Respuesta Puntual al vocero de los transgénicos en Bolivia

Respuesta Puntual al vocero de los transgénicos en Bolivia

Sr. Gary Rodríguez (Gerente General del Instituto Boliviano de Comercio Exterior - IBCE):

Desde la Plataforma Bolivia Libre de Transgénicos, conformada, por productores, consumidores, y sociedad civil preocupada por la salud y el medio ambiente, vemos que a través de algunos medios de comunicación busca desinformar a la población respecto a un tema tan sensible como la alimentación de todos y todas las bolivianas, siendo más bien su objetivo lograr la aprobación de eventos TRANASGENICOS de maíz, caña de azúcar, algodón y más soya. Inclusive vemos que ante la falta de argumentos acude a desprestigiar un movimiento que busca el ejercicio pleno del Derecho a la Alimentación sobre la base de la Soberanía alimentaria.



Respuesta Puntual al vocero de los transgénicos en Bolivia

Sr. Gary Rodríguez:

Desde la Plataforma Bolivia Libre de Transgénicos, conformada, por productores, consumidores, y sociedad civil preocupada por la salud y el medio ambiente, vemos que a través de algunos medios de comunicación busca desinformar a la población respecto a un tema tan sensible como la alimentación de todos y todas las bolivianas, siendo más bien su objetivo lograr la aprobación de eventos TRANASGENICOS de maíz, caña de azúcar, algodón y más soya. Inclusive vemos que ante la falta de argumentos acude a desprestigiar un movimiento que busca el ejercicio pleno del Derecho a la Alimentación sobre la base de la Soberanía alimentaria.

En ese sentido manifestamos lo siguiente:

1. Para usted, es un “Crimen contra la humanidad” (https://www.eldeber.com.bo/opinion/Crimen-contra-la-humanidad-20190212-9548.html) defender el medio ambiente, denunciar los atentados contra la Naturaleza, detener el cambio climático, proteger la biodiversidad, la alimentación saludable, la no utilización de transgénicos, disminuir la contaminación, acabar con el uso de la energía nuclear y las armas, proteger bosques, el agua y parajes naturales. Es un injustificado ataque de fanáticos ecologistas y activistas comerciales. Lo mismo se piensa en altas esferas del actual gobierno que hablan incluso de racismo ambiental.

2. En primer lugar, al menos cumpla la Ley 300 y la CPE. No se encargue de violarla junto a sus socios del agronegocio. Esta es una recomendación democrática y no un “injustificado ataque”.

3. Quien tiene “manías” para desinformar es usted, la “Carta de los Premios Nobel sobre los transgénicos” (http://supportprecisionagriculture.org/nobel-laureate-gmo-letter_rjr.html ) en su momento ha sido respondida tanto por científicos independientes (http://www.etcgroup.org/es/content/premios-nobel-al-servicio-de-monsanto-y-syngenta ), como por Greenpeace (http://archivo-es.greenpeace.org/espana/es/news/2016/Julio/Respuesta-de-Greenpeace-ante-la-carta-de-los-premios-Nobel-sobre-los-transgenicos/ ). Pero además es bien sabido que el promotor de esta carta, el Sr. Richard J. Robert es director de investigación de la empresa de biotecnológica New England Biolabs, en Massachusetts (EE UU) y es un reconocido lobista, cómplice de Monsanto (https://corporateeurope.org/sites/default/files/attachments/monsanto_es_v2_web.pdf ).

4. Al respecto queremos contrastar esta carta firmada por 109 “Nobeles”, con la última evaluación científica de Naciones Unidas sobre Ciencia Agrícola y Tecnología para el Desarrollo, llevada a cabo por más de 400 científicos de todo el mundo concluye que la agricultura ecológica permite aliviar la pobreza y mejorar la seguridad alimentaria. Por el contrario, cuestiona la agricultura con transgénicos por sus implicaciones sociales y ambientales y la descarta definitivamente como solución única al hambre.

5. También estamos muy conscientes de que la ciencia no siempre es imparcial y de que las evidencias científicas dependen de quien pague o financien estas investigaciones, por ejemplo, el año pasado, una demanda colectiva realizada en Estados Unidos por 1.100 personas enfermas de cáncer que denunciaron haber sido víctimas del glifosato, el herbicida que comercializa (Bayer) Monsanto, mostro cómo esta transnacional, manipuló informes científicos, realizó presiones a organismos de control y sobornó a la prensa. La orden del juez de desclasificar esa información corporativa dio lugar al nacimiento de los Monsanto Papers.

6. Como activistas, pedimos respeto, en base a la Ley contra el Racismo y toda forma de discriminación, respecto de sus apreciaciones sobre nuestras posiciones, somos tan profesionales como usted y basados en la evidencia científica independiente difundimos información y realizamos control social. Estamos esperando poder sostener un debate amplio y de cara a la población con Ustedes y con las reparticiones del Estado Plurinacional encargados de regularlos. Los hemos invitado varias veces, pero no hemos tenido respuestas suyas. Si hemos irrumpido en sus reuniones públicas ha sido para exponerles nuestros puntos de vista, aunque ustedes se han molestado por ellas, pensamos que el debate es saludable.

7. En Bolivia Libre de Transgénicos, observamos como el agronegocio no juega limpio, ya que la introducción de eventos transgénicos fue por la vía del contrabando, primero experimentando sin control y a espaldas de los consumidores y actualmente, como en el caso del maíz transgénico, contraviniendo el marco legal actual.

 ¿Porque se oculta el uso de los transgénicos y se echa la culpa al contrabando?
 ¿Porque no sabemos cuántos eventos transgénicos de soya, distintos del permitido, se están usando en Bolivia?
 ¿Cuántos productos transgénicos se están cultivando en Bolivia y bajo que norma? ¿Y quién los regula?
 Si son tan buenos los transgénicos ¿porque no se los etiqueta en grande, para que el consumidor tome su propia elección de compra?

8. Respaldamos nuestra posición contra los transgénicos en base a la posición de 800 científicos del mundo que piden eliminar los transgénicos del planeta (https://ecocosas.com/sin-categorizar/cientificos-piden-que-se-suspendan-el-uso-de-transgenicos/?cn-reloaded=1) y (http://www.i-sis.org.uk/list.php ) , debido a que nos exponen a un riesgo inaceptable, y porque Bolivia es centro de origen de varios alimentos y nada justifica la presencia de transgénicos en nuestra agricultura y en nuestra alimentación. Pero además, porque en nuestro país, según datos oficiales, los transgénicos y el modelo productivo que los promueve, han incrementado la importación de agrotóxicos en un 500%, a tal punto que el 63% de las personas perciben que las aguas en el departamento de Santa Cruz están contaminadas por estos químicos (Censo agropecuario 2013). Este uso exagerado de agrotóxicos ha promoviendo la aparición de más de 9 malezas resistentes al glifosato, por lo que ahora tienen que aplicar dos herbicidas de complemento como es el Paraquat y el 2-4D, prohibidos en muchos países del mundo, porque contiene el agente naranja usado en la guerra del Vietnam, causando miles de pérdidas humanas.

9. Por ello, somos exigentes en nuestro pedido de realizar estudios independientes y a largo plazo de los impactos sobre la salud, pruebas de estabilidad genética, toxinas, alérgenicos y otros efectos no deseados en la salud humana de los transgénicos. Hay evidencia internacional que muestra la presencia de toxinas producidas por transgénicos en sangre de fetos y embarazadas (https://www.tierra.org/estudios-cientificos-cuestionan-nuevamente-la-seguridad-de-los-alimentos-transgenicos/ ) y los patrones epidemiológicos muestran que hay un aumento en más de 30 enfermedades humanas en paralelo con el uso de glifosato (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3945755/ ) y alimentos transgénicos. La evidencia de los pueblos fumigados de Argentina, es lacerante, de ninguna manera queremos la continuidad de los efectos nocivos del modelo del monocultivo transgénico (http://www.rapaluruguay.org/agrotoxicos/Prensa/Envenenados_Eleisegui_.pdf ).

10. Por ello, queremos regulación efectiva del Estado y no autorregulación empresarial en materia alimentaria. El hambre y la malnutrición no se resuelve con alimentos “buenos, baratos, fortificados o transgénicos”, por muy bolivianos que sean. Le pedimos cordialmente que deje de referirse a los “pobres” para justificar los intereses del agronegocio. Según cálculos de la ONU, en la actualidad se producen alimentos para nutrir a 12.000 millones de personas en un planeta habitado por 7.000 millones. Y, sin embargo, cerca de 3,1 millones de niños se mueren de hambre cada año y una de cada ocho personas no recibe suficiente comida, mientras se desperdician o stockean alimentos o se especula con su precio, negando el acceso a ellos. El modelo agrícola paraguayo al que siempre usted se refiere como un ejemplo a imitar, produce grano para 70 millones de personas. Lo paradójico es que el Paraguay no ha desaparecido del mapa mundial del hambre de la FAO. Lo mismo ocurre en nuestro país, donde el 24% de nuestra población esta subnutrida.

11. Finalmente decirle que estamos invadidos de “comida” que no nutre. El 44% de la población cruceña y el 35% de los bolivianos come mal. Estamos importando frutas, hortalizas, granos, cereales, etc. que antes producíamos. ¡Estamos importando alimentos que contienen residuos de agrotóxicos! ¿Tiene usted idea acerca del incremento de cáncer, insuficiencia renal y nuevas patologías existentes en las zonas de producción de soya transgénica y en las ciudades? Abogamos por saber que estamos comiendo y que no se nos engañe al momento de comprar. Los alimentos contienen nutrientes diluidos, residuos de agrotóxicos y muchos otros químicos como conservantes, saborizantes, texturizantes, colorantes y otros aditivos o, sustancias que como las “grasas trans” han demostrado que tienen impactos negativos en la salud.

12. Para nosotros es vital defender el derecho a una alimentación sana en nuestro país considerado entre los 10 más ricos en biodiversidad del planeta. El desarrollo se dará en tanto y en cuanto valoremos el potencial en recursos genéticos que tenemos para promover la investigación científica, la innovación tecnología, la industrialización de dichos recursos genéticos nativos, la generación de empleo y la generación de ingresos económicos en armonía con la naturaleza. En nuestro país existen emprendimientos que están llevando a cabo estas tareas sin apoyo del estado y avasallados permanentemente por el agronegocio. Aun así, estamos creciendo y consolidando un modelo diferente. Nosotros si promovemos la soberanía alimentaria. Nosotros promovemos la soberanía científica. Nosotros promovemos la vida.

Rita Saavedra G.
PLATAFORMA BOLIVIA LIBRE DE TRANSGENICOS