Pronunciamiento de apoyo a la lucha y resistencia de la UPEA

PRONUNCIAMIENTO DE APOYO A LA LUCHA Y RESISTENCIA DE LA UPEA

Hace poco más de un mes estudiantes de la Universidad Pública de El Alto (UPEA), docentes y autoridades han estado en las calles reclamando por mayor presupuesto para la Universidad de El Alto. Tras la muerte del estudiante Jhonatan Quispe Vila en mayo pasado, la demanda por mayor presupuesto ha tomado otras dimensiones y ha visibilizado la crisis de la educación estatal, las inequidades de un sistema educativo que en los hechos discrimina a los sectores populares que crearon la UPEA en una época de insurrecciones y gran movilización del pueblo alteño, y las fuertes contradicciones de un sistema universitario atrapado por las disputas e intereses del partido de gobierno que están ocupando la mayor parte de las universidades en el país. La respuesta del gobierno ha estado marcada por la deslegitimación de las luchas, la criminalización de las y los jóvenes universitarios alteños, y a sus docentes quienes siguen movilizados a pesar de los múltiples intentos de ocultamiento de esta lucha por parte del gobierno y de los medios oficialistas.



PRONUNCIAMIENTO DE APOYO A LA LUCHA Y RESISTENCIA DE LA UPEA
COLECTIVO TERRITORIO FEMINISTA
Hace poco más de un mes estudiantes de la Universidad Pública de El Alto (UPEA), docentes y autoridades han estado en las calles reclamando por mayor presupuesto para la Universidad de El Alto. Tras la muerte del estudiante Jhonatan Quispe Vila en mayo pasado, la demanda por mayor presupuesto ha tomado otras dimensiones y ha visibilizado la crisis de la educación estatal, las inequidades de un sistema educativo que en los hechos discrimina a los sectores populares que crearon la UPEA en una época de insurrecciones y gran movilización del pueblo alteño, y las fuertes contradicciones de un sistema universitario atrapado por las disputas e intereses del partido de gobierno que están ocupando la mayor parte de las universidades en el país. La respuesta del gobierno ha estado marcada por la deslegitimación de las luchas, la criminalización de las y los jóvenes universitarios alteños, y a sus docentes quienes siguen movilizados a pesar de los múltiples intentos de ocultamiento de esta lucha por parte del gobierno y de los medios oficialistas.
Hoy jueves 28 de junio que desde Patacamaya llega una marcha donde la principal fuerza revitalizadora son las y los estudiantes jóvenes y docentes; nos sumamos a su pedido y demandas. Estas mujeres y hombres que llevan la marca de un pueblo combativo que jamás aprendió a callarse ante las injusticias exigen una vez más, el derecho a una educación pública y de calidad, exigen justicia y la aclaración de los hechos que han enlutado a la comunidad universitaria alteña, y la modificación de la Ley 195 (esta ley de Coparticipación Tributaria asigna a la UPEA el 0,355% de los ingresos destinados a las universidades públicas desde 2011; la UPEA exige por su crecimiento en población estudiantil un 2%). Esta es la oportunidad para replantear una verdadera reestructuración del sistema universitario para que las universidades públicas dejen de ser nidos de corrupción y camarillas. La luchas de la comunidad alteña, emprendidas principalmente pero no solo por mujeres jóvenes, está poniendo sobre la mesa la urgencia de un debate sobre el tipo de educación superior que necesitamos en este país y devela el nivel discriminatorio y colonial del sistema público en general. Cuestiona la permanencia de una casi inamovible gerontocracia academia, y la manipulación de cargos, prácticas instaladas en todas las universidades a nivel nacional. De igual forma señala el ejercicio violento y autoritario –ya característico- de un estado que trata de opacar, ocultar y tapar la legitimidad de las demandas alteñas que no son otra cosa que el ocultamiento de una crisis profunda.
La lucha de la UPEA además plantea que la repolitización y el debate educativo nos urgen a todxs los bolivianxs para salirnos de esa falsa polarización derecha izquierda en la que el gobierno nos quiere empujar para dejarnos calladxs.
Por otra parte, no es coincidencia que estas luchas se den al mismo tiempo que en los territorios urbanos y no urbanos estamos luchando contra diferentes formas de extractivismos y despojo territorial. Conscientes estamos que toda esta avanzada del Estado para controlar las luchas sociales son esfuerzos para imponer un modelo de desarrollo capitalista anclado en el despojo, las violencias múltiples, la represión y la persecución en todos los ámbitos de la vida.
Coincidimos con las y los compañeros de la UPEA que denuncian gastos insulsos del Estado en un aparato propagandístico y represivo, que defiende decisiones e imposiciones gubernamentales. Sumamos a esta denuncia las millonarias inversiones que el Estado facilita a empresas y proyectos transnacionales, vendiendo territorios completos para beneficio del capital.
Y frente al asesinato de Jonathan nos sumamos al grito y acciones para exigir justicia porque FUE EL ESTADO a través de su aparato represivo que le quito la vida.
Como feministas reconocemos la necesidad de articulación de las luchas, creemos en la necesidad de retomar la fuerza popular de la que nos han despojado y apostamos por la construcción de un horizonte colectivo basado en la defensa de nuestros bienes comunes, entre los cuales está la educación universal, pública y de calidad.
¡Jonathan, tu lucha es nuestra lucha!
¡Que viva la lucha de la comunidad de la UPEA