Monsanto: Un ex-empleado reveló peligrosos defectos ocultos en las papas transgénicas

   

Monsanto: Un ex-empleado reveló peligrosos defectos ocultos en las papas transgénicas

https://www.alainet.org/es/articulo/202651

Graciela Vizcay Gomez


Monsanto: Un ex-empleado reveló peligrosos defectos ocultos en las papas transgénicas

 
  •  
 
15/10/2019
 
transgenicos_papa.jpg
 
-A+A

 
 

Un bioingeniero que trabajó para Monsanto en el pasado, reveló que todo tipo de sustancias mortales se acumularon en las papas transgénicas que ayudó a crear. Incluso las toxinas que no se encuentran en el cultivo alimentario aparecieron en las versiones genéticamente modificadas.

Después de descubrir genes resistentes a enfermedades en plantas silvestres y de transferirlos a cepas domésticas, el ingeniero genético Dr. Caius Rommens se unió a Monsanto en 1995. Pasó seis años en el programa de control de enfermedades de la compañía a la que renuncio para mudarse a JR Simplot Company, como director de investigación y desarrollo, uno de los mayores procesadores de papas. 

 

Cada año, Rommens desarrolló más de 5,000 variedades de papas transgénicas. Descubrió que ninguna de sus modificaciones aumentó el vigor o el potencial de rendimiento de la planta de cultivo. En cambio, la mayoría de las papas transgénicas resultaron mutadas, estériles, con poca clorofila o atrofiadas. Forzó el problema y creó variantes con alta resistencia a la enfermedad, sin signos de decoloración en el tubérculo y niveles más bajos de riesgo de causar cáncer. Con el tiempo, se preocupó por la seguridad de sus creaciones de OGM. 

 

Renunció a Simplot en 2013 y se mudó al noroeste del Pacífico. Volvió a visitar su trabajo anterior en su granja y vio muchos errores en las papas transgénicas que creó. Se dio cuenta de que había silenciado a tres de los genes más protegidos de la papa. Apagó el gen de melanina PPO, el gen ASN que producía asparagina y el gen INV que fabricaba glucosa.


El silenciamiento del gen PPO debilitó la respuesta natural de tolerancia al estrés de las papas, mientras que al apagar los genes ASN e INV se privó a la planta de la asparagina y la glucosa que necesitaba para un crecimiento adecuado. En ese momento, asumió que cada cambio genético producía un solo efecto. Pero las funciones genéticas estaban interconectadas, por lo que cambiar una afectaba a muchas otras.

Advirtió que las papas transgénicas que desarrolló para Simplot se comercializaron con nombres modestos como Hibernate, Innate y White Russet. Su antiguo empleador afirmó que las variantes de bioingeniería eran mejores que las papas normales, más fáciles de usar y con menos contusiones.

Sin embargo, las papas transgénicas absorbieron al menos dos toxinas que no fueron absorbidas por los tubérculos comunes. Las variedades más nuevas también perdieron sus cualidades sensoriales una vez que se cocinaron. Los tubérculos de OGM también ocultaron los hematomas causados por el manejo brusco: eran tan vulnerables a los hematomas como las papas comunes. Las papas con bioingeniería pueden terminar contaminando y debilitando las naturales.

Los problemas relacionados con los tres genes silenciados demostraron ser la punta del iceberg. Rommen dijo que encontró muchos otros problemas en las papas transgénicas que se apresuró a desarrollar en el día.
Su nueva evaluación advirtió que las papas con bioingeniería producían rendimientos potenciales mucho menores que los cultivos normales. Las plantas OGM también mostraron un mayor riesgo de cultivar tubérculos de tamaño, forma y color anormales.

La mayoría de estas papas genéticamente modificadas se usaron en la preparación de alimentos sin etiquetar. Solo pueden detectarse a través de una prueba de reacción en cadena de la polimerasa que busca el ARN de un virus como el VIH.

La industria de la papa también estaba mezclando variedades de OGM con las variantes naturales más extendidas. Rommens señaló que las papas comunes podrían terminar contaminadas con los genes silenciados de sus contrapartes genéticamente modificadas.

En su libro recientemente publicado el 7 de octubre de 2018, “Pandora’s Potatoes”, llamó al mercado a deshacerse de las papas transgénicas, y advirtió que los problemas con las papas transgénicas también se aplicaban a otros alimentos de bioingeniería. En Monsanto, Rommen ayudó a desarrollar variedades de OGM con serias fallas.

 

-”Mi libro describe los muchos problemas ocultos de las papas transgénicas, pero las papas transgénicas no son la excepción. Ellos son la regla .Podría haber escrito (y escribir) sobre las variedades experimentales de OGM que desarrollamos en Monsanto, que contiene una proteína antifúngica que ahora reconozco como alergénica, sobre la resistencia a las enfermedades que causó la sensibilidad a los insectos, o sobre cualquier otra cosa en ingeniería genética” concluyó.