Temas del foro debate: Papel de las ff.aa. en la coyuntura

mmm

Miércoles 24 de septiembre de 2008. La Paz-Bolivia.
Temas del foro debate: Papel de las ff.aa. en la coyuntura



Miércoles 24 de septiembre de 2008. La Paz-Bolivia.

Recapitulación

Temas del foro debate: Papel de las ff.aa. en la coyuntura

El Foro Debate sobre el papel del factor militar en la coyuntura se realizó el día lunes 22 de septiembre, habiéndose analizado aspectos centrales de la presente coyuntura. A continuación se transcribe algunos temas sobresalientes de lo conversado.

Negociación o enfrentamiento ¿cuál es la salida?

Uno de los participantes analizó la situación del gobierno argumentando que el MAS esta contra el tiempo, que la situación evidencia a un Evo Morales acorralado (contra la pared) y que si el dialogo fracasa, deberíamos preguntarnos si deviene el enfrentamiento. Y precisamente, para evitar el enfrentamiento es que el gobierno finca sus esperanzas en la negociación y hace una apuesta por la aprobación del nuevo texto constitucional, pero como una única salida.

Esta situación de acorralamiento no sólo se debe a la ofensiva de la derecha, sino también a que los mismos “movimientos sociales” pueden rebasar al MAS, tal como se esta dando en algunos puntos del bloque a la ciudad de Santa Cruz.

Por otra parte se destaca, que todo Estado de Sitio es una muestra de DEBILIDAD, siendo oportuno preguntarse si al MAS ¿le falta fuerza?, incluso ¿después de haber obtenido el 67% en el referéndum revocatorio de mandato?

En cuanto a las acciones de solidaridad de Chávez, se menciona dos aspectos:

1. Por una parte, se evidencia que es uno de los pocos apoyos reales que tiene el gobierno,

2. Por otro lado, se cuestiona la injerencia del mismo, aunque esta última vez hubiera sido oportuno.

Se comenta que sería provechoso para el mismo gobierno guardar mayor distancia del gobierno de Venezuela con el propósito de mejor la misma gestión e imagen del gobierno.

No ver el proceso sólo desde Bolivia, el problema de la construcción de la legitimidad y el uso de la violencia legítima

Otra persona que intervino, destacó que el análisis no debería privilegiar sólo el enfoque interno, sino ver el contexto y el reacomodo global de fuerzas, ya que hay una crisis financiera en Estados Unidos, pero se ve la emergencia de China y la India como futuras potencias económicas de primer orden, de manera que la disputa por el acceso a las materias primas y los recursos naturales se volverá más encarnizada. De esta manera, la disputa por el control y la influencia de Estados Unidos sobre América Latina (rica en agua dulce, energía, minerales, recursos forestales, etc.) tiende a ser muy importante ahora y en el futuro (para ellos), de manera que se espera nuevos esfuerzos de intervención y dominación.

En cuanto al avance de la Media Luna por intentar articular el germen de un nuevo Estado, esto es evidente, bajo la forma de un “micro Estado”. Empero, el análisis que se debe hacer en torno a la toma de instituciones y su control debe destacarse como una táctica de quitar soporte a la legalidad-legitimidad del gobierno y en especial al uso de la fuerza legitima.

Detengámonos un poco en este tema, por que parece que este es uno de los componentes fundamentales del accionar de la derecha corporativa autonomista (fascista) de la Media Luna en Bolivia.

¿Qué sucede si el gobierno central no controla la institucionalidad? De nada sirve tener el 67% del apoyo de la población (en realidad sólo votaron tres millones ciento veinte mil habitantes de nueve millones que tiene Bolivia) si el gobierno no tiene la fuerza (legitimidad) para llegar a varias ciudades y localidades del país.

Mientras el gobierno se preocupa por gobernar, la Media Luna desarrolla una acción para quitarle legitimidad al gobierno central, de modo que no se vislumbra una acción efectiva para convertir el apoyo popular en acciones de legitimidad. En todo caso le falta fuerza real al gobierno. En ese sentido, negociar también sería una muestra de debilidad.

Una cosa es lo que propagandiza el gobierno (67%) y otra cosa es la realidad.

En este contexto, el MAS ha reducido un proyecto histórico a la mera aprobación de un texto o norma constitucional. ¿El mismo le dará legitimidad y le permitirá desarticular la ofensiva de la derecha?

Como una breve reflexión, cabría acotar lo siguiente sobre el texto constitucional.

La Asamblea Constituyente fue pensada como un espacio para rediseñar el Estado, para ello, la bancada mayoritaria del MAS trabajo en busca de un pacto. Sea cual fuere el resultado (si hubo o no hubo pacto), dicha iniciativa debería dar frutos en un contexto definido por el voto mayoritario, de manera que su implementación tendría una escasa resistencia (de los vencidos que no participaron del pacto). Sin embargo, el contexto actual es de una confrontación tal, que el solo hecho de su aprobación mayoritaria no garantiza su aplicación en el mundo real, tal vez si en el imaginario de las personas. Veamos por qué:
Los cambios constitucionales fueron pensados en relación a la actual Constitución y al viejo Estado (hasta el 2005), más no en relación al germen de un Estado autonómico corporativo con tendencias fascistas actuando de facto (del 2006 al 2008). En consecuencia, ¿el nuevo orden constitucional desmontará las bases que dan vida al gobierno dual prefectural del mundo real? Parece que la respuesta puede ser NO, en base a los hechos recientes.

Siguiendo con el aporte, se planteó la siguiente pregunta: ¿cómo miramos a las FF.AA? En primer lugar, debemos tener una opinión del elemento militar, debido a que la Policía y las Fuerzas Armadas son parte del poder dominante. Este no es un tema tabú.

Si se observa el accionar de la Media Luna, lo que han hecho en este último tiempo es generar un vacío de legitimidad, para que otra legitimidad actúe: la de ellos. El impedir la llegada del Presidente a una población expresa la existencia de ese vacío de legitimidad, llenado o apropiado por ellos, como una fuerza racista que comienza a controlar territorios que los entienden como “suyos”, aún cuando numéricamente sean minoría en dichos lugares. En todo caso, en Bolivia hay una mayoría pasiva y una minoría activa, que trabaja para tener siempre la iniciativa.

Si la Media Luna tienen la iniciativa en la creación de grupos paramilitares, en lo económico y en la toma y construcción de su institucionalidad (autonómica), entonces se explica el porque existe una dictadura de facto en dichos estos Departamentos, es decir, han logrado crear terror y vació de presencia estatal. En Pando, en Sucre y en otros lugares la gente que migro de las regiones andinas se siente acosada, perseguida y segregada.

Si los esfuerzos de este sector (derecha activa) han apuntado a crear instancias paralelas, no es de extrañarnos que sus intenciones estén dirigidas centralmente a dividir y controlar a las FF.AA y la Policía.

Por ello, la actual negociación en realidad no es una solución al conflicto, sino una medida para acumular fuerzas, pues vendrán nuevos y próximos escenarios de mayor confrontación.

En este contexto, se podría pensar que las acciones de violencia y matanza en el Departamento de Pando, serían una “pateada al tablero” de la Media Luna, toda vez que ellos también tienen contradicciones y un debate interno por el liderazgo del llamado Conalde.

Una mirada a la situación del movimiento popular de Pando

De acuerdo a opiniones recogidas en el lugar, se conoce que se mantiene un Estado de Sitio circunscrito al Aeropuerto de dicha ciudad. Pese a la medida, este no es un Estado de Sitio como los que se implementaron contra los dirigentes sindicales y políticos durante los gobiernos neoliberales de derecha de las décadas de los ochenta y noventa. Pese a ello, la población ve en dicha medida una especie de protección contra el accionar de los grupos paramilitares y de sicarios que maniobraban abiertamente en dicha región, caminando por el lugar.

La población pide la presencia de los militares por la completa indefensión que tienen frente a la derecha y sus grupos armados.

En consecuencia, en Bolivia existe un escenario político y militar, no porque queramos nosotros, sino porque esa es la realidad y hay que entender la lucha en esa dimensión.

Ahora bien, las Fuerzas Armadas y la Policía no son monolíticas y el racismo (elemento ideológico del fascismo) las cruza transversalmente: ¿cómo capitalizamos los mandos medios?

¿Qué tipo de fascismo nace en la Media Luna?

Parece jalado de pelos o el fruto de un abuso lingüístico el señalar que en Bolivia esta emergiendo el germen de un Estado corporativo fascista. En todo caso, damos por sobre entendido los conceptos fascista y corporativo, además de ser sinónimos a gobiernos autonómicos, debiendo explicarlos mejor para meditar acerca de sus alcances.

Una vez hecho esto, veremos si las fuerzas que apostamos por el cambio estamos en condiciones de desarrollar acciones para terminar con este engendro político reaccionario.

En primer lugar, la ideología que han desarrollado estos grupos es racista y busca activar el odio a lo indígena, lo popular y lo revolucionario, como mecanismo de movilización y acción social.

El gobierno de Evo Morales ha intentado desarrollar una política de inclusión de lo indígena, en medio de la llamada “revolución democrático y cultural”, empleando el pacifismo y el simbolismo del “vivir bien”. La Media Luna, los medios de comunicación y el conjunto del poder han desarrollado acciones para confrontar al gobierno y no cesan en generar odio, enfrentamientos y violencia.

Ahora, la pregunta principal es: ¿puede una política de inclusión revertir el racismo hecho carne, especialmente en sectores urbanos? Mientras el racismo y la discriminación siga creciendo y no exista una política desde el gobierno y el campo popular para revertirla o neutralizarla, este podrá seguir creciendo con sus secuelas políticas, ideológicas y morales.

El “vivir bien”, el texto constitucional y las políticas del gobierno no atacan las bases del racismo, por lo tanto no previenen ni revierten al fascismo en Bolivia.

Pero este proyecto autonomista de corte fascista no sólo es racismo y odio. Es también la articulación de formas corporativas de organización de la sociedad que van expandiéndose a través del modelo de organización de la Media Luna, donde se privilegia la existencia de líderes autoritarios (gobernadores en reemplazo de Prefectos), donde van creando estructuras verticales y paramilitares como los grupos de choque, la Unión Juvenil Cruceñista y otras instancias. ¿Durante estos dos años y medio, la Policía y el gobierno ha logrado frenar, prevenir o sancionar el accionar de estos grupos? Lamentablemente no, lo único que hace el gobierno es lamentar la situación y lavarse las manos al dejar la solución de este problema a instancias como el Ministerio Público (fiscales) y el Poder Judicial, que actúan en concomitancia con estos grupos.

Hoy hay terror y dictadura en los Departamentos controlados por la Media Luna, especialmente en las ciudades capitales de Departamento y poblaciones intermedias.

La negociación puede beneficiar a la Media Luna, algunos datos

La actual negociación entre el gobierno y la Media Luna, si no toca y revierten los gérmenes que dan vida a este Estado autonómico corporativo y fascista, es entonces un engaño y es favorable a las minorías activas.

Si el gobierno no toma medidas (de hecho y emergentes de una negociación) contra estos sectores, entonces probablemente no esta interpretando a cabalidad el actual proceso.

¿Cuál el resultado probable de estas negociaciones?

1. El gobierno restituiría el IDH garantizando el pago de la renta dignidad, quedando el excedente repartido a favor de las Prefecturas. En otras palabras, la Media Luna seguiría controlando entre el 55% y el 60% de la renta petrolera (IDH más regalías), quedando demostrado que la supuesta nacionalización de los hidrocarburos ha generado mayores ingresos para el Estado boliviano y los grupos oligárquicos. ¿A esto hacía referencia el gobierno cuando hablaba de redistribución pactado del poder?

2. Mediante estas negociaciones, la Media Luna garantiza una economía saludable para seguir financiando la conspiración contra el proceso, el gobierno del MAS y el pueblo boliviano.

3. El gobierno se compromete a transparentar los nuevos ingresos de la renta petrolera emergentes del incremento de los precios internacionales del gas y del petróleo, información que se la tuvo guardada y no dio a conocer al país en su conjunto. De esta manera, las Prefecturas consolidan ingresos adiciones y actualizados, de manera que el Parlamento deberá reformular el Presupuesto General 2008. Nuevamente se trabaja para garantizar los ingresos que controla la Media Luna. Cabe preguntarse: ¿Qué intereses de la oligarquía realmente afecta el gobierno? Ninguno.

4. Las Prefecturas aceptan las autonomías indígenas pero piden acordar la eliminación de las autonomías regionales. Con este acuerdo se DEMUESTRA que las autonomías indígenas nunca significaron un peligro para las autonomías departamentales oligárquicas, como el MAS y la misma derecha nos pretendieron hacer creer. Recordemos, que dentro de los Estatutos Autonómicos de Santa Cruz, se destina el 10% de su presupuesto para las autonomías indígenas, de manera que la derecha nunca tuvo la intención de negar recursos para estas autonomías. Lo que sucede es que las autonomías indígenas son minoritarias y poco significativas en el Departamento de Santa Cruz, donde dichas autonomías se ejercerían en los territorios donde actualmente funcionan las TCO (Tierras Comunitarias de Origen), que en superficie y en densidad poblacional no significan mucho en relación a la población urbana y no indígena del Departamento. También debe aclararse que no hay graves conflictos territoriales entre las actuales TCO´s y las grandes propiedades latifundistas del Departamento de Santa Cruz, de manera que la actual convivencia (por más que esta sea tan injusta) entre territorios indígenas saneados y latifundios se vería reproducida bajo la existencia de las autonomías departamentales e indígenas. En otras palabras, la coexistencia de autonomías departamentales e indígenas termina siendo un buen negocio para la oligarquía cruceña que se queda “constitucionalmente” con la tajada del león, mientras que los indígenas se quedan con la tajada del ratón.

5. Por otra parte, es posible que la Media Luna no pretenda usurpar las competencias del gobierno central a favor de las departamentales, sin embargo, algunas competencias importantes serán departamentales y otras compartidas, de manera que seguirán avanzando hacia el control de instituciones, recursos y fuerza militar (formal o informal, de hecho o en la mesa de negociaciones) para proseguir con la construcción de su nuevo Estado bajo la forma de un Micro Estado dentro del Estado a partir de los gobiernos autonómicos de corte fascista y corporativo.

6. Al compatibilizarse constitución con autonomías, los grupos oligárquicos tendrán un blindaje constitucional para encubrir y consolidar su germen de nuevo Estado autonómico, corporativo y fascista. A cambio de esto, el gobierno y el MAS tendrá una nueva Constitución que terminará dividiendo al país, generando más odio y racismo, creando las condiciones para una guerra –que a todas luces- aparece como inevitable.

¿Qué hacemos?