Herramientas (metodología) para el análisis del periodo y la coyuntura

    ()

Herramientas (metodología) para el análisis del periodo y la coyuntura
mmmDebido a los acontecimientos políticos, como la emergencia del referéndum del 4 de mayo, y otros, como el primero de mayo, en el trabajo de la Cátedra se tomó la decisión de adelantar el Módulo 5 referido al trabajo del análisis de la coyuntura, dejando pendientes tres módulos: Historia, el “problema nacional” y el juicio político al viejo Estado Colonial, Republicano y Neoliberal.

Cabe aclarar que el tema de historia y el problema nacional se retoman una vez terminado el módulo de análisis de coyuntura, mientras que el tema del juicio al Estado se encuentra en proceso de impresión, bajo el formato de libro, de manera que se tiene garantizado el material escrito para retomar estos contenidos.

En cuanto a la coyuntura, en la última sesión de la Cátedra, se expuso la metodología a emplearse, así como se entrego el texto correspondiente a este módulo.


Herramientas (metodología) para el análisis del periodo y la coyuntura

El análisis de coyuntura es un trabajo de interpretación político utilizada por organizaciones, gobiernos y otras instancias de toma de decisión, desde el poder o desde el contrapoder.

“El análisis de coyuntura mejor si cuenta con una metodología”, esto a criterio nuestro, ya que nos permite tener una lectura de la realidad de forma sistemática, orientándonos en las tareas o tácticas a desarrollar en momentos concretos de la lucha.

El colectivo del que formamos parte, desde septiembre de 2005 a la fecha que viene realizando, cada vez que es necesario, un análisis de coyuntura. Este -si bien es un rasgo que nos caracteriza- ha permitido que los compañeros y compañeras desarrollen un trabajo de reflexión y decodificación de las acciones que toma el actual gobierno del MAS, las distintas organizaciones sociales, sindicales y otras, así como la derecha, el imperialismo, otros gobiernos, etc., de manera que se puede afirmar que determinados hechos van en cierta dirección, cuando muchas personas y fuerzas dicen que van por otra, dejándose llevar por la apariencia de las cosas y los procesos.

El análisis de coyuntura, nos ha dejado una serie documentos parciales y con cierto sesgo transversal que nos ayudan a reconstruir y construir el actual proceso que se desarrolla en Bolivia, al juntar todo esa secuencia, mediante el análisis del periodo.

Todo lo anterior implica un cierto “rédito”, pues hemos podido influir en parte de esas coyunturas, de acuerdo con nuestras posibilidades y potencialidades.

En consecuencia si puede y debe tenerse una metodología para hacer análisis de coyuntura, siendo, de las experiencias que conocemos, el único colectivo que propone la suya de manera abierta.

1. Insuficiencias del esquema estructuralista

Cuando se propone una metodología para realizar el estudio de la coyuntura, se sugiere un procedimiento que permitirá una particular utilidad del análisis, tanto en términos teóricos como prácticos.

De una revisión de propuestas, las autoras Marta Harnecker e Isabel Rauber, en el año 2002, aportan con un esquema que –si bien es detallado- no es efectivo para el propósito que se quiere, pues la intención de los militantes o cuadros políticos, no sólo es el culminar con un erudito análisis de los hechos recientes, sino el de tener una guía que sirva para la acción.

Harnecker y Rauber sostienen que: “Lo coyuntura! implica, sin duda, un trasfondo de análisis estructural, es decir de una caracterización más profunda de la sociedad en cuanto a sus rasgos económicos, políticos, sociales, ideológicos y en el tipo de inserción que tiene en la situación mundial. En este trabajo ponemos el acento en los criterios que deben tenerse en cuenta en un análisis coyuntural debido a que estos han sido mucho menos desarrollados que los criterios para un análisis estructural”, empero su propuesta es desde una perspectiva mecánica, por bloques y en un contexto tradicional, donde el gobierno está en manos de la derecha y el pueblo resiste. Del bosquejo ofertado, se desprende una intención de encajar la realidad a un esquema, cuando la coyuntura nos exige interpretar situaciones complejas escenarios cambiantes, cotidianos, en otras palabras fácticos.

Con la intención de dar elementos de juicio en la definición de una metodología para el análisis, adjuntamos un resumen de dicho bosquejo:

Esquema para analizar una coyuntura
Marta Harnecker e Isabel Rauber (31 de mayo del 2002)
kkk

2. Metodología para el análisis de coyuntura

La presente metodología corresponde a nuestra experiencia política, desarrollada desde septiembre del 2005.

Se trata de un análisis de coyuntura, desde la perspectiva de la organización política, que se realiza de manera escrita y prolongada en el tiempo. Es decir, que para realizar un análisis serio, se demanda la presencia de un grupo u organización, que lo lleve a cabo con cierta regularidad. Esto debido a que la coyuntura es analizada no con un afán académico, especulativo o teórico, sino fundamentalmente práctico.

La metodología que proponemos conjuga siete partes, las mismas que se describen a continuación.

2.1 Definición del periodo previo

El periodo anterior debe ser considerado, por cuanto alimenta con información acerca de las fuerzas participantes de la contienda, los límites y alcances de las mismas. En el resumen del periodo anterior se observa las estrategias empleadas, así como el sector que mantuvo la iniciativa y el sector que perdió la misma.

En el periodo anterior se puede observar la existencia de diversos niveles de crisis y de soluciones a la misma.

De acuerdo a nuestra lectura, son 12 las fuerzas que dieron batalla en el periodo anterior, ya sea desde la resistencia teórica al neoliberalismo, en las calles mediante la lucha de los sectores organizados sindicalmente, pasando por la resistencia armada (1989 a 1993), las movilizaciones de 1992 contra la invasión española, las guerras del agua, de la pulga, del gas, etc., etc.
lll

Del periodo anterior, surge la fuerza insurgente que posibilita la derrota de los Presidentes Gonzalo Sánchez de Lozada, Carlos Mesa y Rodríguez Veltze, sin embargo, también se observa que todas las fuerzas antineoliberales no se encuentran integradas al actual gobierno del MAS, de manera que no hubo una organización ni un proyecto capaz de articular a todas estas fuerzas en un solo instrumento o programa. En todo caso, este rasgo, se mantiene en el presente periodo, teniéndose una configuración del periodo anterior, mismo que es descrito en el tema 30 del presente módulo (“El periodo anterior: la acumulación de pequeños triunfos posibilitó el cambio en la correlación de fuerzas, enero de 2006”)

2.2 Inicio del periodo

También es necesario, definir el fin del periodo previo y el inicio del actual periodo, entendiendo al periodo como una situación englobante de varias coyunturas, las mismas que muestran pequeños cambios acumulativos, mientras que el nuevo periodo implica el cambio cualitativo.

En Bolivia, el presente periodo se inicia el 18 de diciembre del 2005, cuando la población, mediante el voto, no sólo que elige a un Presidente “indígena”, sino también a seis Prefectos de derecha.

Por eso en el análisis que hacemos, decimos con claridad que a partir del 22 enero del 2007, se instaura un “gobierno dual en Bolivia”, de manera que debe quedar claro, aún para aquellos que no saben diferenciar entre gobierno y poder, que no se tomó ni siquiera la totalidad del gobierno en Bolivia, y mucho menos se puede hablar de un “nuevo bloque indígena popular” en el “poder”. De acuerdo a un “mapeo” muy singular que se puede hacer como ejercicio, se tiene que el MAS, en el mejor de los casos tiene un control del 38% del aparto del Estado.

Mapeo cuanti cualitativo
iiii

Estos aspectos particulares son abordados en el Tema 31: “Análisis del periodo (2005-2007): urgente necesidad de rectificar el proceso, además de defenderlo y profundizarlo, enero de 2007”.

2.3 Caracterización del periodo

La definición del inicio del periodo permite avanzar en su caracterización, es decir, en definir con precisión si este es un periodo favorable a las fuerzas revolucionarias, populares y originarias o desfavorable, colocando una categoría conceptual que permita analizar las sucesivas correlaciones de fuerza sin tener que hacer esfuerzos por volver a discutir la esencia del periodo en el que vive.

De acuerdo al material trabajado, se tiene una definición del periodo como “proceso”, sin haber hecho una caracterización del mismo ni como “periodo revolucionario” o pre-revolucionario”, pues cada una de estas categorías define una perspectiva y posición respecto a la correlación de fuerzas y como encarar la lucha.
oooo

Para nosotros, el 2005 se abre un proceso, que tiene sus virtudes y sus defectos, marcada por la correlación de fuerzas, situación que será analizada en diferentes documentos, los mismos que se adjuntan al presente módulo.

2.4 Coyunturas del periodo

La definición de las coyunturas que hacen al periodo es un trabajo en el que debe tenerse cierta flexibilidad, pues las coyunturas –dentro de un periodo- pueden ser varias o escasas, dependiendo del gado de confrontación.

No se trata de tener un registro minucioso de todas las coyunturas, sino de las más importantes. Además, la definición de cada coyuntura es bastante subjetiva, pues para uno determinado momento o situación puede ser una coyuntura, mientras que para otro (s) pueden haberse presentado dos, etc.

Dentro del periodo pueden presentarse coyunturas de “quiebre” y cambio en la correlación de fuerzas, situaciones que se pueden apreciar en un solo momento, como lo sucedido el 11 de enero del 2007 en las movilizaciones y enfrentamientos ocurridos en Cochabamba, o los cambios graduales producidos durante los 17 meses de funcionamiento de la Asamblea Constituyente. En uno u otro caso, se debe tener el registro, seguimiento e interpretación de su significado, tal como los exponemos en los temas 34 y 40, respectivamente.

Hay coyunturas donde se vence y otras donde se pierde. Estas derrotas pueden ser parte de un cúmulo de varias derrotas, o alguna de ellas pueden marcar el viraje de la coyuntura e incluso inaugurar un nuevo periodo. Durante este tiempo, se ha podido determinar la derrota política y militar del gobierno en la ciudad de Sucre, aspecto analizado en: Tema 46: “Sucre: una derrota política-militar que compromete el futuro del proceso abierto en octubre, noviembre de 2007”.

También, se ha podido establecer, que las confrontaciones pueden ser reales o aparentes, ya que muchas veces, el “arte de gobernar” lleva a las fuerzas en el gobierno a hacer maniobras, gastar mucho en publicidad y propaganda, “victimizarse”, llevar adelante jugadas, etc., etc. En este aspecto, debe leerse y discutirse los temas 47, 48 y la “visión indigenista pachamámica”, entre otros.

También se incluyen el análisis de autores, que desde sus construcciones teóricas, nos brindan análisis de aspectos destacados de la coyuntura, tanto a nivel internacional como nacional (Ver tema 32, 43, 44, 47, 50, 55).

2.5 Hitos destacados

Si bien se debe tener un análisis de las coyunturas más importantes, es bueno destacar que dentro de una coyuntura, puede existir un hito muy importante, que sin salirse de la coyuntura deba analizárselo a profundidad.

Estos hitos, también pueden estar presentes en varias momentos del periodo, de manera que su estudio puede darse de manera prolongada en el tiempo. Por ejemplo: las “termitas políticas” pueden ser analizadas en la presente coyuntura, en varios momentos, pues en diferentes coyunturas han jugado un cierto rol, pero sucede que en determinado momento, se puede volverlas a analizar, incorporando nuevos datos sobre las mismas (Tema 49).

2.6 Análisis del “nosotros”

El análisis de coyuntura, no sólo es el registro de los acontecimientos políticos, económicos, culturales, ideológicos o militares del momento histórico concreto, sino que además contempla nuestra participación en el mismo. Por eso es que un elemento más del análisis es lo que nosotros hacemos en la coyuntura. Ese accionar, puede de ser protagónico o marginal, puede ser significativo o insignificativo, sin embargo, al constituirnos en colectivo político, aspiramos a influir en la coyuntura y se trabaja para lograr esta incidencia.

Por ejemplo. Nuestra definición de caracterizar al periodo actual como un “proceso” ha sido asumido por todas aquellas corrientes que ven críticamente lo que sucede en Bolivia, pues de otra manera se alinearían a la visión del periodo desde la óptica del gobierno, considerándolo como una “revolución”, un “cambio de estructuras”, etc.

También nuestra propuesta de rectificación del proceso, en su momento fue asumida por corrientes políticas que reclaman al MAS un cambio de dirección en la conducción del gobierno, otros llegan a utilizar sinónimos, como el de “redireccionar el proceso”.
kkkñññ

Nuestro accionar en la coyuntura se puede observar no sólo con la elaboración de categorías políticas (termitas, pachamamismo y otras), sino también con acciones como las desplegadas en la Comisión Visión de País de la Asamblea Constituyente.

Por otra parte, para nosotros el periodo tiene dos momentos de definición. En el primero, apostamos por la triple tarea: defender, rectificar y profundizar el proceso. Sin embargo, a partir de agosto del 2007 damos un giro hacia la construcción clara de la tercera vía, es decir, de un proyecto diferente del MAS y de la derecha. Para ello, hay un conjunto de análisis y sustentos, que se encuentran trabajados en diferentes documentos, tal como se los señala en los siguientes: tema 51, 53, etc.)

2.7 Propuestas

Finalmente, otro elemento que debe ser parte del trabajo de reflexión, documentación e incidencia en la coyuntura son las propuestas que se elaboran e implementan.

Así, en el análisis debe consignarse la definición de tareas, consignas, propuestas programáticas o sobre temas puntuales, declaraciones políticas, como también tesis políticas. Es decir, que la táctica y la estrategia deben ser enriquecidas con el análisis de coyuntura, y sus formulaciones tendrán como propósito cambiar la correlación de fuerzas a favor del campo popular.