Réquiem para la C O B (2)

Réquiem para la COB

Consciente que el articulo era mucha ofensa para la mayoría de los “compañeros”, aun así, hace más de veinte y tantos años presenté para el debate un documento con el mismo nombre que hacía referencia a la COB y el papel “glorioso” que alguna vez desempeño esta representación proletaria y sus milicias armadas durante el proceso revolucionario que vivió Bolivia después de la triunfante insurrección Popular encabezada por el Nacionalismo Revolucionario. Del Co- Gobierno entre el MNR y la COB de aquella época en que el sindicalismo respondía a los Movimientistas y el servilismo de las direcciones obreras que reforzaban al Estado, porque su fundación el mismo año 1952 era también una lógica consecuencia y parte de la nueva realidad.



Réquiem para la COB

Consciente que el articulo era mucha ofensa para la mayoría de los “compañeros”, aun así, hace más de veinte y tantos años presenté para el debate un documento con el mismo nombre que hacía referencia a la COB y el papel “glorioso” que alguna vez desempeño esta representación proletaria y sus milicias armadas durante el proceso revolucionario que vivió Bolivia después de la triunfante insurrección Popular encabezada por el Nacionalismo Revolucionario. Del Co- Gobierno entre el MNR y la COB de aquella época en que el sindicalismo respondía a los Movimientistas y el servilismo de las direcciones obreras que reforzaban al Estado, porque su fundación el mismo año 1952 era también una lógica consecuencia y parte de la nueva realidad.
Ahora, nuevamente presento la misma intención empezando por afirmar que el MNR creó las bases del nuevo y modernizador Estado, jamás traicionó sus postulados como muchos afirman, fue consecuente hasta lo último, hizo las reformas que requería una revolución con aspiraciones burguesas, y aunque a medias, procuró ser fiel a su programa y fue poder real hasta la fuga que protagonizo Goni Sánchez De Lozada, ultimando también a su propio partido histórico.
Con la implementación del Programa de Ajuste Estructural en 1985 tenemos el último intento serio de fortalecer el Estado con la implementación del neoliberalismo y la “economía de la Coca” (entiéndase oxigenación con dólares provenientes de la producción de cocaína), hasta entonces, todas las instituciones y partidos políticos llamados de izquierda y derecha eran parte del orden establecido por el Nacionalismo Revolucionario, del recambio y continuidad del sistema, incluyendo por supuesto la alternativa represora y brutal de las dictaduras militares que ponían “orden” cuando algunos se desmarcaban del esquema establecido. El nacionalismo siempre fue y ejerció el poder aunque no hubiera formado parte activa de un gobierno, la lógica Movimientista eternamente primo en cualquier actuación política “democrática”. El desgaste y decadencia tempranadel Nacionalismo Revolucionario permitió el reemplazo más importante en el nuevo Siglo XXI, dio paso al mejor y más fiel representante del “pueblo organizado”, el Movimiento al Socialismo (MAS), quien tendría la tarea histórica de dar continuidad al Sistema opresor creando las nuevas bases para hacer efectiva su administración desde el Gobierno, significando que -como su antecesor el MNR- debía controlar todas las formas de organización y expresión popular posibles (los mentados movimientos sociales, sindicatos y demás instituciones) para lograr “legalmente” la Constituyente y el nuevo “Estado Plurinacional” según sus intenciones y visión reformista que le exige aferrarse a como dé lugar en el gobierno para consolidar “democráticamente” lo que significó para los Movimientistas prepararse seriamente e iniciar la lucha armada y posterior insurrección triunfante que le llevó años crear las condiciones a su favor como organización político militar.
¿Qué importancia tiene volver nuevamente al análisis de la COB en esta coyuntura?
Urge porque debemos plantearnos nuevamente el debate sobre la importancia o no de aferrarse a una organización que es parte de la anterior etapa estatal marcada por el Nacionalismo Revolucionario de donde nació y a la cual respondió a un momento histórico.
Para la mayoría de los partidos políticos el sindicato es un espacio estratégico que se debe disputara toda costa y su control, por lo tanto, es imprescindible, incluso aún hay muchos que consideran también que esta organización natural de los trabajadores puede cumplir otras funciones, tal es el caso de la Tesis que el Dirigente Minero Filemón Escobar hizo conocer y que gano adeptos en 1985 cuando afirmaba que la COB era un “Órgano de Poder”, basando su teoría de que en la segunda mitad del Siglo XX, tal como hacíamos referencia anteriormente, fue parte del proceso revolucionario de 1952 y que a falta de partido con capacidad real de conducción y representación del “Pueblo” el Sindicato asumió tareas de organización, reivindicación y resistencia frente a los gobiernos de facto y durante los cortos periodos democráticos, mientras los dirigentes políticos e intelectuales se preparaban para su cómodo retorno a la reapertura que sin discusión alguna fue fruto de la lucha delos trabajadores.
Si bien el sindicato tiene sus comienzos a principios del Siglo XIX y va desarrollando su organización de clase teniendo la premisa de la lucha reivindicativa salarial, la jornada laboral de 8 horas conquistada recién en 1919 por los mineros de Huanuni, y para mediados de 1944 funda la Federación Sindical de Mineros de Bolivia (FSTMB) y dos años después en Pulacayo aprueban la Tesis presentada por los delegados de Llallagua y redactada por su asesor sindical el estudiante Troskista Guillermo Lora. Esta fue la muestra de que se planteaba ya la lucha política ideológica con planteamientos claros respecto a la lucha de clases y de la construcción del socialismo, aunque se excluía al “campesinado” y se planteaba como único método para alcanzar el objetivo la “huelga general indefinida y la insurrección” (además de la lucha parlamentaria que sugerían en determinados momentos) intención manejada por los troskos durante más de 70 años sin resultados a su favor; incluso es cierto que también influenciaron para la creación de la COB, pero quedaron marginados al no tener presencia más allá del circulo minero, a diferencia del MNR que tenía trabajo y apoyo en diferentes sectores de la sociedad, sindicatos obreros, gremios y en el “campesinado”, quedando marginadas las otras expresiones políticas que nunca más volvieron a existir en espacios de los trabajadores, incluso desaparecieron, es decir, durante la Revolución, la fundación y la era post 52 la COB fue el brazo obrero de nacionalismo, expresión revolucionaria del Pueblo Trabajador que cumplió su papel consecuentemente porque respondía al MNR y viabilizó con su apoyo políticas destinadas a consolidar el nuevo Estado que se planteaba tareas burguesas de las que tanto se ha venido hablando durante años.
Así mismo la razón por qué el Gobierno de Víctor Paz Estenssoro mediante el Ministerio de “Asuntos Campesino” en 1953, durante la Reforma agraria formalizan o legalizan el Sindicato agrario, desvirtuando la organización natural de los indígenas que como naciones, nacionalidades y etnias tenían desde épocas milenarias; este aspecto no le importó a la izquierda,no hizo referencia crítica respecto a la influencia que se ejerció sobre los indígenas obligados a ir al campo de batalla durante el conflicto bélico con El Paraguay (Guerra del Chaco 1932-1935) e hicieron la copia del Sindicato Obrero en el Área Rural (Cochabamba - Uqureña 1936), tampoco dicen nada sobre qué hace una organización de carácter obrera que cumple tareas reivindicativas salarialitas en un medio que no correspondía y que no corresponde ahora ni nunca, que impuso el “Secretario General” y otros más en paralelo con el “Mallku”, el “Capitán Grande, el “Casique” y otras autoridades representativas originarias que nos permite ejemplificar sarcásticamente con el “sincretismo” que reproduce contrariamente al discurso “descolonizador” el sistema Colonial Cristiano al intentar mesclar lo pagano con lo Católico tan parecido a lo que se vive en Oruro durante los carnavales. Así mismo no hacen referencia a la introducción por este medio de la lógica occidental capitalista destinada a hacer del “Indio” un ciudadano votante tal como lo planteo y lo logró el MNR.
En la era del masismo, en pleno Siglo XXI el servilismo de los dirigentes sindicales y el apoyo al llamado “Proceso de Cambio” repite la historia en circunstancias algo parecidas, aunque con abismales diferencias porque aquí no existió ninguna revolución, simplemente se trata del continuismo remozando y salvando un sistema en decadencia y la efectividad que demostró el gobierno de Evo Morales durante los dos primeros periodos con innegable apoyo popularsiendo que mediante la COB logró maniatar al Pueblo Trabajador desmovilizándolo, que continuará repitiendo la experiencia inmediata con el apoyo incondicional de la nueva Dirigencia Cobista tal cual la anterior veníahaciéndoloa pesar de las duras críticas y la presión de muchos de los sectores afilados que exigían el alejamiento del oficialismo, aun así apoyaban al MAS, intentandodesorganizar las movilizaciones de los últimos meses del año 2017, que obligaron temporalmente restarle apoyo al Gobierno, el mismo que ahora nuevamente se ha reestablecido. El problema no es la inconsecuencia de los dirigentes y la falta de independencia político partidario del sindicalismo actual, el asunto es qué papel juega, cuál su esencia y qué debemos hacer los trabajadores que conformamos la COB.
La efectividad del apoyo “obrero” al Gobierno es cuestionable si tomamos en cuenta que Bolivia es un País que produce Coca y cocaína en gran escala, cuando la otra producción real (agroindustria aliada del masismo, terciaria o de servicios como el financiero, comercial, gastronómico, transporte, construcción etc.) viene de Santa Cruz de La Sierra y desde el 2001 a 2017 no ha sobrepasado del 29% de su aporte total al Producto Interno Bruto (PIB), donde la Industrialización solo es discurso para las campañas electorales porque losotros ingresos están relacionados con el saqueo de nuestros recursos NO renovables (petróleo, gas y maderas finas) donde la incidencia obrera no tiene mayor importancia porque no produce nada que sostenga la economía en nuestro País, ahora, en 2018 su existencia es real pero no importante, tiene tradición de lucha pero de épocas pasadas y sin duda gloriosas, sobre todo durante la resistencia a las dictaduras y a la aplicación del neoliberalismo(DS 21060) en 1985 y es verdad que todo esto queda en la historia de las luchas de nuestro Pueblo principalmente cuando la minería mantenía a Bolivia durante la era del estaño del Siglo pasado.
La propuesta que debemos debatir tiene que tomarse analizando la actual coyuntura que está caracterizada por el creciente descontento y pérdida de apoyo que el actual Gobierno viene experimentando y la falta de credibilidad respecto a su llamado “Proceso de Cambio” y su “vocación democrática”, la desilusión de sectores urbanos y en algunos espacios rurales a raíz de los constantes escándalos de corrupción, malversación de fondos, prepotencia política, etc., la actitud distraccioncitay Patriotera que manipula el sentimiento Boliviano de una salida al Océano Pacífico con la última novedad de su bandera y el debate infructuoso en La Haya que crea falsas expectativas, aun asíes una realidad el alejamiento de sectores del Pueblo Trabajador que en anteriores oportunidades eran bases de apoyoen las ciudades al igual que los llamados sectores intelectuales pequeñoburgueses pro – masistas que fanáticamente defendían y justificaban el binomio Evo - Álvaro, sumándose los constantes errores de apreciación política nospermite continuar restándoles apoyo organizado que en este caso se dará mediante la COB, porque el MAS necesita de instituciones (movimientos sociales, partidos políticos en el Parlamento, Prensa servil, etc.) que legalizan sus políticas antinacionales y antipopulares y no tenemos que ser parte del juego “democrático”, debemos ser la oposición real en las calles.
Debemos tener claro que nuestra meta es destruir el Poder no tomarlo, que en las barriadas encontramos al obrero, el estudiante, al maestro, el Pueblo Trabajador que sobrevive día a día, donde se crea elverdadero poder popular. Necesitamos ser conscientes que organizar la resistencia verdadera para cambiar el mal gobierno no depende del partido político o del caudillo, mucho menos puede ser la COB quien lidere las propuestas y movilizaciones callejerasya que es parte del Gobierno, su trabajo es desmovilizar y evitar las protestas.
Sería desgastarse el querer recuperar y obligar que los dirigentes actuales tomen partido por los trabajadores, debemos debilitarlos no siendo parte activa de la llamada “Disciplina Sindical” y el “Centralismo Democrático” que obliga a someterse a la “mayoría” (en este caso masista), a mirar de palco solamente y comportarnos educadamente, sin ser peligro efectivo; nuestra actitud militante -no de partido sino de convencido- tiene que estar al margen de la COB que ya manifestó públicamente su respaldo incondicional al Gobierno, debemos DESAFILIARNOS hasta que consideremos tener la capacidad de tomar, controlar y dar otro sentido al ente matriz de los trabajadores, y no significa crear otra organización paralela, de ninguna manera, sino restar fuerza a una estructura partidaria en la que se ha convertido, total el Sindicato seguirá existiendo y la Lucha Sindical será una realidad porque nuestras demandas también lo son, nuestra pelea tiene que ser sectorial inicialmente para transformarse luego en una lucha nacional que aglomere todos los sectores asalariados sindicalizados y aquellos que no lo son pero que tienen intereses comunes de mejores condiciones de vida y que están consecuentemente en la lucha como hemos podido ver activamente movilizados en estos últimos meses.
La propuesta para el debate está presentada, corresponde colectivizarla para seguir acotando argumentos valederos que tiene que ir más allá de la consigna partidaria que solo enceguece y no permite ver que hay otras posibilidades de fortalecer la lucha de todos los descontentos de nuestra Bolivia ultrajada por la ignorancia de quienes se creen iluminados y otros la reencarnación de viejos caudillos.
Porque todo está inconcluso, porque es nuestro deber buscar mejores condiciones de vida con solidaridad y respeto es que estamos de pie ahora y siempre, atrevámonos a ir más allá del manual que supuestamente lo sabe y lo dice todo.