¿Cómo hacer un análisis de coyuntura?

a
¿Cómo hacer un análisis de coyuntura?

Herramientas para el análisis del período y la coyuntura

En la Cátedra de Oruro, se trabajo este tema, de manera que les transcribimos el documento de metodología para el análisis de coyuntura, mejorado y complementado:



¿Cómo hacer un análisis de coyuntura?

Herramientas para el análisis del período y la coyuntura

En la Cátedra de Oruro, se trabajo este tema, de manera que les transcribimos el documento de metodología para el análisis de coyuntura, mejorado y complementado:

1. Metodología

El análisis de coyuntura es un trabajo de interpretación política utilizada por organizaciones, gobiernos y otras instancias de toma de decisión, desde el poder o desde el contrapoder.

“El análisis de coyuntura mejor si cuenta con una metodología”, esto a criterio nuestro, ya que nos permite tener una lectura de la realidad de forma sistemática, orientándonos en las tareas o tácticas a desarrollar en momentos concretos de la lucha.

El colectivo del que formamos parte, desde septiembre de 2005 a la fecha viene realizando, cada vez que es necesario, un análisis de coyuntura. Este -si bien es un rasgo que nos caracteriza- ha permitido que los compañeros y compañeras desarrollen un trabajo de reflexión y decodificación de las acciones que toma el gobierno, las distintas organizaciones sociales, sindicales y otras, así como la derecha, el imperialismo, otros gobiernos, UNASUR, etc., de manera que se puede afirmar que determinados hechos van en cierta dirección, cuando muchas personas y fuerzas dicen que van por otra, dejándose llevar por la apariencia de las cosas y los procesos.

Al hacer el análisis de coyuntura, su producto se materializa en una serie de documentos, que con cierto sesgo transversal nos ayuda a reconstruir y construir el actual proceso que se desarrolla en Bolivia, al juntar todo esa secuencia, mediante el análisis del periodo.

Todo lo anterior implica un cierto “rédito”, pues hemos podido influir en parte de esas coyunturas, de acuerdo con nuestras posibilidades y potencialidades, porque además en la coyuntura entran en juego diversas estrategias.

Ahora bien, en algunos textos se ha encontrado metodologías para el análisis de la coyuntura, pero desde la óptica académica, como un proceso de simple conocimiento de la realidad social, analizando la estructura social, los hechos históricos, etc. Estas visiones se asemejan a procesos de investigación, donde debe buscarse la información de lo que pasa en la coyuntura, seleccionar las noticias, clasificarlas, etc. Otro extremo es considerar a la coyuntura como una obra de teatro, con actores, escenarios, donde la tendencia es a considerar al pueblo como el público, el mismo que poco puede intervenir en el escenario. Este método castra la posibilidad de pensar que con nuestro accionar político influimos gravitantemente en la coyuntura.

En consecuencia si puede y debe tenerse una metodología para hacer análisis de coyuntura, siendo, de las experiencias que conocemos, el único colectivo que propone la suya de manera abierta.

2. Las estrategias de poder se juegan en la coyuntura

Por lo general estamos acostumbrados a tomar talleres de análisis de coyuntura que terminan siendo, verdaderas exposiciones magistrales de la situación nacional e internacional realizado por algún teórico, con un manejo acabado de la teoría y de las claves para realizarlo.

Si bien es cierto, salimos de esos espacios con una claridad meridiana del acontecer y del conjunto de movimientos que se suceden en la realidad, pero la gran deuda que queda pendiente, es la de dotarnos de las herramientas para realizar de manera autónoma, sin la necesidad del experto un análisis que nos posibilite, por una parte comprender los acontecimientos y su desenvolvimiento y por otra construir estrategias adecuadas para enfrentar otras estrategias articuladas por los otros actores sociales presentes en la coyuntura. En otras palabras en la coyuntura debemos ver la implementación de la estrategia del enemigo y los resultados de la estrategia (s) del pueblo.

Primero me gustaría precisa algunos conceptos y la lógica de esta exposición, no redundare en aquellos elementos que están en el compendio de análisis de coyuntura de la Cátedra que hace una lista de elementos que hay que revisar para hacer un buen análisis de coyuntura, lo que me interesa que Uds. tengan clara la lógica del análisis, la articulación de las distintas fuerzas sociales, sus motivaciones y voluntad propia y acciones, pero fundamentalmente que entendamos su estrategia de poder.

En ese contexto lo que pretendo es que después de esta Cátedra nos sintamos no simplemente como una persona que quiere saber que esta pasando en la realidad sino que como un colectivo que logra identificar la estrategia adversaria y construye la propia para enfrentar y superarla.

Entonces la coyuntura es una secuencia concentrada de momentos y circunstancias, que tiene ciertas características que la hacen especial, lo importante en esto es ser capaz de descubrir cuáles son esas características, cuáles son los elementos que resaltan del momento y que no son otra cosa que la relación entre las distintas estrategias de poder que se expresan en las acciones tácticas que determinan y expresan la decisión estratégica de cada actor en la coyuntura.

Entonces tenemos que la coyuntura es un momento concentrado de la política, donde se enfrentan distintas estrategias de poder, de un actor especifico que articula una realidad orgánica y busca un fin, una meta, es decir tiene un objetivo estratégico. Pero debemos entender qué es estrategia, para ello haremos uso de una definición de Von Clausewich que decía: “… la estrategia es el uso del encuentro (combate) para alcanzar el objetivo de la guerra y la táctica es el uso de las de las fuerzas militares en el combate”. (De la Guerra, Libro III, Capitulo).

La confrontación o la coyuntura, según dicho estratega queda definida por la conjunción de dos objetivos concretos, uno tiene que entenderse como “en” la guerra, que serian las acciones tendientes a conseguir objetivos tácticos y el otro como “de” la guerra, que seria en este caso el objetivo que se pretende alcanzar estratégicamente.

Pero esta definición nos deja enmarcado solamente en el análisis de las fuerzas y las acciones de un actor de la coyuntura, que si bien es cierto nos darán luces de las acciones que están realizando, datos y claridad de que ha hecho cada actor en un momento coyuntural, no nos sirve para entender los movimientos de cada actor y su interrelación en el contexto nacional.

Por ello preferimos recoger la teorización de Sun-Tzu que escribió: los verdaderamente hábiles en la guerra someten al ejército enemigo sin batallar. Capturan las ciudades enemigas sin asaltarlas, y se apoderan del estado enemigo sin campañas prolongadas. Su meta es tomar intacto todo cuanto hay bajo el cielo, mediante consideraciones estratégicas. Como resultado, sus tropas no se desgastarán, y las ganancias serán completas. Este es el arte de la estrategia ofensiva.

De este modo, lo que es de máxima importancia en la guerra es atacar la estrategia del enemigo en este caso es de vital importancia hacer un análisis preciso y concreto de la estrategia que mueve a las acciones u operaciones ejecutadas, sólo ello permitirá elaborar una estrategia clara y precisa dirigida hacia la neutralización de la del contrincante y por ende de las operaciones político militares del enemigo.

La estrategia queda establecida por los objetivos últimos de cada entidad política. Su concepción de la economía, de la cultura, de la política, de las instituciones, de la seguridad pública, de la moral y de los demás componentes de lo que algunos llaman “el Proyecto de Nación” que se defiende. Es la esencia y la meta de la acción política, que se pone en cuestión en cada momento de la confrontación.

En este plano la coyuntura parte en el momento en que analizamos como punto de quiebre, es el momento que sirve de bisagra, de salto de un estado coyuntural a otro, es el inicio del período, evidentemente este se hace a partir de tener plenamente caracterizado el período previo. El transito es un proceso de transformación cualitativa de la realidad, donde debemos ser capaces de separar los elementos sustantivos de los de menor significación.

Supone evaluar los limites del período y sus alcances, cuales son las fuerzas participes, quien tuvo la iniciativa y la estrategia utilizada, de esta manera se evalúa los cambios en la correlación de fuerzas, la moral o la voluntad de transformación que posea cada actor, las variaciones en la estrategia y fundamentalmente quien tomo la iniciativa en el período que se abre.

De esta manera, realizar un análisis de la coyuntura parte por definir al conjunto de fuerzas de la realidad que participan activamente con sus estrategias en la disputa por el escenario nacional, quienes son, cuales son sus características especificas, su voluntad de cambio, pero fundamentalmente cual es su estrategia de poder, con sus respectivas acciones, movimientos y objetivos estratégicos.

Por lo tanto el verdadero objetivo de un análisis de coyuntura es analizar la estrategia del gobierno, la derecha, los movimientos sociales, las organizaciones políticas, organizaciones sindicales y campesinas y todo aquel organismo que sea gravitante en la vida social y fundamentalmente establecer las relaciones que se dan entre estas estrategias, que es lo que determina el estado de la coyuntura que se vive.

3. Insuficiencias del esquema estructuralista

Cuando se propone una metodología para realizar el estudio de la coyuntura, se sugiere un procedimiento que permitirá una particular utilidad del análisis, tanto en términos teóricos como prácticos.

De una revisión de propuestas, las autoras Marta Harnecker e Isabel Rauber, en el año 2002, aportan con un esquema que –si bien es detallado- no es efectivo para el propósito que se quiere, pues la intención de los militantes o cuadros políticos, no sólo es el culminar con un erudito análisis de los hechos recientes, sino el de tener una guía que sirva para la acción.

Harnecker y Rauber sostienen que: “Lo coyuntura! implica, sin duda, un trasfondo de análisis estructural, es decir de una caracterización más profunda de la sociedad en cuanto a sus rasgos económicos, políticos, sociales, ideológicos y en el tipo de inserción que tiene en la situación mundial. En este trabajo ponemos el acento en los criterios que deben tenerse en cuenta en un análisis coyuntural debido a que estos han sido mucho menos desarrollados que los criterios para un análisis estructural”, empero su propuesta es desde una perspectiva mecánica, por bloques y en un contexto tradicional, donde el gobierno está en manos de la derecha y el pueblo resiste. Del bosquejo ofertado, se desprende una intención de encajar la realidad a un esquema, cuando la coyuntura nos exige interpretar situaciones complejas escenarios cambiantes, cotidianos, en otras palabras fácticos.

Con la intención de dar elementos de juicio en la definición de una metodología para el análisis, adjuntamos un resumen de dicho bosquejo:

Esquema para analizar una coyuntura
Marta Harnecker e Isabel Rauber (31 de mayo del 2002)
Primera parte: bloque dominante Segunda Parte: movimiento popular Tercera parte: Conclusión
I. Situación económica
1. Características
2. Efectos sobre la población (examinar aquí en cada sector social)
II. Situación en que se encuentran los partidos de derecha
1. gran cohesión programática y organizativa
2. liderazgo carismático
III. Grado de unificación de las clases dominantes en torno al gobierno
1. total
IV. Grado de control del bloque dominante sobre los medios de comunicación
1. información acerca de la izquierda y los movimientos sociales
2. existencia de medios de comunicación alternativos
V. Situación militar
1. Situación interna
HOMOGENEIDAD
DESPRESTIGIO
2. Actitud frente al gobierno
3. En caso de situación de guerra
4. Como consecuencia de lo anterior: moral de tropa, alto mando, oficialidad
VI. actitud de Estados Unidos frente al gobierno
1. apoyo
2. presiones que pueden llegar hasta el rechazo
VIL. posibilidad de injerencia directa estadounidense
1. Situación internacional
2. Situación política dentro de los EEUU
3. Situación económica dentro de EEUU
4. De lo anterior se puede deducir una evaluación frente a la posibilidad de intervención
VIII. actitud de las capas medias frente al gobierno (medias altas, medias, medias bajas)
1. apoyo total
IX. actitud de los intelectuales
1. Apoyo mayoritario al gobierno
X. apoyo de sectores populares (definir cuales y ver en que medida)
XI. Grado de cohesión interna (Esto implica sintetizar lo examinado anteriormente en los distintos aspectos
XII. Cómo se gobierna
1. consenso y legalidad
2. pacto social
3. medidas de emergencia
4. represión
XIII. Criterios que reflejan debilidades del gobierno
1. incapacidad de implementar su política económica
2. cambios de gabinete
3. uso de medios violentos
4. uso de la represión
5. fuertes presiones externas
6. incapacidad de contener el movimiento popular
7. sublevaciones militares I. situación del movimiento popular
1. aumento de la sindicalización
2. multiplicación de las organizaciones populares
3. descenso o aumento de las huelgas
4. tipo de huelgas
5. coordinación con otros sectores
6. marchas campesinas
7. tomas de tierras
II. existencia de una alternativa política propia
III. Conducción Política
1. grado de conducción
2. fuerzas que participan en su conducción
IV. Ejes que convocan a los movimientos sociales
1. políticos
2. económicos
3. étnico-culturales
4. otros
V. Estado de ánimo de los diferentes movimientos sociales
1. movimiento obrero
2. movimiento campesino
3. Peso social y político de las movilizaciones campesinas
4. Características del activismo estudiantil
5. características de los activistas populares
VI. Conclusiones sobre estado de ánimo del pueblo
Vil. fuerzas que mantienen la iniciativa
1. Partidos gobernantes
2. oposición burguesa
3. FFAA
4. un sector de las FFAA
5. bloque popular
6. izquierda
7. obreros
8. campesinos
9. estudiantes
10. barrios populares
11. sectores de capas medias
VIII. Actitud líderes naturales
1. colaboración con el gobierno
2. neutralidad
3. oposición frente a política económica
4. oposición política
IX. capacidad de maniobra del partido gobernante
X. niveles alcanzados por la lucha de clases (síntesis de lo anterior)
1. manifestaciones
2. huelgas
3. paro cívico
4. enfrentamientos con la policía
5. acciones armadas
6. acciones insurreccionales
7. en cada caso ver
Caracterización de la coyuntura analizada
1. repliegue
2. acumulación de fuerzas
3. prerrevolucionario
4. revolucionario
Anexo I: análisis de una Movilización
I. grado de presencia y participación social
1. obreros industriales
2. empleados bancarios
3. trabajadores del área comercial
4. trabajadores por cuenta propia (cesantía disfrazada)
5. cesantes
6. estudiantes
7. profesores
8. empleados estatales
9. transportes
10. comerciantes pequeños y medianos
11. profesionales y técnicos
12. obrero rural
13. campesinos medios
14. burguesía agraria
15. soldados
16. mandos medios militares
17. alta oficialidad
18. refugiados
19. indígenas
20. movimientos sociales (villas miserias, mujeres, religiosos, etc.)
21. personalidades destacadas
II. Volumen de la participación: en relación a la población del país y a la población movilizada
III. metas
1. homogeneidad
2. heterogeneidad
IV. tipos de metas
1. económicas: reivindicaciones gremiales, lucha por la tierra, por los predios, por tarifas del transporte, etc.
2. política: bandera de la democracia, bandera de la paz, por una salida negociada
V. capacidad para llegar a las masas movilizadas
1. de conjunto
2. por sectores
VI. Intensidad o radicalidad de las movilizaciones
1. grado de conciencia de las masas en la necesidad de luchar contra el régimen
2. amplitud de las movilizaciones
3. paso a actuar de hecho más que someterse a los cánones establecidos
Vil. razones de la pasividad de los sectores sociales que no se movilizan

4. Metodología para el análisis de coyuntura

La presente metodología corresponde a nuestra experiencia política, desarrollada desde septiembre del 2005 hasta el presente.

Se trata de un análisis de coyuntura, desde la perspectiva de la organización política, que se realiza de manera escrita y prolongada en el tiempo. Es decir, que para realizar un análisis serio, se demanda la presencia de un grupo u organización, que lo lleve a cabo con cierta regularidad. Esto debido a que la coyuntura es analizada no con un afán académico, especulativo o teórico, sino fundamentalmente práctico.

La metodología que proponemos conjuga varios elementos, los mismos que se describen a continuación:

1. Período previo
2. Inicio del período
3. Caracterización del período
4. Coyunturas del período
5. Hitos
6. Otras referencias
7. Choque de estrategias
8. Nuestro accionar
9. Propuestas

4.1 Definición del período previo

El período anterior debe ser considerado con absoluto detenimiento, por cuanto alimenta con información acerca de las fuerzas participantes en la contienda, los límites y alcances de las mismas, y sobre todo, permite comprender el juego de fuerzas que hubo, quién ganó y que acciones se diseñaron e implementaron de manera que hoy vivimos sus efectos. En el período anterior se despliegan acciones tipo “Caballo de Troya” que debemos saber identificar.
bb

En la mitología griega, caballo de madera grande y hueco empleado por los griegos para conseguir entrar en la ciudad que asediaban, Troya, y así terminar con la guerra. Incapaces de capturar la ciudad después de diez años de asedio, los griegos recurrieron a una estratagema. Construyeron el caballo, metieron dentro guerreros armados y lo abandonaron en la playa antes de zarpar en sus barcos. Sinón, un espía griego, convenció a los troyanos para que metieran el caballo, diciéndoles que era un regalo de Poseidón. Por la noche, Sinón dejó salir a los soldados griegos armados, que mataron a los guardianes y abrieron las puertas a su ejército, capturando e incendiando la ciudad. El ardid del caballo fue una astucia del héroe Odiseo.

Se debe construir el resumen del período anterior para observar las estrategias empleadas, así como el sector que mantuvo la iniciativa y el sector que perdió la misma. También, se puede observar la existencia de diversos niveles de crisis y de soluciones a la misma.

Para el caso de la situación boliviana, sin abundar en el análisis, en el período anterior, mientras el pueblo bajaba del Gobierno a Sánchez de Lozada, las fuerzas de derecha avanzaron hacia el “recambio ordenado” impulsando a Carlos Meza como un nuevo líder con el fin de llegar a culminar su gestión presidencial el 2007, frente a su caída, vino Rodríguez Veltze a implementar una “transición democrática”, pero la derecha cívica de Santa Cruz, con el apoyo de los partidos políticos introdujeron tres Caballos de Troya que hasta el día de hoy ayudan a la estrategia de la derecha en su conjunto:

a. Las autonomías departamentales
b. La “Selección de Prefectos”
c. La Ley de Hidrocarburos Nº 3058, donde se fija la forma de reparto de la renta petrolera (IDH)

Si se analiza las tres acciones anteriores, todas ellas están dirigidas a neutralizar al futuro gobierno popular que se veía llegar el 2006, además de garantizar el control de los ingresos más importantes a favor de las oligarquías regionales de la Media Luna.

Fíjense, que sin este análisis previo, no se podría entender a cabalidad el presente período y fácilmente podríamos asumir como nuestra, por ejemplo, las “autonomías departamentales”, cuando en realidad esta es una acción, tipo Caballo de Troya.

Pero aquí no culmina el análisis del período previo. De acuerdo a nuestra lectura, son 12 las fuerzas (políticas, sociales y militares) que dieron batalla en el período anterior, ya sea desde la resistencia teórica al neoliberalismo, en las calles mediante la lucha de los sectores organizados sindicalmente, pasando por la resistencia armada (1989 a 1993), las movilizaciones de 1992 contra la invasión española, las guerras del agua, de la pulga, del gas, etc., etc.

Del período anterior, surge la fuerza insurgente que posibilita la derrota de los Presidentes Gonzalo Sánchez de Lozada, Carlos Mesa y Rodríguez Veltze, sin embargo, también se observa que todas las fuerzas anti neoliberales no se encuentran integradas al actual gobierno del MAS, de manera que no hubo una organización ni un proyecto capaz de articular a todas estas fuerzas en un solo instrumento o programa. En todo caso, este rasgo, se mantiene en el presente periodo, teniéndose una configuración del período anterior, mismo que es descrito en los materiales de trabajo de la Cátedra (“El período anterior: la acumulación de pequeños triunfos posibilitó el cambio en la correlación de fuerzas, enero de 2006”)

4.2 Inicio del período

También es necesario, definir el fin del período previo y el inicio del actual periodo, entendiendo al período como una situación englobante de varias coyunturas, las mismas que muestran pequeños cambios acumulativos, mientras que el nuevo período implica el cambio cualitativo.

En Bolivia, el presente período se inicia el 18 de diciembre del 2005, cuando la población, mediante el voto, no sólo que elige a un Presidente “indígena”, sino también a seis Prefectos de derecha.

Por eso en el análisis que hacemos, decimos con claridad que a partir del 22 enero del 2007, se instaura un “gobierno dual en Bolivia”, de manera que esto debe quedar claro, aún para aquellos que no saben diferenciar entre gobierno y poder, que no se tomó ni siquiera la totalidad del gobierno en Bolivia, y mucho menos se puede hablar de un “nuevo bloque indígena popular” en el “poder”. De acuerdo a un “mapeo” muy singular que se puede hacer como ejercicio, se tiene que el MAS, en el mejor de los casos, en los dos primeros años de gestión, tiene un control del 38% del aparto del Estado.

Estos aspectos particulares deben ser abordados en un documento, tal como se lo tiene bajo el título de: “Análisis del período (2005-2007): urgente necesidad de rectificar el proceso, además de defenderlo y profundizarlo, enero de 2007”.

El gráfico que se adjunta es bastante interesante, pues muestra que la derecha saco el 71% de la votación prefectural el mismo día que Evo Morales saco el 54% a nivel de elección presidencial. Incluso el 67% obtenido por Evo Morales el 10 de agosto no llega a superar esta votación. Ahora bien, sin entrar a mayores detalles, en el inicio del período debe señalarse con precisión el comienzo de este para poder pasar a su definición.

4.3 Caracterización del período

La definición del inicio del período permite avanzar en su caracterización, es decir, en definir con precisión si este es un período favorable a las fuerzas revolucionarias, populares y originarias o desfavorable, colocando una categoría conceptual que permita analizar las sucesivas correlaciones de fuerza sin tener que hacer esfuerzos por volver a discutir la esencia del período en el que vive.

De acuerdo al material trabajado, se tiene una definición del período como “proceso”, sin haber hecho una caracterización del mismo ni como “período revolucionario” o “pre-revolucionario”, pues cada una de estas categorías define una perspectiva y posición respecto a la correlación de fuerzas y como encarar la lucha.

Si se analiza al período actual como revolucionario, pues se entiende que se está en una coyuntura donde lo prioritario es consolidar y profundizar los cambios para garantizar la emergencia de una nueva sociedad, de un nuevo Estado, de un nuevo modelo económico. Si, por el contrario, se define a este como “pre revolucionario”, ello significa la necesidad de llevar adelante un conjunto de tareas (realización de la estrategia) para garantizar la culminación exitosa de este período de transición a uno plenamente revolucionario. Fíjense, que la forma de caracterizar el período ya va condicionando la estrategia a desarrollar.

Para nosotros, en el 2005 se abre un proceso, que tiene sus virtudes y sus defectos, marcado por la correlación de fuerzas a favor del campo popular y originario, situación en disputa y que será definido o:

i. a favor de un salto hacia un verdadero período revolucionario, bajo una estrategia de poder insurgente, o

ii. a favor de una revolución restauradora, tal como la dibuja el compañero Gramsci.

Todos estos temas se detallan en diferentes documentos, los mismos que se adjuntan a los módulos de trabajo de la Cátedra. En otras palabras, son temas ya discutidos y trabajados, los mismos que deben estar ya sistematizados.

4.4 Coyunturas del periodo

La definición de las coyunturas que hacen al período es un trabajo en el que debe tenerse cierta flexibilidad, pues las coyunturas –dentro de un período- pueden ser varias o escasas, dependiendo del gado de confrontación, de las estrategias empleadas.

No se trata de tener un registro minucioso de todas las coyunturas, sino de las más importantes. Además, la definición de cada coyuntura es bastante subjetiva, pues para uno, un determinado momento o situación puede ser una coyuntura, mientras que para otro (s) pueden haberse presentado dos, etc.

Dentro del período pueden presentarse coyunturas de “quiebre” y cambio en la correlación de fuerzas, situaciones que se pueden apreciar en un solo momento, como lo sucedido el 11 de enero del 2007 en las movilizaciones y enfrentamientos ocurridos en Cochabamba, o los cambios graduales producidos durante los 17 meses de funcionamiento de la Asamblea Constituyente. En uno u otro caso, se debe tener el registro, seguimiento e interpretación de su significado, tal como los exponemos en los temas 34 y 40 del Módulo de coyuntura de la Cátedra.

Hay coyunturas donde se vence y otras donde se pierde. Estas derrotas pueden ser parte de un cúmulo de varias derrotas, o alguna de ellas pueden marcar el viraje de la coyuntura e incluso inaugurar un nuevo periodo. Durante este tiempo, se ha podido determinar la derrota política y militar del gobierno en la ciudad de Sucre, aspecto analizado en: Tema 46: “Sucre: una derrota política-militar que compromete el futuro del proceso abierto en octubre, noviembre de 2007”.

También, se ha podido establecer, que las confrontaciones pueden ser reales o aparentes, ya que muchas veces, el “arte de gobernar” lleva a las fuerzas en el gobierno a hacer maniobras, gastar mucho en publicidad y propaganda, “victimizarse”, llevar adelante jugadas, etc., etc. En este aspecto, debe leerse y discutirse los temas 47, 48 y la “visión indigenista pachamámica”, entre otros.

Una pregunta para conocer el grado de trabajo alcanzado entre los analistas es la siguiente: ¿Cuántas coyunturas tiene el actual período? En la respuesta se puede observar el grado de reconstrucción de la memoria popular que se tiene y la habilidad para establecer cronológicamente la lucha de clases. En el recuento de las coyunturas del período, se puede establecer si el analista conoce la realidad y como la valora. Por ejemplo, algunas personas que participan de la Cátedras señalan como coyunturas del período a las siguientes: Asamblea Constituyente, los conflictos por las autonomías, el Referéndum Revocatorio y la situación actual. No tienen mayor información sobre otras situaciones del período o en su análisis no llegan a ser más sistemáticos y analíticos, de manera que se pasa por alto coyunturas claves como las siguientes: gestión operativa del gobierno; ley de convocatoria a autonomías departamentales y Asamblea Constituyente; supuesta “nacionalización” de los hidrocarburos y resultado de las auditorias petroleras; accionar de los gobiernos duales prefecturales; la campaña y resultados por el Si y el No a las autonomías departamentales; la desmovilización de las organizaciones sociales el 11 de enero en Cochabamba; situación de los movimientos sindicales, populares e indígenas; las modificaciones a la Ley INRA; ley pactada de ampliación de la Asamblea Constituyente; los acuerdos de la Suprapatidaria donde se mata al estado Plurinacional; las acciones para implementar la estrategia de la derecha corporativa fascista en la Media Luna; la derrota política y militar en Sucre; etc., etc.

4.5 Hitos destacados

Si bien se debe tener un análisis de las coyunturas más importantes, es bueno destacar que dentro de una coyuntura, puede existir un hito muy importante, que sin salirse de la coyuntura deba analizárselo a profundidad.

Estos hitos, también pueden estar presentes en varias momentos del período, de manera que su estudio puede darse de manera prolongada en el tiempo. Por ejemplo: las “termitas políticas” pueden ser analizadas en la presente coyuntura, en varios momentos, pues en diferentes coyunturas han jugado un cierto rol, pero sucede que en determinado momento, se puede volver a analizarlas, incorporando nuevos datos sobre las mismas (Tema 49).

Los hitos, si bien actúan en la coyuntura, por sus características merecen un estudio profundo, de tal manera que son insumos complejos y especializados para el análisis. Por lo tanto, cuando se hace análisis de coyuntura, no todo es narrativa de acontecimientos, cálculos de correlaciones, sino también consideraciones teóricas profundas que nos permitan incluso construir teorías.

Por ejemplo, si el tema autonomía es un hito, al margen de su estudio en la realidad concreta, debe contarse con un documento de definición conceptual, de esclarecimiento de las teorías que la sustentan, de manera de evitar cometer algunos errores como aquél que dice “deberíamos haber asumido como nuestras las autonomías”, fruto de un manejo facilista de los conceptos. Se entiende que en la lucha política, uno pueda apropiarse de banderas del enemigo para derrotarlo y aislarlo, lo que no se entiende, es que muchas personas se venzan a sí mismos frente a las autonomías, sin haber construido un verdadero proyecto para hegemonizarlas, de tal manera que al pretender asumirlas como “suyas”, lo que hacen es terminar como furgón de cola de la derecha, viabilizando la consolidación del viejo Estado y la estrategia del enemigo al cual se dice combatir en las palabras, pero no así en los hechos.

4.6 Otras referencias

También se debe incluir en el análisis de coyuntura el aporte de autores, que desde sus construcciones teóricas, nos brindan análisis de aspectos destacados de la coyuntura, tanto a nivel internacional como nacional (Ver tema 32, 43, 44, 47, 50, 55).

Muchas veces, para interpretar algún tema necesitamos de “luces” pues no tenemos todas las respuestas a todas las preguntas. En ese caso, el análisis de coyuntura no debe reconocer el aporte de otros autores e incorporarlos al análisis, mencionando siempre a la fuente del aporte.

4.7 Choque de estrategias

A un principio no teníamos mucha claridad sobre este tema, es decir, que en la coyuntura lo que se analiza es el choque de estrategias de poder, pero ahora si.

Por ejemplo, el gobierno y por ende todo el MAS, camina en base a la estrategia del “reparto pactado del poder” entre el bloque indígena y la oligarquía, por ello propone un “revolución democrática y cultural”, reivindica el “capitalismo andino” y busca remachar el capitalismo, el modelo neoliberal y rentista así como consolidar el bloque agro exportador y transnacional del petróleo a través de la firma de nuevos contratos (nacionalización chuta). Esta es una estrategia. Luego, la derecha ha articulado, el proyecto corporativo fascista en base a su nuevo modelo de estado Autonómico fragmentando el país y con la esperanza de recuperar el gobierno, impulsado una “revolución restauradora” y si le falla, recurrir al separismo para recibir el apoyo yanqui tipo Israel. Esta es otra estrategia. Por el lado nuestro, se trabaja en la construcción de la tercera vía o tercer camino: “ni populismo indigenista ni fascismo autonomista”, para impulsar un verdadero proceso de descolonización y crear las condiciones para una ofensiva popular que genere una revolución socialista y multinacional, implementando para ello los micro poderes, el juicio al Estado y otras acciones de recuperación de la independencia política y organizativa para la rearticulación del movimiento popular. Esta es otra estrategia.

En el análisis de coyuntura, precisamos las contradicciones, tanto las principales como las secundarias, el choque de estas estrategias y sus resultados.

4.8 Análisis del “nosotros”

El análisis de coyuntura, no sólo es el registro de los acontecimientos políticos, económicos, culturales, ideológicos o militares del momento histórico concreto, sino que además contempla nuestra participación en el mismo. Por eso es que un elemento más del análisis es lo que nosotros hacemos en la coyuntura. Ese accionar, puede ser protagónico o marginal, puede ser significativo o insignificativo, sin embargo, al constituirnos en colectivo político, aspiramos a influir en la coyuntura y se trabaja para lograr esta incidencia ya que contamos e implementamos una estrategia de poder.

Por ejemplo. Nuestra definición de caracterizar al período actual como un “proceso” ha sido asumido por todas aquellas corrientes que ven críticamente lo que sucede en Bolivia, pues de otra manera se alinearían a la visión del período desde la óptica del gobierno, considerándolo como una “revolución”, un “cambio de estructuras”, etc.

También nuestra propuesta de rectificación del proceso, en su momento fue correcta y asumida por corrientes políticas que reclamaron al MAS un cambio de dirección en la conducción del gobierno, otros llegan a utilizar sinónimos, como el de “redireccionar el proceso”.

Nuestro accionar en la coyuntura se puede observar no sólo con la elaboración de categorías políticas (termitas, pachamamismo y otras), sino también con acciones como las desplegadas en la Comisión Visión de País de la Asamblea Constituyente.

Por otra parte, para nosotros el período tiene dos momentos de definición. En el primero, apostamos por la triple tarea: defender, rectificar y profundizar el proceso. Sin embargo, a partir de agosto del 2007 damos un giro hacia la construcción clara de la tercera vía, es decir, de un proyecto diferente del MAS y de la derecha. Para ello, hay un conjunto de análisis y sustentos, que se encuentran trabajados en diferentes documentos, tal como se los señala en los siguientes: tema 51, 53, etc.)

Este cambio en nuestro accionar ha tenido efectos en la coyuntura y en las diferentes fuerzas que actúan en ella, no en vano, se ha realizado todo un esfuerzo desde las esferas oficiales para neutralizar (de manera prebendal y mañosa) el trabajo de la Coordinadora para la Autodeterminación Social (CAS), pensando que con su coptamiento se iba a neutralizar las posibilidades de articular una tercera vía.

4.9 Propuestas

Finalmente, otro elemento que debe ser parte del trabajo de reflexión, documentación e incidencia en la coyuntura son las propuestas que se elaboran e implementan.

Así, en el análisis debe consignarse la definición de tareas, consignas, propuestas programáticas o sobre temas puntuales, declaraciones políticas, como también tesis políticas. Es decir, que la táctica y la estrategia deben ser enriquecidas con el análisis de coyuntura, y sus formulaciones tendrán como propósito cambiar la correlación de fuerzas a favor del campo popular.