Pronunciamiento frente al acuerdo del gobierno de evo morales con el agronegocio pro transgénico

ALIANZA INTERNACIONAL CONSCIENTE
POR LA SOBERANIA ALIMENTARIA Y EL DERECHO A LA ALIMENTACIÓN



Ante el acuerdo firmado por parte del gobierno de Evo Morales con el agronegocio, el pasado 19 de Diciembre del 2017, la Plataforma Bolivia Libre de Transgénicos conformada por colectivos ambientales, consumidores, y productores agroecológicos, denuncian que con dichos acuerdos se están vulnerando los derechos de las y los bolivianos a la salud, a la alimentación y agua sana, afectando además nuestras semillas, nuestros bosques y a los territorios indígenas, para beneficiar intereses únicamente privados, que atentan contra la población en su conjunto.

Entre algunos de los nefastos puntos del acuerdo establecen:

- La autorización para la libre exportación de soya, sorgo, carne de res, azúcar, alcohol (biocombustibles).

- El gobierno se comprometió aprobar el uso extendido de semillas transgénicas y de agroquímicos sin registro ni control.

- Además de soya, los agronegociantes pretenden ampliar el uso de semillas transgénicas a los cultivos de maíz, algodón y caña de azúcar.

Estos acuerdos se expresarán en más desmontes de bosque pertenecientes a territorios indígenas, que no tienen vocación agraria, además de contaminar el agua y la tierra por el uso excesivo de agrotóxicos.

Por otro lado se generará una mayor importación (contrabando) de alimentos para consumo interno, afectando la Soberanía Alimentaria y encareciendo la canasta básica de alimentos.


¡Es la medida neolibe

ral que siempre soñó el AGRONEGOCIO!
¡¡PERO ESTO ES ILEG
AL!!

Hay al menos 10 normativas que prohíben los transgénicos en Bolivia y tanto el gobierno como el agronegocio NO cumplen la CPE y las leyes. No es esto una especie de sedición???

Este acuerdo está violando la Constitución Política del Estado, que en su artículo 16 establece que “Toda persona tiene derecho al agua y a la alimentación y que el Estado tiene la obligación de garantizar una alimentación sana, adecuada y suficiente para toda la población”.

Asimismo, en su art. 255 prohíbe la importación, producción y comercialización de transgénicos y elementos tóxicos que dañen la salud y el medio ambiente.

También está pasando por alto la Ley 300 de la Madre Tierra, que prohíbe la introducción, producción, uso, liberación al medio y comercialización de semillas genéticamente modificadas que atenten contra el patrimonio genético, la biodiversidad, la salud de los sistemas de vida y salud humana; además de establecer la eliminación gradual de cultivos de OGMs (actualmente un solo evento de soya es permitido). Finalmente prohíbe los agrocombustibles en todo el territorio nacional.

Por otra parte Bolivia es signatario y ratificó el protocolo de Cartagena, el cual es un tratado internacional que tiene como objetivo proteger la diversidad biológica de las amenazas que se derivan de la modificación genética estableciendo procedimientos para que los estados tomen decisiones informadas sobre esta temática.

Por todo esto además de sedición por parte del agronegocio y del Estado (que es lo novedoso) se muestra la subordinación del gobierno a las empresas de semillas transgénicas y de agrotóxicos que atentan la salud y la soberanía alimentaria del pueblo boliviano.

Es en este marco, y frente a todo lo señalado, que la población consciente en Bolivia se declara en estado de emergencia, para evitar el pisoteo del derecho a tener una alimentación saludable, libre de agrotóxicos y sin transgénicos que solo traen enfermedad y muerte.

Se Convoca a movilizarse para evitar la contaminación transgénica de las 77 variedades de maíz criollo con que cuenta Bolivia, incluso más que México (69 variedades anotadas), ya se han realizado varias actividades en el marco de la campaña El Maíz es mi Raíz, siendo la más importante el haber logrado una articulación regional con Argentina, Paraguay y Brasil para demandar ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos estas arbitrariedades que se comenten en nuestra Suramérica, por todos los gobiernos de turno.

Convocamos a los consumidores a pronunciarse y a ejercer vigilancia activa porque está en peligro nuestra salud y nuestra alimentación, este un llamado para nivel global, ante la pasividad de un sector campesino que extravió su agenda por apoyar a gobiernos populistas, que prefirieron no confrontarse con el modo de producción global de alimentos, ni con los intereses del negocio agroalimentario.

ALIANZA INTERNACIONAL CONSCIENTE
POR LA SOBERANIA ALIMENTARIA Y EL DERECHO A LA ALIMENTACIÓN