Patria InSurGente

Imprimir

Apuntes sobre la salud en Bolivia

Julio Sebastián Acasigue Parada :: 28.12.18

Apuntes sobre la salud en Bolivia

De un tiempo a esta parte el Sector Médico organizado viene asumiendo el papel de “punta de lanza” en la resistencia antimasista desde que organizaron un paro por más de un mes a nivel nacional que dio lugar a la derrota del artículo 205 incluido en el Código del Sistema Penal boliviano que hacía referencia a la mala praxis médica que no fue un tema consultado y menos trabajado con los interesados; dejaron de ser un sector pequeño burgués que nunca en su vida como gremio había peleado decididamente en otras oportunidades, nunca les afectaba nada, económicamente siempre fue un sector privilegiado y mezquino hasta cierto punto, su status social los mantenía lejos de pueblo trabajador a quienes miraban siempre desde el palco.

Apuntes sobre la salud en Bolivia

De un tiempo a esta parte el Sector Médico organizado viene asumiendo el papel de “punta de lanza” en la resistencia antimasista desde que organizaron un paro por más de un mes a nivel nacional que dio lugar a la derrota del artículo 205 incluido en el Código del Sistema Penal boliviano que hacía referencia a la mala praxis médica que no fue un tema consultado y menos trabajado con los interesados; dejaron de ser un sector pequeño burgués que nunca en su vida como gremio había peleado decididamente en otras oportunidades, nunca les afectaba nada, económicamente siempre fue un sector privilegiado y mezquino hasta cierto punto, su status social los mantenía lejos de pueblo trabajador a quienes miraban siempre desde el palco.

La Salud en Bolivia a la fecha continúa siendo un buen y gran negocio indudablemente. Si hacemos memoria del pasado inmediato veremos que ser un profesional en salud requería un gran esfuerzo, no solo del individuo aspirante a médico en este caso concreto, sino del costo económico que esto suponía; al final de cuentas significó ser parte de los pocos privilegiados que lograban un status social para ciertos apellidos que no eran ciertamente autóctonos, porque solo las élites tenían posibilidades reales de optar a esta profesión que encontró en la Salud Pública una forma de recuperar la inversión previa y acrecentar su fortuna.

Para no pecar de poco objetivos e injustos, debemos reconocer que no pocas mujeres y hombres de la medicina fueron personas entregadas a su profesión y vocación, que no dudaron en diferentes momentos históricos jugárselas en el lugar que hacían falta y estuvieron estoicamente, no cabe duda.

Aun así, no quita lo que anteriormente afirmábamos, la salud en Bolivia es un negocio y no todos tienen la posibilidad de ser beneficiarios de este derecho humano, con excepción de la medicina privada que esta destinada para quienes tienen dinero y acceden a ella, porque los otros subsectores, como el de la seguridad social y el público resultan ser una gran mentira porque es deficitario, a pesar de ser una obligación del Estado ésta debe desarrollarse con todas las carencias que también son de dominio público(las víctimas o pacientes) quienes se estrellan a diario con los recintos hospitalarios en malas condiciones, sin equipamiento adecuado, sin infraestructura, sin los recursos humanos suficientes para dar atención a la totalidad de quienes la necesitan.

Lamentablemente el Gobierno del MAS hasta la fecha no ha tenido una sola idea que coadyuve para salvar esta triste realidad, al contrario, invirtió por ejemplo en aeropuertos que no cumplen ninguna función real que amerite la urgencia, incluso varios de ellos no fueron terminados aun como es el caso del Aeropuerto Internacional de Oruro “Juan Mendoza” desde hace dos años, los aeropuertos de “Ixiamas, Apolo y Copacabana -que costaron en conjunto 133,1 millones de bolivianos- se convierten en elefantes blancos. Ninguna de esas terminales aéreas está en uso, ni operó más que en el vuelo de inauguración, que fue hace tres años en el caso de Ixiamas, tres meses en el de Apolo y más de cuatro meses en el de Copacabana”. Otro como la nueva “Terminal Aérea de Chimore ubicada en la provincia Carrasco de Cochabamba, que junto al Chapare son las principales zonas productoras de coca en el trópico… que tuvo una inversión de 254,5 millones de bolivianos… el aeropuerto tiene la misma extensión que la terminal aérea de El Alto: la longitud de la pista es de 4.000 metros y el ancho de 45 metros. La diferencia está en la cantidad de habitantes. Mientras en Chimoré viven poco más de 21.000 personas, según datos del INE, en El Alto hay 848 mil habitantes. El aeropuerto también es usado por La Paz. Incluso la pista del aeropuerto de Chimoré es más grande que la de Viru Viru, en Santa Cruz (3.500 metros de longitud), o la de Jorge Wilstermann de Cochabamba (2.635 metros)” datos consultados en Página Siete. Mega-obras al igual que las millonarias inversiones en canchas de futbol con césped sintético que no pueden ser más urgentes que destinar recursos para Salud que recibe apenas 6.8% y Educación 7.7% del Presupuesto General de la Nación que resulta vergonzoso cuando el verdadero cambio sería incrementar el presupuesto al 15% para cada uno, recortando gastos destinados al sometimiento y coerción de nuestra propia gente.

En fin; esa es la lucha que ahora se está dando en salud frente a la improvisación carente de seriedad que el gobierno presenta como novedoso al haber decidido la implementación del llamado “Sistema Único de Salud” a partir de los primeros días del nuevo año 2019, cuando todo lo que significa salud pasaría –supuestamente- a depender del mismo Ministerio del ramo, con una intención clara de oportunismo en busca de votos para las elecciones presidenciales a las que mañosamente se aprestan los candidatos oficialistas.

Coincidentemente nadie se opone a la idea y necesidad de modificar la salud en Bolivia y esa es la razón de las movilizaciones del sector salud a la cabeza de los médicos, la resistencia es para hacer realidad tres puntos fundamentales para viabilizar y garantizar que esto funcione:

1) Infraestructura; si no se reacomodan, adecuan y edifican nuevos espacios para la atención de los pacientes no hay condiciones reales para recibir a más de 5 millones y medio de personas que tienen derecho a la atención gratuita.

2) Equipamiento; si el gobierno a la fecha no destina los recursos suficientes para abastecer de instrumentos, equipos modernos, reactivos, etc., ¿cómo se atenderá la demanda de los millares de pacientes?

3) Recursos Humanos; En una entrevista (EJU!) el Presidente del Colegio Médico de Bolivia afirmaba que Bolivia se encuentra entre los últimos cinco puestos de 36 países del continente americano en número de salubristas (médicos y enfermeras) por población. “Ni siquiera llegamos a dos por mil habitantes, es lamentable nuestra situación”, decía el Dr. Edgar Villegas.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se necesitan alrededor de 23 médicos, enfermeras y parteras por cada 10.000 habitantes para brindar servicios esenciales de salud a la población. La realidad de nuestro país es adversa, solo tiene 14,1 profesionales en salud por 10.000 habitantes. Esta realidad contrasta con los 130 profesionales de salud por 10.000 habitantes que tiene Cuba y los 125 de Estados Unidos, según datos recuperados de aquella entrevista.

Solo recién, luego de implementadas varias medidas de presión el Gobierno reconoce su simplismo al afirmar mediante su Ministro de Salud Rodolfo Rocabado que se trata de una iniciativa de carácter gradual, pues se debe alcanzar el nivel esperado de atención en un límite de tiempo de cinco años, “La idea es que se comience con un número básico de prestaciones y un presupuesto inicial, que con el tiempo debe ir incrementándose de acuerdo al servicio y para mejorar las condiciones de equipamiento, infraestructura y recursos humanos”.

Cínicamente, como si estuvieran creando la idea que ya hace tiempo está planteada por los profesionales en salud dice que “en la medida en que haya más hospitales, infraestructura y recursos humanos se aumentarán las atenciones a la población”.

Quiere decir que no hay nada, por lo tanto, sin temor a equivocarnos debemos asegurar que no es viable por ahora, primero que modifiquen el Presupuesto para salud y luego todo será posible, porque nadie se puede oponer a algo que urge, pero no tienen que buscar votos con aquello que no funcionara a las malas y sin garantía de continuidad.

Por un Sistema de Salud gratuito para todos, 15% más del presupuesto para Salud ahora!


http://patriainsurgente.nuevaradio.org