El silencio cómplice del tribunal supremo electoral, respeto al carácter vinculante del 21-F

El silencio cómplice del tribunal supremo electoral, respeto al carácter vinculante del 21-F.

EL COMITÉ NACIONAL POR LA DEFENSA DE LA DEMOCRACIA- CONADE, nuevamente expresa su voluntad política y democrática de hacer cumplir la Constitución Política del Estado, el Estado de Derecho pilares fundamentales de nuestra Democracia y de la vigencia plena de los Derechos Humanos.



l silencio cómplice del tribunal supremo electoral, respeto al carácter vinculante del 21-F.

EL COMITÉ NACIONAL POR LA DEFENSA DE LA DEMOCRACIA- CONADE, nuevamente expresa su voluntad política y democrática de hacer cumplir la Constitución Política del Estado, el Estado de Derecho pilares fundamentales de nuestra Democracia y de la vigencia plena de los Derechos Humanos.

Vemos con honda preocupación el deterioro de nuestra institucionalidad democrática acompañada de violaciones permanentes de los Derechos Humanos y la completa dependencia de los órganos del Estado ante el Gobierno Central que lo único que traen es una mayor apertura al abuso de autoridad y la impunidad.

Queremos expresar nuestra preocupación por lo acontecido en la Universidad Pública de El Alto, que por demandar recursos públicos haya acarreado en la pérdida de vida de un estudiante y peor aún con enormes anomalías en el proceso de investigación que hasta el día de hoy no se tiene una información veraz y con claras responsabilidades a los autores materiales e intelectuales de este lamentable hecho.

Esta es una muestra de la tendencia autoritaria que se va dando en el país; como en otros casos de protestas sociales por reivindicaciones sectoriales, la arremetida gubernamental sigue siendo con la violencia desmedida desde el Estado a través de sus organismos de represión. Las actitudes absolutamente soberbias e irresponsables desde las mas altas esferas gubernamentales en el manejo de la conflictividad o el debate político, sin respeto a la pluralidad con el uso de arengas o estrategias que conllevan consigo motivaciones a la violencia y la confrontación no son dignas de un mandatario, peor aún del mas alto representante de la Asamblea Legislativa que representa la pluralidad y que debe ser el principal defensor de estos principios legislativos y constitucionales.

Vemos que la institucionalidad ha sido afectada en todo aspecto, económico, político institucional, en las propias organizaciones sociales que hoy se encuentran divididas por intereses mezquinos, partidarios sin pensar en el enorme daño que se hacen a estas organizaciones que trascienden en su visión y reivindicaciones más allá de una gestión gubernamental. NO podemos seguir soportando un abusivo manejo de los recursos fiscales para fines que no representan el interés del pueblo boliviano que clama por mejor salud, educación, justicia y empleo; contradictoriamente tenemos gastos excesivos como en la casa del pueblo que mañana será inaugurada símbolo de esta actitud gubernamental.

En este escenario es que recurrimos al Tribunal Supremo Electoral, como el único reducto que queda por la defensa de la Democracia; recordarles sus funciones y competencias que tienen en torno al respeto al referéndum del 21 de febrero de 2016, el carácter vinculante que tiene el Referéndum debe ser respetado por este Órgano del Estado, llegó el momento de conocer sus decisiones, si están a favor de precautelar los principios fundamentales de nuestra Democracia o están en contra de ella.

Desde este momento estamos en vigilancia permanente ante el Tribunal Electoral para que se pronuncie en defensa del país, del respeto a los Derechos Humanos y la Democracia.