribución desigual de la riqueza y una brecha cada vez mayor entre países desarrollados y subdesarrollados.

Ante la crisis ambiental que vive el mundo derivada de la depredación sobre la naturaleza como consecuencia de modelos de producción y consumo, comienza a manifestarse una creciente preocupación en los países desarrollados, los cuales aplican tecnologías “limpias” en sus territorios, mientras que de otra parte exportan al tercer mundo las “sucias” que ya no utilizan. Un ejemplo de ello se ha visto en la industria química en la fabricación de plaguicidas, fibras sintéticas etc. Otro ejemplo se ve en la exportación de residuos tóxicos a países que dada su grave situación económica se ven obligados a aceptarlos en su territorio La investigación científica ha demostrado los efectos de las sustancias químicas sobre la salud humana, expertos han podido establecer la relación entre la exposición a ciertas sustancias químicas y determinadas enfermedades.

Los países subdesarrollados se enfrentan a una problemática ambiental diferente a la de los países ricos, en ellos la degradación del medio se acentúa mucho mas y los sitúa en condiciones desventajosas ante las exigencias de los países del Norte y los hace mas vulnerables ecológicamente, estas contradicciones se conocen como los conflictos Norte-Sur, los cuales han sido tratados en diferentes reuniones como la Cumbre de Río y otras.

Se abre paso una nueva percepción del problema, se plantea revisar la relación hombre – naturaleza y la racionalidad productiva, muchos son los teóricos con diferentes puntos de vistas los que tratan de buscar soluciones a partir de la integración entre medio ambiente y desarrollo. Se habla de globalidad y sostenibilidad, se abren nuevas interrogantes sobre los límites del crecimiento económico ¿De hecho no están redescubriendo lo que ya Marx había estudiado años atrás en el proceso de producción capitalista, su reproducción y la acumulación del capital?

El estudio de esta problemática supone profundizar en algunas definiciones dadas por Marx con relación al proceso de Acumulación Capitalista.

Composición Orgánica del Capital

La composición orgánica del capital puede interpretarse en dos sentidos, en su aspecto natural como composición técnica y en su aspecto social como composición del valor estos aspectos se ven reflejados en:

La Composición Orgánica del Capital
c

La determinación del valor por el tiempo de trabajo socialmente necesario conlleva la búsqueda de nuevos métodos y técnicas de producción y por tanto el aumento de la productividad del trabajo, de hecho crece la cantidad de medios de producción con relación al número de obreros ocupados, crece la composición técnica del capital, operando cambios en la composición del valor; pero no en la misma magnitud.

Se reduce el valor de los medios de producción como consecuencia del incremento de la productividad del trabajo Y por tanto aunque estas aumentan su valor con relación al capital variable, esto no ocurre en la misma proporción de cómo crece la masa de los medios de producción con relación al trabajo vivo. Existen otros factores que pueden incidir en la composición del valor sin cambiar la composición técnica, tal es el caso de establecer un salario por debajo del valor de la fuerza de trabajo o un cambio en los precios de los medios de producción.

La interrelación entre composición técnica y de valor, tiene carácter contradictorio, dado en que en que la composición técnica del capital refleja las relaciones entre el trabajo materializado y todo el trabajo gastado por la clase obrera, la composición del valor refleja la relación entre el trabajo materializado representado por el capital constante y solo una parte del trabajo vivo (capital variable), lo cual establece una diferencia entre el trabajo gastado y el trabajo retribuido, es decir el plustrabajo del cual se apropia el capitalista: la plusvalía.

d

Marx a través del propio análisis de la composición orgánica del capital, expone como el incremento de ella genera un proceso de acumulación del capital y al mismo tiempo se convierte en factor de concentración de la producción.

Es a partir de la década del 70, especialmente a partir de la Conferencia de Estocolmo (1972), y los informes del Club de Roma “sobre los límites del crecimiento” que aborda la temática ambiental con una dimensión globalizada del problema, se debate los términos desarrollo sostenible o sustentable, como parte de un proceso que ha llevado a la internacionalización del debate en esta temática unido a la aparición de movimientos ambientalistas tanto en el Norte, como en el Sur.

El debate en torno a estos problemas ha devenido en diversas corrientes del pensamiento económico, así encontramos una literatura neoclásica sobre el agotamiento de los recursos renovables y su impacto sobre el crecimiento económico futuro, otro enfoque es reflejado por los ecologistas que profundizan más en la relación hombre naturaleza, estos centran su atención en la protección de las generaciones futuras.

El desarrollo sostenible se define generalmente como aquel que permite satisfacer las necesidades del presente sin comprometer la existencia e las generaciones futuras, no obstante esta definición, existen múltiples criterios en función de intereses y posiciones de cómo enfrentar el problema. Los países desarrollados imponen condiciones a los países subdesarrollados, las cuales no pueden ser cumplidas; el avance de estos países en materia sostenibilidad requiere ante todo de un nuevo orden económico en el plano comercial, financiero y la eliminación del intercambio desigual entre países ricos y pobres lo que ha sido expuesto por Fidel en el discurso de la cumbre de Río: “Si se quiere salvar la humanidad de esa autodestrucción hay que distribuir mejor las riquezas y tecnologías disponibles en el planeta. Menos lujo y menos despilfarro en unos pocos países para que haya menos pobreza y menos hambre en gran parte de la tierra No más transferencias al Tercer Mundo de estilos de vida y hábitos de consumo que arruinan el medio ambiente. Hágase más racional la vida humana. Aplíquese un orden internacional justo. Utilícese toda la ciencia necesaria para un desarrollo sostenido sin contaminación. Pagase la deuda ecológica y no la deuda externa. Desaparezca el hambre y no el hombre.”

De todo lo anterior se desprende la relación entre desarrollo sostenible y la ciencia económica, la tendencia de buscar en esta última las soluciones a los problemas del medio ambiente, de aquí se derivan dos corrientes del pensamiento económico: la economía ambiental y la economía ecológica.

LOS PROBLEMAS AMBIENTALES Y LA CIENCIA ECONÓMICA
LA ECONOMÍA AMBIENTAL

La economía ambiental que se ocupa de dos problemas fundamentales: las externalidades y la asignación óptima de los recursos entre cuyos precursores encontramos a Pigou (La Economía del Bienestar 1920) y Ronald Coase (El Problema de Costo Social 1960). En sus trabajos establecen soluciones a las externalidades, sentando las bases conceptuales para la discusión en este campo de forma polémica.

Algunos economistas definen el concepto de externalidad como: “Existen externalidades (o efectos-difusión) cuando las empresas a los individuos imponen costos o beneficios a otros fuera del mercado” (Samuelson)

“Se dice que estamos en presencia de una externalidad (economía externa), cuando la actividad de una persona (o empresa) repercute sobre el bienestar de otra (o sobre su función de producción), sin que se pueda cobrar un precio por ello, en uno u otro sentido”. D. Azqueta. (1994).

En la teoría microeconómica distintos autores plantean como característica esencial de la externalidad que existan bienes que interesan a los individuos pero que no se venden en los mercados, es decir, si ocurre una externalidad se plantea que no existe una asignación eficiente de los recursos en el sentido de Pareto. También se le conoce como falla del mercado, donde las externalidades (efectos externos) no tienen precio porque no se comercializan, al no existir un mercado donde éstas se puedan vender. De existir un mercado y bajo el supuesto que los derechos de propiedad estén bien definidos, entonces las externalidades se pudieran intercambiar, mediante mecanismos de negociación, como si se tratara de cualquier bien común.

Las externalidades pueden ser negativas (deseconomías externas) y positivas economía externa, las mismas ocurren en la producción o en el consumo. Un ejemplo clásico de externalidad negativa utilizado por diferentes autores, es la contaminación de un río por residuales de una fábrica, afectando la producción pesquera de otra empresa.

En el análisis microeconómico, el efecto de externalidad negativa en la producción trae consigo un incremento del costo social.

Costo Marginal Privado (CMP). Son los costos en los que se incurren en el proceso de producción, todos los costos que conllevan ala producción de un bien (el producto final).

Costo Marginal Social (CMS). Es la suma de los costos internos más los externos.

El efecto de la contaminación sobre el nivel de actividad de una empresa, es decir, el nivel, de producción óptima incluyendo el costo privado mas el externo, o sea el costo marginal social estaría dado en (q , p ), si no tuviésemos en cuenta el efecto externo entonces la cantidad a producir sería en ( q , p )

La internacionalización o no de los costos externos es algo que a lo largo del tiempo ha constituido un debate polémico a partir de los puntos de vista enunciados por Pigou y Coase, los cuales analizaremos a continuación.

EL ANALISIS DE PIGOU

Pigou es considerado como el primer Economista Académico que aborda la temática acerca de la contaminación y el deterioro ambiental, introduce el concepto de Externalidad (como aspecto negativo) y plantea eliminar las fallas del Mercado mediante la participación del Estado a través de instrumentos impositivos y regulatorios, expone diferentes conceptos acerca del producto Neto marginal, el producto neto Marginal Social y Privado.

“Producto Neto Marginal”: El Producto Neto Marginal de una cantidad de recursos es igual a la diferencia en la producción total de dichos recursos, si se le añadiese o sustrajese un pequeño incremento. El Producto Neto Marginal de un factor de la producción es la diferencia que se produciría en el producto total si se retirase cualquier (pequeña) unidad del mismo.

“Producto Neto Marginal Social”: Es el Producto Neto Total de las cosas físicas o de los servicios objetivos debido al incremento marginal de los recursos invertidos en un empleo o lugar dados, sin tener en cuenta a quienes revertirán las partes de que se componen este producto.

“Producto Neto Marginal Privado”: El Producto Neto Marginal Privado es aquella parte del producto neto total de las cosas físicas o servicios objetivos, debido al incremento marginal de los recursos operado en todo empleo ó lugar dados, que se revierte, en primera instancia, antes de la venta, a la persona que ha invertido dichos recursos.

En su análisis este autor establece las divergencias entre el producto neto marginal social y privado surgida de la propia competencia dado que en ocasiones una parte del producto de una unidad de recursos se revierte como una partida positiva o negativa a otras gentes, las cuales pudieran ser según él expone:

 El propietario de los instrumentos duraderos de producción, que el inversor arrienda.
 Las personas que no producen la misma mercancía que el inversor.
 Las que producen la misma mercancía.

En el segundo tipo de divergencia se aborda el estudio de las externalidades, las cuales analiza de la siguiente forma: “La esencia de la cuestión es que una persona A, al efectuar algún servicio por el que es retribuida una segunda persona B, al mismo tiempo rinde servicios o perjuicios a otras personas(que no son productoras de aquello),de forma que el pago no puede ser exigido de las partes beneficiadas, ni indemnizadas las partes perjudicadas”. (Pigou 1920)

Según el párrafo anterior este autor define claramente que existen dos agentes que intervienen en la externalidad, los causantes y los perjudicados. También reconoce la existencia de la externalidad positiva y negativa, para él la primera se da cuando el producto neto marginal privado es inferior al social, y la negativa por el contrario, cuando el producto neto marginal privado es superior al social y ejemplifica su teoría mediante diferentes situaciones:

 Los beneficios de un faro bien situado sean disfrutados por barcos que no están gravados debidamente.
 Una lámpara en el portal de la casa, contribuyendo así al alumbrado público.
 Los recursos aplicados a evitar que se extienda el humo procedente de las chimeneas de las fábricas.

Estos ejemplos citados por Pigou, corresponden a externalidades positivas, también se hacen referencias a externalidades negativas como son:

 Cuando el propietario de unas tierras situadas en un lugar de la ciudad donde hay villas y jardines edifica una fábrica y destruye gran parte de las ventajas que se obtenían de las bellezas del lugar y pureza del aire, o bien, aunque en menor escala, cuando utiliza dicho lugar de forma que quite luz a las casas de enfrente.
 Cuando se edifica en un lugar excesivamente poblado, reduciendo así el espacio de aire y el lugar de juego para los niños.

No sólo muestra el problema de las externalidades, también da una vía posible para su solución: “(…) es posible para el estado, si así lo desea, hacer desaparecer las divergencias en cualquier actividad , valiéndose para ello de <>.Las formas más conocidas para impulsar y restringir las inversiones pueden revertir carácter de primas ó impuesto” (Pigou).

Las anteriores ideas lo enmarcan como un claro defensor del intervencionismo, sin embargo, en su libro “La Economía del Bienestar”, no solo aboga por la intervención del Estado, sino también es partidario de que los acuerdos voluntarios pueden lograr soluciones, de esta forma lo expone cuando hace un estudio del primer tipo de divergencia la cual puede, según él, ser compensada con las indemnizaciones.

Como se observa, se hace referencia a dos tipos de soluciones para poder mitigar las divergencias que existen entre el producto neto marginal privado y social, lógicamente los causantes de las divergencias son diferentes, por lo que Pigou no se esquematiza y a cada problema en dependencia de sus condiciones le proporciona una vía de restricción.

En su obra además de los impuestos también hace referencia a las subvenciones en aquellos servicios de trazado de ciudades, la política administrativa y, a veces, la limpieza de zonas inmundas. También cuando el producto neto privado es indebidamente pequeño en industrias como la agricultura, que se supone rinde el servicio indirecto de facilitar ciudadanos aptos para la instrucción militar (Pigou 1946)

Pigou no se encierra solamente en los impuestos como una fórmula, brinda alternativas a diferentes situaciones aunque es cierto que para él, el arreglo mágico del mercado no es, muy efectivo y recomienda un gobierno que puede además de controlar, facilitar la subvención.

“No puede confiarse en que una <> logre un arreglo perfecto en todo, combinando separadamente las partes. Es por tanto necesario que una autoridad competente intervenga y acometa los problemas colectivos de la belleza, el aire, y la luz, de la misma forma que la del gas y el agua”. (Pigou 1946)

A partir de esta propuesta de solución a las externalidades con la intervención del Estado, diferentes autores han desarrollado los llamados Impuestos Pigouvianos.

“Impuesto Piguviano Optimo”: Es igual al coste marginal externo (esto es el daño causado por una unidad marginal de contaminación), en el nivel óptimo de contaminación. (Pearce y Turner 1994)

Según la definición anterior, para conocer el impuesto óptimo tenemos que conocer una parte del costo marginal externo, para encontrar el nivel óptimo de contaminación.

Estos autores resuelven el valor del daño, mediante una función de daño que exprese como varía el daño contaminante con el nivel de contaminación emitida, para esto se necesita conocer la actividad que desarrolla el agente contaminador

Se trata pues, de establecer un impuesto exactamente igual al costo externo marginal en el nivel de contaminación óptimo, la dificultad está en poder dar valores monetarios a los costos externos.

La problemática del impuesto pigouviano ha sido tratada por diferentes autores, entre ellos tenemos David Pearce y Turner, los cuales hacen referencia a la aplicación de los impuestos Pigouvianos en competencia imperfecta, lo cual los acerca más a la realidad de las economías de mercado actuales, donde se establece un impuesto igual al costo marginal externo como condición aparente para un impuesto óptimo, pero no se logra la condición de máximo beneficio.

Estos autores en su análisis plantean la posibilidad de utilizar el impuesto o la subvención en dependencia de la relación entre el ingreso marginal y el costo marginal, estableciendo que el impuesto positivo surge cuando el Ingreso Marginal (IM) es mayor que el Costo Marginal (CM) y la subvención cuando CM > IM, por lo que el Costo Marginal Externo determinaría la existencia de uno u otro caso. A partir de este análisis se argumenta que los impuestos sobre la contaminación siguen siendo apropiados en condiciones de competencia imperfecta, sólo que la magnitud de tales impuestos o subversiones no serían de la misma magnitud del Costo Marginal Externo, dado que habría que solucionar dos problemas de imperfección del mercado, la existencia de externalidad y el monopolio.

Se puede concluir que Pigou en su análisis, deja claro la existencia de la deseconomía externa, donde existe un responsable y un perjudicado, por lo que una intervención del Estado pudiera contribuir a eliminarlas, los partidarios de su teoría abogan por la utilización de un impuesto y otros asumen una posición crítica como es el caso Ronald Coase.

EL TEOREMA DE COASE

Ronal Coase aborda el tema de las externalidades en su articulo “El Problema del Coste Social “atribuyendo las mismas a la ausencia de una propia definición y protección de los derechos de propiedad sobre los recursos, definiendo la posibilidad de negociación y de realizar acuerdos entre las partes interesadas.

En su artículo Coase expone sus ideas de forma contrapuesta a Pigou, acerca del análisis que este último establece con respecto de la divergencia entre el producto privado y el producto social en su obra “Economía del Bienestar”, de esta forma se plantea un nuevo enfoque al problema.

“El enfoque tradicional ha tendido a oscurecer la naturaleza de la elección que hay que hacer. Ordinariamente tal como se plantea la cuestión, A ocasiona perjuicios a B y lo que es preciso decidir es como hay que poner coto a las acciones de A. Pero esto es erróneo nos estamos ocupando de un problema de naturaleza reciproca. Lo que hay que decidir en realidad, es si hay que permitir que A perjudique a B o hay que dejar que B perjudique a A. El problema consiste en evitar el perjuicio más grave” (Coase 1960)

En este planteamiento se expresa la necesidad de valorar el costo social derivado de externalidades, teniendo en cuenta que están incluidas dos partes. En la última parte de su artículo realiza un análisis crítico y detallado de los propios ejemplos de Pigou con criterios económicos diferentes, lo que cambia las conclusiones arribadas por éste, así tenemos que Coase demuestra con cifras en el ejemplo del ferrocarril como es preferible que el mismo no sea legalmente responsable por los daños que causa

“Para nuestros fines es suficiente poner de manifiesto que desde un punto de vista económico no resulta necesariamente indeseable una situación en la que no se indemniza por “los daños ocasionados a bosques vecinos por chispas de las locomotoras”. Que tal cosa resulte o no deseable depende de las circunstancias concreta”. Coase 1960.

Más adelante se refiere a lo que es dado en llamar “la tradición pigouviana” y trata de demostrar lo incorrecto de estos análisis y las conclusiones que se derivan del mismo. Un ejemplo de esto lo tenemos en la diferencia de lo que economistas modernos plantea n acerca del impuesto y lo planteado por Pigou , al respecto Coase escribe: “Los economistas modernos tienden a pensar exclusivamente en término de impuestos y de un modo muy preciso. El impuesto debe ser igual al daño causado y por consiguiente debe variar con la cuantía del efecto perjudicial. Como no se propone que el producto del impuesto sea entregado a los perjudicados por los daños, ésta solución no es la misma que la consistente en obligar a le gente a indemnizar a los perjudicados por sus acciones”.

De esta forma expone en su trabajo, todo un conjunto de situaciones, donde se pone de manifiesto como a través de la negociación de las partes implicadas se podría alcanzar una situación óptima, es decir, si se cumplen determinadas condiciones a partir de la identificación de quien es el agente contaminador y el contaminado, así como una delimitación correcta de los derechos de propiedad, lograr una reducción de la externalidad a través de una negociación o una acción conjunta de las partes; esto se puede apreciar en su artículo al destacar la necesidad de comparar la ganancia derivada de impedir el daño con la pérdida que se sufriría al suprimir la acción que lo produce. Sin embargo a pesar de expresar criterios diferentes, su objetivo coincide con Pigou en cuanto a llegar a un óptimo de Pareto bajo condiciones ideales de competencia perfecta.

Muchos economistas han escrito y desarrollado ideas a partir del artículo de Coase, en muchos casos, partidarios de su teoría, lo enuncian en forma de teorema y otros lo enjuician de forma crítica.

Uno de los análisis que se realizan en forma de Teorema acerca del planteamiento de Coase es hecho por Frank H. Stephen en su libro que se titula “Teoría Económica del derecho”, en el cual el autor ilustra numéricamente el caso Sturjes versus Bridgman, de forma tal que muestra las posibles alternativas de solución entre las partes, estableciendo sus implicaciones y las suposiciones fundamentales que se derivan del mismo, explicando que una de ellas (Costos de transacción cero) se encuentra de forma explícita y las que se observan de forma implícita son:

 El cambio voluntario es mutuamente beneficioso.
 Ausencia de comportamiento estratégico.
 Mercados competitivos.
 Sistema de justicia gratuita.
 Los productores maximizan la ganancia y los consumidores las ventajas.
 No hay efecto sobre la riqueza.

La ausencia de comportamiento estratégico, es tratada también por este autor a partir del criterio general de que el comportamiento estratégico puede ser visto como la causa de un aumento en los costos para llegar a una solución negociada y analiza de forma separada; criterios y experiencias de otros autores con respecto a la forma de alcanzar el óptimo en las transacciones a través de diferentes experimentos de tal forma que Frank H. Stephen plantea que, toda esas experiencias sugieren que el Teorema de Coase puede ser suficientemente reforzado por un gran número de situaciones, teniendo en cuenta que las experiencias muestran costos de transacción bajos, pero en la vida real otros costos de transacción podrían llevar al colapso.

En otro capítulo de su libro el autor aborda el teorema de Coase desde el punto de vista de la eficiencia económica a través de dos criterios, Optimalidad de Pareto y Kaldor-Hicks. Teniendo en cuenta el criterio de Optimalidad de Pareto en términos de competencia perfecta donde los consumidores y productores maximizan los beneficios, es decir, ingreso marginal es igual a costo marginal; por tanto este criterio no se cumpliría para un monopolista según analiza el autor, por eso esboza mas adelante un criterio de eficiencia que algunos economistas prefieren al de Pareto, el criterio de Kaldor-Hicks. El mismo propone una compensación para aquellos que queden en una situación peor ante un cambio donde otros mejoren la suya.

De esta forma, se retoma de nuevo el caso de Sturges versus Bridgman, ilustrando a través de un ejemplo en el cual la eficiencia no puede ser alcanzada. Al respecto concluye que la ausencia de una función de bienestar social explícita fundamenta que existe un número infinito de distribuciones de acuerdo con el óptimo de Pareto en términos de competencia perfecta, por lo que algunos economistas plantean que en condiciones reales donde las transacciones no son cero es mas apropiado el criterio de Kaldor Hicks.

El autor establece algunas consideraciones con respecto al análisis de la eficiencia el cual debe tener en cuenta según lo demostró en diferentes ejemplos la distribución de los recursos. Ya que estos pueden afectar la riqueza de los individuos, al respecto escribe “la función de bienestar social puede ser concebida como la incorporación de pesos distributivos que reflejen las evaluaciones sociales del merecimiento relativo”. Ambas, eficiencia y distribución deben ser consideradas como una sola, desde que una determinada meta de distribución conlleva un sacrificio de la eficiencia.

Por otra parte se alerta sobre la necesidad de tener cuidado a la hora de incluir las consideraciones distributivas en el análisis de eficiencia, aunque es importante a juicio del autor no excluirlas.

Enunciar el artículo de Coase como teorema fue bien acogido por los defensores de la corriente neoclásica, quienes ven en la solución negociada, la respuesta al problema de la externalidad, resaltando el papel regulador del mercado. No obstante existen otros puntos de vista con una óptica más realista acerca de la problemática ambiental.

Se han realizado diferentes críticas a la solución negociada, al plantearse por distintos autores que el Teorema de Coase tiene limitaciones para ser aplicado de forma general ya que el mismo implica un pequeño número de agentes y esto se debe a que las situaciones reflejadas por él en su artículo, tienen un contexto muy definido en cuanto a los derechos de propiedad, a la magnitud del daño y a que estemos en presencia de competencia perfecta.

En el trabajo “Instrumentos de Política Económica para la Protección del Medio Ambiente”, cuyo autor es Francisco González Fajardo, el cual valora en uno de sus capítulos el Teorema de Coase partiendo como premisa de que Ronald Coase en su artículo nunca enunció un teorema como tal, aunque a partir de las diferentes situaciones presentadas en su trabajo se pueden derivar diferentes alternativas propuestas en forma de teorema que muestran las ventajas de la negociación entre las partes implicadas, alcanzando según este análisis, el máximo beneficio y por tanto en equilibrio en el mercado.

Las principales limitaciones que han sido hechas por diferentes autores se resumen por Luis Franco Sala en su libro “Política Económica del Medio ambiente” entre las que se encuentran:

 La negociación requiere que los participantes estén bien definidos.
 Los participantes en la negociación han de ser pocos.
 Las partes negocian en un plano de igualdad.
 Se consideran que no hay costos de transacción o son insignificantes.
 La asignación de derechos es irrelevante a efectos del resultado final de la negociación.
 La negociación funciona en supuesto en que los causantes de la externalidad actúan bajo competencia perfecta.
 La función de costo marginal externo y de beneficio privado se asumen que son las normales o regulares.

Las limitaciones planteadas son coincidentes con criterios de diversos autores, no obstante, el argumento que establece en las dos últimas es abordado por otros autores como es el caso de David Pearce y K. Turner ( 1995) . En este libro se expone el caso de la función de costo marginal externo y de beneficio privado con un comportamiento diferente al normal, establece un supuesto en que el costo marginal externo puede tener un comportamiento decreciente.

En este caso el equilibrio estaría situado en C con un nivel de producción Q* y no se considera ni óptimo ni estable, dado que los costos externos superan los beneficios privados.
Como expresa Franco Sala, si la empresa tuviera que compensar en una negociación a los perjudicados por las externalidades negativas que se derivan de su producción, esto implicaría internalizar los costos marginales externos, es decir (CMS = CME + CMP), dado que la situación óptima es en q* que ocasiona una cantidad de emisiones w*, la producción y uso del entorno que se realiza en ausencia de negociación (qm,wm), se encuentran mas próximos que los obtenidos de los acuerdos(qn,wn), por lo que no es conveniente la solución negociada.

Esta crítica al Teorema de Coase se considera como una de las más importantes, al respecto Pearce y Turner plantean que la importancia de la misma depende de las diferencias entre el mundo real y la competencia perfecta; y por otra parte la posibilidad de que la curva de negociación del contaminador se pueda definir de modo que relacione de forma conjunta los intereses de los contaminadores y consumidores, de hecho esto implicaría un acuerdo entre todas las partes (contaminadores, consumidores y contaminados), lo que sería difícil de lograr en la práctica.

Las limitaciones expuestas se explican por si solas, en la realidad del mundo de hoy donde es difícil determinar quién y en que magnitud produce el daño que se deriva de la contaminación y sobre quién y en que momento recae la misma, lo que le da una dimensión global a un gran número de problemas medioambientales como son: lluvia ácida, efecto invernadero, destrucción de la capa de ozono, etc. De hecho esto implica que los afectados sean muchos y en lugares distantes de donde se origina la contaminación, por lo que se ven involucrados diversos países.

Esto hace que en la vida práctica la solución negociada pudiera ser factible, bajo estos criterios, en un número pequeño de casos relativos a la degradación del medio ambiente, donde las partes están bien definidas al igual que los derechos de propiedad y pueda llevarse a cabo la negociación según el criterio de Coase. En numerosas ocasiones al ser elevado el número de afectados las posibilidades de una negociación voluntaria directa y que permita alcanzar un óptimo resulta prácticamente imposible.

A pesar de ser el artículo de Coase abordado desde diferentes puntos de vista por diferentes economistas, no es frecuente encontrar en sus análisis, la posibilidad planteadas por él acerca de una intervención del Estado ante un elevado costo en las transacciones entre las empresas, al respecto expone lo siguiente: “En el caso típico de las molestias por humo, que pueden afectar a un gran número de personas comprometidas en una extensa variedad de actividades, los costos administrativos pueden ser tan altos que imposibiliten cualquier intento de resolver el problema en el seno de una sola empresa. Una solución alternativa es la reglamentación estatal directa.”

Aunque la intervención del Estado el autor no la plantea como la mejor alternativa tampoco la excluye y lo justifica ante determinadas situaciones, explicando que en cualquiera de ellas se incurre en un costo superior al de la negociación.

LA ECONOMIA ECOLOGICA

Los defensores de la Economía Ecológica tienen una visión más amplia, planteando la inconmensurabilidad de los elementos de la economía a partir de la ausencia de las generaciones futuras en los mercados actuales, plantean la necesidad de profundizar más en la relación hombre-naturaleza y en los problemas sociales relacionados con el medio ambiente, desarrollando un nuevo enfoque con carácter ecointegrador, en el cual el proceso de producción se considera como un sistema abierto. Entre los partidarios de esta corriente del pensamiento económico encontramos a J M Naredo, quien analiza esta problemática de forma crítica y profunda.

¨Por lo tanto si se desea adoptar la gestión de recursos a las características del entorno con vistas a evitar su degradación, no cabe partir de una valoración puntual e incompleta de sus componentes, atendiendo a los caprichos de la subjetividad humana, sino preocuparse de analizar directamente las características intrínsecas de ese entorno y enjuiciar el papel que desempeña cada una de sus partes en el mantenimiento de la biosfera y de la vida humana. Naredo 1987.

Esta escuela del Pensamiento Económico es considerada en su carácter transdiciplinario de estudios, que se dedica a las relaciones entre los ecosistemas económicos, esta teoría se presenta como crítica al análisis económico neoclásico, ya que adopta un modelo de balance material para mostrar la dependencia del proceso económico respecto al entorno, el cual constituye la fuente de insumos y materiales y además el receptor de los desechos generados.

La economía ecológica ve el planeta tierra como un sistema abierto a la entrada de energía solar y salidas de residuos (calor disipado, materiales), donde una parte de ellos pueden ser reciclables.

REFLEXIONES GENERALES

La inclusión del efecto económico derivado del daño ambiental constituye un aporte positivo en el desarrollo de la teoría económica. Pigou y Coase sientan las bases (sin proponérselo) de la Economía Ambiental, al abordar en sus trabajos la externalidad como un problema a solucionar pero desde puntos de vistas diferentes.

Pigou en una parte de su análisis plantea la intervención estatal para alcanzar o restablecer el equilibrio del mercado. Coase unas décadas después hace referencia a este análisis de forma crítica y plantea la negociación como alternativa de solución, sin la necesidad de una intervención estatal. Aunque en la actualidad muchos economistas al retomar la obra de Coase, la desarrollan con un enfoque en el cual se establecen criterios de manera absoluta totalmente opuestos a lo planteado por Pigou, no obstante, en sus trabajos pueden encontrarse, puntos comunes a partir de que ambos abordan la problemática de los costos externos como algo a resolver para mantener el equilibrio general del mercado y por otra parte en ninguno de los dos casos absolutizan sus propuestas, ya que Pigou da la posibilidad de acuerdos voluntarios y por otra parte Coase da la posibilidad en determinadas condiciones de una intervención del Estado.

Las obras desarrolladas por estos autores, han servido de punto de partida en el desarrollo de teorías que den respuestas a externalidades provocadas fundamentalmente por los incrementos de contaminación, estableciéndose una relación entre economía y medio ambiente. En la esencia de las soluciones propuestas, encontramos los partidarios de Coase que defienden la solución negociada o los defensores de Pigou, que proponen los llamados impuestos pigouvianos. En cualquier caso nos encontramos ante una teoría de corte ambientalista, lo cual implica enfrentar la dificultad de valorar monetariamente el efecto de los costos externos, aspecto que resulta complejo, dada la realidad que enfrenta el mundo de hoy y el deterioro del medio ambiente. La Economía Ambiental incluye un grupo de técnicas y métodos para llegar a una valoración económica, su aplicación práctica está limitada dado que no a todo se le puede establecer un precio. Esta teoría enfoca las soluciones regidas por móviles utilitarios, llevando a un consumo desmedido de recursos agotables en detrimento del futuro y estableciendo valoraciones con un carácter totalmente subjetivo en muchos de los casos.

Si se profundiza en la interrelación entre economía y medio ambiente, la solución de los problemas, van más allá del mercado y de límites geográficos, teniendo en cuenta además el entorno social existente.

En la actualidad la degradación del medio ambiente repercute de manera diferente en países desarrollados y subdesarrollados y por tanto la capacidad de respuesta no es la misma. La solución de los problemas ecológicos de los primeros en muchas ocasiones es a cuenta de la agudización de los segundos, un ejemplo de ello está dicho en el comercio de residuos con alto riesgo, de países desarrollados hacia países del Tercer Mundo. Los cuales ven en el mismo una fuente de ingreso que atenúe la crisis económica que sufren.
Otro ejemplo se muestra en el resultado de las políticas desarrolladas en América Latina sobre la base del Neoliberalismo, las cuales han contribuido a incrementar el número de personas por debajo de los límites de pobreza, agudizando los problemas ambientales, lo que se manifiesta en aumentos de barrios marginales, altos índices de desnutrición y mortalidad en niños unido a una explotación de los recursos naturales.

En la Conferencia de Río efectuada en Brasil en 1992 se abordó esta temática, incluyendo en sus debates la situación Norte –Sur como un conflicto a resolver. En el mensaje de Fidel a la cumbre se expresa “En el mundo subdesarrollado, son el propio subdesarrollo y la pobreza los factores principales que multiplican hoy la presión que se ejerce sobre el Medio Ambiente”.

Es por tanto el propio modo de producción capitalista, con modelos altamente consumista, una distribución de la riqueza cada vez más desigual y la falta de una conciencia ambiental lo que ha generado un deterioro acelerado del entorno.

De hecho, esta situación ha llevado a una reflexión sobre el medio ambiente y desarrollo, en la actualidad se habla de crecimiento, desarrollo y sostenibilidad, en el ámbito internacional, incluso en cumbres donde participan los jefes de Estado. Pudiera considerarse como pasos positivos de toma de conciencia ante la crisis ambiental, sin embargo, la realidad nos dice algo diferente, los países desarrollados se adaptan ante las exigencias ambientales, pero siguen generando pobreza y residuos altamente contaminantes al tercer mundo.

Pudiera buscarse entonces la solución con un enfoque en sistema en los marcos de una sociedad como la nuestra, donde Empresa y Estado tendrían como objetivo común la preservación del medio ambiente para ello es necesario elevar la conciencia ambiental al nivel de toda la sociedad con una Estrategia Ambiental adecuada y el establecimiento de instrumentos económicos que garantice los objetivos propuestos, es necesario por tanto tener en cuenta el modo de producción existente para establecer un análisis objetivo de la problemática ambiental.

Atendiendo al objeto de estudio de la economía política se puede vincular la definición dada por Marx del Modo de Producción con la interacción con el Medio Ambiente como se observa en la siguiente gráfica.

Entorno socio-económico
f

Como se observa en la gráfica en el proceso de producción (producción – distribución – cambio – consumo), se establece la interrelación Hombre – Naturaleza, dado a través del tipo de Relación de Producción existente. Aquí se muestran las Fuerzas Productivas que están constituida por los medios de producción (MP), que a su vez están formados por medios de trabajo y objeto de trabajo (materias primas), cuya fuente fundamental son los recursos naturales.

A través del proceso de producción se pone de manifiesto la interrelación entre economía y medio, ya que además de producción, como resultado del mismo se genera una cantidad de residuos que impactan el medio ambiente, ya sea local o global, de hecho esto implica un costo social que afecta directa o indirectamente la calidad de vida de la población. Una parte de estos residuos puede ser aprovechable como materia prima y reincorporarse al proceso de producción.

De todo lo anterior se infiere como las relaciones de producción existentes en nuestro país pueden contribuir a establecer los mecanismos y regulaciones que atenúen el impacto ambiental y a una utilización más racional de los recursos naturales.

El análisis económico del impacto ambiental puede ser aplicado en nuestras condiciones, de ahí que los métodos de valoración económica desarrollados por la economía ambiental, sean aplicables pero teniendo en cuenta sus limitantes y las características del lugar objeto de estudio.

NECESIDAD DE APLICACION EN CUBA DEL ANALISIS ECONOMICO DEL IMPACTO AMBIENTAL

En Cuba, adquieren cada vez mayor importante los problemas ambientales; pues a pesar de las limitaciones de los recursos, se trazan estrategias para el desarrollo que contribuyan a mejorar el entorno, con vistas a preservar la biodiversidad y enfrentar los cambios climáticos. Para lograr este objetivo se trabaja en la educación ambiental y se impulsa el potencial científico en diferentes centros e instituciones de investigaciones, los cuales buscan nuevas fuentes renovables de energía, analizan la posibilidad de utilizar biofertilizantes y nuevas tecnologías más eficientes y limpias. El país ha volcado el esfuerzo en la repoblación forestal, aprovechamiento de residuales y también lleva a cabo planes de desarrollo en la montaña con vista a eliminar la desigualdad entre el campo y la ciudad.

Los cambios que se han producido en la política ambiental cubana están contribuyendo a una mejor capacidad para atender estos problemas ambientales ya identificados, encontrándose entre los momentos mas importantes:

 La modificación de la constitución en 1992, ocasión en que se incorpora a nuestra ley fundamental el concepto de desarrollo sostenible
 La creación del CITMA en 1994 y la organización a partir de esa fecha de su aparato institucional, tanto a nivel nacional como territorial
 La elaboración e implementación de una estrategia ambiental nacional en 1997 y el desarrollo a partir de ésta, de las estrategias territoriales y sectoriales
 La aprobación de la Ley 81 de Medio Ambiente por la Asamblea Nacional el 11 de junio de 1997.

En la medida que se conozcan con mayor exactitud los problemas que tiene el Medio Ambiente cubano, se lograrán significativos avances en el uso y protección de los recursos con que cuenta el país.

En la Provincia de Matanzas, se han hecho estudios acerca del efecto de la contaminación ambiental por un grupo de especialistas para reducir los efectos de la contaminación ambiental en el territorio y se trabaja en la evaluación económica de los impactos de la contaminación atmosférica e hídrica aplicando métodos utilizados internacionalmente y adecuándolos a las características y condiciones del territorio como por ejemplo, se trabaja en la determinación de los costos de salud, costo de mitigación y análisis costo-beneficio, los cuales han permitido a partir de la aplicación de sus resultados establecer propuestas que contribuyan a mejorar la calidad ambiental en la provincia.

En nuestro país a pesar de este esfuerzo, producto de la contaminación existe situaciones que han afectado tanto a la población como a las empresas con relación a un incremento de la contaminación, lo que ha provocado un aumento en los gastos, afectando la eficiencia de las empresas por una parte y por otra se ve afectado el bienestar de la población; veamos dos casos reales en la Provincia de Matanzas ocasionados por la contaminación del agua potable:

Ejemplos:

En el año 1977 la fuente de abasto BELLO del acueducto de Matanzas tuvo que parar durante 3 años por la contaminación de sus pozos producto del vertimiento de cachaza del Central “Rubén Martínez Villena” de la Provincia de La Habana, ya que las plantas de tratamiento de dicho Central no funcionaban y el vertimiento de cachaza ocurría directamente a un río que motivó la contaminación. Esta contaminación causó efecto negativo en el servicio de abastecimiento de agua a la población de la Ciudad de Matanzas, trayendo una serie de gastos a la “Empresa de Acueducto y Alcantarillado” que administra este servicio, trayendo como consecuencia un incremento notable de gastos por suministros en pipas, en lo fundamental combustible, así como se incrementaron gastos de operación y mantenimiento del sistema.

En el año 1996 producto del vertimiento de cachaza del Central “Horacio Rodríguez” del Municipio Limonar, al arroyo “Morato” afluente del Río Canimar, producto de la contaminación de los pozos de abastecimiento de agua potable a la Ciudad de Limonar, lo que se hizo que se incrementara notablemente los gastos por suministro en pipas producto de que el agua no podía ser utilizada para beber por la población.

Estos ejemplos nos demuestran como estos efectos de la contaminación causan daños y gastos tanto a la población como a empresas, es por tanto necesario determinar a cuanto ascienden estos gastos, lo cual puede realizarse a partir de un análisis económico de impacto ambiental, en el mismo se utilizarían un conjunto de métodos en correspondencia con las condiciones del lugar objeto de análisis.