¿Por qué necesitamos un boicot mundial para salvar la Amazonía y a sus pueblos?

24.Jul.20    Contra el extractivismo
   

¿Por qué necesitamos un boicot mundial para salvar la Amazonía y a sus pueblos?

Campaña Boicot


¿Por qué necesitamos un boicot mundial para salvar la Amazonía y a sus pueblos?


Todxs conocemos ya cuáles son los llamados “motores” de la destrucción de la Amazonía. Industrias extractivas y agronegocios, asociados a grandes proyectos de infraestructura que con el discurso del desarrollo y la integración entre nuestros países sólo buscan abaratar costos de producción en perjuicio de la Vida misma.

Sabemos también que lo anterior es posible gracias al revestimiento legal y político que brindan los aparatos estatales compuestos de una burocracia de prebendas y puertas giratorias; funcionales sólo al interés del capital transnacional y sus representantes locales.

En vista de todo esto, este grupo de trabajo busca fundarse como una respuesta para atacar a aquello que es el combustible que mantiene esta maquinaria destructora funcionando. Hacemos un llamamiento para lanzar una campaña transnacional permanente para boicotear la capacidad de lucro de todos aquellos que se benefician de la muerte del pulmón del mundo y de las naciones, culturas y pueblos que lo habitan. Un boicot permanente contra la economía que sostiene el andamiaje político del extractivismo colonial, racista y patriarcal.

¿Cómo boicotear?

A diferentes niveles:

  • Señalando y presionando a las grandes instituciones financieras internacionales, los fondos de inversión, fondos de pensiones, banca privada. Es decir, a todo el aparato financiero-bursátil que con el discurso de llevar desarrollo a los pueblos amazónicos basan sus ganancias en capitalizar al extractivismo.
  • Haciendo campañas que muestren los daños de las empresas extractivas, de la construcción y agroindustriales que ejecutan los proyectos y venden los recursos en los mercados internacionales dónde negocian.
  • Acusando, frente a la opinión pública, a todas aquellas empresas y estados que compran materias primas que destruyen los territorios.
  • Acusando, frente a sus clientes y consumidores, a todas aquellas empresas que procesan estas materias primas, transformándolas en productos de consumo final.

De diferentes maneras

  • Desenmascarando sus estrategias de “publicidad verde”.
  • Generando alianzas que pongan a la dignidad y los derechos de los pueblos amazónicos al centro del debate.
  • Llamando a la ciudadanía internacional a formar parte, sabiendo que no es suficiente con el “consumidor responsable”, invitar a todxs a sumarse a una verdadera estrategia de cambio, resaltando la importancia de contar con un compromiso real para movilizarse en favor de la vida. (desarrollar y priorizar)

Con esto llamamos a todxs los que sientan el llamado de la Amazonía a proponer sus ideas y sumar esfuerzos, más que vincularse a una organización, el llamado consiste en adoptar acciones colectivas e individuales tanto de organización, como de consumo consciente, reconociendo que nuestras acciones pueden presionar el comportamiento de los mercados, pero también contribuyendo a una menor huella ecológica y social.

Por ello:

  • Rechazamos la construcción de infraestructura destinadas a expoliar y destruir la Amazonía: No al Arco del Orinoco!! No a la Hidrovía Amazónica!! No al Tren Bioceánico ni a las carreteras que afectan a los Pueblos en Aislamiento Voluntario. No más Hidroeléctricas!!
  • Llamamos al mundo entero y en especial a los ciudadanos del norte, a dejar de tragarse la Amazonía. Casi el 80% de las áreas deforestadas se dedican directa o indirectamente a la ganadería. Ni una vaca más!! No más Soja ni Palma Aceitera, No a las papeleras industriales.
  • ¡Exigimos Moratoria Petrolera Ahora! El Cambio Climático no espera y los gobiernos de los países amazónicos insisten en nuevas rondas, licitaciones y prospección de hidrocarburos. Por el contrario, demandamos Remediación, Justicia y Reparación para todos los pueblos afectados por los derrames, la contaminación, la destrucción de sus fuentes de vida y los metales pesados en la sangre de sus niños.
  • A los grupos financieros detrás de estos negocios les decimos que retiren sus fondos de las actividades que destruyen la Amazonia, perseguiremos todas sus inversiones y no permitiremos que sigan actuando desde las sombras. Son corresponsables de todo este daño y no quedarán impunes
  • Los Estados deben tomar medidas efectivas para parar la destrucción de la Amazonía y garantizar los derechos de los pueblos que la habitan. Les exigimos la ratificación del Acuerdo de Escazú y demandamos verdaderas soluciones climáticas y no los paliativos que propone el capitalismo verde.
  • Exigimos detener el extractivismo minero en territorios amazónicos, así como en las nacientes y cuencas de los ríos amazónicos. La minería no trae desarrollo ni progreso, sino que nos condena a la pobreza y destruye la naturaleza. Que se respete el derecho de las comunidades y pueblos amazónicos a decidir su futuro.
  • El extractivismo y los agronegocios -legales e ilegales- generan no solo deforestación, sino también desposesión territorial y muerte de nuestros hermanos y hermanas indígenas, en Colombia, Brasil, Perú y en toda la Amazonía. Exigimos justicia y protección para los defensores y defensoras indígenas, la muerte de cada defensor es la muerte de la Amazonía misma
  • Nos auto convocamos a las jornadas de movilización global de los días 14 de agosto y 22 de setiembre y llamamos a todas las organizaciones sociales que están trabajando por defender a la Amazonía y sus pueblos a unirse en una gran campaña donde quepamos todo y todas