Criminalización de la protesta, no permitamos una nueva violación de derechos humanos

Criminalización de la protesta, no permitamos una nueva violación de derechos humanos

El gobierno de Evo Morales Ayma, día que pasa está mostrando su verdadero rostro.



Criminalización de la protesta, no permitamos una nueva violación de derechos humanos
El gobierno de Evo Morales Ayma, día que pasa está mostrando su verdadero rostro. Ya no le es posible ocultar lo que en el fondo persigue, como es el quedarse en el gobierno por toda una eternidad, en términos de la cosmovisión andina “500 Años”. Manifiesta que él es la expresión y representación de la divinidad cósmica-telúrica, que llegó para quedarse y que “no está de paso por el palacio de gobierno”.
En este propósito, apenas fueron conocidos los resultados del Referéndum de 21 de febrero de 2016, por el que buscaba modificar el Art. 168 de la Constitución Política del Estado Plurinacional (CPEP) y donde fue derrotado, cuando el pueblo en su mayoría le dijo NO, buscó sobreponerse a su derrota y resignación, afirmando que las “bases le piden que vuelva a jugar un segundo tiempo”, que el pueblo interpretó que el NO significaba para ellos “no te vayas Evo”. En estos días, el oficialismo ha realizado inusitadas actividades para justificar que Evo y Álvaro, sean re postulados como candidatos por el MAS, en las próximas elecciones de 2019, asumiendo las conductas y argumentos más aviesos que uno puede imaginar, como la argucia de que se está violando los derechos humanos de EVO.
Con ello, una vez más, se ha puesto en evidencia el carácter y naturaleza del gobierno del MAS, como uno de tendencia totalitaria, contrario a los valores y elementos esenciales de la democracia y por tanto a la soberanía y libertades del pueblo boliviano. Como otra expresión de su naturaleza totalitaria, día que pasa busca revestir de legalidad mayores márgenes de acción de los aparatos del Estado judicial – Policiaco que tiene a su servicio; de manera que la recurrente represión que suele usar contra las luchas de los trabajadores y el pueblo, sea reforzada con el enjuiciamiento de cualquier colectividad ciudadana que proteste contra las políticas de gobierno, por el solo hecho de reivindicar sus derechos como expresiones del pueblo boliviano.
Para ello el gobierno ha hecho en el nuevo código del sistema penal boliviano una tipificación manipulable y favorable a sus pretensiones represivas. Así el Art. 294 de dicho Código en actual tratamiento y aprobación legislativa dice: “Las personas que formen parte de una fuerza armada o grupos de personas que se atribuyan los derechos del pueblo y pretendan ejercer tales derechos a su nombre serán sancionados con prisión de dos a cuatro años y , cuando corresponda, inhabilitación para el ejercicio de la profesión, oficio o cargo”.
Frente a semejante despropósito represivo del gobierno, el Partido de los Trabajadores (PT) manifiesta su total rechazo y condena a semejante despropósito gubernamental, a tiempo que aplaude la firmeza y claridad conque las organizaciones sindicales y colectivos ciudadanos denuncian está nueva conculcación de derechos humanos, que busca criminalizar la protesta y la disidencia política-ideológica. Finalmente hace un llamado, a los trabajadores y al pueblo, a defender los derechos sindicales y democráticos conquistados con dolor y sangre de los viejos luchadores por la democracia.